Mostrando entradas con la etiqueta Corona.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Corona.. Mostrar todas las entradas

lunes, 4 de abril de 2016

Los Borbones y sus aficiones

El padre del Rey tiene, según la revista Forbes, una fortuna de 2.000 millones de dólares cuyo origen no ha explicado, caza elefantes en Botsuana, mantiene pabellones de caza que pagamos todos y relaciones con princesas que también pagamos todos. La hermana del Rey está metida de hoz y coz en un asunto de mangoneo de pasta pública por un tubo protagonizada por su marido y del que ella era la primera en beneficiarse. La tía del Rey ocultaba una fortuna en Panamá, paraíso fiscal y no explica si declaró ese dinero a la Hacienda de su país por el que todos los Borbones, de sobra lo sabemos, se han sacrificado siempre. No hay más que verlos.

¿Y tienen ustedes alguna duda de por qué los republicanos queremos una República? Para que dejen de tomarnos por idiotas esta manga de apandadores y de reírse de nosotros mientras nos despluma.

Por supuesto El País de hoy, ni palabra de la Infanta Mercedes en portada. Y el PSOE de Sánchez, si acaso, contribuirá a desviar la atención pública de los reyes.

Los siervos protegen a sus reyes, que les escupen encima.

Los ciudadanos queremos nuestra República.

viernes, 12 de febrero de 2016

La Monarquía choricera

Así como hay repúblicas bananeras, los sistemas políticos comparados comienzan a admitir un nuevo tipo de monarquías, las monarquías choriceras. Las repúblicas del banano viven de cultivar y exportar este sabroso fruto. Las monarquías choriceras, de la elaboración de este típico embutido españolísimo, orgullo de la raza y adorno de la buena mesa, desde el menestral a los reyes.

Las increíbles andanzas del presunto chorizo Urdangarin y su esposa, la infanta Cristina, vinculan a la Casa Real con el pantano de corrupción, latrocinio y basura moral que impera en España bajo el dominio de los dos partidos dinásticos. Más con el PP, desde luego, porque a la derecha le tira la majestad y el oropel; pero el PSOE no le anda muy en zaga, enfangado en la actitud cortesana y lacaya que le han impuesto sus secretarios generales, especialmente el monárquico Rubalcaba. 

El juicio está revelando la insólita aventura de un vividor confiado, seguro de sí mismo por su condición de yerno del Rey anterior y cuñado del actual, Felipe V + I, "el Preparado", un  sinvergüenza apuesto que vio enseguida el negocio de impresionar a un puñado de paletos estilo Matas y otros de su condición, pasándoles por los morros sus privilegiadas relaciones y poderosísimos contactos. Lo mismo que, al parecer, también había puesto en práctica en Valencia con otro puñado de palurdos, Camps, Barberá, etc, a los que deslumbraba con la idea de que el Rey hablara con ellos o les hiciera algún otro señalado favor como cuando el Rey Sol premiaba a algún cortesano preferido autorizándolo a limpiar el real culo cuando SM hubiere aliviado el intestino. 

Porque toda esta trama de corrupción y saqueo del erario descansa sobre la absoluta entrega de estos plebeyos imbéciles, trastornados por los efluvios de la realeza. Los efluvios a lo Rey Sol. Basta con ver cómo había decorado Matas su palacete para percatarse de que se trata de un majadero que había llenado la casa con adornos de un "todo a 100" pero a 100.000. 

La realeza es la cúpula de la aristocracia y la aristocracia debiera ser, como su nombre indica, el gobierno de los mejores. Innecesario decir que es el de los peores. El Rey reinante, el "Preparado", trata de mantener una figura presentable en una familia impresentable: su madre es una beata reaccionaria a la que no se le ha oído jamás nada que tenga el menor interés; de su otra hermana, la infanta Elena, es mejor no hablar; y su padre, el Rey dimisionario, concentra en su persona todos los vicios y defectos que la amarga experiencia del país acumula sobre los Borbones: perjuro, mujeriego, disoluto, infiel, tarambaina, inculto, todavía no ha dado explicación del origen de su fortuna, calculada por la revista Forbes en 2.000 millones de dólares. 

Por supuesto, Monarquía choricera que se sostiene en el silencio cómplice de la clase política española, dispuesta a ocultar toda información relevante a la ciudadanía. Especial mención merece la cobardía de una izquierda, olvidada ya de su republicanismo y dedicada a adular servilmente a estos sujetos que no sirven para nada y ni siquiera son capaces de dar un mínimo ejemplo de mesura, consideración o buen gusto.

miércoles, 13 de enero de 2016

¿A quién está juzgándose en Mallorca?

Este país tiene una deuda inmensa con el juez Castro, ese hombre que, en cumplimiento de su deber, ha instruido la causa cuya vista oral se inició el lunes y en la que, entre otros acusados, se sientan en el banquillo una infanta de España y su marido. Es fácil intuir las inmensas presiones que ha debido resistir ese  representante del Poder Judicial, viendo el papelón que en la primera sesión de la causa estuvieron haciendo el fiscal y la abogada del Estado, empeñados en apoyar a la defensa de la infanta para exonerarla contra viento y marea.

Sí, el país entero debe un homenaje al juez Castro. La base de la civilización es la justicia y la base de la justicia, la independencia y la honradez de los jueces. De cada juez.

Porque no solamente el fiscal y la abogada del Estado defendían a la acusada. Todo el establecimiento mediático, todos los publicistas del régimen, que son muchos y muy bien pagados, todas las fuerzas vivas del orden y la tradición, apoyan que se otorgue a la infanta un trato de privilegio porque, en el fondo, no creen que la justicia deba ser igual para todos.

Sin embargo, el problema no es si esta señora es acusada, juzgada y condenada o no. Aunque parezca mentira, es lo de menos. Su importancia personal es cero. De hecho la Casa Real ya la ha despojado de su título nobiliario y la ha arrojado de su seno, que es como desnaturalizarla.  No, el problema no es ella personalmente, sino lo que representa. Ella no es más que un cortafuegos. De lo que se trata es de eliminar la posibilidad de que la incriminación llegue más arriba, a su hermano, a su padre, a la Corona, a la institución monárquica. Porque, aunque las magistradas ya hayan rechazado dos veces la petición de que Juan Carlos I y Felipe VI comparezcan como testigos, sus nombres seguirán apareciendo, las peticiones seguirán produciéndose y de ellas se harán eco los medios extranjeros.

Por mucho que pretendan evitarlo, en el banquillo de la Audiencia de Mallorca no se sienta sola la infanta de España. Se sienta, se quiera o no, la sombra de su padre (presente en la sala como el espíritu del padre de Hamlet) y el actual Rey en efigie. 

Se sienta la monarquía.

viernes, 6 de marzo de 2015

La princesa está contenta.

¿Qué tendrá la princesa? Sencillo, una promesa de que en unos días podrá vestirse un lujoso trajecito y ser el centro de la atención en una ceremonia que no entiende ni puede entender, pero que le han dicho que es muy importante. Y, como se lo han dicho sus padres, en quienes ella confía ciegamente, como buena hija, no duda de que lo será. Sea lo que sea, la culpa no será suya.
 
Va a integrarse ya totalmente en una secta religiosa en la que ingresó en el bautizo y la comunión, dos ceremonias que oficiaron por ella pues ella no tenía uso de razón ni libre albedrío. Por primera vez en su vida va a recibir en su cuerpo la carne y la sangre de su Dios bajo la forma milagrosa de una hostia consagrada. ¿Y quién ha metido estas estupideces en su cabeza?  Obviamente sus padres, en uso de su derecho paterno que no es tan bestia como el de la familia romana (cuyo pater podía vender un hijo como esclavo, por ejemplo), pero tampoco se le aleja mucho porque si vender como esclavo un hijo está mal, esclavizarlo espiritualmente a la estupidez para siempre incluso puede ser peor. Pero tienen derecho. Allá ellos con su conciencia, si es que la tienen y no se la administra el cura de turno. Como si quieren educar a sus hijos en la fe de Krishna o en la mormónica o en las prácticas vegetarianas o nudistas. Nada que objetar.

Pero estos padres no son unos padres cualquiera, sino los reyes de España. Lo que ellos hacen tiene una extraordinaria repercusión. La prueba es que una noticia que afecta a su hija es noticia antes de ser noticia, para regalo de las publicaciones de los infragéneros del corazón y prensa lacaya en general. Los reyes son pieza esencial del poderoso engranaje del  abuso y secular opresión de la oligarquía nacionalcatólica española sobre este triste pueblo, que todavía no ha conseguido liberarse de estos parásitos a pesar de haberlo intentado un par de veces. Es el círculo vicioso del atraso español: gobiernan los curas porque los gobernados quieren. Parece mentira, pero es así.
 
En un Estado aconfesional, el Jefe del Estado es muy libre de practicar un culto u otro o ninguno. Pero no como Jefe del Estado, sino como ciudadanos privados, Felipe y Letizia. Pero insistir en que este sea así no solo es iluso sino hasta un poco ridículo. Imposible evitar que en una sociedad mediática deje de funcionar el negocio de la publicidad y la propaganda sobre el que la Iglesia ha montado siempre el suyo: la ostentación, el lujo, el boato. Dios está con nosotros y el Rey nos obedece. Y la prueba la tienen ustedes en el Boletín Oficial del Estado (esa muestra de la racionalidad moderna) en el que un ministro del Rey ordena a los españoles que crean que su dios ha creado el universo, entre otras necedades.
 
Ignoro lo que pensará esta pareja pero, según todos los indicios, nada. Lo suyo es representar un papel, dejarse llevar por razones y criterios ajenos, carecer de propios. Adaptarse a lo que les dicen y hacer y decir lo que les ordenan en nombre de una interés superior de España que no existe ni ha existido nunca porque esta oligarquía de chupacirios, explotadores y vendepatrias jamás se ha ocupado para nada del bienestar, los derechos y las libertades del pueblo.

viernes, 26 de diciembre de 2014

De no creerlo.


