Mostrando entradas con la etiqueta Crónica.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Crónica.. Mostrar todas las entradas

viernes, 17 de junio de 2011

Crónicas de la revolución indignada.

Por la retirada del Diccionario franquista de la Academia


Llamar revolución a lo que está pasando en España hace un mes quizá sea mucho o quizá sea poco; nadie lo sabe. O sea que cabe llamarlo revolución igual que otros lo llaman gamberrismo, totalitarismo, chantaje y qué sé yo cuántas lindezas más. Qué sea en realidad dependerá de lo que sus protagonistas hagan de ello. Debe recordarse que no tienen plan, proyecto, guía o programa, ni organización allende la red ni, según parece, ganas de tenerlos.

Para Palinuro, es la revolución indignada o revolución de los indignados que son abrumadoramente jóvenes pero están apoyados por una proporción abrumadoramente grande de viejos, viejos del 68 y viejos del 56; su emblema es Sampedro (José Luis). Una pinza generacional contra un sistema que ambos rechazan. Unos porque no los dejan entrar en la vida laboral, que es la forma de realizarse, y otros porque los han echado de ella, en muchos casos prematuramente. Una combinación explosiva: el ímpetu juvenil y la sabiduría de la experiencia.

Se cometen errores, pero se subsanan a toda prisa. En Barcelona hubo violencia, rápidamente condenada y con mucha sensatez moral y prácticamente ya que la violencia tapó la protesta por los recortes presupuestarios, que era lo importante. En Madrid alguien agredió al alcalde, Ruis-Gallardón que, como persona, merece respeto al margen de la opinión que se tenga sobre su gestión. Hay más y debe reseñarse. Los indignados han metido la pata una vez y quieren hacerlos morder el polvo. La policía lo ha hecho tres veces (Madrid, el 15-M, que inaugura la protesta, Barcelona el 27 y Valencia unos días después) y no ha habido una sola excusa sino advertencias y amenazas.

El movimiento es totalmente nuevo. Nunca se había asistido a un intercambio tan intenso de reflexiones y propuestas desde muy distintas posiciones políticas. El debate está siendo muy interesante. Lo de la no violencia es un ejemplo. Se aboga expresamente por una resistencia pasiva. En realidad, es un movimiento de desobediencia civil de muy amplio espectro pues cuestiona la justificación de muchas facetas distintas del orden constituido. No hace falta recordarlas pues están en la mente de todos.

Y a veces esa reflexión lleva al movimiento a actividades típicas de la desobediencia de los años sesenta. Por ejemplo, los sit in, el último de los cuales se dio ayer en la bolsa de Valencia. Doscientos cincuenta jóvenes sentados en el parqué. Van a la bolsa, al Ayuntamiento, a la Generalitat, seguramente incordiarán cuando venga el Papa a reunirse con los boy scouts and girls de Dios. Estos no respetan nada. Parece como si quisieran hacer realidad aquel viejo lema revolucionario de Georg Büchner, ¡Paz a las chozas y guerra a los palacios!. ¿Y qué hago con la hipoteca? dicen las masas. Hay que frenar los desahucios, dice el movimiento.

Otro problema para la policía. Los indignados son decenas, quizá cientos de miles, están comunicados en tiempo real, son competentes y pueden multiplicar sus acciones no en forma de guerrilla urbana, como trata de encasquetar el conseller de Interior de Cataluña, sino en forma de mosaico de resistencia: doscientos a la bolsa, ciento cincuenta a los desahucios, trescientos a las subastas judiciales, doscientos a cada acto público de las autoridades, desfiles, inauguraciones, conmemoraciones, premios y galardones. No hay fuerza de policía que pueda controlar un movimiento así.

