Mostrando entradas con la etiqueta Desahucios.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Desahucios.. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de febrero de 2013

Una victoria en toda regla.



Vídeo de Bg Vázquez,colgado enYou Tube).


Notable jornada la de ayer en el Congreso. En una sola sesión ejerció de héroe y villano, según cada observador. Fue majestuoso templo donde los patricios reciben magnánimos la humilde solicitud de los plebeyos de que reconozca interés cultural a un espectáculo más bien sangriento. Y fue bastión de las libertades asediado por las enfurecidas masas (unmillóncuatrocientasmil firmas) que llegaron a colarse por las gradas profiriendo gritos e insultos. Un visionado del breve vídeo de Bg Vázquez da una idea de cómo está la política española. L@s de las PAH, con Ana Colau entre ell@s, armando alboroto y vociferando a voz en cuello, sabedores de que la voz de 1.400.000 personas tiene que hacerse oír. Y oír con la mala conciencia que muestran sus señorías, tod@s acurrucad@s en sus asientos sin atreverse a rechistar. Solo los diputados de IU se levantaron para aplaudir el comportamiento de los revoltosos, frente a los cuales, al parecer, el presidente Posadas exigió a los ujieres ¡échenlos, coño!, no muy lejano de aquel otro célebre de "¡se sienten, coño!". Estos autoritarios tienen siempre el coño en la boca cuando están de malas. Cuando están de buenas te dicen mireusté. Los diputados del PP, habitualmente amigos de la chocarrería, estaban mohínos por haber tenido que retractarse antes de haber hablado. Ya se sabe que la pelea simplemente se ha postpuesto y empezarán las bofetadas cuando haya que convertir en Ley las peticiones de las PAH, en resumen, la dación en pago, que la banca presenta como el Apocalipsis. En cuanto a l@s diputad@s socialistas, de comparsas silentes, el espectáctáculo pareciera no ir con ell@s. Sin embargo son ell@s quienes no van con el espectáculo, acerca de cuyo contenido ya no tienen mucha idea.

El evento de ayer, una victoria rotunda de un movimiento social horizontal, apartidista, extraparlamentario, tiene un enorme significado. La gente, la multitud, ha ascendido en protagonismo político, ha tomado la acción en sus propias manos, se ha valido de los cauces institucionales y ha llevado el problema a la sede parlamentaria misma en un tiempo brevísimo pero con un inmenso apoyo social. Lo ha llevado a la sede de la soberanía y ha puesto a sus señorías en el dilema de votar dación en pago, como manda la justicia más elemental o el mantenimiento de una situación que causa la ruina y el sufrimiento de muchos y hasta la muerte por suicidio. Así lo plantea Ada Colau; así es. Los recursos dilatorios de los acuerdos, las negociaciones, los pactos quedan arrumbados en la política de la marrullería.Y los diputados no saben qué hacer. Se verán presionados por ese denso movimiento social cuya fuerza radica en su número y su organización en red. Es una prueba evidente de que esta tiene capacidad para catalizar y coordinar un movimiento virtual con un impacto real.

Muchos se remitirán a la historia parlamentaria europea, a la necesidad de resguardar el legislativo del chantaje de las masas callejeras, por más que ahora no se dejen etiquetar de tales y se consideren a sí mismas "multitudes inteligentes" (smart mobs). Nada de admitir presiones del populacho. Son los mismos que admiten de buena gana las presiones de los bancos y hasta llegan a actuar como delegados de ellos. Como ese diputado del PP que ha votado en contra de admitir la ILP de dación en pago y que tiene un plan de pensiones o algo así con el BBVA. No seré yo quien dude de que ese diputado ha votado en conciencia. Pero no hay ninguna razón para preferir las presiones de los bancos a las de la ciudadanía. Por supuesto, los repertorios son distintos, unos mas refinados y solemnes y otros más tumultuosos pero no menos solemnes.