Este debe de ser el tercer o cuarto apunte sobre el discurso del Rey que sube Palinuro. Su opinión ha quedado bastante clara: Felipe VI, Preparao, es más de lo mismo. Más y de lo mismo que su padre quien, luego de una vida regalada, disfruta de una jubilación de ensueño con unos buenos capitales que ha ahorrado como una hormiguita y de los que no da cuenta a nadie. Más y de lo mismo. Si acaso, más soso, con menos experiencia y algo más bobo, que ya era difícil y dicho sea con todos los respetos a la institución real antes de que venga el de la cachiporra con su Ley Mordaza a poner al pobre Palinuro una multa de 600 millones de denarios. Más soso, más bobo y con menos experiencia; nada que no pueda subsanarse con el tiempo en los próximos cuarenta años con que este joven Borbón pretende deleitar a su amado pueblo.

Además del estilo inconfundiblemente borbónico, el monarca ha recitado ce por be y punto por punto el discurso triunfalista que le ha apañado el presunto cobrador de sobresueldos, okupa de La Moncloa, sobre sus habituales patrañas: la corrupción es atosigante, sí; pero gracias a los esfuerzos del principal responsable político de esa misma corrupción, será erradicada sin contemplaciones. La crisis fue muy dura, pero ya es historia, gracias a la gestión de este gobierno todo él encomendado a la intercesión de la Virgen del Parto Feliz. Cataluña anda tonteando con la idea de la independencia pero la abandonará de inmediato cuando sepa cuán cara es al corazón del Rey y, sobre todo, cuánto la aman los gobernantes que anhelan "españolizar" a sus nens. La democracia está firme, rozagante y tranquila, como lo demuestra el proyecto de Ley Mordaza gracias a la cual nadie podrá elevar el tono de voz so pena de paliza policial, identificación de lo que quede y multa al canto a los despojos.

La única diferencia entre este discurso del Rey y la habitual farfolla del presidente es que el Monarca no tiene que leer de los papeles. Lee en el teleprompter.

Para su gran pasmo Palinuro comprueba que la recepción del discurso real en lo medios ha sido de alegría, contento y algazara. En los medios y en los partidos. Al parecer en todos. Probablemente no hemos escuchado el mismo discurso o sí lo hemos hecho, pero con distintos oídos. Lo cual debe tranquilizar a la Corona. Porque lo importante no son las indudables bobadas que Felipe soltó sino la capacidad de la miriada de intermediarios y comunicadores de convertirlas en profundas y oportunas reflexiones. Así se forma una opinión pública informada y crítica.

Cómo sería la cosa de abyecta en el juicio de las reales tonterías que el elemento más crítico fue un editorial de El País con el muy significativo título de Buen discurso, pero... , pero, vamos, que le faltaba alguna precisión sin mayor importancia. En el resto, al parecer, coincidencia de criterios. Según el mismo diario, todos los partidos, PP, PSOE, UPyD y hasta Podemos  aplauden el debut de Felipe VI. Parece que el único algo más crítico, atinadamente crítico, ha sido IU. Pues muy bien, damas y caballeros, que los dioses les conserven el juicio y la capacidad de entender a qué altura debe estar el discurso de un Jefe de Estado a la población y no las divagaciones del chico de los recados de un perillán que lleva tres años desgobernando el país y mintiendo a todo el mundo.
 
De no creerlo, pero cierto.

lunes, 10 de febrero de 2014

WikiLeaks filtra la conversación entra la Infanta y el Rey.

Palinuro recibió ayer un what'sApp de su amigo Julian Asange: "Pali, cliquea en el archivo adjunto. Hemos pinchado a la Infanta hablando con el Rey". Y tal cual:

- ¿Qué tal ha ido todo, hija? Dicen que no has contestado a casi nada, que te has hecho la tonta.
- Ya sabes que se me da muy bien. Pero sí he contestado algunas preguntas.
- ¿Sobre qué o sobre quién? No sería sobre mí, ¿no?
-Claro que no, papá. ¡Si estabas mirándome desde el cuadro que presidía la sala!
- Eso es lo esencial.Yo no sabía nada. Nada de nada
- Bueno, me preguntaron por qué le dijiste a Iñaki que se apartara de Nóos en 2007.
- Sí, para el caso que me hizo... ¿Qué les has dicho?
- Que fue por razones de estética.
- Es que tu marido es muy feo. Con esa cara de lechuguino de pueblo y vendedor de crecepelo...
- No empieces, papá. Sabes que lo quiero, que me casé por amor, que solo veo por sus ojos.
- Calla. Es un inútil y un mastuerzo. ¡Mira que dejarse pillar! 
- Mala suerte, caramba. No todo el mundo tiene tu experiencia.
- ¿Qué quieres decir?
- Lo sabes de sobra. Iñaki solo quería imitarte. Su única falta fue seguir tu ejemplo.
- Ten cuidado que esto está todo intervenido. Me fío menos de estos gobernantes de derechas que de los de izquierdas.
- Pues no me calientes. A ver ¿qué ha hecho Iñaki que no hayas hecho tú? Si hasta estuvo tonteando con esa marujona amiga tuya.
- ¿Lo ves, Cris? Un mastuerzo. Nunca supo cuál es la función de un plebeyo frente a un Rey.Y con un gusto deplorable.
- Pues anda que el tuyo... Por cierto el juez me preguntó también por el préstamo de 1,2 millones que me hiciste. 
- Y que veo en globo.
- Le dije que eres paciente y esperarás a que lo devuelva. 
- Ya, al paso que van las cosas, lo doy por perdido.
- ¿De verdad? No me lo digas dos veces, que te tomo la palabra. Ahora andamos un poco apretadillos de dinero. Los abogados dicen que lo he hecho de cine y no he de temer nada. Un mal trago. Un trámite enojoso, y se acabó.
- Ya veremos, ya veremos. Ojalá. Si es así te perdonaré el resto de la deuda.
- Claro que será. Me aplicarán la doctrina Botín.
- ¡Botín! ¡Ese sí que es un leal vasallo! Claro, el dinero, la clase, en fin... ¡Un adelantado! Pero no sé yo. Está el pueblo soliviantado y los medios solo quieren escándalos para vender.
- Si Botín se libra, me libro yo. O todos o ninguno.
- Hay que confiar en los banqueros y en los empresarios. Son los que controlan a los periodistas por la barriga. Y también a casi todos los políticos (siempre hay algún friki), que es gente escurridiza, falsa. Te descuidas y te clavan un rejón.
- Tranqui, papá, está todo controlado. El fiscal es de los nuestros. Y los medios te comen en la mano.
- Los de aquí. Los de fuera echan bombas. El cuento de la democracia y el Estado de derecho y esas cosas. Menos mal que estos patanes no saben inglés. Y el que menos, el berzas de Rajoy.
- No haber empezado tú, que a veces pareces un rojo: "la ley es igual para todos, la ley es igual para todos". ¿A quién se le ocurre?
- Había que decir algo, mujer.
- Menos mal que los abogados son unos soles. Sobre todo ese amigo tuyo, Roca.
- ¿Verdad que sí, Cris? Y eso que es catalán. Hasta entre los mercaderes hay caballeros.
- Y muy listo.
- Cierto. Hizo la Constitución.
- Desde luego. Es al que se le ocurrió que me hiciera pasar por tonta.
- Que se te da muy bien.
- ¿Ves? Ya empiezas otra vez.
- Pero si lo dices tú misma.
- Es verdad. Solo he cometido un error.
- ¿Cuál? 
- Dejar que Iñaki hiciera frente a la situación él solo. Tenía que haber salido yo, diciendo que cumplía mis órdenes.Porque a la vista está: el verdaderamente tonto es él.
- Ya te lo decía yo, hija...

domingo, 9 de febrero de 2014

La estética.

Motivos de "estética" aduce la Infanta al responder a la pregunta/dinamita de por qué el Rey ordenó a Urdangarin dejar Nóos en 2007. Y el periódico entrecomilla el término, como si le pareciera impropio. Como si al tomar la decisión, el Rey solo quisiera quedar bien, guardar las apariencias, pura forma. Pero, en realidad, la Infanta, que no es tan tonta como se hace, aduce la estética como cuestión de fondo, dentro del juicio estético kantiano, que es el juicio del gusto, intuitivo, subjetivo, empírico, incomunicable y que excluye todo entendimiento previo. Dicho en castellano castizo: el Rey ordena a Urdangarin dejar algo acerca de lo que ignora todo. No es encubrimiento, ni complicidad; es estética. ¿Ven como no es tan lerda?

La estética, ya en ese sentido más liviano y callejero estuvo presente a lo largo de una jornada que ha sido como una catarsis nacional. Sonrisas, elegancia, compostura, restricción, palabras mesuradas de la defensa. Solo el abogado de la acusación popular las piaba (en el moderno sentiduo de tuitear) que todo estaba siendo un escándalo y la Infanta contestaba una de cada veinte preguntas del juez Castro. Por lo demás, casi un rigodón. La tempestad, por dentro.

Estética en la escenografía. La sala, presidida por un retrato del Rey en cuyo nombre se administra la justicia. La justicia del Rey se aplica a su propia familia de la mano de un juez de aspecto algo tosco que monta en una scooter. Hay algo extraño en todo ello. La Infanta ha declarado en defensa propia frente a la justicia de su padre. De todas las complicadas relaciones entre hijos y padres que el psicoanálisis ha clasificado, esta queda fuera de catálogo. ¿Acaso la justicia del padre puede ser justa? Bueno, pero se trata de la institución y de su valor simbólico. Es una cuestión estética.

Esta sobreabundancia de estética hace más patente la falta de ética. Viene así a la memoria el recuerdo de otro tiempo, también de conflicto (¿cuándo no?) en el que el profesor de Estética de la Universidad de Barcelona, José María Valverde, al abandonar su cátedra en solidaridad con los expulsados Tierno, García Calvo y Aranguren, dejó escrito en el encerado algo perfectamente aplicable hoy día: nulla estetica sine etica, ergo apaga y vámonos.

