Mostrando entradas con la etiqueta Alcaldía.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Alcaldía.. Mostrar todas las entradas

jueves, 22 de enero de 2009

Oficio de riesgo.

El Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM) parece haberse convertido en un nido de espías. Según El País los agentes de la T.I.A. al servicio del Consejero de la Presidencia, Justicia e Interior, señor Granados, también espiaron al consejero señor Prada que se pasó al nefando campo de don Mariano Rajoy, razón por la cual la señora Aguirre lo destituyó fulminantemente, después de enterarse cumplidamente de dónde comía, con quién cenaba y cómo se lavaba los dientes.

La verdad es que estas prácticas, de revelarse ciertas -y tienen muchos visos de serlo- van a dejar en claro por fin lo que todo el mundo venía barruntando desde el sucio asunto del Tamayazo: que la política madrileña es una sentina y la gente que gobierna la CAM una manga de impresentables capaces de cualquier cosa, empezando por su presidenta cuya chulaponería y frescura no pueden ocultar un temperamento para el que todo vale con tal de alcanzar sus objetivos.

Por otro lado, según han ido evolucionando los acontecimientos, es de pensar que El País haya administrado sabiamente su información. Soltó el primer globo sonda hace un par de días, hablando de un gabinete de espionaje al servicio del señor Granados, lo que permitió que tanto éste como su jefa, la señora Aguirre, reaccionaran escandalizados, ofendidos, negando radicalmente y amenazando con todo tipo de acciones judiciales. Al día siguiente se añadía la noticia de que el espionaje afectaba al vicepresidente de la CAM, adversario político del consejero Granados, quien corrió a poner una denuncia. Hoy el periódico revela que el espionaje afecta asimismo al consejero Prada. Es como si hubieran tendido una trampa a los gobernantes implicados en este actividad para que patinen y se la den. Que es lo que han hecho, en compañía por cierto de sus perspicaces mentores mediáticos que ayer atribuían el espionaje al vicealcalde señor Cobos al alcalde mismo, señor Ruiz Gallardón.

En cualquier caso, de no ser porque de todos los confines llueven las más cerradas condenas que hablan de hechos "gravísimos", etc, etc, la verdad es que el asunto es de risa. Uno se imagina a los ex-agentes de la guardia civil y la policía nacional a las órdenes de un Mortadelo dando un golpe, una historia propia de la mejor tradición del país que tuvo su Bienvenido Mr. Marshall, como puede tener hoy su Rififí de Chamberí.

La verdad, no veo por qué tarda tanto en dimitir este hatajo de ineptos.

(La imagen es una foto de pt, con licencia de Creative Commons).

miércoles, 21 de enero de 2009

Decíamos ayer...

En una entrada titulada La mafia madrileña ya se comentaba la afición detectivesca del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid. Y El País golpea el hierro caliente con un reportaje en el que se asegura que el Gobierno de Aguirre espió al vicealcalde de Madrid durante la fase de mayor encono en el enfrentamiento entre partidarios de Aguirre y partidarios de Ruiz Gallardón en la pelea por la posible sucesión del señor Rajoy.

Supongo que la señora Aguirre tomará rauda el camino más corto al juzgado de guardia a tenor de la contundencia mostrada ayer para hacer lo propio cuando se supo que alguien había estado espiando al vicepresidente de la CAM, señor González. Da toda la impresión de que los responsables políticos últimos del espionaje quieren averiguar cómo lo han hecho. Y ya es extraño.

Es como si de pronto se hubiera desatado un frenesí de espionaje que pone a la CAM a la altura de una especie de departamento del Komintern y el Kominform con los agentes secretos fotografiando a los directores generales cuando van al retrete. Bromas aparte, de ser cierto lo que dice El País, esta gente es capaz de todo. Por supuesto, lo del Tamayazo se entiende ahora mucho mejor. Probablemente ya habían ejercido sus habilidades en el pasado y estaban al cabo de la calle de por dónde atacar a los dos diputados autonómicos cuyo cambio de voto arrebató el gobierno de la Comunidad a los socialistas. Lo bueno es que ahora los pavos que anden en la aventura tendrán enfrente a otro Fiscal General, uno que hará lo que tenga que hacer en cumplimiento de la legalidad.

El Watergate fue un escándalo en el que el Partido Republicano espiaba al Partido Demócrata. Un delito. En este caso, de ser cierta la información, se da el mismo delito y un plus de estupidez porque se espía al propio partido. El caso es que este servicio secreto al estilo de la T.I.A. ha conseguido ganarse la enemistad de todo el mundo. No solamente del otro partido (que dirá que si se espían entre sí, qué no habrán hecho con la oposición) sino del sector espiado del propio partido. Y, por supuesto, esas actividades ilegales y delictivas de espionaje se financian con dineros públicos. Los contribuyentes costean que un politiscatro acumule información en busca de algo comprometedor sobre un rival del mismo partido.

