Mostrando entradas con la etiqueta Caciquismo.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Caciquismo.. Mostrar todas las entradas

lunes, 3 de agosto de 2015

Aquí vale todo, en vídeo.

Como estoy aficionándome a esto de los videoblogs, ahí va el Palinuro de ayer sobre Aquí vale todo, a propósito del nombramiento de Wert. Creo que voy a inaugurar una sección nueva que, de momento, quizá pueda llamarse Videopunch. Más adelante, ya veremos.


En poco tiempo habré almacenado y clasificado estos vídeos en mi página web que, aunque aún "en construcción" (como se dice en la ciberesfera) ya está visible: http://www.ramoncotarelo.com

domingo, 2 de agosto de 2015

Aquí vale todo.

Di que sí, Rajoy, que aquí vale todo.

Si tú has cobrado sobresueldos de procedencia dudosa durante veinte años. Si has incumplido todas tus promesas electorales y hecho lo contrario de lo que prometiste. Si nombraste ministra a una analfabeta funcional como Mato, incapaz de distinguir una aspirina de un todo terreno. Si estabas orgulloso de Camps. Si dijiste a Matas que harías en España lo que él en Baleares. Si animaste al presunto delincuente Bárcenas, compadre tuyo de sacrificios por la Patria. Si nombraste ministra a otra incompetente pero muy devota, que no sabía ditinguir a un trabajador de un parado o un inmigrante. Si hiciste ministro a otro beato algo fuera de sus goznes porque condecora trozos de madera policromados que él tiene por imágenes sagradas. Si también nombraste ministro a otro medio monaguillo misógino que se enfadó porque no pudo imponer por ley el cinturón de castidad. Si encabezas el gobierno más corrupto de la segunda transición. Si has reducido las pensiones de los jubilados, laminado las prestaciones a los parados, eliminado las subvenciones a los dependientes, puesto un IVA prohibitivo la cultura, esquilmado la educación pública, privatizado todo lo que podía rendir algún beneficio a tus amigos, allegados y a ti mismo. Si te burlas de los pensionistas con ese 0,25 % de subida, si te ríes de los funcionarios con ese falso 1% de aumento. Si todo eso y mucho más sucede sin que las protestas unánimes te hayan obligado a dimitir como hubiera hecho cualquier persona decente.

¿Por qué no vas a nombrar embajador en la OCDE al peor ministro de Educación de la democracia como premio por haber destruido el sistema educativo público y entregádolo a la Iglesia? Al fin y al cabo es un recio nacionalista español, puro especimen nacionalcatólico, con ribetes chulescos y fascistoides y con un corazón de oro para las corridas de toros a las que considera arte y obliga a subvencionar con cantidades millonarias de fondos públicos que nutrimos todos los contribuyentes. Los mismos dineros con que se lee va a pagar a este perfecto inútil (cuya única obra, la LOMCE ninguna autoridad educativa puede aplicar, ni las de su partido) un salario de 10.000 euros al mes más gastos de representación, un alquiler de 11.000 euros al mes, más coche, chófer, secretaria y dos personas de servicio. Los mismos fondos, aportados por los contribuyentes que sufragarán el salario de su esposa cuyos títulos, méritos y competencias para ocupar otro cargo en la OCDE son idénticos a los de su marido: ninguno.

Di que sí, Rajoy, mientras la nave vaya y la gente aguante, aquí vale todo y se pueden cometer estos abusos, estos atropellos, porque paga el generoso pueblo español, ese pueblo sumiso, callado, obediente, resignado, sin dignidad ni gallardía para sacudirse de una vez a esta banda de ladrones a la que a lo mejor vuelve a votar en una prueba más de enajenación y masoquismo colectivo.

Ese pueblo del que el poeta, con gran estro y escaso realismo y menos dotes proféticas, decía: "No soy de un pueblo de bueyes/que soy de un pueblo que embargan/yacimientos de leones,/desfiladeros de águilas/y cordilleras de toros/con el orgullo del asta./Nunca medraron los bueyes/en los páramos de España." Hoy medran no solo bueyes, también medran hienas, chacales, coyotes, cucarachas, buitres, sapos y sinvergüenzas franquistas haciendo lo que mejor saben hacer: robar.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Fundido a negro.