Eso es. Si no hay ética, no hay estética y, si el Rey ordenó a Urdangarin dejar Nóos, pudo ser por salvarse a sí mismo.

sábado, 8 de febrero de 2014

No es la Infanta. Es la Monarquía.

Ya tiene morbo, ya, la declaración judicial de la Infanta. Fuerzas de seguridad movilizadas al efecto. Todo tipo de medidas extraordinarias. Probablemente no pueda ser de otra manera, dada la condición de la declarante, que suscita mucho interés público y la atención de los medios nacionales e internacionales. Ahí es nada ver a un miembro de la realeza declarando ante un juez en vía penal. Si, en lugar de tratarse de doña Cristina de Borbón y Grecia, fuera doña María de Tal, nadie se daría por enterado, exceptuados, quizá, los familiares directos de la señora  de Tal.

Exactamente, razona la doctrina oficial en nuestro Estado de derecho. La ley es igual para todos. Lo dijo el Rey y se cumple precisamente en una allegada suya.

Pero es inútil ignorarlo. La comparecencia de doña Cristina es un terremoto político. Se miden los metros que ha de recorrer hasta la puerta del juzgado de instrucción, se describe su atuendo, se hacen cábalas sobre su comportamiento; los periódicos vienen llenos de artículos y columnas, ponderando unos u otros factores; las tertulias no dejan aspecto por considerar. Como es lógico. La infanta Cristina no es doña María de Tal; es la hija del Rey y declarará en una sala presidida por el retrato de su padre, en cuyo nombre se administra la justicia.

Y todo esto, ¿por qué se da? Porque el problema no es personal de la Infanta. Es un problema institucional; es el problema de la Monarquía. El establecimiento sostiene que no hay tal y pretende desvincular el destino de doña Cristina del de la Corona. Por establecimiento podemos entender los partidos dinásticos, los medios de comunicación y diversas asociaciones de distinta índole pero políticamente muy influyentes, como la iglesia, la asociación de la banca o las patronales. Era muy de ver cómo Rajoy reafirmaba su fe en que la Infanta resultaría inocente. Igual que lo es el cerrado silencio de Rubalcaba, convencido de que, cuanto menos se hable, mejor para la Monarquía.

Pero es un empeño imposible debido, sobre todo, al comportamiento del mismo monarca en los últimos años. No es cosa de hoy. Han estado ocultándolo pero, al final, la información ha aflorado por eso, por las meteduras de pata del Rey, quien ya se vio obligado hace unas fechas a un lamentable acto de contricción público. La bajísima valoración ciudadana de la Monarquía es un hecho prolongado en el tiempo. Si se le añade la peripecia de la hija, la institución recibe un golpe mortal.

¡Ah, pero eso es injusto! razona el legitimista. No puede hacerse al padre responsable de las presuntas fechorías de la hija. ¿No? Dejando a un lado la fuerte sospecha de que el matrimonio de los duques de Palma no haya hecho otra cosa que lo que ha visto en la Casa Real desde siempre, queda por salvar el importante obstáculo de que la Monarquía es una institución familiar. Todos sus miembros tienen asignadas funciones protocolarias y, como acabamos de ver, también un salario, nada desdeñable, por cierto.

El monarca parlamentario, recuerdan todos los tratadistas políticos, no tiene funciones ejecutivas sino meramente ceremoniales, honoríficas, simbólicas, representativas, mediadoras. Se ha perdido el carácter feudal de su origen pues ya no es quien puede obligar a la obediencia a sus vasallos por ser el señor más fuerte, el más poderoso. Ya no es el señor de la guerra, el monarca absoluto, aquel cuya legitimidad consistía, según Hobbes, en garantizar la seguridad de sus súbditos. Eso se ha acabado. Vale. Pero, si seguimos estirando de Hobbes, encontramos una conclusión sorprendente: si el monarca no puede garantizar la seguridad de los súbditos, pierde todo derecho y quizá hasta la cabeza, como pasó con Carlos I Estuardo. Del mismo modo, lógicamente, si el Rey no puede garantizar el cumplimiento de sus funciones honoríficas y simbólicas, ¿no pierde su derecho también? En el fondo, el derecho preeminente de la familia a reinar se basa en su carácter ejemplar. El mismo Rey dictaminó que el comportamiento de su yerno no lo fue. Ahora se encuentra con que los tribunales de justicia pueden decirle lo mismo de su hija.

¿Y su propio comportamiento? ¿Ha sido siempre ejemplar?

Ese es el problema. Muy endemoniado. No es muy seguro que la Monarquía aguante la situación de una Infanta condenada por los tribunales. Pero, por otro lado, los ímprobos esfuerzos por salvarla a toda costa solo pueden ir en detrimento de la institución. Remito a una entrada de hace unos días con el título de Salvar a la Infanta y hundir la Monarquía.

No es la Infanta. Es la Monarquía.

lunes, 27 de enero de 2014

Salvar a la Infanta y hundir la Monarquía.

Corren todos, cortesanos y obsequiosos, a proteger a la infanta Cristina. Los ciega el servilismo, disfrazado de preocupación por la salud del Estado. Y van en tropel, probos funcionarios, ilustres abogados, fiscales, ministros, el presidente del gobierno y el augusto padre de la imputada. Este último podría quedar exonerado en vista de su condición paterna. Tengo para mí que un rey no puede anteponer el interés de su familia al de la justicia y el Estado. O quizá no deba. Pero el Pater familias es una institución sacrosanta y la paternidad, una condición inconmensurable. La biológica, desde luego, porque, como se ve en lo que hace el padre de la Constitución, Roca Junyent, la metafórica es de otra naturaleza, mucho más elástica.

Pero los demás, ¿qué pintan acorralando, acogotando al juez Castro? Es un espectáculo bochornoso. Creen estos consocios que el interés de la Infanta es superior al del Estado y dan por supuesto que todos pensamos como ellos. Invocan la razón de Estado, se sienten importantes y no reparan en el absurdo de una razón que se somete a la suerte procesal de una imputada por el hecho de ser de sangre real. Demuestran que para ellos en España hay dos justicias: la del príncipe y la del pueblo. "No, no", dicen escandalizados, "al revés. Queremos que la Infanta tenga las mismas garantías que un ciudadano común y no se la penalice por ser quien es". Dejemos de lado la inepcia del argumento, al parecer del fiscal Horrach. O no es penalizar (en el sentido de penalizar en exceso) o el "ser quien es" es irrelevante. ¿O quiere decir Horrach que no se la puede penalizar (en el sentido de penalizar con justicia) precisamente por ser quien es? El problema no es quién sea, sino qué ha hecho. A eso se atiene, como debe, el juez Castro y nadie tiene derecho a enmendarle la plana. Se le puede recusar en persona o recurrir sus decisiones; pero no se puede interferir, decirle lo que tiene que hacer; no cabe glosar o interpretar sus preguntas ni imponerle cómo debe decidir. Eso es ir contra la independencia del poder judicial.

Si fueran menos obtusos se darían cuenta de que, procesalmente hablando, la verdadera garantía de la infanta Cristina es el juez Castro que le da la oportunidad de explicarse en público, para que brille esa inocencia de la que tan convencido está el presidente del gobierno. Y hasta ha tenido el gentil detalle (que no todos le han aplaudido) de no grabar en vídeo la declaración sino solamente en audio. La feroz presión en torno al instructor (que llega, incluso, a sembrar rumores, claramente conminatorios, sobre su posible substitución) solo demuestra el temor, por decirlo suavemente de que la interesada no sea inocente. Y, entonces, ¿qué?

Entonces a ver cómo se evita que la Infanta arrastre en su caída la institución monárquica, ya muy tocada del ala por múltiples razones, unas conocidas y otras atisbadas y protegidas por los restos del acuerdo del establecimiento de dejar al margen la Corona. Precisamente por eso, argumenta el bloque pro-infanta, es preciso evitar que se la procese, dado que es inocente, como bien sabemos de antemano. Y ello sin contar con que no cabe aplicarle el procedimiento redentorista que emplea el gobierno cuando los condenados también son de su querencia pero plebeyos: se los indulta. ¡Ah! Es impensable verse obligados a indultar a la Infanta.

¿No se dan cuenta de que la segunda opción es más dañina aun para la Corona? Liberada la Infanta mediante cualquier artimaña procesal de alguno de los cerebros que en este momento trabajan a contrarreloj por dar con ella, la opinión pública la declarará unánimente culpable. Las dos opciones son destructivas de la institución, pónganse vuecencias como se pongan. Pero la primera tiene algún elemento más a su favor: la Infanta da la cara, la Monarquía da la cara y cumple la ley que impone a todos los demás.  Seguiría siendo cierto aquello del Rey abajo, ninguno.

¡Qué cosas tiene este Palinuro! Claro, es republicano. 


miércoles, 8 de enero de 2014

La fiebre del oro o Todo por la Pasta.

El dinero, la pasta, la pastuqui. El oro es lo esencial, la razón misma del existir.

La Patria, la Nación, la gran Nación, la Constitución, la democracia, el Estado de derecho, el Parlamento, lo Justicia, la Corona, la dinastía, la unidad de las tierras y los pueblos, la Iglesia, la reevangelización de España, la libre empresa, la competitividad, la productividad, el ahorro, la prosperidad, el bienestar, el lugar de España en el mundo. Palabras lanzadas a diario a los vientos, repetidas sin parar por los publicistas y propagandistas de este pintoresco país mientras quienes las pronuncian se llenan los bolsillos desaforadamente por todos los medios: malversan, estafan, defraudan, se apropian indebidamente, cometen delitos societarios inimaginables y expropian y expolian hasta los sectores más indefensos, por ejemplo a los negratas de Nicaragua.