Por eso insiste Palinuro en que las autoridades dejen de considerarlo exclusivamente como un problema de orden público y traten de encarrilarlo por la vía política del diálogo. Habrá quien diga lo de siempre, que no cabe pagar precio alguno porque otro deje de protestar pero sí que hay que pagarlo sobre todo si quien lo hace reconoce, como reconoce hoy en España casi todo el mundo, que muchas de las protestas son justas. ¿O no es justo protestar por la corrupción de los políticos y sus privilegios, por la codicia sin freno de los mercados y sus principales beneficiarios, bancos, fondos de inversión, especuladores, por la prepotencia de la Iglesia, los atentados al escosistema o la cobardía de los partidos de izquierda?

Primera crónica de la revolución de los indignados.

(La imagen es una foto de Motarile, bajo licencia de Creative Commons).

domingo, 25 de mayo de 2008

Cronica de la Corte VI.

ERAN CINCO

¡Pardiez, qué fuerza de convocatoria tienen los medios de de propaganda neofranquistas! Según parece ayer se congregaron cinco personas ante la sede del PP en Génova para manifestarse en contra del señor Rajoy. Y eso que el señor Ramírez lleva días agitando desde la Cope y El Mundo para que haya una "sublevación" en contra del todavía presidente del PP. Cinco manifestantes, diez policías y treinta periodistas.

Todo el mundo dice lo mismo: que el señor Rajoy está probando ahora la medicina que él administró al Gobierno del PSOE durante cuatro años y con ayuda de esos mismos medios de traca: manifas callejeras, insultos, bronca, señoras requetepintadas dando chillidos, veteranos de la Plaza de Oriente insultando con toda grosería. Lo mismo... pero sin manifestantes.

De aquí se sigue, a mi entender, que los neofranquistas que han dominado el PP en los últimos doce años no tienen base de apoyo en el partido. Porque reunir a trescientas almas el viernes y cinco el sábado es estar más solo que la una. La oposición antirajoy no parece muy poderosa salvo en los medios afines y entre los gerifaltes aznaríes. Si en los próximos días no se presenta un candidato alternativo, ya únicamente quedará por ver cómo se da el congreso de junio, en donde la oposición al señor Rajoy sólo podrá medirse en votos en blanco o nulos.

En ese momento congresual habrá crisis y se producirán las mayores tensiones secesionistas, pero no creo se lleven a efecto porque todos saben que sería suicida para ellos. Por otro lado, quedan cuatro años hasta las próximas elecciones, cuatro años llenos de trampas en forma de sucesivas consultas electorales que, si el señor Rajoy no gana de forma rutilante (y es poco probable que lo haga), servirán para vilipendiarlo y arrastrarlo más por el lodo desde los venenosos editoriales de El Mundo y la fanfarria insultona de la COPE.

El espectáculo de unos periodistas metidos a políticos y entrando en las peleas de un partido en favor de unos y en contra de otros es un espectáculo impagable para aquilatar la calidad de ciertos medios en España, precisamente aquellos que llevan años acusando al grupo Prisa de formar una unidad con el PSOE.


LA EQUIS DE LA IGLESIA.

Mientras el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Jesús Catalá, gimotea que "los obispos somos mileuristas" y pide que los fieles pongan la cruz en la casilla de la Iglesia en su declaración de la renta, monseñor Rouco Varela deja escrito en un libro que acaba de aparecer que "el matrimonio homosexual es la rebeldía del hombre contra sus límites biológicos", un argumento que ya habían usado los amigos del doctor Frankenstein para quitarle de la cabeza la idea de fabricar su ser humano, pues era transgredir los límites que Dios había impuesto a los hombres. Es, dice el sabio prelado "una versión moderna del querer ser como Dios Creador y no sus criaturas, de no aceptar su ley". Así que ya lo sabe el legislador, los gays que quieran casarse y todos los que defendemos su derecho a hacerlo: somos todos Luciferes, aquel que quiso ser como Dios, demonios, diablos, satanases. Por fortuna estos curas ya no tienen la tea de la hoguera, si no, no es difícil imaginar en dónde íbamos a terminar todos.