Los socialistas están obligados por las cirscunstancias a replantearse su actitud. Van a remolque de los hechos, no atinan con un discurso votan a regañadientes y tras pedir disculpas por su indiferencia de siete años en un asunto tan explosivo como la dación en pago. Y no solo en la dacíón en pago. En la lamentable decisión sobre los toros se abstuvieron. La abstención es la opción más estéril en política. El PSOE está out. Los toros tienen menos defensores que los desahuciados, aunque hubo algunos animalistas protestando fuera de la cámara. Y la ILP reunía 500.000 firmas, aproximadamente un tercio de la dación en pago. Pero con los cornúpetas la cantidad no importa porque es un asunto de principios. Uno de UPyD, que ha votado a favor de considerar de interés cultural las corridas, niega los derechos de los animales porque, dice, estos no tienen deberes. Como los niños. Luego los niños no tienen derechos. A torearlos. No merece la pena seguir para explicar a este representante popular que somos nosotros quienes tenemos deberes hacia los animales. La abstención del PSOE pasa de ser irrelevante a directamente vergonzosa. No reconocer interés cultural a la españolísima fiesta no es prohibirla. Es, simplemente, ser fiel a una idea distinta de cultura y, además, estar en contra de que esas actividades se beneficien de un denso y opaco sistema de subvenciones públicas negociadas entre copas de Magnum y Cohíbas de Vuelta Abajo.

El PSOE tiene un problema de indefinición, lo cual es problemático en momentos de polarización social. Esa indefinición, esa ambigüedad es particularmente evidente en el modo de enfocar el recrudecimiento del nacionalismo catalán que ahora se soliviantará más por entender, con razón, que la mamarrachada de los toros es un enésimo trágala que se les hace luego de que ellos los desterraran de Catauña. El cerrado centralismo del PSOE, con la negativa a toda propuesta autodeterminista empuja al PSC a un callejón sin salida y, al mismo tiempo, es suicida para el propio PSOE porque, si no gana las elecciones en Cataluña, difícilmente las ganará en España. También aquí puede decirse que se trata de una cuestión de principios. Puede. Pero, así como en el caso de los derechos de los animales el asunto es bastante claro a favor de estos, no lo es en el de los principios nacionales y por qué haya de ser mejor para España no reconocer el derecho de autodeterminación que reconocerlo.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Esta sí me representa.


Y no me representa solo por el fondo de lo que dice sino por la forma en que lo hace. Natural, espontánea, directa, clara, contundente. Sin maquillajes, sin circunloquios, sin ditirambos, fórmulas hechas o falsas retóricas. Al criminal se le llama criminal y el tonto de turno se escandaliza y empieza a farfullar tonterías sobre la educación y no sé qué más. Educación no es hablar como los lacayos, los doctrinos, los oblatos o los monaguillos al estilo Wert. Educación es plantear los problemas como son, decir la verdad, no hacernos perder el tiempo a los demás, respetar a quien lo merece y no a quien no lo merece; es ser sincera y diáfana como Ada Colau.

Es una pena que Ada no se presente a elecciones. Yo la votaría. Y si el partido al que voto tuviera la valentía y la honradez de tomar a Ada -y otros/otras Adas que hay en el país, como Gordillo, Alfon, etc- perdería muchos votos por un lado pero ganaría muchos más por el otro y, desde luego, aseguraría el mío, que empieza a vacilar.

Ada ennoblece el Parlamento con su presencia y no esa caterva de vividor@s, profesionales de la política, obedientes rebaños de esos que hacen como decía un célebre y cínico diputado británico: "señor, yo no voto de acuerdo con mi conciencia, como si fuera un patán. Voto según las órdenes de mi partido, como hacemos los caballeros".

viernes, 16 de noviembre de 2012

No son suicidios; son asesinatos.

