miércoles, 14 de enero de 2015

La multiplicación de los pablos y los peces.

Un post más abajo encontrará el amable lector de Palinuro una reseña de este sobre un folleto de Íñigo Errejón acerca de la hegemonía, entre otros interesantes asuntos. El joven teórico/práctico de Podemos tiene bastante que decir al respecto. Pero siempre en términos ideales, conceptuales, abstractos; qué es, cómo se consigue la hegemonía, cómo se conserva.

Este enfoque se complementa con una vertiente práctica, concreta, sensible, estética en el sentido del juicio de los sentidos. La hegemonía no es solo un asunto discursivo, no se refiere solo a un lenguaje hablado, sino también visto, contemplado, iconográfico. Y ahí, el pontificado pertenece por derecho propio a Pablo Iglesias. Eso que, simplificando y para no meterse en honduras, llamamos "carisma", término que viene de muy antiguo que hoy se convierte en el menos comprometido de "liderazgo". Sin duda, el secretario general de Podemos habla mucho, casi sin parar. Los medios reproducen sus declaraciones y generalmente las solicitan. Porque saben que tienen "tirón", "gancho" para los lectores, entre los cuales se reclutarán luego los electores. Las declaraciones suelen ir acompañadas de imágenes, como este post, porque el gancho reside en la conjunción de lo iconográfico y lo discursivo. La gente escucha lo que Iglesias dice y cómo lo dice, con qué ánimo, con qué estilo. "Estilo", otro término sospechoso, pero imprescindible. La hegemonía se consigue no por lo que se dice sino por el crédito que nos conceden. Y el crédito es en gran medida cuestión de imagen. Para bien o para mal. En principio, todos los discursos se parecen. La diferencia suele radicar en el grado de confianza que inspiran quienes los exponen. Imagen, estilo, la hegemonía es también iconográfica.

El debate político español, incluido en esto el catalán, aunque en Cataluña esa hegemonía no está en modo alguno tan clara, se ha llenado de conceptos y expresiones de Podemos, frecuentemente empleadas por Pablo. Pero, sin darnos cuenta, está llenándose también de pablos. Un estilo rompedor, no convencional, original, muy afirmativo se ha impuesto como una moda arrasadora de forma que, según va hablando el secretario general de Podemos, en el dramatis personae de los demás partidos van apareciendo otros pablos, réplicas suyas, igual que surgían los hombres de la tierra detrás de Pirra y Deucalión.

La primera réplica paulina que se le ocurre a uno es Albert Rivera. Es más, este comenzó su andadura política de una forma bien poco convencional, publicitándose desnudo en un cartel electoral. No le dio eso mucho tirón quizá por lo exagerado, y decidió ponerse chaqueta y corbata, hacerse político de orden y reintegrarse al mainstream. El siguiente fue Pedro Sánchez y ese sí salió ya a la arena teniendo una idea de lo que tenía enfrente. El propio Iglesias ha bromeado en alguna ocasión con el look de Sánchez, tan parecido al suyo, aunque algo más de orden y su afición por las luces mediáticas. Por no hablar de las estaciones que ha venido haciendo por las "asambleas abiertas" que recuerdan algo a los ya famosos "círculos"

(Breve digresión. Tengo entendido que, tras la consulta a los miembros de Podemos, al final el nombre que van a elegir para sus agrupaciones locales será el de casas ciudadanas. Parece un pelín rebuscado, pero aleja el negro nubarrón de que pudieron haberse llamado moradas. Había una propuesta en ese sentido. Al ministro Fernández Díaz, tan devoto de Santa Teresa, le hubiera dado algo).

El tercer pablo es Alberto Garzón. Es el más joven de todos y el que apuntala la teoría del relevo generacional en toda la línea. Pero poco más. Mismo estilo, misma figura, actividad muy similar, también intensa presencia mediática pero con un discurso prácticamente idéntico al del otro Pablo. Puede ser hasta cierto punto injusto, pero no deja lugar a dudas. El factor estético, iconográfico, es esencial. Hay un punto dramático en esas tablas. Todo ganador suscita cuando menos un perdedor y a Garzón le ha tocado serlo. Que además sea un hermoso perdedor, que no lo es, hace más melancólico al asunto.

La última incorporación al club paulino se llama, además, Pablo, por derecho propio y Pablo Casado, como Dios manda y no arrejuntado de cualquier modo. Hasta Rajoy se ha percatado de que poner frente a Podemos a Carlos Floriano es garantizar la juerga en las redes porque, aunque el hombre también sale sin chaqueta y sin corbata, se ve enseguida que le faltan y eso sin referirnos a lo que dice, una melopea que parte del principio de que las audiencias son siempre estúpidas, cosa que irrita hasta a las butacas. Al nuevo Pablo, en cambio, le sobra el terno. Pero, más que nada, le sobra impertinencia y agresividad. Ha tenido un comienzo como de zangolotino, nombrado por la jerarquía para salir a medirse con los adanes con ese estilo preadamítico de pijo de zona nacional.

La hegemonía paulina es patente. Lo que hacen los sosias es evidenciarla aun más.


(La imagen es una foto de Wikimedia Commons, bajo
licencia Creative Commons).