Esta obcecación, esta estólida inquina contra los homosexuales es tan profunda e intensa que gentes de ordinario razonables acaban diciendo verdaderas estupideces. Por ejemplo, es frecuente oírles (el último en decirlo ha sido el señor McCain, candidato republicano a la presidencia de los EEUU) que ellos no tienen nada contra los gays y que están de acuerdo con la igualdad de derechos, pero que su matrimonio no puede llamarse matrimonio. ¿Está claro? Los gays tienen los mismos derechos que los demás excepto el de llamar "matrimonio" a la coyunda que quieran establecer. O sea, no tienen los mismos derechos que los demás.

Una organización que está basada en una práctica antinatural como es el celibato, que deriva a comportamientos habituales de pederastia, e ignora por entero los derechos de la mitad de los seres humanos, las mujeres, pretende erigirse en referente moral sobre el ejercicio de los derechos iguales.

¿Cuál es pues la razón por la que hay que poner la x en la casilla de la declaración de la renta? ¿El respeto de la Iglesia por los derechos humanos de los gays, las mujeres, por no citar sino los casos más claros? ¿O las penurias que dicen los obispos que pasan siendo mileuristas? Dios los cría y ellos se juntan: esta gente cree que el personal es tan estúpido como piensa la señora Aguirre (quien tampoco llega a fin de mes), que dictamina de acuerdo con su propio coeficiente mental.

(La primera imagen es una foto de Brocco Lee, la segunda de rinzewind, ambas bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 23 de mayo de 2008

Crónica de la Corte IV.

Los rebuznos de los alcaldes.

Visto el ataque que el neofranquismo ha desatado contra el señor Rajoy empiezo a pensar que ayer me precipité declarándolo triunfador. El rebufo de la espantada de la señora San Gil fue muy notable. El señor Ortega Lara abjuró públicamente de su fe en el PP tras veintiún años de militancia; el señor Aznar, encizañador mayor del Reino, declaró estar "profundamente disgustado" por la marcha de la presidenta y el militante; el señor Rato respondió al señor Trillo, que traía un mensaje del presidente del PP que él no tenía "nada que hablar con Rajoy"; el señor De Arístegui afirmó que algo estaba haciéndose muy mal en la dirección del PP y la señora Aguirre, como si fuera la ninfa Eco, lo repitió. Mientras tanto, desde la emisora de los obispos, el señor Ramírez pedía un dos de mayo contra el señor Rajoy y los demás medios ultras, desde Libertad Digital hasta El Imparcial agitaban en contra del Rajoy y/o pedían su marcha.

Va a costar al presidente del PP aguantar las tarascadas. Por supuesto, afirmó que él tiene las ideas claras y los principios firmes, cosa que no hay por qué dudar, si bien sus adversarios en su mismo partido se preguntan qué ideas y principios. No creo que le sean de mucha ayuda las declaraciones de su aliado, señor Ruiz-Gallardón afirmando que el PP, que es de centro, tiene que ganar al PSOE el voto...¡de centro izquierda! ¿Qué más querían los neofranquistas para probar que el PP es ya un pecio a la deriva hacia el mar muerto de Prisa-PSOE?

Porque ese propósito del alcalde de Madrid, verdaderamente peligroso para las expectativas electorales del PSOE, brinda a los ultras que han tenido hasta ahora secuestrado al conjunto del PP la excusa perfecta para proceder contra el señor Rajoy sin miramientos. Para el día de hoy hay convocadas dos manifas a las puertas de Génova para atacar y defender respectivamente al señor Rajoy, un acontecimiento que recuerda el episodio de El Quijote de los vecinos de aquellos dos pueblos que salían al monte a zurrarse de lindo a cuenta del recuerdo de los rebuznos de sus dos alcaldes. Sólo que aquí no parece haya Caballero de la triste figura dispuesto a aleccionar a los belicosos aldeanos sobre la inconveniencia de ir a la guerra a tontas y a locas.

En definitiva, no va a tenerlo el señor Rajoy tan fácil como presumía yo ayer.


El virus vascón.

