miércoles, 26 de octubre de 2016

Previsiones felices

El País continúa en su campaña pro Rajoy, PP, partido más votado, mal menor, aunque no se lo merezca, que todo se ha esgrimido en esta batalla de la comunicación. Ahora es el único que habla de la debilidad de Rajoy. Sigue sin informar de la realidad. La ha cambiado por su fantasía y su deseo. El propio Rajoy lo desmiente, pues se da por vencedor, aunque tenga casi cien diputados menos que en la Xª Legislatura.

En realidad, la Santa Abstención del PSOE ha tenido un efecto euforizante en todos excepto en él mismo. C's ve que sus diputados son necesarios y recuerda orgulloso su pacto con el PP al tiempo que se ofrece a mediar formas de colaboración más estrecha con quien se ponga a tiro. Podemos se considera ya legítimo adalid de la "verdadera" oposición. Eso, por supuesto, lo confina a la irrelevancia parlamentaria. No ha asaltado los cielos, pero ha conseguido un cuarto con derecho a cocina y televisión. El resto habrá de hacerlo en la calle. Así se lo ha comunicado Garzón al Rey, esto es, que ellos serán oposición parlamentaria y extraparlamentaria. Él mismo puede estar en el Parlamento, criticando al gobierno, o en la calle, junto a los que rodean el parlamento, y en ambos sitios pinta lo mismo: nada. En el hemiciclo, porque sus escaños no se lo permiten y fuera del hemiciclo porque él es precisamente un representante de esos de los que los movilizados dicen que no los representan.

¿Y Rajoy? Debilidad, ninguna. Exultante. La Santa Abstención del PSOE ha sido su bautismo en el Jordán. Ha salido un hombre nuevo, un Rajoy distinto. No hay más que oírlo: reclama a los partidos colaboración para la nueva legislatura. Basado en la mucha que él ha prestado a los demás. Promete diálogo para tener un gobierno estable y duradero. Oír a Rajoy prometiendo algo es como viajar en el tiempo, hasta aquellas elecciones que ganó por goleada prometiendo lo contrario de lo que iba a hacer. Y prometiendo diálogo. Menos mal que no piensa cumplir la promesa porque su capacidad ingénita para el diálogo se acaba detrás de una pantalla de plasma.

En todo caso, se las promete muy felices. El PP rebosa satisfacción y lleva su generosidad a ofrecer a C's un puñado de altos cargos de la administración, así como de director general. Lo importante es participar en el banquete. Porque este sigue, según prueba el goteo diario de casos de carácter penal. Lo mejor de la Santa Abstención es, además, que ha sido una absolución (política) de los pecados del pasado. Efectivamente, son pasado. Los jueces juzgan el pasado. Es nuestro pasado, claro que sí pero, una vez bañados en el Jordán de la Abstención, ahora somos otros. Rajoy es otro. Tan otro que El País le atribuye debilidad. Pero no por la Gürtel o por ser el presidente del partido más corrupto de Europa, una presunta asociación de malhechores. Eso son futesas, tonterías de las que ya nadie se acuerda, gracias al PSOE. Su debilidad viene de que precisa dialogar. A la necesidad de dialogar llama El País "debilidad", lo cual lo dice todo sobre España, sus derechas, sus "izquierdas" y sus clases pensantes.

Para debilidad y debilidad extrema, el PSOE. La bronca en su interior es descomunal. Es de esperar que sus señorías, cuando haya que abstenerse disciplinadamente, no lleguen a las manos, como esos parlamentos de por ahí en donde los diputados se agarran a mamporros. Superado ese amargo trance del "no" al "no sabe/no contesta", los socialistas tienen por delante tiempos turbulentos. La relación entre el PSOE y el PSC en primerísimo lugar, fiel reflejo de la que hay entre España y Cataluña. Luego, el famoso congreso extraordinario y las no menos famosas primarias, incluida la posibilidad de que el Congreso decida abolirlas y volver a un sistema de selección oligárquica del líder. Todo abierto y con el partido en acefalia, cosa más complicada de lo que parece. Comienza la legislatura y ¿quién va a decidir la política parlamentaria del PSOE? ¿Quién va a articular la oposición a los proyectos del gobierno? ¿Quién las proposiciones del grupo socialista? ¿La Gestora? Es imposible evitar la convicción de que la Gestora es, en realidad, un consejillo de la señora Díaz, un instrumento en su camino hacia la SG. No deja de tener su grandeza este proyecto, acaudillado por alguien para quien el socialismo es una unidad de significado propio sin nada que ver con la derecha ni con la izquierda. Suena, ¿verdad? Eso tiene al resto del PSOE encendido con un futuro bastante negro a corto plazo.