Hasta 1,8 millones de euros, según parece, estafó el grupo de presuntos corruptos valencianos más o menos orientados por Blasco, que se sentaba -y se sienta, si no me equivoco- en las Cortes valencianas, estando imputado en la causa y con una petición de once años. ¿No dijo hace unos días Rajoy al director de El País que no había un solo imputado con cargo en el PP? Es decir, mintió. Pero eso ya es hábito en el presidente. Imputados, encarcelados, racistas e ignorantes. En Nicaragua la población mayoritaria es blanca o mestiza.

Lo que más gracia me hace es la noticia de que este tal Blasco -factótum del PP valenciano- empezó en política en la extrema izquierda. Como tantos otros. Fascinante esto del transfuguismo. Siempre por pastuqui, por supuesto. ¿Cuánto? Eso ya depende de lo afortunado o lo sinvergüenza que sea el tránsfuga. A algunos de estos elementos de la extrema izquierda o la izquierda, pasados al PP, he escuchado en tiempos condenar a los socialdemócratas como "vendidos al capitalismo". Así que ahora no puedo evitar la curiosidad por saber cuántos izquierdistas de hoy que vociferan contra el PSOE por ser "la misma mierda" que el PP, estarán mañana en las filas de este. Por pastuqui, no se olvide. Por pastuqui.

¿Qué ha movido a Urdangarin y la Infanta a hacer lo que supuestamente han hecho? El desaforado amor a la pastuqui. Un verdadero frenesí que estupidiza. Porque, ¿qué necesidad tenían estos dos de pringarse, si lo han hecho, cuando conseguían lo que querían? Enchufes y empleos fabulosos, casas de ensueño, estancias en donde quisieran. Pero no es bastante. La codicia es una enfermedad del espíritu. Emborracha, ciega, hace perder el mundo de vista y lleva a la perdición.

Porque esa otra recua de presuntos mangantes, todos en la cárcel, pendientes de entrar en ella, paseándose por los pasillos de los juzgados, los Bárcenas, Correa, Díaz Ferrán, Matas, Blesa, Camps, Barberá, Fabra, Baltar (sin olvidar los compadres del PSOE de Andalucía y los de la UGT), son como los extras del mangoneo. Plebeyos, a veces rufianes, advenedizos, empresarios fulleros, todos a forrarse, tarea en la que algunos han mostrado verdadera maestría. La complicada trama de corrupción que, al parecer, montó Correa y estuvo años funcionando es casi una obra de arte del delito: la mezcla de venalidad de los cargos políticos en la administración, la vanidad y codicia de los dirigentes, con la endemoniada habilidad del pillastre, le permitió disponer de un partido y varias administraciones públicas para perpetrar sus presuntos latrocinios, en los que está pringado todo quisque. Su botón de gloria fue la boda del Escorial, una cita de aquelarre de un buen puñado de golfos, un esperpento que algún día tendrá su Valle-Inclán.

Por último, la cerrada defensa de la Infanta en la que forman frente común el ministerio de Hacienda, la fiscalía y todos los medios sin contar, claro está, la Casa Real, que se expresa por oráculos, no pretende salvar a Cristina de Borbón, sino al Rey. Si la Infanta es procesada, obviamente el monarca quedará salpicado. Sin consecuencias penales porque es irresponsable, pero con otras políticas abrumadoras. Consecuencia de esa fiebre del oro.  La sospecha de que las supuestas fechorías de Urdangarin y señora eran conocidas, si no alentadas, por el suegro y amantísimo padre, en un pintoresco affaire de alcoba no es ningún dislate de mente calenturienta. El juez se interesa por el préstamo de 1,2 millones de euros del Rey a su hija. Pero eso son ya cuantías menores. Tras la reiterada promesa real de transparencia ahora corresponde pasar a los hechos.

El Rey debiera haber aclarado ya si es cierto o no que posee una fortuna astronómica, en dónde está y cómo la ha conseguido.  Algo menos que esto no es de recibo.

Mientras tanto, recuérdese, el gobierno ha congelado el salario mínimo en 645,50 euros mensuales. Es decir, lo ha bajado,

martes, 7 de enero de 2014

Borbón rima con...

El yerno está imputado por estafa y mangancia. Aprovechándose de la confluencia astral entre unos años de dinero fácil y unos políticos en Baleares, Valencia y Madrid (Matas, Camps, Barberá, Gallardón, etc.) tan paletos como estúpidos, este pájaro estuvo supuestamente expoliando durante años el erario público mediante empresas que no eran otra cosa que tapaderas de sus presuntos latrocinios.

La hija, cónyuge del anterior, ahora también imputada por participar, según parece, en el supuesto negocio delictivo del marido. En un principio se quiso hacerla pasar por tonta, condición verosímil y no infrecuente entre los Borbones, pero no ha habido suerte. Sus presuntos delitos de colaboración son demasiado escandalosos y el juez no ha tenido otro remedio que dar el paso, incluso con la feroz oposición de la fiscalía. 

El Pater Familias, el hasta ahora intocable Juan Carlos I de Borbón, bien pudiera haber sido quien dio el ejemplo a esta pareja de espabilados que, en realidad, quizá no hayan hecho otra cosa que lo que han visto. Aunque la gran capacidad comunicadora/intoxicadora de la Casa Real es conocida, como lo es el espíritu servil de los medios en España y la falta de dignidad de su estamento intelectual, la burbuja de intangibilidad de que gozó la Monarquía durante la transición, el cuento de hadas tejido a lo largo de los años por los lacayos de la pluma y la palabra, se han venido abajo con estrépito en el último lustro.

Ahora todo el mundo sabe que este Rey campechano, además de un mastuerzo, poseedor de una incultura enciclopédica, es un viva la Virgen, juerguista, reiteradamente infiel a su pareja, aficionado al lujo, a los deportes caros, al despilfarro de coches, buques, cazas. Todo el mundo lo ha visto cazando elefantes en el África, mientras era presidente de honor de WWF, lo cual da una idea del valor que este menda da a su palabra. Y últimamente todo el mundo también se ha enterado de que, al parecer, tiene una fortuna (probablemente fuera de España, en algún paraíso fiscal, como cualquier dictador africano) de orígenes desconocidos y que la Casa Real, a pesar de sus reiteradas promesas de transparencia, no ha aclarado.

Es decir, el prestigio de la Casa Real, de la familia real y del Rey en concreto se ha venido abajo. Mejor dicho: está abajo, en donde hubiera estado desde el principio de no haber contado la Corona con la abyecta colaboración de empresarios, periodistas, comunicadores, curas e intelectuales, empeñados en ocultar la verdadera naturaleza de esta institución parasitaria, dedicada al saqueo de los recursos públicos.

No son asuntos íntimos; no son cosas de familia que deben quedar exentas del escrutinio público. La monarquía es un régimen de carácter familiar y los reyes no tienen intimidad salvo, quizá, la de la alcoba (y siempre que sea con el cónyuge legitimo) y el excusado. Para el resto, una persona que, como dice la Constitución, es "inviolable y no está sujeta a responsabilidad", no puede tener esfera privada.

La institución monárquica, restaurada por el genocida Franco y entregada en manos de esta pandilla de presuntos mangantes, debiera hacer un prudente mutis por el foro y dejar paso a una República, último régimen legítimo de la historia de España. El asunto es moral, de negra honrilla, de dignidad colectiva. Tiene poco que ver con la conveniencia y el pragmatismo chato de los políticos que sufrimos.

La mencionada capacidad de comunicación e intoxicación de la Corona es extraordinaria. Barruntando lo que se venía encima y, como ya contaba con la fidelidad ciega de los franquistas y la iglesia gobernantes, puso cerco al principal partido de la oposición y en un quítame allá esas pajas, se ganó la entusiasta adhesión a la causa monárquica del secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien, como a Matas, Camps, Barberá o Gallardón, se le hace el culo gaseosa cuando el Rey le pone la mano en el cogote.

Pues a ver cómo consigue ahora este españolazo defender a ojos de los militantes de su partido (la mayoría, honrados trabajadores de convicciones republicanas) que lo socialista es seguir sosteniendo a esta pandilla de supuestos chorizos como la jefatura de Estado de una país democrático.

lunes, 6 de enero de 2014

Felicidades, Majestad.



Ayer cumplió usted 76 años, de ellos más o menos 38 sentado en el trono. Cuando en 1969 el dictador Francisco Franco lo nombró a usted "sucesor a título de Rey", Santiago Carrillo, que no era un profeta, lo bautizó como "Juan Carlos el Breve". Y ya ve, lo ha sobrevivido. Tierno Galván, que era más culto y avisado, se acordó de cuando Calígula nombró cónsul a su caballo. El VP tenía su mala uva.

Esos 38 años se le han pasado como un soplo. Comenzó usted su reinado en una posición ciertamente desairada, habíéndose saltado la legitimidad dinástica, que correspondía a su padre, y de la mano de un general felón y dictador de quien se negó siempre a hablar mal pues, entre otras cosas, juró fidelidad a sus inenarrables Principios del Movimiento Nacional. Luego dio usted una larga remontada al socaire de algunas circunstancias felices y un acuerdo tácito en el ámbito público español, especialmente los medios, pero también la Academia y el establecimiento intelectual de que no se menoscabaría el prestigio de la Corona ni del Rey bajo ningún concepto. Sobre el Rey, chitón.

Quizá no fue una decisión acertada porque, habiéndose encontrado a cubierto del escrutinio público, acabó usted por no calibrar bien las consecuencias de ciertos actos o, como diría ese pueblo del que se siente usted tan cercano, se creyó que todo el monte es orégano. Y no lo es. Se acostumbró usted mal. Y no ahora; hace ya mucho tiempo. Ese es el problema al ir a recomponer el honor perdido.