Afirma el señor Erkoreka, parlamentario del PNV en la Carrera de San Jerónimo, que la detención del etarra Thierry o López, como me corrige un amable lector para que no caiga en la trampa de ennoblecer a estos criminales, tampoco es para tanto y que, en definitiva, no hay por qué alardear de nada dado que estos terroristas ahora detenidos son unos mindundis. Es una reacción muy propia de los proetarras más o menos camuflados: no se atraven a lamentar en público que se haya detenido a unos potenciales asesinos y como, en el fondo, no les agrada la idea, tratan de rebajar su importancia con estos u otros razonamientos de este jaez. Sangre de pistolero, semilla de glorioso criminal. Y eso sin contar con el hecho de que no hay etarras "importantes" y "no importantes" pues todos son asesinos experimentados o en proceso de aprendizaje.

Esos tipos de razonamientos retorcidos, hipócritas, falsos, propios de gente que no se atreve a decir lo que piensa en verdad pertenecen al extraño mundo de la fábula nacionalista que parece ser infecciosa. El empeño del señor Ibarretxe de convocar una consulta en el País Vasco a ver si sus compatriotas le aprueban su idea de constituir a éste en un Estado libre asociado a España, al modo de Puerto Rico, tiene la oposición cerrada, unánime, intransigente del PP. Sin embargo, ese mismo PP gobierna en Canarias del bracete de Coalición Canaria siendo así que el presidente del archipiélago, señor Paulino Rivero, no hace diez días que pedía exactamente lo mismo para las islas, un estatuto de "Estado libre asociado". Los señores del PP tendrían que explicar con los principios en la mano cómo es posible que algo bueno en Canarias sea malo en la Península.

Más o menos lo mismo sucede con el PSOE. El señor Rodríguez Zapatero despide al señor Ibarretxe con un rotundo no a su petición de consulta y menos de veinticuatro horas después, el señor Patxi López parece haberse contagiado y pide un "un referéndum con todas las consecuencias" previo acuerdo entre partidos en el País Vasco. ¡Cáspita! pienso yo. A lo mejor el señor López (no Thierry, sino don Patxi) se ha convertido en defensor del derecho de autodeterminación, como un servidor. Pero ¿cómo es eso posible si el PSOE rechaza hoy el citado derecho con tanto denuedo como lo defendió en su día?

Seguramente no se trata de autodeterminación sino de no quedarse atrás en la pugna con el nacionalismo y de formular una propuesta tan confusa, disparatada y absurda como la del señor Ibarretxe. Que hagan lo que quieran pero espero no haya pasado inadvertido a los gobernantes que ambas propuestas tienen el mismo elemento común inadmisible, esto es, la voluntad de formularse sin que haya cesado la violencia en el País Vasco, bajo el terror de los pistoleros. Tal es la prueba de que el virus nacionalista parece haber inficionado asimismo al antaño sano señor Patxi López.

(La primera imagen es una foto de fenriquedice y la segunda de Libertinus, ambas bajo licencia de Creative Commons).

viernes, 25 de abril de 2008

Crónica de la Corte.

CURAS HASTA EN LA SOPA

Cuando los liberales de verdad, los de antaño, querían atacar la demasía intervencionista del socialismo sacaban a relucir la famosa consigna del Partido Laborista británico con la que éste quiso propagar su idea del Estado del bienestar, "Seguridad de la cuna a la tumba". Ahora, estos otros meapilas que se hacen pasar por liberales e insultan desde una emisora de los obispos y gobiernan en la Comunidad de Madrid han hecho lo mismo pero con los curas. La Iglesia, que no conoce pausa ni descanso y está siempre al acecho a ver cómo puede acaparar más poder sobre los ciudadanos (más biopoder diría Foucault), cómo puede controlarlos más, imponerles sus dogmas y sus creencias, les guste o no, ha colocado a los curas en los comités de ética de los hospitales de la Comunidad de Madrid para que "asesoren" sobre la vida o la muerte de la gente, sobre si las mujeres deben o no abortar, con independencia de si esa misma gente quiere tal cosa o no; con independencia, por supuesto de sus creencias religiosas.

