domingo, 16 de febrero de 2014

Los liderazgos.

Comparando nuestra época con cualquiera otra se advierte un hecho notorio: la ausencia de líderes y el carácter débil y problemático de los que hay. En los tiempos pasados había hombres (y ocasionalmente alguna mujer) con eso que se llama "visión" y, desde luego, la voluntad de imponerla a la sociedad. Suscitaban apoyos mayoritarios, consenso, seguimiento. Dominaban su época y acababan llenando páginas y páginas de los libros de historia. El contraste con la actualidad es evidente. No hay figuras señeras, sino burócratas, personas de partido, muchas veces con largos años de servicio en la sombra que han moldeado sus caracteres para hacerlos acomodaticios, más pendientes de conservar sus puestos que de plantear salidas, proyectos, futuros a unas sociedades desmoralizadas y desconcertadas.

Suele decirse que la tradición de políticas basadas en liderazgos fuertes ha dejado amargas experiencias. La supremacía del hilo de oro de la ley quiere que, quienes la administran, sean seres anodinos, sin rostro, intercambiables. Nada de líderes que llevan inevitablemente al personalismo y la arbitrariedad. El último líder putativo que tuvo el país, Aznar, alcanzó el poder presentándose precisamente como el antilíder, como el hombre normal. Era absolutamente falso. Un hombre normal no casa a su hija en el Escorial. En realidad, un hombre normal no casa a su hija. Hace años que las hijas se casan por su cuenta. Falso porque la normalidad no era genuina, sino una argucia para contrarrestar la fuerza del último líder que tuvo el país, González.

El gobernante actual llegó también a lomos de la normalidad, sosteniendo que era un hombre previsible, caracterizado por una abundante copia de sentido común. O sea, nada de líderes. Y efectivamente, es previsible. Es previsible que haga el ridículo en cuanto se mueva. No es previsble, sin embargo, qué tipo de ridículo en concreto. Nadie se esperaba verlo actuando de telonero en un mitin electoral del partido islamista del primer ministro turco. El irónico, sarcástico, crítico de la alianza de las civilizaciones de Zapatero y Erdogan acaba de jenízaro de un sultán. Absolutamente previsible. De sentido común. Como Alá manda.

De la necesidad, virtud. No tengo claro si hoy no hay líderes porque nadie los necesita o nadie los necesita porque no los hay. Los gobernantes pierden estatura, dimensión, comportándose como administradores afanosos de unas circunstancias que los superan, como Obama, Cameron y no digamos Hollande. Pierden hasta el rostro. Los gobernantes de Portugal, Bélgica, Holanda, Austria, Dinamarca, etc. son gentes desconocidas. Casi nadie sabe distinguir el primer ministro entrante del saliente en Italia. La gente se hace cruces del valor de esos jueces que pretenden procesar al presidente de la República Popular China, pero es incapaz de identificarlo y algunos no saben siquiera si está vivo. Muchos no están seguros de si Europa tiene un presidente o dos o ninguno y, caso de ser dos, cuál manda más, si manda algo. Son políticos sin rostro y, cuando se empeñan en tenerlo, suscitan rechazo, como Merkel; o resistencia, como Putin; o franca hostilidad, como Berlusconi.

¿Qué ha pasado con los líderes? Son tiempos muy duros, de guerras de todo tipo, de ocupaciones, desplazamientos en masa, genocidios y una crisis económica que no cesa ni nadie sabe cómo resolver. Pero precisamente los tiempos duros alumbran los líderes. Los de business as usual dan otro tipo de personas. ¿Por qué no florecen como las cien escuelas de Mao Tse-tung? Siendo el liderazgo de esencia carismática y siendo lo carismático cuanto escapa a la comprensión racional, la pregunta no tiene respuesta. Vaya usted a saber. 

Tengo un remota sospecha, es como una intuición, de por qué los líderes han desertado. O una hipótesis. Los líderes lo son porque las masas los siguen. Por tanto los liderazgos precisan de una masa que quiera ser liderada, esto es, dirigida. En los años treinta se dan los liderazgos fuertes, los correspondientes al Duce, al Führer, al Caudillo, todas denominaciones que han dejado paso a la más neutra de Líder. Aquellos liderazgos se valieron sobre todo de la radio. Luego llegó la televisión y el líder tuvo que cambiar, adaptarse, como habían tenido que hacer los actores de cine cuando llegó el sonoro. La televisión multiplicó por mucho la influencia del líder pero también multiplicó la cantidad de líderes, fabricó todo tipo de ídolos que atacaban la preeminencia que habían tenido los dirigentes políticos por el monopolio de la plabara radiada y, por tanto, rebajó su condición. La gente se cansa mucho antes de lo que ve que de lo que oye y, para sobrevivir, los medios tenían qae multiplicar las imágenes.

Luego llegó internet y la política 2.0. Las masas, llamadas ahora "inteligentes" ya no siguen. Pertrechadas con el acceso al ámbito público, ahora discuten, crean proyectos autónomos, los difunden, postulan opciones, crean información y quieren ser seguidas a través de las redes sociales. Las redes, las importantes, son abiertas y distribuidas. En ellas participan todavía porcentajes relativamente modestos de la ciudadanía pero muy superiores a los que lo hacían en los tiempos de los viejos liderazgos. Parece como si la cuestión fuera similar a los otros momentos de adaptación para sobrevivir. El liderazgo se da en las redes sociales. Quienes se postulen como líderes habrán de adaptarse a ellas o perecer. 

En el caso de la izquierda, el debate del liderazgo tiene una doble vertiente. De un lado, se comparte la desconfianza generalizada hacia la figura producida por la consabida experiencia negativa. De otro, hay un rechazo de fondo hacia la idea misma del liderazgo. La prevalencia del concepto de clase entendido como un factor social, político, incluso epistemológico, hace pensar a los izquierdistas que lo suyo ha sido replantear la función del individuo en la historia. Será así, pero la izquierda ha sido siempre una sucesión de líderes: Robespierre, Marat, Bakunin, Lenin, Stalin, Mao, el Che, Chávez y, por supuesto, el sempiterno Castro. 

Siempre ha habido líderes en la izquierda y parecen volver porque son capaces de adaptarse al mundo digital. Podemos es, básicamente, liderazgo. Los medios hablan de un liderazgo mediático, pero eso no es enteramente cierto. Lo mediático ha sido la coronación de un liderazgo gestado en las redes sociales. Un canal de televisión de escasa audiencia pero que podía verse en streaming y que actualmente está situado en un periódico digital. El liderazgo en red de Podemos tiene su grandeza y su servidumbre pero si los otros pretenden competir con él, tendrán que adaptarse a las nuevas circunstancias. Algo tendrán que hacer y no limitarse a insultar. Y algo, desde luego, intentan hacer, pero el peso de las maquinarias de fabricar líderes antilíderes, gentes normales, burócratas sin rostro, de momento, sigue pesando más.

Queda para otro momento la tarea de averiguar cuál sea el contenido del nuevo liderazgo de forma radicalmente nueva; cuál sea su visión, su proyecto que, me temo, no puede basarse exclusivamente en un factor de tipo negativo. No hay nada nuevo en ser el mal menor.

(La imagen es una foto de Nist6dh, con licencia Creative Commons).