Mostrando entradas con la etiqueta Confluencias.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Confluencias.. Mostrar todas las entradas

martes, 20 de septiembre de 2016

No estaría mal

La entrevista a Luis Villares, cabeza de lista de En Marea en las elecciones gallegas del próximo día 25 que aparece hoy en Público tiene mucho interés. Su punto central es el agudamente sintetizado en el titular: "Si En Marea gana en Galicia, no habrá terceras elecciones en España". A primera vista, este vaticinio parecería contradecir el post de Palinuro de ayer, Sin novedad en el frente por cuanto dice que el resultado de las elecciones gallegas tendrá una incidencia directa en la política española, al punto de evitar las temidas terceras elecciones. Palinuro sostenía que tanto las elecciones gallegas como las vascas del mismo día no alterarán la situación política general, de acuerdo con los vaticinios demoscópicos. Esto es, que los resultados autonómicos no posibilitarían (ni dejarían de posibilitar) unas u otras coaliciones electorales en el Estado. O sea, que estas elecciones están ya descontadas, son escaramuzas colaterales y no tendrán mayor relevancia.

Pero esa opinión quizá sea errónea. Hasta el domingo no lo sabremos. Palinuro podría estar equivocado. En realidad confieso que si la equivocación fuera en el sentido que señala Villares, esto es, que el PP perdiera la mayoría absoluta en Galicia, nada le agradaría más y lo celebraría con pitos y flautas. ¡El PP a la oposición en Galicia y los gallegos con un gobierno de coalición de izquierda En Marea-PSOE! Un sueño. Ojalá.

Villares hace otras consideraciones en la entrevista verdaderamente enjundiosas. Insiste en distinguir En Marea de Podemos y da a entender que el mando corresponde a En Marea frente a un Podemos más subalterno. Cualquiera que conozca la política en España y las naciones que alberga sabe el alcance de esta afirmación: en concreto que, si en Galicia pierde el PP la mayoría absoluta y cabe formar un gobierno de izquierdas, ese gobierno se formará porque la decisión será del sector por así decirlo "cívico" de En Marea y no de los seudobolcheviques de Podemos que tienen aquí una posición subordinada. Recuérdese que la formación del partido instrumental estuvo a punto de fracasar por la habitual intransigencia y arrogancia de Podemos y que, si se salvó, fue por la intervención del líder Iglesias en el último momento forzando una unidad de acción en contra de la voluntad diz que democrática de las bases y de los entes negociadores de su partido. De no pasar por el aro, Podemos se hubiera quedado fuera de En Marea y, aunque eso refleja mejor su voluntad permanente de dividir la izquierda que no puede controlar, hubiera descubierto demasiado su juego y lo hubiera llevado a la irrelevancia.

Así que, en efecto, es una muy buena noticia que en En Marea haya una voluntad mayoritaria de ir a una alianza de izquierdas y no la vieja obesesión comunista de acabar con el PSOE al precio que sea, incluso de gobierno de la derecha.

Una muy buena noticia que puede luego extrapolarse a la política del Estado en alas de un cálculo inteligente como hace el juez Villares: si hay alianza de izquierdas en Galicia, como de hecho ya la hay en Valencia, habrá gobierno de izquierdas en España. Es casi como un guiño dirigido a los analistas: si en Marea gana en Galicia, en las negociaciones para formar gobierno en Madrid Podemos pintará menos, será marginal la presión anguitiana del sorpasso y hasta es posible que manden a los que lo propugnan (con el sempiterno fin de impedir un gobierno de izquierdas) a escardar cebollinos, que ya va siendo hora.

Así que, en efecto, la entrevista tiene fondo y es muy interesante. Y ojalá se realicen los deseos del juez Villares. Tanto si la fuerza mayoritaria de la izquierda es En Marea como si es el PSGa. Los dos parecen tener claro que el objetivo esencial, fundamental, primordial de la izquierda en España ha de ser poner fin a este atropello, esta vergüenza de un gobierno de ineptos, presuntos corruptos y ladrones y franquistas.

De ser esto así, también Palinuro aplaudiría formar ese gobierno en España (pendiente de resolver el contencioso catalán según el ideario de la izquierda, con un referéndum de autodeterminación) y evitar así las terceras elecciones.

Pero, si no lo fuera, no se olvide. Las elecciones son el mejor modo de encauzar los problemas en las sociedades democráticas.

viernes, 3 de junio de 2016

¿Quién manda en Unidos Podemos?

Julio Anguita.