El socialismo era malo por intentar proteger a las personas del infortunio desde la cuna a la sepultura; pero que haya curas interviniendo del mismo modo, desde el nacimiento hasta la muerte, no solo parece bien a estos liberales de chicha y nabo sino que, dando más prueba de liberalismo si cabe, se lo imponen al personal por decisión administrativa sin que nadie pueda optar por otra cosa, sin que haya "libertad de elección" que es lo que más dicen apreciar los liberales. Liberalismo, sí señor; liberalismo de la señora Aguirre que es exactamente igual que el liberalismo de Francisco Franco con quien la dicha señora dice no tener concomitancia alguna. De entrada, meter a los curas en el lecho de la gente, incluso en su lecho de agonizante.

¿Y si yo no quiero que un cura meta sus narices en mis últimos momentos? Esta claro, ¿no? Gracias al gobierno de liberales, tengo que tragármelo. ¿Y si soy judío practicante o musulmán, pongamos por caso? ¿Autorizará un cura cuidados paliativos a un hereje o querrá prolongarle la "vida" entre horribles sufrimientos para que tenga oportunidad de ganarse el cielo?

Esta insistencia de los reaccionarios de misa y olla que ahora se hacen llamar "liberales" con un descaro que sólo puede salir de las sacristías, esta contumacia en meternos a los curas en todas partes es indignante. Que tengamos que tragarnos a esta manga de parásitos y sinvergüenzas metomentodo entre los cuales a saber cuántos serán pederastas queramos o no por ucase de doña liberal es un atropello que espero que corrija el Tribunal Constitucional como se merece, una sucia maniobra del Gobierno regional en connivencia con lo más reaccionario de la jerarquía y, además, en secreto, huyendo de la publicidad. ¿Hace falta recordar a Kant cuando decía que todo aquello que no puede hacerse público es malo?

En el ínterín, ¿qué nos jugamos a que los becarios que la Iglesia tiene repartidos por todos los medios bajo el nombre de periodistas empiezan a denostar lo que llaman el "trasnochado anticlericalismo"? Criticar la injerencia de los curas en los aspectos más íntimos de la vida de las personas es "anticlericalismo trasnochado"; tenerlos hozando (y, probablemente disfrutando) en la agonía de la gente es una muestra de clarividencia y racionalidad. Mil veces lo dirán y mil veces mostrarán su espíritu de monagos eunucos.

(La imagen es un chiste de Moloch aparecido en un semanario satírico francés en 1870/71)


INSULTANDO AL REY

El señor alcalde de Puerto Real (vaya por Dios, qué casualidad) ha puesto al Rey de chupa de dómine y, aunque parece haber renunciado al placer de colgarlo con las tripas de un obispo, también ha dejado guapo a su padre; al padre del Rey, digo.

Como republicano que aspira a ver el restablecimiento de la República en mi país merced a un referéndum específico sobre la forma de Estado y gobierno que se nos hurtó desde 1975, no seré yo quien se incomode porque se critique al Rey. Al Rey o al sursum corda. Pero, que yo sepa, para criticar no es imprescindible insultar. Y este alcalde, José Antonio Barroso ha llamado "crápula" a Juan Carlos de Borbón y otras lindezas lo que me parece mal. Sin embargo, tampoco me parece bien que esos insultos sean perseguibles de oficio porque la persona del Rey y la Corona tengan un tratamiento especial en el Código Penal, dimanante de la disposición constitucional 56, 3, "La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad" y que crea una situación absurda: la de que alguien que no es responsable de nada ejerza la más alta magistratura de un Estado de derecho. Porque, además del absurdo de esta evidente contradicción, un principio elemental de dignidad recíproca manda que quien no es responsable no puede exigir la responsabilidad a los demás. Y menos por persona interpuesta. Pero es que, además, la Constitución dice que la persona del Rey "es inviolable" y, si esto quiere decir algo, sólo pueden ser dos cosas: a) la persona del Rey es inviolable porque el que la viola se la carga, en cuyo caso esa misma persona no puede estar exenta de responsabilidad; o b) la persona del Rey está por encima de toda violación imaginable, en cuyo caso insultarlo no debiera estar perseguido.