Las turbulencias en que se ve envuelta la Corona en los últimos años no son el consabido hecho aislado y no tocan a sectores ajenos a su real persona. Al contrario, reflejan comportamientos dudosos, vituperables, reprochables, muy sostenidos en el tiempo. Y no solo de los parientes sino de la figura egregia del monarca. Lo que el pueblo ve es que un Borbón es siempre un Borbón en punto a comportamiento licencioso y los borbónidas, agnados o cognados, una pandilla de pillastres. Hay ya una sabiduría convencional acuñada según la cual es usted conocido como Campechano. Incluso se han hecho pujos de colocar a Sofía un papel de Reina dolorida sufriente que no prospera porque María de Las Mercedes de Orleans y Borbón dejó la marca de ñoñería muy alta y, además, era una niña.

A la gente no le gusta nada el tufo a corrupción que despide la Casa Real. Un realista lo encontraría absurdo. ¿Acaso no es la corrupción la tónica general de la política española? ¿Por qué no la Corona también? Precisamente porque es la Corona, supongo. A la gente no le gusta enterarse de que su monarca tiene una fortuna que diversas fuentes cifran en más de 1.000 millones de dólares, sobre la que reina el secreto, empezando por el modo en que pueda haberla amasado, si lo ha hecho. Y, si es así, prefiere que no se lo cuenten. Si se cuentan estas cosas, el asunto tiene muy difícil arreglo.

En estas condiciones, es hoy tarea ardua volver el lustre a la monarquía. La Corona empezó su andadura mal, se recompuso, obtuvo altos índices de aprobación y simpatía y ahora, según los datos de todos los barómetros, se hunde en el desprestigio. Y cuanto más bracea por emerger, más se hunde. Suplica la Casa Real que se cierre ya la instrucción del caso Noos porque, dice, está siendo un martirio. Paso en falso. Algo muy frecuente en usted, que no solamente mete la pata física sino también la verbal. Que el Rey le diga al juez que espabile no solamente es una insigne torpeza, sino una necedad. Porque si mañana el juez imputa a la Infanta, puede que la instrucción se cierre volando pero la Corona no va a ganar para sustos.

En su mensaje de Nochebuena vino usted a decir que no piensa abdicar. Es una opción en una situación endemoniada porque, si se va usted, el marrón se lo come Felipe, si me permite la licencia; y, si no se va, se lo come usted sin garantías de que no haya para Felipe también. No será Palinuro, correoso republicano, quien ose aconsejar a usted nada en ese lío. Pero está usted en un lío.  Y, con usted, el país, en manos de unos gobernantes y políticos de Estado que, aparte de sus muchos otros desmerecimientos, simplemente no dan la talla. Profesionales de la representación (en los diversos sentidos del término), son burócratas del poder, ya no tienen fuerza, ni ideas, ni propuestas; escasamente comprenden el mundo en el que viven, más allá de sus despachos y poltronas. Efectivamente, se han apoltronado. Claro, son 25 años de actividad (o inactividad) pública.

Pero usted lleva 38. No sé cómo va a salir de esta cuando parece que, como le ocurrió a su abuelo, ha perdido la estima de sus súbditos.

En todo caso, felicidades por el 76º aniversario. 

(La imagen es una foto de Darco SalamancaBlog.com, con licencia Creative Commons).

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Cómo engañar a la tropa.

Tan esperados como el discurso Nochebuena  eran los comentarios de habituales opinantes en los medios. Madre mía. No hablo de los del batallón de húsares del Rey pues esos, ya se sabe, levitan con su palabra. Entre los demás, satisfacción generalizada. Mejor o peor, un monarca en su sitio, realista (en el sentido filosófico, no del blasón), centrado, oportuno, moderado, con sus toques de atrevimiento. Alguno incluso lleva su fascinación al extremo de hablar de una giro a la izquierda. Eso es fe. Fe de Jingle bells. Majestad, os los habéis metido a todos en el bolsillo.

¿A todos? Bueno, no a todos. Siempre hay por ahí algún descreído, escéptico y hasta cínico contumaz que critica acerbamente las manifestaciones reales. Tomo como ejemplo ese cascarrabias de Arturo González quien pone al Rey, con razón, de chupa de dómine por haber pronunciado un discurso que califica de inútil. Inútil para González y para Palinuro y para más gente aunque, según se ve, no tanta, pues muchos parecen haber encontrado en él solaz y consuelo. Pero no inútil para el gobierno.

Lo primero, lo más evidente, lo palmario de este discurso es que el Rey no ha dicho ni dejado de decir nada que no diga o deje de decir Rajoy. Es un discurso de Rajoy punto por punto y coma por coma. Del Rey no hay ni las buenas noches. Hasta el lema preferido del presidente, España es una gran nación, salió a la palestra. Verdad, Juan Carlos se lo atribuyó a su hijo. Estaría bueno que citara a Rajoy como fuente. El Príncipe de Asturias también lo va soltando por ahí por órdenes estrictas del gobierno. Padre e hijo son presas de un presidente que, como Napoleón en Bayona, les dicta lo que tienen que decir y hacer, sin permitir ni tanto así de autonomía. Y esta es la realidad del discurso borbónico: una pieza censurada al milímetro por el gobierno. Puede que esta derecha no gobierne; puede, incluso que esté cometiendo todo género de irregularidades; pero lo que tiene muy clara es la necesidad de la propaganda, de controlar los mensajes que llegan a la ciudadanía, adoctrinar en todas direcciones. La expresión tampoco es de Rajoy, sino que la tomó del título de un libro de Mayor Oreja. ¿Está claro? La fuente de inspiración última, el soplo de la musa del soberano viene de Mayor Oreja.

El Rey se ha mostrado modesto. Ciertamente. No está el horno para bollos, con una monarquía desprestigiada, en manos de unos medios de comunicación públicos y privados que el gobierno controla y pueden llegar a ponerse muy desagradables si les da por meterse con la Corona. En cualquier momento un juececillo de tres al cuarto le imputa a la hija. Y él, además, no puede ni tenerse en pie. No es para salir sonriendo. Es una modestia impuesta por las circunstancias. En ese estilo un poco délfico, el buen hombre asume someterse a las pautas de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad, como si no las hubiera reclamado ayer y siempre. "A partir de ahora seré transparente". Cosa tampoco cierta, pues sigue sin saberse el monto real de su fortuna.

Con todo, es la única referencia a la corrupción (palabra no pronunciada) que aparece personalizada. Es trago amargo a estilo Bayona. Hay otra alusión a la "falta de ética" o algo así, achacándosela a toda la sociedad y evitando escrupulosamente cualquier asociación de ideas por remota que sea entre esa falta de ética y el gobierno. Si acaso, la vida pública y los dirigentes. Lógico. Aquel, como sabe todo el mundo, está elaborando fórmulas para purificar la cosa pública, castigar los desmanes y hacerlo todo transparente. No va a dejar que el Rey se vaya de la lengua.

¿Y qué me dicen de esa afirmación como al desgaire de que España se observan indicios de recuperación que se están empezando a ver? Eso es Rajoy en estado puro. Igual que la referencia a la reducción del paro como única forma de salir de la crisis, algo que el presidente repite sin cesar. Por no hablar de ese tributo o saludo o recuerdo entrañable del monarca a los emprendedores y trabajadores autónomos, dos entes de razón de la derecha con los que espera reabsorber el desempleo al igual que aspira a la colaboración de la Virgen del Rocío en tan titánica tarea. Nada que no diga Rajoy. Este también se lamenta por la suerte de los más golpeados por la crisis y dice sentirlo mucho. Pero asegura al tiempo que, si perseveramos y estamos unidos, saldremos de esta, pues de otras peores hemos salido. ¿Quién habla, el Rey o Rajoy?

Hay un párrafo real casi insultante: Gracias, en definitiva, al conjunto de los ciudadanos por vuestro ejemplo de responsabilidad y de civismo en tiempos ciertamente diifíciles. Traduzco: gracias por ser dóciles y aguantar carros y carretas. Aquí Rajoy es menos iluso. Aunque también da las más efusivas gracias al pueblo español por su mansedumbre, como no se fía, tiene preparada una Ley Mordaza y dispone de una policía pertrechada hasta los dientes para machacar toda protesta y a la que paga suculentos suplementos de "productividad", supongo, por apalear ciudadanos.

Y, por supuesto, la monserga de la unidad, verdadera obsesión del discurso. Unidad para salir de la crisis, para regenerar éticamente la vida pública y unidad para preservar nuestra diversidad que tan ricos nos hace. Unidad para hacer frente a quienes, malvados, hablan de la decadencia de nuestra sociedad y de nuestras instituciones que, como puede verse mirando la que él encarna, gozan de envidiable salud. Unidad de los espíritus (pues nunca se habla de territorios ni pueblos ni, por supuesto, se nombra ningún otro gentilicio que el de "españoles") que se reconocen respetuosamente como diferentes, pero unidos. Unidad a la sombra del respeto a las reglas del juego aprobadas por todos, coronado con un concluyente Esta es una verdad incuestionable que debemos tener muy en cuenta. ¿Esta entendido o tiene que salir Rajoy a explicarlo? In-cues-tio-na-ble.

Lo único taxativo es que el Rey no abdica. En esto coinciden la voz y el mando. El Rey no quiere abdicar pues, ¿a dónde irá que más valga? Rajoy no quiere al rey abdicado porque prefiere lo malo conocido a lo bueno, etc. Comunidad de intereses y colorín colorado.

Hay quienes ven señales para el optimismo en este discursillo del Rey y no una prueba más del estrecho, asfixiante, control que el gobierno de la derecha ejerce sobre todas las instituciones, empezando por la más alta magistratura del Estado. Deben de ser los mismos a quienes Gallardón y Wert se la pegaban haciéndose pasar por derecha civilizada. Unos linces.