Se extingue la señal de la radiotelevisión valenciana. Si todavía no lo ha hecho del todo, se debe a la denodada oposición que han mantenido los trabajadores, cerrando el paso a la brigada del cierre que envió el gobierno de la Generalitat de madrugada. Pero es cosa de horas. Se extingue la señal y deja detrás una asombrosa saga de incompetencia, despilfarro, caciquismo, enchufismo, partidismo, corrupción y delincuencia. Una historia para leer y no creer. Un resumen del abismo a que pueden llevar casi veinte años de gestión disparatada con poder absoluto sin dar cuentas nadie.

La RTVV fue creación del primer presidente de la Generalitat, Joan Lerma, quien, probablemente, pretendería utilizarla en favor de su partido, el socialista, porque son raros los políticos que resisten esa tentación. Pero o no fue así, o lo hizo muy mal porque, habiendo comenzado la tele a emitir en 1989, en 1995 el PP ganó las elecciones por mayoría simple (Zaplana) y, desde entonces, no ha abandonado el poder al que llega ahora generalmente por mayoría absoluta, en buena medida gracias a la manipulación de la RTVV.

Efectivamente, los medios públicos audiovisuales eran una central de propaganda del poder autonómico, usados para ensalzar el gobierno del PP y atacar la oposición. Y gestionados como un cortijo privado de los jerarcas del PP, sin contar con el hecho de que, al parecer, también tuvieron cumplida función en un par de estafas de la Gürtel, incluida una estilo Rufufú, con la visita del Papa a Valencia. Así resultó que, en mitad de la crisis, el gobierno autonómico se encontró con un ente monstruoso, inflado, con más de 1.500 trabajadores, con un dispendio majestuoso en pagos a tertulianos y periodistas afines, todo lo cual disparó la deuda a más de 1.500 millones de euros, superior a la de todas las demás televisiones autonómicas juntas.

A todo esto, los equipos de la RTVV jamás protestaron durante los largos años de masiva censura y manipulación informativas, que llegaban al extremo de ocultar sin más hechos relevantes porque perjudicaban la imagen del presidente. No hubo un plante, ni huelga, ni siquiera queja. El espíritu de lucha retornó cuando se encontraron con que la Generalitat pretendía ponerlos en la calle. Lo cual debilita mucho la legitimidad de su protesta.

Y, sin embargo, es una protesta legítima: el cierre del Canal Nou es un ataque al pluralismo informativo, a la libertad de expresión y al derecho a la información. Representa el fundido a negro de las libertades en España. Un fracaso colectivo que, sin embargo, es un triunfo para la derecha. Nunca ha querido esta medios públicos de comunicación si no puede tenerlos a su estricto servicio, como sucede hoy con RTVE y la RTV de Castilla-La mancha. Por supuesto, si no puede controlarlos, los desmantela, los arruina (o los arruina y desmantela precisamente poniéndolos a su servicio, pues sus cuotas de audiencia son bajísimas) y argumenta que es preciso cerrarlos.

Fundido a negro.

Fundido a negro el país entero. La LOMCE es un fundido a negro de la educación pública. La reforma del Código Penal y las tasas judiciales son fundidos a negro de las garantías y los derechos de los ciudadanos, especialmente el acceso a la justicia. La monstruosa Ley Mordaza es un ataque a los derechos y libertades ciudadanas, una ataque al espíritu y la letra de la Constitución, los prolegómenos de una dictadura basada en la impunidad policial.

Fundido a negro de la democracia en España, substituida por un Estado policiaco arbitrario que abusa del poder para sembrar el terror entre la ciudadanía mediante una actividad represiva y confiscatoria. Algo totalmente inaceptable en Europa en el siglo XXI. Esa ley es, en el fondo, un estado de excepción que ya está aplicándose de hecho en las calles de las ciudades, antes de la promugación de la misma Ley. Los acontecimientos de ayer en Moratalaz en Madrid apuntan en la dirección de una progresiva fascistización de los poderes públicos que es forzoso denunciar en todos los foros internacionales.

O se detiene este fundido a negro o corremos peligro de que la democracia vuelva a ser un paréntesis en la historia de este sufrido país.

(La imagen es una foto de la NASA en el dominio público).

jueves, 3 de octubre de 2013

"Una empresa criminal".


Una empresa criminal es el calificativo de la acusación particular en el proceso a Fabra. Ya se verá lo que sale del juicio pero esa acusación refleja bastante bien las actividades presuntamente realizadas durante años, decenios, por este cacique, hijo y nieto de caciques, dueño y señor de Castellón, en donde hacía lo que le salía de ese atributo que él llama la pirula.