Si el Rey quiere responder al alcalde de Puerto Real que se querelle contra él por injurias, como todo hijo de vecino y, para ello, que renuncie a su prerrogativa de irresponsabilidad. Claro que, ya puestos, podía renunciar a su prerogativa real en conjunto y dar paso al referéndum supracitado.

Por último, una sugerencia para el señor Alcalde, don José Antonio Barroso: promueva un cambio de nombre del pueblo de Puerto Real a Puerto de la República. El camino, alcalde, se hace al andar; no al insultar.

(La imagen de Juan Carlos I es una foto deSalamancaBlog.com, bajo licencia de Creative Commons).

jueves, 24 de abril de 2008

Cronica de la Corte.

Sueño de una noche de primarias.

Ya está claro que el señor Rajoy no sirve para líder pues no solamente pierde las elecciones frente al adversario sino que también pierde las batallas dentro de su mismo partido. Como sosteníamos ayer, la señora Aguirre se retira a sus posiciones y deja que el señor Rajoy sea aclamado candidato a la presidencia en el próximo congreso. Al propio tiempo, uno de sus trujimanes presenta una enmienda a los estatutos del Partido para elegir al candidato a la presidencia mediante elecciones primarias. Doy por supuesto que la enmienda prosperará, aunque pueda equivocarme, claro está. Y, si prospera y en estos tres años hasta el próximo congreso del PP en 2011 las diversas elecciones municipales, autonómicas, europeas van mal, habrá primarias y seguramente se presentará la señora Aguirre. Creo que la señora Aguirre se presentará en 2011 incluso si no hay primarias, siempre que, en efecto, el señor Rajoy haya cosechado malos resultados en las elecciones en el ínterin.

Lo que nadie parece considerar es que una de esas elecciones será a la Comunidad Autónoma de Madrid y si doña Esperanza no se luce en ellas también tendrá un problema a la hora de presentarse.

En todo caso, el desconcierto que reina en el PP augura que el PSOE tendrá la legislatura tranquila, sin oposición hasta el congreso de junio y, a partir de ahí, según y cómo. La oposición debe esperarla el partido del gobierno de los medios afines a la derecha. Pero con esa ya contaba.


Anguita cabalga de nuevo.

El temible señor Anguita no se resigna a la vida civil y privada y ha reaparecido con renovados bríos y animo de salvar a la patria que, para un comunista, será siempre el Partido. La patria, la familia, la vida misma. El proyecto de IU, dictamina el señor Anguita, está muerto; hay que refundarlo. No dice que haya que resucitarlo (que es una de las dos cosas que pueden hacerse con los muertos; la otra es enterrarlos) por temor a que lo tachen de mesiánico, pues que sólo el Mesías y aquellos en quiénes él delega resucitan a los muertos. Bueno, el Mesías y las yemas de Santa Teresa que hacen las monjitas, a decir del señor obispo.

El programa con el que el programático señor Anguita quiere refundar IU, consiste, según ha dicho a El Confidencial en "independencia política, movimiento político y social, proyecto político de la República, limpieza orgánica... Todo está explicado en el documento que he remitido a la dirección del Partido Comunista". Claro, porque el que manda ahí (digan lo que digan los camaradas) es el PC y en el PC las cosas se hacen así: con documentos de viejas glorias a la dirección actual. Luego, de ahí, desciende la buena nueva hasta la militancia, que aclama la ocurrencia y la devuelve refrendada. De arriba abajo y de abajo arriba, según manda el llamado "centralismo democrático".

Dice el señor Llamazares que está encantado con que el señor Anguita venga resucitando muertos o sea refundando ruinas, pero supongo que estará haciendo de necesidad virtud. A IU y al PC les hace tanta falta ahora el señor Anguita como al mundo la peste aviar.


El nacionalismo vasco retorna del monte.