Este asunto es muy gordo y ya al margen de lo que suceda en Cajamadrid, en donde los populares verdaderamente liberales están dando un espectáculo de no intervencionismo, la señora Aguirre Gil de Biedma debe ir pensando en dimitir. Por espiar o permitir que se espíe en su nombre y beneficio.


(La imagen es una foto de jovike, con licencia de Creative Commons).

domingo, 7 de diciembre de 2008

Los tontos de los cojones.

El asunto es suficientemente conocido y se ha comentado en todas partes: los insultadores compulsivos, los que llaman a los demás "miserables", "bellacos", "cómplices de los terroristas", "vagos", "bobos solemnes", "traidores", etc, están indignados por los insultos del alcalde de Getafe a los votantes del PP y, no aceptando su petición de disculpas, exigen su dimisión.

Lo que no ha sido tan comentado es esa exigencia de dimisión, ese maximalismo muy típico del PP y sobre todo de su presidente, el perpetuamente indignado señor Rajoy, el del ofendido honor calderoniano, el de "esto es intolerable" y "hay que tomar medidas". Es su estilo de traca y astracán, su espontánea reacción visceral que nunca recapacita sobre las consecuencias posteriores. Es lo que hace siempre en estos casos: condicionar su participación a exigencias imposibles de cumplir, como los niños. Lo hizo frente a El País por alguna cuestión de negra honrilla; lo hizo queriendo boicotear el programa "59 segundos"; lo hizo con el boicot a los productos catalanes y lo hizo recogiendo cientos de miles, millones de firmas contra el Estatuto o algo así. Gestos ampulosos, pura teatralidad de voz huera y cavernosa, exageraciones ridículas para, al final, cuando nada sucede y nadie le hace caso, olvidarlas discretamente, envainarsela con disimulo, dejar que caigan en el olvido y esperar que nadie se las frote por los morros cuando las derechas siguen hablando con El País, yendo a 59 segundos, bebiendo cava catalán y dejando el estatuto en paz.

Ahora estamos en las mismas: muy indignados y con la nariz alta, los alcaldes del PP se marcharán de la Federación Española de Municipios y Provincias y ahí se quedarán, a la intemperie, mientras el resto de los miembros seguirá funcionando y tomando decisiones y así hasta que los boicoteadores se den cuenta de que están haciendo el ridículo y vuelvan a sus puestos a la chita callando.

De donde se sigue que Pedro Castro estaba equivocado en su juicio que no debió dirigirse a los votantes del PP si no a otros. Y no digo más pero está claro que los tontos de los cojones son otros.

(La imagen es una foto de (La imagen es una foto de El Plural, bajo licencia de Creative Commons).

miércoles, 22 de octubre de 2008

Blogorismo carcelario.

La empresa adjudicataria de la demolición de la cárcel de Carabanchel ha comenzado ya el derribo, haciendo caso omiso de la petición del juez Garzón, de las movilizaciones de los vecinos de la zona y de una opinión muy extendida en la sociedad de que ese lugar se preserve como centro cívico de la memoria de la represión franquista y no se derruya para construir viviendas (que, de todas formas, nadie podrá comprar) y centros comerciales. Como ex-preso político del franquismo que pasó algún tiempo en esa prisión provincial he contemplado indignado cómo los policías, ayudados por vigilantes jurados que a duras penas retenían a unos amenazadores rotweilers, impedían que la gente pudiera entrar en el recinto carcelario, abandonado hace muchos años. Al poder político, nunca se le acaba de entender: los de antes no nos dejaban salir de Carabanchel y estos no nos dejan entrar. El caso es fastidiar.

(La imagen es una foto de k-naia, bajo licencia de Creative Commons).

domingo, 12 de octubre de 2008

De la dignidad del ser humano.

El Ayuntamiento que preside el señor Ruiz Gallardón ha aprobado o está a punto de hacerlo una ordenanza municipal por la que se prohíbe la publicidad callejera por medio de los "hombres-sandwich" al considerar que atenta "contra la dignidad de la persona humana". Hay que fastidiarse con estos liberales de pacotilla que se pasan la vida aburriendo al patio con sus dogmas de abstencionismo en la sociedad civil, no injerencia de los poderes públicos en los ámbitos privados, libertad en las relaciones de negocios y, en cuanto pueden se arman de boletín o gaceta oficial para regular a golpe de norma hasta la forma que tiene la gente de ganarse la vida en la calle y con criterios de moralina de sacristía y colegio de monjitas.

