jueves, 26 de mayo de 2016

Por qué es repugnante la Ley Wert

Entre 1866 y 1868, los catedráticos Nicolás Salmerón y Emilio Castelar fueron despojados de sus cátedras en virtud del llamado Decreto Orovio que exigía que todas las enseñanzas en España se ajustaran al dogma católico. Posteriormente, por iniciativa del mismo indigno personaje, en 1875, fue también desposeído de su cátedra y confinado en el castillo de Santa Catalina Francisco Giner, quien más tarde fundaría la Institución Libre de Enseñanza. La Institución fue origen de lo más sano y fructífero del sistema educativo español a lo largo de los años: el Museo Pedagógico Nacional, la Junta para la Ampliación de Estudios, la Residencia de Estudiantes, las Misiones Pedagógicas y, posteriormente, en los años más negros del franquismo, el Colegio Estudio, como centro privado laico, único refugio para una enseñanza libre de las imposiciones de la secta católica.

Entre otros abusos y estupideces, la llamada "Ley Wert" vuelve a introducir el catolicismo en la enseñanza española pública y hasta en la privada. 

Los católicos tienen sus centros de curas y monjas (apoyados, además en esa estafa que llaman "enseñanza concertada" por la que hacen competencia desleal a los otros centros privados que no tienen concierto) y nadie se lo impide. Lo que no es de recibo es que quienes aspiran a una enseñanza libre tengan que sufrir directa o indirectamente de nuevo las imposiciones de estos fanáticos. La ley vuelve a instigarlas pero el espíritu institucionista debe rechazarlas.