He leído que el señor don José Luis Bilbao, diputado general de Vizcaya, ha dicho que no se debe celebrar la consulta del señor Ibarretxe mientras haya violencia de ETA. Lo dice Estrella digital Es lo que se viene pidiendo también en este blog desde el principio. El señor Ibarretxe aseguró que sólo se haría en ausencia de violencia, después se desdijo y afirmó tener intención de convocarla con ETA activa. Para justificar su falsedad y mentira salió con la jesuitada de que no vamos a permitir que ETA nos marque la agenda. Cuando está claro que, con pistolas, atentados, amenazas, lo del voto libre es una farsa.

Menos mal que en ese lager de disminuidos morales que es el nacionalismo hay gente cabal. Lo que dice el señor Bilbao es puro sentido común. Si quieren hacer algo sensato ahí arriba tienen que ponerse de acuerdo el PNV y el PSE, los dos partidos democráticos y moderados. Ya está visto que el PP no está dispuesto a negociar nada, y ETA tampoco. Y negociar hay que negociar porque la gente sólo se entiende hablando.

La imagen de Aguirre es una foto de Chesi, la de Anguita de Fundació Pere Ardiaca, la de Sabin Arana de jkarteaga, todas bajo licencia de Creative Commons).

miércoles, 23 de abril de 2008

Crónica de la Corte.

Y tú... ¿por qué no te callas, Aguirre?

Al grano; a callar, todo el mundo a callar. Eso se le da de cine a don Manuel que vivió su juventud bajo un régimen autoritario al que prestó entusiasta servicio como ministro de Información y Turismo, o sea, tout court, de propaganda; un régimen especializado en callar a todo el mundo; por las buenas o por las malas. Y le salió tan bien que después repitió ya en el primer gobierno de la Monarquía como ministro de la Gobernación, que era como se llamaba entonces, cuando a las cosas se las llamaba por su nombre, al ministerio del Interior. De diciembre de 1975 a julio de 1976, primer Gobierno de la Monarquía. Y ahí siguió mandando callar. A algunos los calló para siempre en Vitoria, en enero de 1976. Así que este hombre no habla a agua de borrajas.

Además suele ser muy claro en lo que dice; no así en cómo lo dice, qué válgame el Señor cómo farfulla el señor Presidente de honor del PP. No creo que la señora Aguirre tenga ahora manga suficiente para pedirle que lo aclare. Está clarísimo: que se calle. Doble contra sencillo a que no se calla. Lo que no tengo tan claro es si, además de no callarse, le dice a Fraga que se calle él o esa labor queda encomendada a sus órganos de prensa, radio y televisión. Actualización "en tiempo real": ya le ha respondido al venerable líder que con ella "la mordaza no va". Esta señora tiene verdaderas agallas: el lunes confundía a media docena de periodistas ante tres millones de espectadores y el martes pone en su sitio al glorioso acallador del Reino ante cuarenta y cinco millones de habitantes, demostrando que no es el señor Chávez.

Desde luego, las manifestaciones de don Manuel son pintorescas y suelen descolocar al parsonal pero, a veces, el descolocado es él. Ya sólo queda por conocer el parecer del señor Aznar, cuyas manifestaciones no son menos peregrinas.

De momento la cosa queda así, se calle o no doña Esperanza: ésta deja pasar el congreso de junio sin presentar candidatura y se dedica a vigilar la performance del gallego en las próximas municipales, autonómicas y europeas y, según lo que en ellas se vea, presentará o no su candidatura en el Congreso que, según rezan estatutos, habrá que celebrar en 2011. Es decir, lo que no parecieron entender sus contertulios el lunes en 59 segundos: que el señor Rajoy va a vivir los próximos tres años bajo la espada de Damocles de Aguirre (get it? "Damocles de Aguirre", como "Lope de Vega" o "José de Arimatea") de una substitución por "falta de rendimiento" El aliento del adversario en el cogote.

(La imagen es una foto de Galiciaefotos, bajo licencia de Creative Commons).