Parece mentira, pero es verdad. Mucho 15M, mucho asaltar los cielos, mucha nueva política, vieja casta, círculos, asambleas, transversalidad, para que, al final, venga este buen hombre, pecio de todos los fracasos, a impartir las órdenes. Fracasó con el Partido Comunista de España; fracasó con Izquierda Unida y solo tuvo éxito con la pinza de los años noventa, con lo que España disfrutó de ocho años indecibles de la derecha de Aznar que, gracias a esa alianza negada por los comunistas, pudo nombrar a Blesa presidente de Caja Madrid y, así arruinar el país.

Parece mentira, pero es verdad. Durante los primeros tiempos de Podemos, sus dirigentes rechazaban toda idea de unidad con los comunistas de IU a los que, con arrogancia fuera de lugar, llamaban "amargados", "pitufos gruñones" y lindezas semejantes porque los consideraban, con razón, unos fracasados. Tanto era así que muchos militantes de IU, seguramente los más ambiciosos o menos escrupulosos, se cambiaron de barco. (Por cierto, habrá que ver cómo se toman estos ahora la llegada de sus viejos colegas pitufos gruñones en este arco iris de la verdad y la novedad en marcha). Se abrigó la esperanza de que en Podemos hubiera la capacidad intelectual y el vigor teórico para articular una nueva izquierda incontaminada del anquilosado comunismo revanchista y la aburguesada socialdemocracia.

Esperanza defraudada. Bastaron unos resultados electorales mediocres el 20 de diciembre del año pasado  y unos sondeos que pronosticaban descenso de Podemos para que la organización corriera a ponerse a la órdenes de Anguita merced a las zalemas de Garzón. De nueva elaboración teórica aquí no hay más que unas nebulosas quimeras populistas sin fuelle. Ahora ya la duda se reduce a saber si de verdad pretendieron hacer algo nuevo y no pudieron o, en el fondo, sabían que estaban mintiendo y engañando desde el principio a la gente que esperaba esa innovación.

En realidad, esta izquierda solo tiene de nueva el hecho de que así la califica porque le da la gana y sin ninguna base de apoyo el señor Anguita. El mismo señor que los técnicos de imagen de Podemos quisieran mantener oculto pero a quien su enorme ego e infinita vanidad impiden quedarse en segunda fila e impulsan a la primera para que todo el mundo se entere de quién vuelve a mandar aquí. Porque basta con que Anguita formule un deseo, como que esta izquierda tenga mayor unidad tras el 26 de junio para que sus doctrinos en Unidos Podemos, Garzón e Iglesias, que cada vez se parecen más a Tweedledum y Tweedledee obedezcan al pie de la letra, hablando de una alianza estable para después de las elecciones.

A Anguita no le ha movido nunca otra cosa que un odio profundo al PSOE, el único partido de izquierda que ha gobernado en España en esta tercera restauración borbónica. Habrá gobernado bien, regular, mal o rematadamente mal, eso va en juicios de cada cual. Pero ha gobernado, cosa que no han hecho los comunistas de Anguita jamás, con lo cual pueden (y, de hecho, es lo que hacen) afirmar que ellos son "la verdadera" izquierda, la izquierda "transformadora", con tanto crédito como si dicen que son querubines con el alma transparente.

El único objetivo del verdadero estratega de Unidos Podemos es que no haya unidad de la izquierda. Consiguió cargarse el posible gobierno de coalición hace un par de meses y ahora mantiene la guardia para que no flaquee el propósito del sorpasso, de ganar al PSOE con el falaz argumento de que solo ganándole será posible una coalición; algo rotundamente falso. El único objetivo es liquidar al PSOE, es la revancha para este hombre que vive anclado en el pasado. Basta con escuchar sus obsesiones en esta entrevista, en donde sigue diciendo que el Partido Comunista debe continuar funcionando como motor de esta fábula porque los comunistas son los mejores. Quede claro. Es el único objetivo que tiene. No tiene programa (lo de "programa, programa, programa", bien claro está hoy, era un cuento); no tiene experiencia de gobierno; no tiene crédito; no tiene más que la intuición de que, con la nueva fórmula, ahora sí cabe engañar a la gente.

La fórmula consiste en que él pone el concepto y Pablo Iglesias la telegenia que, con todas las televisiones a su disposición, se le da de miedo.