¿En dónde empieza y en dónde acaba la responsabilidad de los gestores políticos? Quienes pusieron en marcha la burbuja inmobiliaria de los noventa, el PP, y quienes luego, pudiendo, no la desinflaron, el PSOE, son responsables de esta tragedia nacional que, por ahora, se condensa en tres puntos: 400.000 desahucios ejecutados en cuatro años; tres muertes por suicidio; 100.000 desahucios más pendientes.¿Cuántos suicidios más?
Es cierto que casi todos los desahuciados firmaron hipotecas a las que luego no podrían hacer frente y que, en estricta aplicación de la ley (por lo demás dickensianamente injusta) son los únicos responsables de lo que les sucede. Verdad es asimismo que, en los años dulces de bajos intereses y cuasi pleno empleo, los bancos sedujeron a todo el mundo, incluso personas ya entonces insolventes, para que se entramparan y que esa seducción es normalmente muy difícil de resistir. Y también lo es que los bancos nos metieron a todos en esta crisis bestial por su infinita codicia. Pero es verdad, al final, el único responsable de lo que te sucede con un crédito eres tú por haberlo tomado. Tiene razón, por tanto María Antonia Trujillo, exministra del PSOE al decir que las deudas hay que pagarlas y "no haberse endeudado". Tiene razón, pero no tiene sensibilidad ni entrañas. ¿Y esta mujer fue ministra del PSOE? Claro, así está el PSOE.
Porque hay más asuntos en el tintero: las prácticas impropias, sucias, ilegales, estafadoras de los bancos provocaron la crisis actual. Esta crisis se llevó por delante millones de empleos, trajo la ruina general y el endeudamiento que nos ahoga y cercenó las posibilidades de que cientos de miles de hipotecados pudieran hacer frente a los pagos mensuales al quedarse sin trabajo. Así que la responsabilidad no es enteramente suya, pues no controlaban los mecanismos de política económica.
La responsabilidad primera fue de los bancos por sus prácticas fraudulentas; esos mismos bancos que ahora chupan dineros públicos sin tasa que podían aliviar la situación de los más desfavorecidos y a los que, sin embargo, desahucian solo para agravar los problemas de todos, empezando por los de ellos mismos.
Pero, sobre todo, la responsabilidad es de los políticos que, pudiendo legislar para que nada de esto sucediera, no lo hicieron y siguen sin hacerlo porque no gobiernan para la gente sino para los bancos. Todos. Los del PSOE también, como se ha visto hasta la fecha. Son sus deudores, les deben mucho dinero, reciben trato de favor, tienen privilegios, corruptelas, participación directa o indirecta en las estafas bancarias (solo el ejemplo de Bankia dará para un curso monográfico) y la gente, que se busque la vida como le recomienda esa exministra socialista, Trujillo a quien Palinuro desea que jamás se encuentre en una situación como la que con tanta carencia de piedad y de sentimiento socialista juzga.
Así las cosas, ¿cuánto tardará en estallar la indignación popular y en llevarse todo por delante de forma que sean los ricos los que salten por las ventanas o los hagan saltar como ellos hacen hoy con los pobres?

martes, 13 de noviembre de 2012

La casa o la nación.