Innecesario acumular aquí las acusaciones que se hacen a Fabra, de todos conocidas, apabullantes, escandalosas: malversación, tráfico de influencias... Su biografía viene a ser como una pieza de teatro de Bertolt Brecht. Él mismo presumía a gritos de colocar a la gente a puñados según le salía de la pirula, supongo, votos agradecidos, decía. Llamaba hijo de puta al portavoz de la oposición. Le tocaba la lotería con la regularidad de las estaciones del año. Un tipo pintoresco, bravucón, mal hablado, faltón, que se creía con derecho a todo, hasta a construir un aeropuerto sin aviones sin duda por su santa pirula y que coronó luego con una estatua colosal a su propia persona, como si fuera Constantino. ¿Cabe imaginar algo más desaforado, más ridículo y necio que erigirse una estatua a sí mismo? Y con el dinero público.

Un personaje de sainete que, al parecer, no acierta a explicar su increíble enriquecimiento personal ni el de su esposa, de la que está separado actualmente, así como el otro matrimonio procesado, ambos en unos líos de divorcios y separaciones y sospechas de cuernos que deben de estar haciendo las delicias de las televisiones rosa caca. Dispuesto, además a seguir la saga Fabra en la persona de su hija, diputada en el Congreso y famosa por el muy fabriano ¡que se jodan!. Sobre todo por no tener la pirula de papi.

¿Cómo puede haberse dado un caso así en una país europeo del siglo XXI? En una gran nación. No es un caso aislado. Es regla. En todo similar a Baltar en Ourense, Matas en Baleares y muchos otros cargos, presidentes de comunidades autónomas que tienen enchufada a toda su familia hasta la tercera generación, alcaldes que contratan a sus hijos, hijas, cónyuges o a los del otro alcalde para que luego le hagan lo mismo. Es el propio Partido Popular que, a tenor de los papeles de Bárcenas, también puede considerarse como una presunta empresa criminal o asociación de malhechores. Es la mamandurria normal, los sobresueldos, los pagos en B, los diferidos, los finiquitos simulados, los gürteles, las adjudicaciones mangoneadas, la contratación de un ejército de asesores practicamente analfabetos pero cobrando una pastuqui. Es un mundo de corrupción que continuamente lo ensucia todo. La primera sesión del juicio de Fabra ya ha salpicado a Jesús Posada, el presidente/cancerbero del PP en el Parlamento como mediador o, cuando menos conocedor, del presunto delito del caso Naranjax. Curioso nombre.

¿O no era Fabra, al decir de Rajoy un ciudadano modelo y un político ejemplar? Para cuando estos ditirambos trinaban por las ondas, el tal Fabra ya era Fabra por los cuatro costados. ¿O también va a decir Rajoy que el de Castellón lo engañó, como Bárcenas? Sería hacer oposiciones a que le llamaran bobo solemne como él llamaba a Zapatero y con bastante más razón. Y, además, no es el caso. El caso es que Rajoy considera en efecto que Fabra, este Fabra, es un ejemplo y un modelo. Como Camps, como Matas, como Baltar. Es la empresa criminal. La asociación de cobradores de sobresueldos y repartidores de los caudales públicos por el afamado criterio que se atribuye a Baltar de si no eres del PP, jódete, estilo Fabra también. 

Lo de Quijorna es la excrecencia colorida de este mundo de mangantes.

jueves, 24 de enero de 2013

Amy Martin y la política del enchufe permanente


El caso de la Fundación Ideas toma rasgos carpetovetónicos clásicos. En la entrada anterior, Ideas de casquero, Palinuro decía: Pero queda algo por explicar y es lo verdaderamente importante. ¿Cómo podían pagarse 3.000 euros por columna? Ni que fueran las de Hércules. ¿Nadie objetó jamás a esa retribución tan manifiestamente exagerada? ¿O no se conocía? ¿Cuál es el criterio de retribuciones en un ente u organismo que se apresta a hacer un ERE?.

Entretanto, resulta que Amy Martin es el seudónimo usado por la mujer (o ex-mujer, que esto tampoco está muy claro) del director de la Fundación Ideas para colocar los articulitos por esos 3.000 €, según confesión lacrimógena y algo cursi de ella misma, en la que lamenta profundamente el trato que está recibiendo su marido, un hombre "honesto, trabajador y admirable" víctima, asegura ella, de un juego literario. Correcto, hasta aquí correcto. Un juego literario de 3.000€ por columna sin valor alguno en una fundación que tiene que despedir gente por ERE.