Porque esta memez ha de habérsele ocurrido a la piadosa señora Ana Botella, la que también se la tiene jurada a las putas en las calles de Madrid con no sé qué otro argumento de esos de hipocresía de retrasada moral tan típicos suyos y de su señor marido, el que prefiere que la mujer sea "mujer-mujer", como el café-café, el tonto-tonto y las balas dum-dum. Nada encandila más a un pobre de espíritu (y le da una razón de vivir) que la idea de estar salvando al género humano.

¿Qué sabrá esta señora de la dignidad humana? ¿Qué diantres tendrá que ver la dignidad humana con la forma en que te ganes la vida siempre que sea honradamente? ¿Por qué no va a haber hombres-anuncio? "Hay muchas cosas maravillosas en la tierra", decía Eurípides, "y la más maravillosa de todas es el hombre". El hombre anuncio o el hombre sin atributos, ¿qué más da? Lea la señora Botella el Discurso sobre la dignidad del hombre de Pico della Mirandola para ver que ésta descansa en el lugar excepcional que el Creador le ha asignado en el conjunto de su obra y no sobre el hecho perfectamente baladí de si va por ahí anunciando una cosa u otra mientras esa actividad sea voluntaria y no perjudique a nadie. Es más hasta cabría pensar que el hombre alcanza la condición de "hombre sandwich" precisamente porque ha culminado ese proceso de su dignidad que Ernst Bloch define como "el erguido andar del ser humano"; es hombre anuncio porque anda erguido. Si anduviéramos a cuatro patas no haría falta la censura de la señora Botella. Porque censura es, como casi todo lo que se le ocurre a la dama: censurar, prohibir, reprimir... por el bien de nuestras almas, claro es.

Sólo cabría aceptar este argumento de lesa dignidad del hombre si se partiera de una interpretación pedestre de la idea kantiana de dignidad de la persona que ha de ser concebida como un fin en sí mismo y no como un medio. Pedestre quiere decir aquí entender lo de "medio" al pie de la letra, sin matiz alguno. Pero si esta idea se puede aplicar a quienes llevan anuncios, también se puede aplicar a todos quienes lleven un atavío que implique un significado que los trascienda como personas: militares, curas, jueces, médicos, profesores, alcaldes, concejales, etc.

No, señora Botella, ¿sabe Vd. qué es indigno? Indigno es convocar un homenaje a Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA y, al dar la bienvenida a los artistas que iban a actuar en tal homenaje, ponerse a cantar y bailar Macarena a las puertas de La Moncloa; indigno y hortera.

(La imagen es una foto de D'akota, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 11 de septiembre de 2008

La rebelión de las provincias.

Da la impresión de que el curso político comienza con una nueva y vigorosa pasada por la muy hispánica tradición de los reinos de Taifas. Al mantenido pulso que el Partit dels Socialistes de Catalunya, que es PSOE pero no es PSOE porque está federado con él pero es partido independiente aunque hermano que igual vota los presupuestos del hermano mayor o no los vota y pide grupo parlamentario propio para escenificar lo bien avenida que está España con todos sus hombres y tierras, como decía el Caudillo, ha venido ahora a sumarse la rebelión del partido UPN que, como se sabe bien es al PP y España lo que el PSC al PSOE y la misma (u otra distinta, qué más da) España. Dice don Miguel Sanz, que gobierna en Navarra con el apoyo sociata, que quizá apruebe los Presupuestos Generales del Estado (PG), dependiendo de cómo se porte el PSOE, claro está. E inmediatamente se ha armado una gresca entre los populares en la que los epítetos han ido subiendo de tono. Pero Palinuro no se detendrá en estas menudencias de si dijiste o no dijiste o no dijiste que dijiste y va a ir al fondo del asunto.

Veamos: ha bastado el anuncio del señor Sanz de que los diputados de UPN en el Congreso quizá voten losPGE para que en el PP se rasguen las vestiduras, el señor Arenas pise un juanete al señor Sanz y el señor Rajoy acuda a Pamplona a achicar agua del navío antes de que zozobre... Pero ¿alguno de ellos sabe de cierto si losPGE pueden ser votables o no? No, claro. El sentido español de la demcoracia dice que, si estás en la oposición, te opones a todo lo que haga el Gobierno; a todo y lo haga como lo haga, aunque lo haga bien. ¿De qué otro modo cabe entender la negativa del PP a que UPN vote losPGE antes de haberlos estudiado sino es porque el voto PP será "no" digan lo que digan los presupuestos?

