martes, 4 de octubre de 2016

Vencedores/rehenes

Enhorabuena a los conspiradores del finde. Consiguieron su objetivo de descabezar el PSOE en un momento especialmente adecuado. Se ve que urgía la cosa. Tanto urgía que se han cargado el partido, al menos por una larga temporada. Un desastre tan monumental solo puede haber sido provocado por el miedo, que obnubila el juicio. Si no, esto no se entiende. Considérense los hechos:

La semana pasada solo había dos opciones abiertas: a) un gobierno alternativo al de Rajoy, aunque sin precisar; y b) unas terceras elecciones que todo el mundo quería evitar. La otra posible opción, el gobierno de Rajoy con abstención del PSOE había sido aplastada por el peso del NO es NO. Sánchez amagaba (o eso decían los amotinados) coalición con Podemos y con los indepes catalanes. La fortuna le sonreía. La perspectiva de terceras elecciones era una buena baza. Su firmeza frente a la derecha le había ganado muchas simpatías dentro y fuera de su partido. Se configuraba como un líder de izquierda moderada en España y extremista en Cataluña.

En veinticuatro horas le montaron un motín y en otras veinticuatro lo echaron en una jornada de truculencia tal que fue necesaria la intervención de la fuerza pública. Después del divertido episodio de doña Verónica Pérez, máxima autoridad del PSOE, llamando a las puertas de Ferraz, tan cerradas como lo estuvieron las de Canossa al emperador Enrique IV, al día siguiente se produjo la toma del baluarte por las huestes baroniles y por la noche, Ferraz era sede vacante en espera de la comisión gestora nombrada por los vencedores.

Al margen de las variadas consideraciones que estos procedimientos susciten, debidamente tratados en las redes, en donde se hablaba de la Sultana, de conspiración, golpe de mano, oligarcas, caciques, submarinos del PP, cabe ver el episodio de forma más distanciada :

El lunes seguía habiendo dos opciones, pero ya no eran las mismas ni las relaciones entre ellas: a) el gobierno de Rajoy con abstención del PSOE, que ha resucitado; y b) terceras elecciones. Ha desaparecido la opción del gobierno alternativo. Lógico, pues el motín se montó para hacerla imposible. Y no tanto porque apuntara a un pacto del PSOE y Podemos (al fin y al cabo, ya funciona en alguna comunidad autónoma) como porque auguraba otro PSOE indepes, que es lo que verdaderamente preocupa a la oligarquía española.

Y, como no eran las mismas opciones ni sus relaciones eran similares, las dos eran muy malas para los socialistas. Algo peor que una victoria pírrica para los amotinados; mucho peor. A cambio de defenestrar a Sánchez, los conjurados han aceptado una derrota y de vencedores han pasado a rehenes; en el fondo, vencidos. Y vencidos por ellos mismos. La Gestora tiene como misión dejar gobernar a Rajoy con la abstención del PSOE. Para eso, insisto, dio el golpe. Pero ahora puede verse burlada porque a Rajoy no le interesa formar gobierno. Prefiere terceras elecciones que juzga ganadas frente a un PSOE descabezado y desconcertado. Alguien calcula que pueda llegar a la mayoría absoluta de nuevo sumando a C's. Escalofriante.

Y esa es la lamentable situación de rehenes en que se han colocado los dirigentes de la izquierda, por cuanto, a cambio de no convocar las elecciones, Rajoy está en situación de dictar los términos de un acuerdo implícito. No se piden responsabilidades de las tropelías cometidas en la Xª legislatura y no se toca nada de la obra legislativa (reforma laboral, ley mordaza, etc). Risa daba la oposición responsable de Rubalcaba en la Xª legislatura; esta otra producirá incontenibles carcajadas porque el PSOE irá atado de pies y manos  donde el gobierno quiera llevarlo. 

¿Qué interpretación podemos dar a esto? ¿Es posible que los estrategas andalusíes no previeran que habría resistencia militante ante el golpe de mano? Sí, seguramente, pero no les importó. Ellos actúan mejor en las comisiones, subcomisiones, convocatorias, órdenes del día, etc. Al final han compuesto una gestora cuya misión es girar del NO a la abstención, que equivale a un Sí. Y, de paso, suicidarse en brazos de la derecha.

Esa es la auténtica finalidad del golpe  al que se ha prestado la señora Díaz pensando que lo dirigía, llegar a una especie de gran coalición. La fórmula no despierta simpatía alguna en España, aunque no es práctica infrecuente en Europa. Y, además, tampoco el término es exacto. Teniendo en cuenta el supuesto problema al que quiere hacer frente, en realidad es lo que se postularía en otros tiempos como gobierno de "salvacion nacional". Es lo que se está preparando con ditirambos como esa cursilada del tiempo del hombre prudente de El País al figurón que han puesto al mando del órgano de recibir los recados.

La oligarquía sabe que se aproxima una confrontación con Cataluña y quiere una coalición fuerte, unida, con una amplia base electoral para defender la "unidad de España". Cuenta con un PSOE sumiso. Y hace bien, pues lo está. Es su rehén. 

Enhorabuena.