¿Quién decide en Ideas cuánto se paga por columna? ¿Con qué criterios? ¿Por qué se publica gratis en Público lo que se cobra a 3.000€ en otra parte? ¿Cuántas empresas o revistas pagarían 3.000€ por columna de Amy Martin? Puede ser que Mulas ignorase la identidad de Amy Martin. Pero ¿tampoco leía los artículos de la revista, ni se enteraba de cuánto se pagaba por ellos? ¿No se le ocurrió preguntar qué méritos la adornaban para cobrar medio millón de pesetas por columna? La Fundación que dirigía presume de altos niveles de calidad, exquisitez, excelencia. Palinuro tiene una cazurra desconfianza frente a esos embelecos pues cree que siempre que se invocan, ocultan enchufismo, incompetencia y caciquismo. Mientras no se pruebe lo contrario, este es un caso de manual.

La tal Amy Martin, según su página en Wikipedia, también es directora del Instituto Cervantes en Estocolmo.  Aquí se abre otro interesante episodio celtibérico: ¿cuándo fue nombrada y con qué criterios? ¿Quién nombra a los directores del Instituto Cervantes y qué procedimientos y baremos sigue?  ¿Nos apostamos algo a que es lo de siempre? El asunto tiene todos los componentes del enjuage enchufista hispano. No son solamente los peperos quienes enchufan a sus parientes, amigos y cofrades. Al parecer también se hace en el PSOE y eso es lo que está causando verdadero daño a la izquierda y a la democracia.

(La imagen es una foto de FICG.mx, bajo licencia Creative Commons).


jueves, 2 de febrero de 2012

La casta y la pasta

Tiene gracia la nueva versión del toro nacional adaptado a los tiempos que corren de predominio de la corrupción y el más puro bandidaje financiero. Tiempos que se redoblan ahora con el gobierno de la derecha cuyo ministro de Educación y Cultura ya ha demostrado la mucha que posee anunciando que vuelven los tiempos de las vacas gordas (y nunca más a cuento) para los toros o, mejor dicho, para los que hacen negocios toreándolos y matándolos para solaz de públicos de gustos refinados y exquisitos, como él mismo.

¿Por qué será que uno tiene la sospecha de que la llamada "fiesta nacional" forma parte de la tradición de una España que quiere ser eterna de insensibilidad, incultura, señoritismo, servidumbre, caciquismo, corrupción y miseria generalizada? Miseria material y miseria moral, que es tan mala como la primera o peor. La idea de que las corridas de toros tienen que ver con la cultura, que predican entre otros los señoritos de derechas, igual que los señoritos de derechas del nacionalismo catalán ensalzan los "correbous" (cuya única ventaja parece ser que no son españoles) parte de un concepto de "cultura" tan pedestre y rudimentario que también permite sostener que el soborno es asimismo una forma de cultura. Los pueblos mediterráneos..., ya se sabe... ¡ah, la picaresca, esencia misma de la cultura hispana! El cacique, el siervo y el toro, trinidad eterna de los páramos de España.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Fabracadabra: caciquismo morganático.

Según las crónicas, el todopoderoso cacique castellonense Carlos Fabra es un hombre dicharachero, sanguíneo, chistoso, aficionado a cenas y saraos, con un repertorio de canciones italianas de su juventud que entona en cuanto tiene ocasión, amigo de todo el mundo y conseguidor universal de la provincia. Quizá todo esto tenga su lado bueno, al menos para los beneficiados y clientes de tan singular personaje, pero en lo que hace al interés general y a la política local no puede ser más lamentable. El expresidente de la Diputación provincial, prácticamente hereditario de la dinastía Fabra, esta imputado por varios presuntos delitos fiscales hace más de seis años, en unos procesos rocambolescos que devoran jueces a la misma velocidad que los mercados las primas de riesgo. Todos los poderes del Estado, de la Comunidad y de la provincia aparecen congelados y distorsionados por una presunta corrupción que rodea la acción de Fabra. Una acción dictada, al parecer, por su discrecionalidad y su pintoresco carácter.

Según algunas voces, que Fabra haya construido e inaugurado a bombo y platillo un aeropuerto en el que no aterrizarán aviones es un escándalo que debiera eclipsar para siempre la figura del político del PP. Es no conocer a nuestro hombre quien, al parecer, tiene pánico a montar en avión. A cualquiera se le alcanza que el mejor modo de no sufrir el miedo a volar es que no haya vuelos, ni aviones. En ese aeropuerto sin aviones que, sin embargo, cuenta con un director que cobra un buen sueldo, solo aterrizarán halcones que no tienen miedo a volar.