(La imagen es una foto de La Moncloa aquí reproducida según su ”aviso legal”).

viernes, 5 de julio de 2013

Su Majestad el Rey de España


"Al Rey la hacienda y la vida se han de dar; pero el honor es patrimonio del alma y el alma solo es de Dios", dice el bueno de Pedro Crespo, ese Pedro Crespo que habita en el corazón de todos los españoles. El honor. He ahí la piedra en la que tropieza la raza. Otras naciones, también defensoras de ese preciado bien, no han tenido inconveniente en renunciar a él, en ser alevosas, felonas, traidoras, por creer que les iba en ello la supervivencia. Pero no los españoles. ¿Felones? ¿Traidores y alevosos los españoles? Jamás. Pueden haber sido crueles, depredadores, genocidas, tiránicos. La furia española viene de antiguo. Pero lo han sido por razones nobles. Antes de nada, el honor.

La monarquía, otrora justificada en el poder de las armas directamente blandidas por los monarcas en los campos de batalla, descansa hoy exclusivamente sobre el respeto, sobre el honor. Al extremo de que este la define cuando se dice que es una magistratura honorífica, cosa que tampoco asusta mucho pues suele matizarse como meramente honorífica. En todo caso, honra, honor, ejemplo, virtud (incluso la "virtú" maquiavélica, que viene de la "areté" griega), elegancia y liberalidad. Eso es lo que la Monarquía exige de y para sí misma.
 
Pero no es lo que procura. La dinastía de los Borbones está tachonada de comportamientos vituperables, ya considerados como hereditarios. Algunos ejemplos sobresalen: Carlos IV y Fernando VI fueron, entre otras cosas, felones y traidores, entregando la corona a Napoleón. De la Reina Isabel solo se conocen desatinos, libertinajes y puro delirio. Alfonso XIII creía que la sociedad estaba compuesta por caballos y militares y el resto era carne de cañón.

El actual en el oficio nunca estuvo muy sólidamente anclado en el corazón de sus súbditos. Las derechas no eran monárquicas sino franquistas y las izquierdas, ya se sabe, de la casta de Caín republicano. La distinción que muchos hacían (al parecer por prudencia) al afirmar que no eran monárquicos, sino juancarlistas, pretendiendo ser pragmática, era una afrenta a la esencia misma de la Monarquía pues reducía la figura del Rey no a la del sucesor dinástico (que, de todos modos, tampoco lo es) de la Corona, sino a la de un vulgar caudillo de origen cuartelario. Un Rey nombrado por un militar.

Una pléyade de intelectuales y comunicadores ha elaborado una especie de leyenda, legitimando la figura del Rey -y, de paso, de la Monarquía- por su valor instrumental. La Monarquía ha sido el medio utilizado por los dioses para devolver la democracia y las libertades y derechos a los españoles. El Rey es la transición misma; la democracia; el Rey es el cambio. ¡Viva el Rey! Es posible pero, si lo ha sido, fue como heredero y albacea de Franco; no como su opositor y alternativa. Tanto es así que hay quien dice que fue Franco quien trajo la democracia a España pues él ya sabía que el Borbón sería felón, como un Juliano, y haría lo contrario de lo que había jurado hacer. Suena algo a fábula pero he leído y oído cosas peores. En todo caso, aquí se quede la cuestión de la legitimidad de origen de la monarquía juancarlista, terreno propicio y muy sugestivo para los debates de expertos en estas cosas de la realeza.

El caso es que la Monarquía, la Corona, el Rey, Juan Carlos y su familia, llevan unos años dando tumbos cuesta abajo a toda velocidad en la estima de los ciudadanos. Los datos que ofrecen los barómetros del CIS, mantenidos en el tiempo, con consideración negativa hacia la Casa Real deben de tener a esta en permanente estado de aflicción que se añadirá al martirio que sufre con el procesamiento del duque rampante. Ya el empleo del término denota que, a la vejez, el monarca borbonea. El sentido en que se emplea aquí "martirio", es el popular, el folklórico que tanto aman los Borbones, el que apunta al sufrimiento (generalmente de amores), al tormento. Pero martirio no es eso, sino que se refiere a una inmolación gozosa que de sí mismo hace el creyente a mayor gloria de Dios y recompensa suya. Y no veo a Juan Carlos con una palma; más bien con muletas, mudos testigos de sus desvaríos.

Y ahí es donde la dinastía se ha precipitado en el abismo del desprestigio y el deshonor. La opinión, supongo, estará dispuesta a pasar por alto algún que otro desliz. Al fin y al cabo, todos somos humanos y del Rey suelen decir los papanatas que es una persona normal, como tú y como yo. Pero hay fuerte sospecha de que no es un desliz sino un comportamiento general, continuado y normalmente criticable, cuando no reprochable. Es imposible que la opinión pública pase por alto tantos osos, elefantes, miles de millones de fortuna según Forbes, tratos poco claros con la Hacienda pública, amigas íntimas de próxima residencia, yernos presuntamente hampones, familiares con dimes y diretes, yates, intervenciones poco afortunadas o directas meteduras de pata diplomática y de las otras. La caída de la imagen del Rey -de quien todo el mundo se acuerda cuando algún mandatario dimite, incluso aunque sea Papa, para recomendarle lo mismo- ha arrastrado a la institución. El otro día, el público del Real silbó y abucheó a la Reina. No a la Reina con Wert, cosa comprensible, sino a la Reina sola. El espejo de la discreta y sufrida dama que lleva con dignidad tanto ultraje se ha quebrado. Ni la Reina suscita respeto. Aquí el honor cuenta poco.
 
Lo dijo Ortega, ¿no? Pues ya está. Y tal.

(La imagen es una foto de Wikimedia Commons, bajo licencia Creative Commons).

domingo, 5 de mayo de 2013

El Rey no piensa abdicar.


Pues claro que no. Ni se le pasa por la cabeza. Ayer el Rey se asomó a nuestras plebeyas vidas mostrándonos un día normal en la vida de un monarca que vuelve del estado de postración al puente de mando, decidido a darlo todo por España, a liderar una cruzada contra la gran lacra de nuestro tiempo: el paro. No tiene la menor intención de abdicar, sépanlo todos en la corte, especialmente el heredero que ya se ve entrando en la cincuentena dedicado al cultivo de orquídeas.

Los medios señalan que el barómetro del CIS, habiendo preguntado de nuevo por la popularidad del soberano, ha registrado unas calabazas. El prestigio de la Corona está bajo mínimos. Los mismos medios especulan que la TVE, con su reportaje, se constituye en gabinete de imagen del Rey y lo justifican aludiendo a su supremacía institucional. Al fin y al cabo, es el Jefe del Estado. Pero, al tiempo, el reportaje habrá sentado fatal en la Moncloa pues transmite la idea de que el poder moderador tiene que intervenir ante el desbarajuste actual del que hay que responsabilizar en único lugar al gobierno. Es posible que la Corona lave su mancillado prestigio, pero es a costa de mancillar el del primer ministro que ya carga con la mota Bárcenas, cuyo nombre no se atreve a pronunciar pero cuya sombra lo persigue por donde va. .

Con todo, es posible que la nueva política de imagen de la Corona no sirva de gran cosa porque esta ha pasado una raya roja muy peligrosa en la opinión pública. El desprestigio afecta a las personas de la Familia Real, incluido el Rey, y las hace objeto de chirigotas e irrisión. Cuando los gobernantes son objeto de chanzas y burlas, se les ha perdido el respeto. De las cuatro parejas que componen la Real Familia (la de los reyes, la del príncipe heredero y las de las infantas) no se sabe cuál sea más pintoresca y literaria: Juan Carlos vive Los idilios del Rey mientras Sofía escenifica La dama de Shallot en el Támesis; el infeliz Felipe cree representar Pigmalión, la infanta Elena Mesas separadas y Cristina, Arsenio Lupin, caballero ladrón. ¿Quién puede tomarse en serio a estos personajes en busca de autor? Aquí haría falta una mezcla de Suetonio, Valle Inclán y Charles Bukovsky.

Una vez que la gente cree saber que el Rey tiene un affaire extramatrimonial estable; que no está claro si el coste adicional del affaire también recae directamente sobre el erario público; que en sus ratos de ocio, que son muchos, se entretiene cazando elefantes, como si fuera el primer Roosevelt o como Tarzán de los monos; que ha amasado una fortuna ingente sin que consten fehacientemente los procedimientos; una vez que la gente sabe todo eso es imaginable cómo recibirá la noticia de que el Rey se propone liderar un gran frente en contra del paro. Él, que no tiene dificultad alguna para colocar a todos sus parientes y en envidiables posiciones en las que, además de levantarse una pasta, pueden añadir unos flecos a través de actividades delictivas si les da la ventolera. Los reyes no se andan con pequeñeces y él, en concreto, es inviolable.

Ciertamente, el Rey no piensa abdicar. El ejemplo del Papa no vale. A Dios lo que es de Dios y al César, etc. Y luego, ya más en nuestro campo, vamos a ver, aquí, ¿dimite alguien alguna vez? Hace falta pillar a un político con los bolsillos llenos de cucharillas para que admita culpabilidad y aun así dirá que se las ha metido la oposición.  "Majestad", recuerda algún cortesano movido de amor a la institución, "cada vez le pitarán más en las finales de fútbol". Es posible pero a eso están acostumbrados los Borbones. Tengo leído en alguna parte que la primera pitada que cosechó la Marcha Real fue en un encuentro internacional en Barcelona en 1925 en el que, sin embargo, se aplaudió el God save the King. Vamos por los cien años pitando.

No hay abdicación. Hay chirigota.

(La imagen es una caricatura mía a partir de una foto de א (Aleph), bajo licencia Creative Commons).

domingo, 7 de abril de 2013

En el mismo barco


Suelen los políticos, especialmente los conservadores, espetarnos el discurso de que navegamos todos en el mismo barco y, en consecuencia, todos debemos remar en la misma dirección. Uno de esos ejemplos que parecen de sentido común y son verdaderos insultos. De entrada, ¿en qué dirección? Por supuesto, en la que mandan quienes ponen el ejemplo y no han tocado un remo ni en sus paseos en barca durante la luna de miel. Todos en el mismo barco quiere además decir que, si este se hunde, nos hundimos todos. Eso tampoco es cierto. Quienes hablan siempre de los remos no se hunden jamás, pues suelen tener apañadas lanchas rápidas que los dejan sanos y salvos en un puerto de Suiza, paraíso fiscal en el que se oculta todo, hasta los puertos que dice no tener.