A la rebelión autonómica se suman ahora los alcaldes en un frente municipal patriótico encabezado por los más manirrotos de todos, el señor Belloch en Zaragoza y el señor Ruiz Gallardón en Madrid. Los alcaldes quieren poner el cazo, pero no ante las autoridadades autonómicas de las CCAA que son las que se han quedado con la pasta, sino ante las centrales, que ya pueden apretarse más el cinturón, aunque nos les quede numerario. ¿Por qué? Porque saben de sobra que es más fácil sacar dinero al Gobierno central que a los autonómicos, para los que la descentralización empieza y acaba en las autonomías mientras que los gobiernos locales son entes de carácter folklórico. Puras taifas. Rebelarse además en contra del Gobierno central tiene postín mientras que hacerlo en contra de los gobiernos autonómicos se presta a que te llamen "neocentralista", feo término casi tan mal sonante como "neocon".

Y en esas que aparece ahora el manifiesto de los 1.000 munícipes catalanes pidiendo el derecho de autodetermninación. Éramos pocos y parió la alcaldesa. Y es de suponer que ese derecho de autodeterminación que los municipales exigen es para materializarlo en cada autonomía, que son nacionalistas pero no tontos. Los dineros se los piden los alcaldes al Gobierno central no a los autonómicos; pero el derecho de autodeterminación quieren ejercerlo en el orden autonómico, no en el central. Son listos los alcaldesd, desde luego aunque seguro que algunos acaban a tortas por el derecho de autodeterminación de su villorrio. Insisto, ¿de qué me suena esto? Taifas, Taifas...

(La imagen es una foto de Sagabardón, bajo licencia de Creative Commons).

sábado, 16 de agosto de 2008

La corrupción balear.

No suelo postear sobre asuntos de corrupción porque me resultan muy desagradables, los partidos se cruzan acusaciones de "y tú más" y es muy difícil aclararse pues todo se envuelve rápidamente en una niebla de juzgados, declaraciones, imputados, recursos y presunciones de inocencia, y casi nunca se saca algo en limpio. Es más parece como si hubiera una relación inversamente proporcional entre la opinión general respecto al alto grado de corrupción política, especialmente en los gobiernos locales y la cantidad de casos que llegan a esclarecerse por completo. Sin embargo, los acontecimientos recientes de Mallorca tienen tal alcance y traen a la memoria tantos casos anteriores que justifican un breve cuanto resignado comentario acerca del PP en las Islas Baleares, la actitud de doble rasero y política entendida como forma de hacer negocios.

El primer presidente de la Comunidad fue Gabriel Cañellas, un histórico fraguista que empezó en Alianza Popular, siguió en Coalición Democrática y terminó en el PP, lo que no es mucho cambiar dado que los tres partidos eran y son el mismo. Fue President de 1983 a 1995 y seguiría siéndolo de no ser porque el señor Aznar lo obligó a dimitir a raíz del proceso por el túnel de Soller en el que estaba imputado el señor Cañellas. Por último el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares no le impuso condena alguna por los delitos de prevaricación y cohecho no porque no los hubiera cometido sino porque habían prescrito. Pero un delincuente es siempre un delincuente aunque no sea condenado por prescripción del delito.

El caso del exteniente de alcalde de Palma, Javier Rodrigo de Santos, es como de manual de lo que no debe ser la política. Un menda ultracatólico, opuesto a los matrimonios gays, se gasta casi 55.000 euros de fondos públicos en pagarse sus escapadas a un club de prostitución homosexual, un club de gays. El hombre, que está en la cárcel como preventivo, ha devuelto el dinero y parece dar por buenas las acusaciones. No me extraña, hay hasta videos



Un caso patente de doble moral, incluso de doble vida porque el hombre, a quien al parecer llamaban el impoluto está casado y tiene varios hijos. Hace falta tener cuajo para estar contra los homos siendo uno de ellos; cuajo y algún tipo de neurosis. Los responsables del PP de Baleares dijeron estar "avergonzados" por el tomate que se había descubierto del señor Rodrigo de Santos, habitual participante en las procesiones católicas y besamanos al obispo.

El PP de las Islas se pasa la vida avergonzándose. Ahora vuelve a hacerlo por la trama de corrupción de altos funcionarios del gobierno anterior del señor Jaume Matas. Uno de ellos está en la cárcel por sospechoso de haber desviado hasta tres millones de euros de fondos públicos a sus bolsillos, entre otras fechorías todas muy lucrativas para ciertos particulares, funcionarios y cargos del Gobierno del PP, el presidido ya por Jaume Matas.

