martes, 13 de diciembre de 2016

La chispa y la pradera

Ya se ha sumado Madrid a la rebelión de la militancia del PSOE contra las arbitrariedades y los desmanes del Junta gestora la primera de las cuales es su propia existencia. Y la segunda, y más insoportable, su tendencia a marear la perdiz, dilatando la convocatoria del congreso y amagando con suprimir las primarias. Mientras su líder formal, Javier Fernández, dice sinsorgadas por los medios y su líder real, Susana Díaz, las hace.

De los tres movimientos que se manifiestan en el PSOE, el de los "susanistas", los "sanchistas" y los "congresistas" (esto es, partidarias de una convocatoria urgente de congreso y primarias sin referirse a candidatura alguna) lo más probable, entiendo, es que triunfe la tercera. Pero esa está plagada de "sanchistas", de forma que, en realidad, hay tres campos pero dos de ellos ("congresistas" y "sanchistas") está unidos en la lucha contra un enemigo común, los "susanistas". Es saber convencional sacado de innumerables experiencias que los seres humanos suelen ponerse de acuerdo sin reservas para ir contra otro. Para ir a favor, la cosa viene siendo más complicada. 

Sin duda, los elementos que tramaron y ejecutaron el golpe de los "chusqueros", sorprendidos y desconcertados por una reacción de rechazo masiva que no esperaban, están tomando sus medidas. Creyéndose en posesión del poder orgánico del partido, con el apoyo de los barones/caciques y el aliento sepulcral de las viejas glorias, han echado mano de una amplia panoplia que va desde las medidas sancionadoras máximas (600 machacantes de multa) a los diputados del "no", hasta las simples mentiras difundidas por las cuentas oficiales del PSOE en las redes, sosteniendo que en el encuentro con Sánchez en El Entrego (Asturias) hubo solo 300 asistentes, cuando todos los medios daban una cantidad entre 1.500 y 2.000. Sin excluir las intoxicaciones, arbitrariedades, desplantes como los que suele escenificar José Blanco, "susanista" converso, o simples amenazas. Baterías de medidas erróneas, mal intencionadas y fracasadas de antemano. Cuanto más reprima esta seudoautoridad provisional las manifestaciones contrarias de los otros sectores, mayor será su desprestigio. Hasta conseguir que, cuando haya primarias, la supriman de un plumazo.

Todo empezó con la chispa de la defenestración de Sánchez, que encendió la pradera de la indignación de la militancia. La idea de los juntistas de la gestora y su líder, Díaz, de que es fuerza dejar pasar el tiempo en la esperanza de que los agravios se olviden, los intereses se reafirmen y se recupere el ascendiente del aparato en todas sus manifestaciones sobre la militancia, retrata a quienes la han concebido y tratan de ponerla en práctica. La idea de que la movilización de las bases forzará la convocatoria del Congreso extraordinario y las primarias para la elección democrática del SG, que sostienen las plataformas, destacados militantes y algunos impertinentes opinadores externos, como Palinuro, también retrata a quienes las abrigamos y quisiéramos ver en práctica. Por lo demás, muy razonble, pues consiste en devolver el partido a sus verdaderos dueños, los militantes y los votantes.