Además, ya está bien, no vamos todos en el mismo barco ni mucho menos. En este momento en el mismo barco van la Monarquía, el gobierno y los dos partidos dinásticos. Un barco a merced de una mar brava, acercándose a unos bajíos rocosos, a pique de estrellarse. Los demás, nadamos como podemos.

Un barco sin gobernalle porque el gobierno no está para marcar rumbo alguno ni ocuparse de otra cosa que no sea sobrevivir al próximo escandalazo de Bárcenas. Ya empiezan a rular por las redacciones y los mentideros de la Villa algunos nombres de los fatídicos papeles. Raúl del Pozo dice haberlos visto y todavía está santiguándose. La realidad supera la ficción. Modestamente Palinuro ya adelantó al comienzo de la era Bárcenas que el asunto tremebundo debía de estar en aquellos años de 1993 a 1997 en los que no había papeles. Probablemente porque se emplearon todos en hacer sobres que llovieron como el maná dentro y fuera del partido. Dentro, para los de siempre. Fuera, también. Pero es bueno que se sepan los nombres. Es imposible que siga este gobierno con un presidente aquejado de amnesia selectiva, afasia, dislalia, agorafobia y pánico escénico, que no solamente no da explicación alguna de nada sino que huye de los lugares públicos abandonándolos por la puerta de servicio, como un ratero.

De la monarquía, mejor callar. El Rey tiene el prestigio en donde suele tener la cadera, en el suelo. El problema del yerno se ha convertido en el problema de la hija y su imputación ha sacudido el Estado monárquico. El fiscal recurre raudo la decisión del juez, al que solo le falta acusarlo de republicano. Igualmente combativo, el Rey ha contratado los servicios de Miquel Roca, no como padre de la Constitución sino como abogado defensor de su hija. La magnanimidad de un Monarca. El nacionalismo burgués catalán levita de gozo al verse decisivo para salvar la Corona y, con ella, España. Pero la herida de la Corona no viene del lado de la hija sino del de la nuera. Ese libro del primo de Leticia, Rocasolano, hablando del aborto de la princesa es una bomba en la sentina del barco. Si hubo aborto hay excomunión, pues es automática. Todas las ceremonias y sacramentos en que ha participado la princesa, empezando por su boda, están viciados por su condición de excomulgada. Una princesa, futura reina de España divorciada, abortista y excomulgada. No sé cómo podrá resistir esto la tradicional alianza del trono y el altar en que se basa la Monarquía española. No lo sabe nadie.

Menos que nadie, los partidos, especialmente los dos mayoritarios, sólidos puntales de la dinastía. Entre los dos, según Metroscopia en El País de hoy, no alcanzan el cincuenta por ciento en intención de voto, habiendo llegado a estar en los ochenta y pico en tiempos más bonancibles. El carácter monárquico del PP, como el valor al soldado, se le presume. Lo extraño, escurridizo, vergonzante y como libidinoso es el monarquismo repentino del PSOE. Un partido tradicionalmente republicano que, por mor de consideraciones tácticas, hizo la transición mostrando externo acatamiento a la monarquía pero conservando su corazón republicano. Resulta ahora que no, que ese corazón también era monárquico. Pero eso no es ni puede ser así. El socialismo es una doctrina igualitaria, no puede ser monárquica. ¿Podría la actual dirección explicar por qué el PSOE se ha convertido en un partido dinástico?

Eso en el aspecto general. En el específicamente español se entiende el argumento de que no estamos en las mejores circunstancias para andar haciendo cambios de calado pues estos introducen inseguridad e incertidumbre. Sin duda, pero mayor incertidumbre e inseguridad se generan cuando nos obstinamos en no ver la realidad, la necesidad de adaptarse a unos cambios que nadie puede parar.

Y tengo también un argumento aun más profundamente español. Esta Monarquía es la imposición del general Franco, esto es, el responsable, entre otros crímenes, del asesinato de cientos de miles de compatriotas enterrados en fosas anónimas y comunes a lo largo de los caminos de España. Y que ahí siguen.

miércoles, 3 de abril de 2013

Abril es el mes más cruel.

Es el celebérrimo primer verso de la Tierra baldía, de T. S. Eliot. The Waste Land. Le terrain vague. El solar. El terreno baldío en que se ha convertido España en los últimos años gracias a la manga de sinvergüenzas aupados a todo tipo de cargos públicos, semipúblicos y privados. Ladrones de guante blanco y guante negro. Estafadores, empresarios trileros, políticos con los bolsillos llenos de dinero expoliado de las arcas públicas y mentalidad de trolls fascistas. Un parking lot en el que las nobles verduleras y demagogas alternan con policías delincuentes, curas ultratramontanos, abarraganados, trabucaires y pederastas. Un barbecho en el que crecen enchufados de todo tipo, pelaje y condición, desde meros carteristas hasta asesinos a sueldo, malversadores, auténticos imbéciles a cargo de la cultura y la educación, el pan y los toros, ministras analfabetas, cagahostias porra en mano, presidentes corruptos más parecidos al fantasma de la ópera y reyes truhanes, zascandiles y mangantes, la ópera bufa del régimen postfranquista.

Un terreno baldío donde la gente sencilla, normal, pasa necesidades y estrecheces o se ve reducida a la nada por obra de unos gestores públicos corrompidos y ladrones cuya voluntad de servicio público consiste en robar al pueblo sus ingresos y su pitanza, expoliar lo público, malvenderlo entre sus amigotes, todos ellos enchufados en la administración pública o en empresas privadas que viven de esquilmar los presupuestos del Estado. Un terreno baldío en el que unos bancos rescatados con el dinero de todos al haber sido literalmente asaltados por los ladrones que nombraron los politicos, dejan a la gente sin casa, la embargan, la empujan al suicidio.

Un terreno baldío en el que los responsables del orden público tienen un espíritu represor, franquista, fascista que los lleva a enfrentarse a la crítica y la normal protesta ciudadana con amenazas, detenciones, multas, montajes policiacos, denuncias falsas, calumnias y embustes; a responder con crispación, odio y más amenazas a las legítimas aspiraciones al autogobierno y la independencia de las minorías nacionales, probablemente hartas de compartir destino con una manga de sinvergüenzas desalmados que oprimen, explotan y exprimen a la gente en nombre del desarrollo, el orden público, la religión y una Corona desacreditada y desprestigiada por sus odiosas prácticas.

En la cúspide de este erial moral, la caterva de parásitos con ínfulas aristocráticas, los últimos vestigios de una dinastía instaurada por un dictador genocida, sin dignidad, sin nobleza, sin gallardía. Unas sombras que fueron de un régimen tiránico cuartelario a su incondicional servicio y que han heredado de él sus peores usos, empezando por la de hacerse ricos al precio que sea.

No creo que Iñaki Urdangarin -con todo lo que el Rey finge escandalizarse por su comportamiento siendo el suyo probablemente peor- haya hecho nada que no haya visto hacer en casa de su suegro. Comisiones, repartos, mordidas, negocios, pelotazos, intermediaciones, enchufes. En definitiva, corrupción a lo grande. Pues él, pensaría el plebeyo entroncado con la realeza vía conyugal, con su buena planta, sus aires entre piragüista de Cambridge y héroe de Gunga Din, sus privilegiadas conexiones, no tendría por qué ser menos sino más, mucho más. Además, ¿no disponía de la ayuda incondicional de la niña de los ojos del Rey, de la infantita que, por amor o por lo que fuera, estaría dispuesta a hacer lo que se le dijese incluso a riesgo de que Lucía Etxebarria se preguntara en público si es tonta?

Esos jueces, esos jueces... Servidores públicos con sus trajes de trapillo, su barbas cerradas, sus cuellos de camisas arrugados. Esos funcionarios que se desojan leyendo atestados, informes, pliegos y pliegos, esos grises representantes de una moral cívica, esas bocas que pronuncian las palabras de la ley, como decía Montesquieu, pero no las bravatas, las gazmoñerías, camanduleos, embustes, desvergonzadas falsedades, trucos y trilerías de unos políticos que ya lo han perdido todo excepto el honor porque este nunca lo tuvieron. Esos hombres frágiles en su grandeza y grandes en su fragilidad, son el último y formidable bastión del interés público, el que intentan dinamitar todos los imputados -y son cientos- en innumerables latrocinios y sus responsables políticos que debieran estar todos dimitidos. Son la esperanza de la democracia, del Estado de derecho, de la libertad de sus conciudadanos, los custodios de su dignidad.

Que se lo pregunten a Mariano Rajoy, oculto en su cueva monclovita y sin atreverse a salir si no es en exposición como el Santísimo Sacramento que probablemente sus amigos los obispos estén paseando por ahí en petición de una buena, santa y, sobre todo, pronta muerte de Luis Bárcenas, también llamado el Cabrón, con el elegante lenguaje que se gasta esta caterva de chorizos que hoy decide lo que haya de ser este país. Procesiones, rogativas, misas y gorigoris para que los delitos prescriban, las pruebas desaparezcan de los sumarios, los testigos enmudezcan o los jueces perezcan todos de una epidemia.

Palinuro no desea mal alguno a nadie, ni, por supuesto, a la infanta Cristina que ojalá pueda demostrar estar limpia de forma fehaciente. Pero tampoco acepta tratos de privilegio bajo concepto alguno. Cristina de Borbón y Grecia tiene derecho a la presunción de inocencia y, en el interín, a un trato esperemos que más justo, equilibrado, caritativo y solidario que el que han tenido otras mujeres como Pilar Manjón o Ada Colau que, dicho sea de paso, le parecen (y está en su derecho pues es un juicio subjetivo) infinitamente más humanas y nobles que esa hija del Rey.