Y el propio señor Matas, que dimitió de la presidencia del PP balear en 2007, al no poder formar gobierno a raíz de las elecciones autonómicas de 2007, presenta tonalidades tornasoladas. Si es cierto que se compró un palacete de 750 metros cuadrados construidos, edificio histórico, por menos de un millón de euros cuando el precio en el mercado supera los cinco millones debiera mediar alguna explicación satisfactoria (a lo mejor la hay y yo no la conozco) porque no es frecuente comprar las cosas por el veinte por ciento de su valor.

De los comportamientos actuales y los pasados, del presente y la historia cabe sostener que la corrupción es endémica, epidémica y pandémica en las Islas Baleares. Todo este asunto lo ha sacado el gobierno actual del PSOE. He aquí un ejemplo bien claro de la ventaja de que haya alternancias en los poderes públicos de todos los órdenes. Si no hay anternancia, el poder político acaba delinquiendo; también lo hace con la alternancia pero es mucho menos frecuente.

(La imagen es una foto de Aloriel, bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 1 de agosto de 2008

En recuerdo del VP.

La semana pasada uno de los cursos de El Escorial, de la Universidad Complutense de Madrid versó sobre la figura del que fuera alcalde de Madrid, don Enrique Tierno Galván. El motivo es que está a punto de aparecer una recopilación del conjunto de su obra escrita, amorosamente recopilada por uno de sus discípulos más entusiastas, Antonio Rovira, hoy catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid y director asimismo del curso. En él ha participado gente de renombre que tuvo un contacto directo con don Enrique, como los profesores Raúl Morodo y Pedro de Vega.

Igualmente me invitaron a mí atendiendo sin duda al hecho de que también tuve una relación personal con el Viejo Profesor, aunque no tanta ni tan intensa como los dos colegas antecitados, sobre todo Raúl Morodo, su más fiel discípulo y mejor intérprete, a la par que maestro mío. Manuel Mella quien durante años fue la sombra misma del VP de tan inseparable, me ha pedido que cuelgue en el blog la presentación que hice, cosa que haré cuando tenga aclarado lo relativo a los derechos de autor de las imágenes porque una cosa es proyectar algo en una pantalla en una conferencia y otra distinta colgarlo en la red.

Lo que puedo hacer aquí es contar lo que dije allí que, en lo esencial, consistió en defender el punto de vista de que la obra del VP es una especie de adelantada de la posmodernidad porque no es una obra sistemática, estructurada, con pretensión omniexplicativa, sino fragmentaria, inconexa, realizada en diversos planos, con multitud de perspectivas y, ciertamente, pluridisciplinar, pues abarca la filosofía, la sociología, el derecho, la ciencia política, la historia, la crítica literaria y el género autobiográfico.

No existe una Teoría Tierno Galván acerca de algo o una escuela tiernista o galvanista que defienda una línea de pensamiento determinada. Otra cosa muy distinta pudo ser en su día el "tiernismo" como posición política práctica y que nunca estuvo tampoco del todo clara, oscilando entre un izquierdismo elitista que quería base popular y un reformismo práctico que se negaba en la teoría.

Las primeras manifestaciones del mundo intelectual de Tierno se encuentran en el estudio académico de la teoría política del barroco, singularmente del intento de creación de una ciencia política nueva, racional, antimaquiavélica, que sería el tacitismo (La influencia de Tácito en los escritores políticos españoles del Siglo de Oro), con su compleja unificación del punto de vista moral y el sentido de la razón de Estado. Alguna otra obra de la época (Los supuestos escotistas en la teoría política de Bodino, etc) testimonia del empeño del primer Tierno por abrirse camino en este compacto mundo conceptual que acabaría abandonando por preocupaciones teóricas más engarzadas en la realidad de su tiempo, como son el regeneracionismo y el funcionalismo.

La vertiente regeneracionista se da en un contexto teórico abstracto (Tradición y modernismo) que luego lo lleva a formular interpretaciones que tenían una línea crítica, muy en la de la filosofía de la sospecha y con una actitud claramente deconstructivista antes de tiempo. Por ejemplo, su visión de Costa como "prefascista" en Costa y el regeneracionismo que ponía de manifiesto la vaciedad de la interpretación acrítica del regeneracionismo español, incluida la obra de Ortega, y que daría lugar a una considerable controversia.

