miércoles, 19 de agosto de 2015

La avaricia de los curas.

¿Por qué hay que pagar entrada en las catedrales?

No hay razones económicas. Esos templos los edificó la fe de los pueblos, según aducen los clérigos cuando se ponen líricos y, en todo caso, los construyó la gente, con el trabajo y el dinero de todos, a veces a lo largo de siglos. Su mantenimiento lo paga la colectividad como gastos excepcionales pero permanentes. Cuando no es un tejado, es una gárgola, la restauración de un altar o un capilla. No incurren en gastos, pues están exentos de IBI y otros impuestos. Mejor dicho, el IBI y otros impuestos también los pagamos nosotros en forma de lucro cesante del erario. Por último, la iglesia católica que los regenta y administra, recibe 11.000 millones de euros del Estado al año (el año que viene serán más) que podrían dedicarse a estos menesteres, pero se dedican a otros, como a financiar la COPE y demás centros de agitación y propaganda aclesiásticos.

Entonces, ¿por qué hay que pagar entrada en las catedrales, en todas las catedrales? Y no un precio simbólico, sino una entrada propia de museo y sin descuentos porque, al fin y al cabo, la iglesia no es el Estado y, aunque viva de él, no tiene por qué seguir su ley y no la sigue, ya que tiene la suya privada, el privilegio eclesiástico. Entradas, además, que suelen tener hijuelas, para el caso de que haya un museo catedralicio aparte (más euros) o un cripta (otra pasta) o combinaciones de entradas como las qe hacen las agencias turísticas. De hecho las catedrales están ya en circuitos de negocios turísticos.

Las catedrales son negocios. Tómese un ejemplo reciente: la iglesia ha inmatriculado la mezquita de Córdoba o, para entendernos, se ha apropiado de la tal mezquita por sesenta euros. Con entradas de diez o doce euros, el negocio es redondo, dada la cantidad de turistas y visitantes de ese monumento árabe, secuestrado por los cristianos. Un negocio redondo, millones de euros al año limpios de polvo y paja, pues tampoco pagan impuestos de ningún tipo, ni IRPF, ni sociedades; nada. Capital neto para la faltriquera de los curas. Añádase a ello que todas las catedrales son verdaderos sacacuartos, con huchas cada dos metros pidiendo para santos, santas, mártires, órdenes, misiones en el África, estampitas, cromos, velas, la luz del altar, milagros y cualesquiera otras patrañas. De nuevo un dineral por el que no dan cuenta nadie. Todo para el buche.

¿Por qué, pues, hay que pagar por entrar en lo que es de todos y está financiado por todos? Porque los templos, las casas de Dios, regentadas por los curas, son negocios, parte de una gigantesca empresa mercantil que tiene garantizado el éxito pues comercia con un bien gratuito, de provisión infinita y entrega en el otro mundo, esto es, la salvación de las almas, alimentado por una demanda eterna, que jamás se agotará, compuesta por la esperanza en el más allá y el miedo a la muerte. Este sí que es un esquema Ponzi de estafa piramidal y éxito garantizado.

La iglesia pone precio a todo, vende todo, hace negocio con todo. Es una gigantesca sociedad anonima con sede social en el Vaticano, a donde van a parar los dineros, para subvenir a la que quizá sea la mayor acumulación privada de riqueza de la humanidad. Es el reino de Mamón. Los curas no tienen otro Dios que el dinero, su celibato -otras consideraciones aparte- tiene la finalidad de no distraerlos con necesidades económicas familiares, herencias o legados: todo para el cuerpo místico recubierto de oro y dinero contante y sonante. Recuérdese que, en buena medida, la Reforma se hizo precisamente por esto, por la codicia desmedida, la pura avaricia de los clérigos, que vendían las indulgencias, las bulas, el purgatorio, la abstinencia, los cargos eclesiásticos, las oraciones, como siguen vendiendo los bautismos, las bodas, los entierros. Si quieres nacer, casarte o morir siendo católico, tienes que pagar. Lo extraño es que aún no hayan puesto precio a cada estación de los via crucis que hay en todos los templos: el paño de la Verónica, un euro; el Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz, dos euros; primera caída camino del Calvario, tres euros.

Por eso los curas cobran la entrada a los templos y, si les dejaran, cobrarían por pasar delante de ellos. Todo por la pasta, que es lo único que les importa. Llegados a este punto, las buenas gentes suelen acordarse de que Jesús expulsó a zurriagazos a los mercaderes del templo, los expulsó de la casa de su Padre. Y fuera siguen. Solo que han puesto una taquilla y cobran por entrar en el templo de Dios, a contemplar su interior o rezar. Tanto da. El dinero no distingue y a los curas la dimensión trascendental del catolicismo les trae al fresco. 

Uno de los problemas principales de España para considerarse un país moderno es el parasitismo de la iglesia. Y una de sus manifestaciones más insultantes, este latrocinio descarado de cobrar por lo que, el fondo, no es suyo ni lo financia. Algo tan desvergonzado como el expolio de los centros educativos concertados, casi todos ellos regidos por curas y monjas, que se nutren de fondos públicos y, además, cobran un sobreprecio, como los políticos de su partido, el PP, cobran un sobresueldo.