Y como, por mucho que la mierda flote, la mar es siempre bella y hermosa, cierro con toda la primera estrofa del poema de Eliot y mi torpe traducción para que se vea en dónde está cada cual:

 April is the cruellest month, breeding
Lilacs out of the dead land, mixing
Memory and desire, stirring
Dull roots with spring rain.

Abril es el mes más cruel, el que cría
lilas en la tierra muerta y mezcla
memoria y deseo y despierta
raíces  adormecidas con la lluvia de la primavera.

lunes, 1 de abril de 2013

Suiza.

Si Suiza es o no un paraíso fiscal al estilo de Antigua y Barbuda, Anguilla o las Islas Salomón, que suenan todas a bucanero o, más bien, al estilo San Marino, Liechtenstein o Mónaco, que suenan todas a casa de juego, es algo que cada cual debe ponderar por sí mismo porque dependerá de cómo se defina el sintagma paraíso fiscal, qué alcance se le dé, etc. Palinuro la considera un paraíso fiscal. Cierto, uno con empaque de país, abolengo, historia, constitución y una bandera que recuerda la de la Cruz Roja con los colores invertidos. Pues la Cruz Roja, como otros organismos internacionales galore, radica en Suiza, país cosmopolita, multicultural, plurinacional, muy bancario. Un paraíso fiscal. Un lugar a donde envían sus dineros quienes los poseen en España (y otros lugares), para evadir impuestos o para ocultar su origen. Actividades generalmente consideradas delictivas.

La gente lleva muy mal eso de la evasión de capitales y los fraudes a Hacienda. Sobre todo ahora que se ha enterado de que si las grandes empresas y fortunas tributaran las decenas de miles de millones de euros que defraudan, no habría crisis. Lleva mal incluso esa costumbre de algunos deportistas o gentes de éxito de residenciarse en el extranjero para no pagar impuestos en España. Hay una petición general de que los tales no representen al país en el que no tributan. Y es razonable. Que representen a Andorra, por ejemplo.

Y ahora pillan al Borbón con unas cuentas en Suiza. Probablemente tengan un origen histórico ya que, al haber residido su padre en Lausana, las cuentas vengan de ahí. Sin duda, pero eso no justifica el hecho de mantenerlas fuera del alcance de la Hacienda del país en el que se dice reinar. Es comprensible en el plano humano, sobre todo con la experiencia de los Borbones. No queda nunca descartado que haya de salir una noche con lo puesto y siempre viene bien tener algo apartado en Suiza para los primeros gastos.

Es comprensible, es humano, es histórico, es lo que se quiera. Pero no es admisible. El Rey no puede tener dinero oculto al fisco en España en un banco extranjero en un momento especialmente grave en que , con seis millones de parados, su país necesita recuperar la confianza, necesita atraer capital y no es evadiéndolo como se lo atrae.

Ignoro si la monarquía como institución aguantará esta nueva andanada con todo lo que le lleva llovido en los últimos tiempos. Supongo que, aterrorizados por el lógico encresparse de la opinión republicana, los dos partidos dinásticos saldrán en defensa de la Corona. El PP porque sí, pues va en su convicción más íntima y no requiere mayor justificación. El PSOE, con algo de mala conciencia, explicará que no es el momento de meterse en la cuestión de la forma de Estado, que el descrédito recae sobre el monarca reinante pero no sobre la institución y que, cuando llegue el momento, ya hablaremos.

Pero no; es cosa de hablarlo ahora. La monarquía es un régimen obsoleto, no solo por el origen de la magistratura sino, sobre todo, por su carácter vitalicio. Cuando hoy día lo vitalicio no lo quieren ni los Papas. Las repúblicas son mucho más recomendables y racionales porque los presidentes se ven obligados a caer bien al electorado, sea este la gente en general o unos u otros cuerpos electorales, los mandatos son temporales y, por supuesto, ni en sueños pueden permitirse comportamientos como los que parece haber tenido el Rey de España. ¿Alguien imagina la que se organizaría en los EEUU si el presidente Obama tuviera a doscientos metros de su residencia una entrañable amiga, condesa alemana, para tareas de alta política? ¿O en Alemania en donde el presidente es un cero a la izquierda? Caerían gobiernos y los interesados, muy contritos, abandonarían sus cargos. Aquí, no. Aquí el Jefe del Estado puede tener una fortuna apañada en un banco suizo, como sucede con algunos presidentes de países africanos.

Con un gobierno bajo tenaz sospecha de corrupción, incapaz de reaccionar porque también lo está su partido, paralizado a todos los efectos, el país se encuentra sorprendido e indignado. Sorprendido porque comprueba que el sistema político de la transición, la alternancia de los dos partidos dinásticos ya no da para más y que, justamente ahora en que se habla de reformar las Constitución, ninguno de los dos partidos mayoritarios está dirigido por gente a la altura de las circunstancias sino por seguidores fieles de las rutinas que nos han traído a esta situación. El país está además indignado o tal cosa se percibe por doquier ante el espectáculo de incompetencia y corrupción que proporcionan hoy las administraciones españolas de todos los niveles.

Para el 25 de abril hay convocado un nuevo -y definitivo, según he leído, por indefinido- asedio a las cortes hasta que estas se disuelvan, se convoquen nuevas elecciones, aunque esto último no stoy seguro de haberlo leído.

Si el gobierno cree que puede controlar esta marea creciente de movimientos sociales, esta múltiple reacción de la sociedad civil, recurriendo únicamente a la represión, me parece que anda equivocado. No tiene más remedio que dialogar con ellas. De hecho es lo que hace a través de los medios adictos. Solo sería necesario dialogar de buena fe. No mintiendo ni insultando. 

IU llevará al Congreso el asunto de las cuentas suizas del Rey. Es lo menos que puede hacerse. Será incomprensible que el PSOE no diga nada y que siga actuando como cómplice en el encubrimiento de los desmanes de la Corona con el argumento de que hay que salvar la institución cuando la institución misma es un desmán.

(La imagen es una caricatura mía (bueno y de My Webface.com) de una foto de x (Aleph), bajo licencia Creative Commons).

domingo, 31 de marzo de 2013

Retorno a la normalidad.

A partir de mañana, lunes, todo vuelve a la normalidad en Españistán. Véase:
  • Su presidente, acusado de cobrar salarios indebidos y parte de ellos en negro, todavía no ha dado una explicación ni piensa darla. Ha ordenado silencio sobre el asunto y ha destruido literalmente su partido (ninguno de cuyos cargos se atreve a salir en público hace un mes) solo para salvarse él. No comparece jamás en rueda de prensa o, si lo hace, no admite preguntas y solo habla en el extranjero, en donde no puede impedir que la prensa pregunte y en donde todos lo han calado ya como un inútil únicamente obsesionado por evitar que lo procesen por mangante.
  • Su Rey hace años que oculta un importante patrimonio en bancos suizos. Es algo tan insólito, vergonzoso y corrupto que no requiere mayor comentario. El que se define con ridícula y abusiva retórica como "primer servidor de España", es un pinta que se lleva los dineros a un paraíso fiscal mientras la crisis devora el bienestar y los ahorros de los españoles que, sin embargo, tienen que mantenerlo aunque él, los beneficios de su capital los aporte a Suiza, no a España. Como republicano de siempre, Palinuro insiste en que el Rey se vaya con toda su familia y deje paso a la República. Añade que a él, cuando menos, los Borbones no le han engañado, aunque también vivan a su costa, como a la de todos los españoles.
  • Uno de sus presidentes autonómicos, Feijóo, que acostumbra a impartir lecciones de ética y moral en cuanto lo dejan, se paseaba en los noventa y ligaba bronce en las rías gallegas en el yate de un capo del narcotráfico. Por supuesto, dice Feijóo, pecadillos de su juventud. Tenía entonces el gallego 34 años. De juventud, nada. Plena amistad y familiaridad con un delincuente que actualmente cumple pena en el trullo y de cuyas fechorías, faltaba más, Feijóo no sabía nada. Nada salvo que tenía un yate que el propio Feijóo tripulaba. Pero, a ver, ¿quién no tiene un amigo con un yate? Y ¿quién anda preguntando tonterías sobre cómo se consigue un yate si no es robando?
  • El partido del gobierno, del que hay serias dudas de si es un partido o una organización de malhechores, sinvergüenzas y ladrones, aplaza hasta octubre una convención política que tenía para antes del verano con el cuento de tener ocasión de explicar al pueblo las políticas del gobierno y estar más cerca de él. No para hacer algo de tiempo, no sea que al final no cuente con asistentes al evento. Bien puede ser que, según están las cosas, acabe con una generación entera de dirigentes y miembros destacados entre rejas, empezando por su presidente, Mariano el Taciturno, cuyo horizonte penal tampoco está nada claro.
  • Un partido, por último, que, según parece, intriga, complota y maniobra con lo peor del poder judicial para conseguir que la justicia no impute a los dos mayores presuntos ladrones del reino -Camps y Barberá- en el sumario del caso Noos y, de esta forma, salvar la monarquía. Según El Confidencial, en esta maniobra estaría metido el PSOE, complice en la tarea de lavar la cara al Monarca -el pavo de los 375 millones en Suiza- y todo el aparato de esta corrupta monarquía. Es de esperar que esta noticia sea un infundio; de ser cierta, si los socialistas no echan a patadas a quien los ha convertido en un partido dinástico de cortesanos tiralevitas, se merecerán lo que les pase en las próximas elecciones. No veo grandes diferencias entre Rubalcaba al frente del PSOE y José María Fidalgo cuando estuvo al frente de Comisiones Obreras: tipos de derecha que secuestran organizaciones de izquierda para ponerlas al servicio del capital y de la corona.