El funcionalismo pondría al VP en la senda de los debates filosóficos y científicosociales de la época (Introducción a la Sociología, La realidad como resultado) pero, sobre todo, sería ya el puente que le permitiría lo que siempre había buscado sin conseguirlo hasta entonces, al formularlo en el plano teórico (Federalismo y funcionalismo europeos) y en el práctico con la fundación de la Asociación para la Unidad Funcional de Europa, que tendría como función manifiesta el estudio de la unificación europea y como función latente articular la oposición al franquismo, bajo el postulado europeísta que es intrínsecamente regeneracionista.

Sus aportaciones fueron siempre pinceladas, juicios muy incisivos, cargados de erudición e ironía como las Acotaciones a la historia de la cultura occidental en la Edad Moderna. Muy significativo lo de "acotaciones", que remite a la idea de comentarios o glosas. Siempre un saber marginal al tratado, del que ya había tenido buena muestra con su traducción del Tractatus Logico-philosophicus, de Wittgenstein. Se va articulando así una actitud con ciertos toques ácratas. Y eso cuando los escritos no se adelantaban claramente a su tiempo, a modo de premoniciones, pudiendo entonces desmentir la tesis de Canguilhem de que no existen precursores. Por ejemplo, Desde el espectáculo a la trivialización es una obra que preanuncia la crítica a la "sociedad del espectáculo" de Guy Debord.

Hasta en su forma de hacerse marxista (pues ni un esprit fort como él pudo librarse del hechizo del tiempo), lo fue de modo singular y contradictorio, como si quisiera reunificar en sí la escisión socialista entre marxistas y bakuninistas. Por eso se ocupó de Graco Baboeuf (Baboeuf y Los Iguales. Un episodio del socialismo premarxista) y prologó una antología de la obra de Marx escrita en el espíritu de los Manuscritos económico-filosóficos, que permitían ver un Marx humanista y problemático por debajo del granito estructuralista. También en este itinerario anduvo Tierno un sendero peculiar, teñido de escepticismo, lo que le permitió acuñar su célebre frase de que "Dios no abandona nunca a un buen marxista", rotundo sentido del humor dado que él era agnóstico.

Incluso después de que el tiempo que le tocó vivir se acelerara y su compromiso político le obligara a concentrarse en la actividad práctica y la vida de partido, tuvo el humor de titular sus memorias dentro de ese mismo espíritu posmodernista, fragmentario y hasta contradictorio del que era muy consciente, Cabos sueltos. Su referente a contrario según él mismo gustaba de manifestar era aquel otro que decía haberlo dejado todo "atado y bien atado".

En su actividad política no resultó menos posmoderno: republicano de primera fecha, hombre a quien muchos, incluido él mismo, veían como el primer presidente de la III República, acabaría declarándose monárquico; anarquista por juvenil devoción tuvo siempre la convicción de que la acción política tenía que canalizarse en forma de agrupación o partido y, de hecho, fundó varios en su vida. Y acabó ésta con un cargo institucional, el de alcalde, el único que puede entenderse congruente con un temperamento antiautoritario, en especial en la larga tradición española de alcaldes críticos, respondones y rebeldes.

Como corresponde a una obra que no forma un único corpus teórico uno se la tropieza cuando quiere verla en su conjunto como un campo en el que hubiera varios almiares, cada uno de ellos un núcleo de preocupación de Tierno. Su huella se detecta en los soportes más variados, desde el inmarcesible al más efímero, pues aparece en forma escrita y publicada desde la noble del libro a la más modesta del panfleto ciclostilado, pasando por la autoría de una pieza sin igual por su brillantez y originalidad que son sus bandos como alcalde. Una huella que muestra que el hombre supo andar entre la serena majestad de la ley, como puede verse en el hecho de que el Preámbulo de la Constitución española vigente sea suyo, y el mundo contingente y mudable de los grafitti, como ese que todavía adorna la fachada de una casa en la madrileña calle de Tres cruces: "La paz no se consigue sin esfuerzo. Si quieres la paz, trabaja por la paz."

Quizá por ello fuera tan querido por la gente.

(Las imágenes, todas ellas escenas del parque Tierno Galván en Madrid son fotos de Alvy, de Darkomen y de losmininos, las tres bajo licencia de Creative Commons).

miércoles, 18 de junio de 2008

Seis consideraciones sobre la corrupción.

Un nuevo caso de presunta corrupción municipal, esta vez en Estepona, en la baqueteada y alquitranada Costa del Sol malagueña, viene a afianzar la fama internacional de España como paraíso de la corrupción en el gobierno local. No hace mucho el señor Vladimir Putin que de esto de corrupción sabe lo suyo, acosado en una rueda de prensa sobre algún feo asunto en su país se revolvía como un tigre de Siberia en la jaula y recomendaba a sus críticos que, en asuntos de corrupción, echaran una ojeada a España.