Ayer mostró el gran Fabra quién manda en la provincia al conseguir que su novia sea nombrada vicepresidenta de la Diputación. Cuando los conservadores sostienen que la política de cuotas de género degrada a las mujeres seguramente quieren decir que la apropiada con vistas a la mejora de la condición femenina es la política conyugal o de pareja de hecho. No obstante es posible que la motivación de Fabra al conseguir este nombramiento haya sido ensalzar la figura de su novia, Esther Pallardó que, al ascender a la cúpula de la Diputación, pierde su condición morganática pues ya está al nivel del galán que canta canciones italianas de Adriano Celentano.

(La imagen es una foto de ppcv, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 13 de octubre de 2011

Oligarquía y caciquismo como la forma de gobierno actual de España.

La famosa obra de Joaquín Costa tiene más de cien años de edad, pero está tan fresca como el rocío del amanecer. En ella se explica con pelos y señales lo que el título reza. Con el agravante de que no consiste tan sólo en la opinión del gran publicista aragonés sino que, en un espíritu muy avanzado a su tiempo, se basa en un sondeo, en un formulario que se envía a unas 172 personalidades de la época sobre esta entonces -¡y ahora!- candente cuestión. Se preguntaba a la élite de la sociedad. Había literatos, políticos, abogados, pensadores, científicos, un obispo, una mujer y, supongo, un obrero, Pablo Iglesias. La mujer, doña Emilia Pardo Bazán, el 0,5 por ciento. Aquí algo sí ha cambiado. De los encuestados contestaron cuarenta y tantos y, con sus contradicciones, la conclusión es la de la memoria, que refleja la tesis de Joaquín Costa: el mal endémico de España, la razón de su decadencia son la oligarquía y el caciquismo.

Y siguen siéndolo. Las oligarquías están en los partidos (aunque no sólo en ellos; los banqueros forman otra y los jerarcas de la Iglesia) en cumplimiento de la ley de hierro de la oligarquía del socialista, luego fascista, Michels, según la cual toda organización tiende a la oligarquía. En el caso de los partidos salta a la vista contemplando la composición de sus órganos directivos y el reparto de los puestos electivos y los cargos públicos. La oligarquía tiene su centro de poder en el gobierno o en el gobierno en la sombra, sus huestes en las bancadas parlamentarias y sus cementerios de elefantes en el Senado o en el Parlamento europeo. El funcionamiento es oligárquico si bien es cierto que las élites circulan, como explicaba Pareto; pero circulan dentro del mismo hábitat ideológico.

El caciquismo está fuera de duda y no ha cambiado casi nada. Los caciques son, como sostenía Costa, las prolongaciones territoriales de los oligarcas centrales. Están vinculados a los partidos y tienen mayor o menor autonomía. Si nos atenemos a lo que él mismo declara de que no recuerda a cuánta gente ha colocado en los últimos doce años, no cabe duda de que Carlos Fabra expresidente de la diputación de Castellón, es un cacique. Si tenemos en cuenta que, según Rajoy, Fabra es un ciudadano y un político ejemplar para el PP es fácil concluir que el caciquismo es política oficial del PP. Así que Palinuro no ve de qué se extraña el personal cuando Monago, el presidente de Extremadura, coloca a sus allegados y a los familiares de sus altos cargos. El hombre hace lo que su partido propugna. Incluso lo hace en menor medida que el castellonense, probablemente porque, siendo Extremadura más pobre, también hay que ahorrar en los enchufes. Claro que tiene el perverso interés de que, entre los beneficiados de las mercedes de Monago, está el número tres de la candidatura de IU en las últimas elecciones. ¿Cabía alguna duda?

Oligarquía y caciquismo. ¿Para qué mencionar otras comunidades? Valencia, territorio Gürtel, es casi un culebrón; y las islas Baleares. De Galicia no hace falta hablar. Feijóo, más dinámico y moderno, ha dejado chico a Fraga. Y Madrid es el segundo territorio Gürtel. Y la Comunidad de Castilla La Mancha apunta maneras.

