lunes, 2 de noviembre de 2015

Breve noticia sobre el nacionalcatolicismo.


Hace un par de días, un comentario de una lectora sobre un post de Palinuro subido a FB, desató una polémica sobre el uso del término nacionalcatolicismo en la prosa palinuresca. El comentario venía a decir que el término en cuestión oscurecía otro lado del catolicismo, el que, para entendernos, llamaremos "catolicismo de base", de creyentes entregados a vivir su fe, ajenos al comportamiento de su Iglesia y que tanto hacen por el prójimo. Como siempre, había argumentos en favor y en contra. Me pilló de viaje y, si bien el tema me interesa moderadamente, pensé que debería cuando menos explicarme algo, por respeto a l@s lector@s, para lo cual necesitaba un poco de sosiego que he pillado ahora de chiripa. Esta es mi posición que, por supuesto, estoy dispuesto a matizar frente a argumentos más convincentes racionalmente y solo racionalmente.

El nacionalcatolicismo es término que designa la coyunda entre la Iglesia Católica (IC) y la dictadura franquista durante la guerra y la postguerra civil. Coyunda total. Fueron los obispos (catalanes, por cierto), los que legitimaron el golpe de Estado fascista como una cruzada. Eso es un hecho. Y la IC fue el principal apoyo del régimen en todos los órdenes, incluido el de la legitimación internacional a través del Concordato de 1953. El franquismo fue una dictadura militar corrupta y criminal con una faceta hierocrática. Dos estamentos fueron sus bases hasta el final: los militares y los curas, que lo controlaban todo, desde el nacimiento y la educación hasta la muerte. Luego nos percatamos de que esa ideología nacionalcatólica no solo explicaba el franquismo (y explica hoy el neofranquismo), sino que, en realidad, retrataba la ideología de la oligarquía dominante española desde el siglo XVI, aunque el nombre solo se pusiera en circulación en el XX. Suscribo esta idea, que es una brillante aportación del historiador italiano Alfonso Boti y que en España gusta poco, incluso entre los círculos teóricamente librepensadores.

Es decir, se usa el término para dibujar el efecto político de la permanente injerencia de la IC en los asuntos del Estado español desde siempre y precisamente para no utilizar el de catolicismo a secas. Esto quiere decir, por tanto, que la crítica que afea en el término nacionalcatolicismo su hipotético olvido del lado humano del catolicismo, no opera. Todo nacionalcatolicismo es catolicismo. ¿Se nos recuerda que no todo catolicismo es nacionalcatolicismo? Sea. No hacía falta porque por eso mismo hablamos de "nacionalcatolicismo" y no de catolicismo a secas. En resumen, la observación es innecesaria.

¿O tiene alguna otra intención? Perdónenme los católicos de buena fe, pero la experiencia de lo que su confesión ha hecho en la historia, especialmente en España, autoriza a maliciarse algo. Lo siguiente: nadie niega la realidad, el valor, el interés, lo que se quiera del "catolicismo de base", aunque cabe preguntar por las dimensiones exactas de esa acción: su necesidad social, su fundamento económico, su utilidad real y otros asuntos no menos espinosos. Las gentes de mi orientación queremos justicia social, no beneficencia. Apreciamos los valores de quienes, llegado el caso, se desviven por los demás, pero señalamos que eso lo hacen muchos otros, gentes del voluntariado, de ongs, del mutualismo y la solidaridad tradicionales en muchos movimientos y, por cierto, muchas veces sin más financiación que la que aportamos voluntariamente quienes los apoyamos y no piden a cambio que su acción sirva para embellecer o compensar por actos de barbarie y tiranía que puedan hacer otros bajo su misma denominación. Supongo que entre los católicos de base los habrá sacrificados y autónomos en lo financiero, valiéndose de sus propios recursos y no de los de la colectividad canalizados por la IC porque, en tal caso, se plantea el también complejo asunto de por qué los recursos públicos han de ser empleados según las convicciones de una confesión concreta.

Pero hay más. Nadie carga sobre los hombros de los católicos de base la barbarie inhumana del comportamiento de la IC a lo largo de los siglos, que se ha arrogado el derecho, entre otros no menos monstruosos, de quemar vivos a los discrepantes en conciencia. Nadie los obliga a creer, como creemos los librepensadores, que si la IC no sigue quemando vivos a "herejes", "brujas", etc, no es porque no quiera sino porque no puede. Pero estaremos de acuerdo en que los católicos de base -esos que no quieren ser invisibilizados- y los quemadores de seres humanos vivos pertenecen al mismo cuerpo místico, como ellos lo llaman. Esa común pertenencia es voluntaria. Cómo los "católicos de base", gente tolerante, abierta, respetuosa y demócrata, supongo, conviven con los criminales que en nombre de su Dios han cometido y siguen cometiendo todo tipo de demasías, es asunto que ell@s ventilarán en su conciencia. También supongo que habrán salido en defensa de los humillados y ofendidos (antes torturados y quemados) en nombre de su fe, como salen en defensa del catolicismo cuando se habla de nacionalcatolicismo.

Solo que no hace falta que lo hagan. Hablamos de nacionalcatolicismo, precisamente para respetar a los católicos de buena fe. Y estos harán el favor de dejarnos poner nombre a nuestras ideas sin querer torcerlas y sin acusarnos ladinamente de hacer con ellos lo que su Iglesia lleva siglos haciendo con nosotros, los no creyentes.

El nacionalcatolicismo es el nacionalcatolicismo. Palinuro sabe lo que dice y sostiene que es uno de los principales (si no el principal) responsable del desastre español.