España, país fabuloso, nido de alcaldes ladrones. ¿Todos? De esto es de lo que se trata en las seis consideraciones siguientes sobre la corrupción.

I.Todos no. No se puede ni se debe generalizar. En España hay más de ocho mil municipios. La inmensa mayoría de alcaldes y concejales es gente honrada que cumple con su deber. Los malhechores son una exigua minoría. Pero ¡cuánto ruido hacen!

II.Hace años que la sabiduría política vulgar afirma que cuanta más descentralización de las instituciones, mayor y mejor demoracia se tiene, hasta el punto de que la federación se reputa más democrática que el Estado unitario porque sí. El nivel en el que más se predica la democracia es en el nivel local porque, se dice, la administración está más cerca de los administrados. Es verdad; pero es lo único que es verdad. Los países descentralizados no son más democráticos o menos corruptos que los centralizados o unitarios.

III.Todos lo son en la misma proporción y en parte ello se debe precisamente a lo cercanos que están los políticos a la población que así los compra siempre que puede. La causa de buena parte de la corrupción local está en la forma de financiación de los ayuntamientos: la recalificación y posterior adjudicación de terrenos en condiciones muy favorables y que, una vez construidos, permiten verdaderos "pelotazos" y enriquecimiento espectacular. Es divertido ver qué ostentosos son estos mangantes luego en la vida civil y en qué se gastan los dineros que afanan.

IV.Como era un águila para los negocios, el difunto Jesús Gil y Gil olisqueó las oportunidades que un gobierno municipal ofrecía a alguien que supiera gestionarlo como una empresa inmobiliaria en sucio. Para ello fundó su partido, el GIL, que alguien podría considerar el elemento simétrico del GAL en el Norte, salvando todas las distancias, por supuesto. GIL significaba Grupo Liberal Independiente. Una ideología montada al albur de las letras de un apellido. Tamaña idiotez se presentó a las elecciones municipales de Marbella y obtuvo la mayoría absoluta con uno de esos discursos antipolíticos, de populismo tecnocrático que iguala la política con la corrupción. Como Fujimori en el Perú. Y como Fujimori en el Perú, gobernó teniendo como único norte enriquecerse, es decir haciendo aquello que más había criticado antes. Así que, años después, con la operación Malaya cabe decir que los marbellíes tienen lo que ellos mismos eligieron. Sentó un ejemplo que llega al día de hoy puesto que en Estepona hay algún concejal del GIL.

V.No se limita el asunto al GIL. Pringados en la corrupción están casi todos los partidos, especialmente los dos mayoritarios del Estado y muchas organizaciónes de ámbito local al estilo de "Independientes de Cabrahigo de Abajo". Parecen estar menos tocados los partidos nacionalistas e Izquierda Unida, si bien esto quizá se deba a que disponen de menos poder municipal y el que tienen está más vigilado por la oposición. Aunque hay veces en que el alcalde corrupto tiene comprada hasta la oposición.

VI.En el caso concreto de Estepona la reacción del PSOE (el alcalde es socialista) ha sido fulminante pues ha expulsado a todos los militantes que estén implicados en el nuevo escándalo y, con cierta arrogancia, invita al PP a hacer lo mismo. Es posible que alguien encuentre encomiable esta medida por lo drástica y tajante. A mí no sólo me parece injusta, sino bombástica, propia de quienes tienen mala conciencia. Es posible que, llegado el momento, la justicia condene al alcalde Barrientos y a sus cómplices. Hasta es muy probable, si se quiere. Pero, por ahora, estas personas son inocentes y la expulsión es una medida que prejuzga, esto es, es injusta. Supongo que con suspender a los implicados en la militancia se habría atendido a los intereses del partido sin atropellar los derechos de los afectados. Al respecto me viene a la memoria el caso del primer presidente (socialista) de Castilly León, Demetrio Madrid, que se vio obligado a dimitir cuando la oposición, en especial el señor Aznar, lo envolvió en una tela de araña judicial que lo obligó a dimitir sólo para que un par de años después la justicia lo absolviera con todos los pronunciamientos favorables. Para entonces el daño estaba hecho.

(La imagen es una foto de Donmatas1, bajo licencia de Creative Commons).

domingo, 20 de enero de 2008

La próxima alcaldesa.