Costa decía que el tercer elemento, el lazo entre los caciques y los oligarcas, eran los gobernadores civiles. Esto también ha cambiado. Los gobernadores civiles han sido sustituidos por los delegados del Gobierno, unas figuras borrosas que suelen estar en territorio hostil y bastante tienen con mantener el puesto. Los verdaderos nexos entre oligarquías centrales y caciques son los presidentes de las Comunidades Autónomas que tienen una sorprendente tendencia a perpetuarse en los cargos, sean del partido que sean: Pujol, Fraga, Aguirre, Valcárcel, Chaves, Bono, Ibarra, llamados en unos casos "barones", en otros "virreyes". Algunos de ellos, en especial los que presiden comunidades con partidos nacionalistas, gestionan su propia red de caciques, que no coincide necesariamente con la central.

Efectivamente, don Joaquín, oligarquía y caciquismo. Y así no vamos a ninguna parte. Por eso hay que aplaudir el 15-0; grito de regeneracionismo.

(La imagen es una foto de Wikipedia, bajo licencia de Wikimedia Commons).

martes, 12 de mayo de 2009

Un ciudadano ejemplar.

Héteme aquí que el señor Carlos Fabra, presidente hereditario de la Diputación de Castellón, prohombre del PP, al que el señor Rajoy no hace mucho consideraba un ciudadano ejemplar pese a estar imputado en una maraña judicial de presuntos delitos, finalmente verá cómo se le incoa procedimiento abreviado en el proceso penal por el de falsedad en documento. Desde luego, si este hombre con tal historial y antecedentes es un "ciudadano ejemplar" es cosa de preguntarse qué sea para el señor Rajoy un granuja, un sinvergüenza, un delincuente.

Este señor Fabra es el que hace un par de meses ponía la mano en el fuego por el señor Camps quien, a su vez, aparece como sospechoso de otros presuntos ilícitos a cual más chusco, probablemente urdidos y realizados en comandita con su amigo el bigotes. Como esto siga de este modo van a acabar todos en el PP como San Lorenzo.

Lo que comenta todo el mundo es que estos indicios, sospechas, imputaciones, incoaciones por comportamientos presuntamente corruptos que atañen a un buen puñado de altos dirigentes y cargos del PP, no parezcan hacer mella en las intenciones de voto de los electores que siguen manifestando que votarán por él en las próximas elecciones europeas en mayor medida que por el PSOE.

Si esto es así, tampoco es tan raro y no creo que se trate de una peculiaridad de los electores de la derecha, como si estos fueran más correosos que los de otros partidos y dispuestos a tragar carros y carretas en corruptelas de sus dirigentes. En los años noventa del siglo pasado, las pruebas sobre los casos de corrupción en el PSOE eran abrumadoras. Y no solamente de corrupción económica con algunos pillastres como Roldán, Urralburu, Otano, etc, sino de terrorismo de Estado y, con todo, el PSOE ganó las elecciones de 1993 y perdió las de 1996 por unos míseros 300.000 votos después de catorce años de gobierno y tres mayorías absolutas seguidas.

No, parece que el electorado español no penaliza la corrupción. Hasta cabe pensar que la premia. Dada la peregrina cultura política de un país que no ve vituperable defraudar a la Hacienda pública, cuyas universidades pueden fichar como conferenciantes a mangantes empedernidos o cuyas televisiones contratan a sinvergüenzas de toda laya, no se ve por qué los votantes tendrían que tener repentinamente un comportamiento virtuoso y castigar en las urnas a un partido como el PP en el que no solamente parecen abundar los casos más clamorosos de corrupción y pillaje sino cuyos dirigentes se guardan mucho de sancionarlos como la ética democrática exige. Al contrario, no solo no lo hacen sino que los protegen y, encima, mienten asegurando lo contrario. Con motivo de las últimas imputaciones a destacados militantes del PP de la Comunidad Autónoma de Madrid, la señora Aguirre afirma que estos han abandonado sus cargos, pero eso no es cierto: han abandonado los cargos de nombramiento, pero no los de elección que son los que les permiten blindarse frente a la justicia merced a práctica del fuero parlamentario que Palinuro insiste en que habría que abolir, precisamente para evitar que pase esto, que se utilice para obstaculizar la administración ordinaria de justicia.

Volviendo al inefable señor Fabra y sus exquisitas maneras se recordará cómo en estas Navidades pasadas decía que, si le tocaba la lotería "Me sacaré la pirula y mearé en la sede de Izquierda Unida". No es muy edificante, pero es absolutamente verídico y da una idea bastante aproximada de qué tipo de políticos son populares en estas tierras indómitas de Giles, Roldanes, Naseiros, Juanes Guerra y demás elenco de la picaresca millonaria.

(La imagen es una foto de Periódico La Democracia, bajo licencia de Creative Commons).