jueves, 27 de octubre de 2016

Como Dios manda

Y la Santa Madre Iglesia recomienda. El País sigue en su autoimpuesta tarea de construir la realidad. No socialmente, como dicen Berger y Luckmann, ni siquiera culturalmente, sino mediáticamente. Supongo que en el máster de periodismo que el diario ampara habrá un curso destinado a explicar el construccionismo social. La idea es bastante evidente: consiste en primer lugar en facilitar el gobierno de Rajoy (trámite ya cumplido a costa de cargarse el PSOE). En segundo lugar, construirle (a Rajoy) un gobierno, no en la sombra, pues en la sombra ya está él, sino en la luz. La luz de la feliz vuelta a la normalidad. En el triunfante titular, Rajoy compromete a todo el Congreso en la gobernabilidad, lo único inequívoco es la palabra "Rajoy". Todo lo demás son anfibologías, ambigüedades y equívocos. El verbo comprometer tiene varios significados y uno de ellos es "poner en un compromiso". Se esperan abundantes votos "NO", en principio, Podemos, los indepes catalanes, los nacionalistas vascos y los heroicos diputados socialistas que arrostren las iras del nuevo guardián de la ortodoxia, el inflexible Hernando así como el federado canario. O estos diputados no forman parte del Congreso o Rajoy no ha comprometido a "todo el Congreso". Y que lo haya hecho para la "gobernabilidad" del Reino es ya una clamorosa fábula. Lo ha hecho para tapar la Gürtel, la Púnica, la Taula, las blacks y el resto de puntos de este baedeker de la corrupción hispánica. Y, una vez exonerado de sus responsabilidades por la Absolución/Abstención del PSOE, para seguir desgobernando el país, cuya deuda es mayor que el PIB y cuya hucha de las pensiones ha esquilmado.

Es decir, en su inenarrable comparencia de ayer, Rajoy hizo lo único que sabe hacer, mentir. No lo digo yo solo. También lo dice con pelos y señales Ignacio Escolar en el diario.es, Las mentiras de Mariano Rajoy en su discurso de investidura. Una por una. Si algún diputado tiene el coraje de leerlo en la tribuna, hará añicos el discurso presidencial. En lo que hace a las mentiras.

En lo que hace a las amenazas, siempre presentes en los discursos de este presidente, las habituales dirigidas a Cataluña ni se han notado. Está el hombre más ocupado en agitar el espantajo de las terceras elecciones para asustar al conejillo socialista. Lo hace esquinadamente, pero amenaza. O sea, "compromete".

Yendo más a fondo, el titular refleja un autoritarismo neoliberal que casi parece una caricatura. Ya de entrada siempre que suena el término "todo" reverberan ecos siniestros. Lo que se insinúa aquí es un gobierno monopartido dirigido por ese prodigio de espíritu dialogante y rectitud moral que es el presidente de los sobresueldos. O sea, una especie de dictadura comisaria disfrazada de democracia. Pero además, para que no haya duda del carácter claramente neoliberal del proyecto, se garantiza la "gobernabilidad". No el gobierno. Eso es una antigualla. La "gobernabilidad", o sea, el funcionamiento de lo público con criterios de empresarios. Estos van a la rapiña, si pueden y algunos están en la cárcel, pero son quienes, según Rajoy, crean empleo. Como ha podido verse en estos cinco años de mandato venga a crear empleo.