He aquí una persona que está fumando en un lugar público en el que se permite fumar. ¿Cómo diantres resulta que el hecho de fumar en un espacio en el que fumar está permitido se convierte en primera de un importante periódico como es El Periódico de Catalunya? Tanto por quien lo hace como porque lo hace. La señora Botella es concejala del Ayuntamiento de Madrid y puede ser la próxima alcaldesa. Alcaldesa una señora que hace gala de quebrantar la ley. Ya sé que un decreto de la Comunidad de Madrid da cobertura legal a estas ilegalidades. Sí, sí, la conducta de la señora Botella es ilegal; no lo es formalmente, pues se atiene a la letra de la ley, pero lo es materialmente desde el momento en que la norma de la Comunidad de Madrid atenta contra el espíritu (no sé si la letra, pues no lo he averiguado) de la ley contra el tabaquismo.

El comportamiento de este matrimonio en estos asuntos en debate sobre el consumo de drogas (si por droga entendemos cualquier substancia que cambia el estado anímico de las personas, el tabaco y el alcohol son dos drogas) deja mucho que desear. Basta con echar una ojeada el infausto video en el que el señor Aznar hace burla pública de la campaña de la DGT que finalmente está consiguiendo bajar la cantidad de muertos en la carretera. Véase:

Es algo tan sorprendente como ver a su señora fumando cual si fuera Gilda en un espacio público cerrado en un país que pretende ir a la cabeza en medidas preventivas. Con todos mis respetos me parece que el comportamiento en público de la señora Botella y su marido es más propio de gamberros que de personas que han tenido y tienen tan graves responsabilidades en representación de sus conciudadadanos. Y ahora que son abuelos por tercera vez quizá va siendo hora de que sienten la cabeza y se comporten como adultos.

jueves, 17 de enero de 2008

Poor Gallardón.

El albero amaneció ayer húmedo, húmedo de lágrimas de las muchas que se derramaron, unas más sinceras que otras, por el cruel destino que sufrió el morlaco, descabellado antes de la primera suerte a la vista y goce de la afición madrileña -siempre curiosa de ver sangre- y el susto de la hispana que toma buena nota de cómo se las gastan en la capital. El pobre señor Ruiz-Gallardón, alanceado por su Jefe, vituperado por la COPE, derrotado por la Valkiria de la Comunidad, consolado por el portavoz -portadolencia en este caso- señor Cabanillas, vio desvanecerse sus más caros sueños de alcanzar la presidencia del Gobierno dirigiendo un partido como el PP, dirigido a su vez por neofranquistas y nacionalcatólicos en la coyunda de la España eterna.

Y ya le echó sentimentalismo todo el mundo al asunto. El interesado se pilló una rabieta, se desdijo en horas, salió haciendo pucheros, confesando su amarga derrota y exhibiendo su sufrimiento de res agónica, mientras la dama del alba se regodeaba en silencio en su triunfo, yendo a un acto público al que el moribundo señor Ruiz-Gallardón no tuvo fuerzas para asistir.

¿Quién decía que la política se había burocratizado, tecnificado, convertido en una rutina? También tiene momentos para las eternas pasiones de la naturaleza humana: la ambición, la venganza, el rencor, la lealtad, la entrega... Donde menos se espera hay un Macbeth o una lady Macbeth.

Más con los pies en la tierra, el señor Ruiz-Gallardón despierta muchas simpatías y condolencias y es mucha la gente que votaría por él pero él no puede pedir el voto para él como presidente de un partido como el PP porque ni el partido lo admite -ya se ve- ni los electores le seguirían tan lejos.

Y todo es un problema del defecto más acusado del señor alcalde de Madrid: su miedo. Le faltan redaños para llegar al destino que ha estado trabajando toda su vida, desde que empezó como oposición al alcalde Tierno Galván y que consiste en separarse del PP y levantar la bandera del partido cuya necesidad ve mucha gente, el del centro-derecha. Por supuesto, de verdad, no al estilo Aznar, cuyo carácter autoritario se agudiza con el paso del tiempo y cuya influencia en el descabello del alcalde es patente.

La función lacrimógena estuvo bien pero, en mi opinión, fueron los sociatas quienes rizaron el rizo. La dirigencia dio la noticia de que ni un comentario; esto es, la militancia puede frotarse las manos, pero en silencio. Sin embargo, la consigna no afectaba, al parecer, al señor Tomás Gómez, Secretario de los socialistas madrileños quien arremetió contra el señor Ruiz Gallardón diciéndole que dimita ya pues los madrileños le importan una higa y lo que quiere es ser diputado y presidente del Gobierno. Así, en abstracto, la razón asiste al señor Gómez; pero se le notan demasiado las ganas de quitarse de delante a un enemigo temible en las urnas, alguien ante quien puede perder su reputación de alcalde más votado.

(Fuente de la imagen, Brocco Lee's photos. Licencia Flickr).