Puede que esta vez le salga (en realidad, está desesperado porque sea así, ya que es su última oportunidad) pero también es posible y hasta probable, que de nuevo los de Podemos estén vendiendo la piel del oso antes de matarlo.

sábado, 23 de abril de 2016

La nueva vieja política

Que Anguita sea el faro, la luz que guía la singladura de esa nueva formación que los medios llaman emergente ya dice todo sobre su naturaleza y carácter. Un hombre que lleva cuarenta años en política erre que erre y jamás ha hecho otra cosa que fracasar, se postula como el visionario del triunfo. Y la tropa de anguitillas que tiene en Podemos lo sigue con los ojos cerrados. Muy, muy cerrados. Igual que sus molleras. 40 años destruyendo las posibilidades de la izquierda a la que llama transformadora como podía llamarla golondrina porque nunca ha transformado nada. Alguien que jamás ha tenido una sola idea, salvo destruir el PSOE, dividir la izquierda y conseguir, en su mejor momento, que Aznar y los jenízaros del neoliberalismo llegaran al poder.

Ese fichaje inenarrable, en realidad, dibuja la claudicación de Podemos. Los que iban a revolucionar el campo trillado de la política y sus trampas maniqueas de derecha/izquierda no tienen discurso o tienen una melopea pedante copiada de los sudamericanos. Los que traían en sus mochilas una izquierda nueva, a imagen de los soldados de Napoleón el bastón de mariscal, una izquierda distinta, no contaminada con los partidos viejunos, los comunistas y los socialdemócratas, se ponen en manos de los comunistas, esos camaradoskis que siguen hablando como los apolillados leninistas. Los que iban a asaltar los cielos ahora se contentan con un 20% del voto y, como las gallinas en el corral, se pelean por unas décimas arriba o abajo. Los que iban a echar a la casta y limpiar los establos del Rey Augías con el poderoso río de su retórica revolucionaria andan escudriñando los sondeos y se queman las cejas viendo si d'Hondt los pondrá por delante o por detras de Sánchez, Pérez o López y están en la política de cabildeos, comisiones y comités. En el compadreo de los cargos, los puestos o los enchufes.

Anguita es el referente intelectual de los revolucionarios de parterre, unos anguitillas que todavía no ha explicado exactamente en qué es referente este prodigio de la más huera incompetencia; qué libro, que teoría, que propuesta o idea incorpora esa referencia. Por más que se busque toda la aportación intelectual de este ampuloso ergotizador lo único que aparece es esa jaculatoria de "programa, programa, programa", versión secular del sanctus, sanctus, sanctus, dominus meus sabaoth de la eucaristía.

En realidad, ni Anguita ni los anguitillas sirven para nada. Ni para aprender algo tan elemental que avergüenza recordarlo: que en democracia, la política que solo se hace a la contra no prospera; la política del rencor y el odio no funciona. Eso solo funciona en las dictaduras. La política nazi contra los judíos funcionó, según sus sangrientos criterios. Una política consistente tan solo en ir contra el PSOE y buscar su sorpasso, pero sin tener ninguna propuesta positiva en sustitución de la socialista, salvo quítate tú para que me ponga yo,  no funcionará. La gente no es tonta.

En democracia no se resta; se suma. Pero no mecánicamente, como creen los estrategas de Podemos, sino dialécticamente y de eso, es obvio, no tienen ni idea. Asustados de ver que el partido morado se desangraba en intención de voto y que la IU de Garzón mantenía un millón de electores, los de Podemos decidieron dar la vuelta a la situación, hacer realidad el sueño de su jefe intelectual, Anguita, arrebatar al PSOE la hegemonía de la izquierda a base de sumar más votos que aquel. Y para ello calcularon que, si se juntan las siglas, se juntarán los electores por la misma razón por la que, si juntamos las cañadas, juntaremos los rebaños.

Es verdad que, en su marasmo, dirigido por una especie de Golem de Rubalcaba, el viejo PSOE puede acabar devorado por Podemos. Pero eso no es tan fácil, sobre todo si, para ponerlo en práctica se procede a una ocultación de las siglas políticas de partida, una ocultación del Partido Comunista de España y una ocultación de Iquierda Unida (IU). Porque toda la pelea por la fusión gira en torno a qué hacer con las siglas, esas de las que tan orgullosos están, pero en la intimidad de cada cual. La mala fe se denota en que tratan de presentarse al electorado con un nombre nuevo que oculte la presencia de otras opciones en su seno. Ignoro si los votantes de Podemos sabían que votaban al PCE igual que los del PCE si sabían que iba a votar a Podemos, pero les interesa saberlo. Lo contrario, en el fondo, es una estafa. Y más que una estafa: ¿qué es eso de presentar una opción "asamblearia", estilo 15M, cuyo corazón es otra jerárquica, como IU cuyo corazón, a su vez, es el PCE, un partido que, en el fondo de su alma es totalitario? Un evidente intento de engaño. Porque, si no quisieran engañar a la gente, habrían disuelto las organizaciones ocultas. Pero no pueden hacerlo porque se basan en ellas para engañar.

¿Que tiene de izquierda engañar a la gente?