La recién comenzada campaña electoral catalana gira en torno a dos puntos: la crisis y el nacionalismo catalán convertido al independentismo.
Entre los dos se ha colado la huelga general de mañana que tiene los ánimos bastante caldeados pero que es un hecho transitorio. El día 15 se hará recuento (diametralmente opuesto el del gobierno al de los sindicatos) y se plantearán unas medidas. Y, enseguida, de vuelta a las elecciones catalanas.
La crisis. Una de las acusaciones más frecuentes a los gobiernos español y catalán es que se han encrespado en el corral a cuenta de la independencia para ocultar ambos sus nefastas políticas de recortes, reducciones, cierres. Quizá sí. Pero no les sale. La crisis está presente en primerísimo plano a través del problema de los desahucios que son consecuencia directa de aquella. Es decir, no se habla de crisis ni se blanden términos casi extraterrestres, como prima de riesgo. Se habla -y se oye, se ve, se palpa- el drama humano concreto, en tu escalera, en tu acera, en tu barrio, en tu ciudad, familias enteras a la calle con sus enseres y sin tener a dónde ir. Es la crisis, pero la crisis en su rostro humano, de impacto directo, con suicidios. Algo que ha obligado a los dos partidos mayoritarios a hacer como que hacen algo. Obliga a la acción. Por fortuna parece que son los bancos quienes han acordado la moratoria que los señores legisladores no han tenido en valor de imponerles. Lo cual recuerda el espectáculo de los ricos pidiendo que les suban los impuestos. Una vergüenza.
Pero, además de mover a la acción, esta prueba tener un aspecto teórico que debe subrayarse. El fracaso rotundo de la ideología neoliberal. Dejado el sistema, el mercado, a sí mismo, lleva a la injusticia, a la miseria y, probablemente, a un estallido social, como el que se apunta en un país en donde el sindicato de policía ya dice a sus afiliados que no ejecuten los desahucios y vecino a otro, Portugal, en donde los militares avisan al gobierno de que no cuente con ellos para reprimir al pueblo. ¡Hasta los bancos comprenden que hay que intervenir en el mercado antes de que todo se vaya al garete! El integrismo neoliberal debiera reflexionar sobre esta cuestión en lugar de seguir arrimando la tea a la yesca.
Independentismo. Pues claro que Mas está obligado a envolverse en la cuatribarrada y a sacar a su pueblo del yugo hispánico. Ha olido que es lo que va a darle más votos. Un debate sobre su gestión en política económica no le sería beneficioso y el hombre se presenta a ganar las elecciones, no a perderlas. La invocación a la nación tiene siempre algo profundo, casi telúrico, muy simbólico y tiende a hacer tabla rasa de las otras diferencias que separan a las gentes en ricos y pobres, creyentes y no creyentes, de izquierdas y de derechas. !Catalans -diría el Marqués de Sade- encore un effort si vous voulez être républicains!. Aunque me temo que, si los catalanes se sacuden la Corona, la sombra del altar seguirá siendo muy larga. En todo caso, Mas tiene que aunar los tonos mesiánicos con el posibilismo más práctico y ramplón. Que no lo acusen solo de loco incendiario. Además, piénsese bien, los trémolos nacionalistas del president estarán justificados tanto si gana, para exigir lo más como si pierde, para exigir lo menos. Pero siempre para exigir. Se acabó el tiempo de la Cataluña dócil.
Los nacionalistas españoles, el PP y el PSOE coinciden en tirar contra Mas por inoportuno, boicoteador, iluso, visionario, Moisés, caudillo, hipernacionalista y qué sé yo. Van al ataque frontal, entran al trapo, exactamente lo que Mas quiere para presentarse como el San Sebastián que recibe los flechazos con que las huestes castellanas pretenden sojuzgar el orgulloso principado. Ninguno de los dos habla de autodeterminación. No parecen haber escuchado siquiera el término. Si acaso se especula con que un hipotético referéndum sería referido al Tribunal Constitucional y aquí paz y después gloria.
Por fortuna en Cataluña está el PSC que, con bastante más juicio que la dirección federal, quiere ser el puente de unión entre los dos nacionalismos. Postula el referéndum de autodeterminación y (es de suponer) respetará su resultado, pero se declara partidario del mantenimiento de España. Esa es exactamente la posición de Palinuro que es un nacionalista español demócrata pues reconoce el derecho de autodeterminación de las demás naciones, pero aboga decididamente por el mantenimiento de la nación española en su actual configuración. Palinuro entiende que es mejor pertenecer a una nación a la que todos sus componentes son leales que a una que obliga a otras naciones a aceptar su dominio.
Una actitud tan abierta, moderada y sensata debiera garantizar un fuerte apoyo electoral al PSC. Pero las cosas son como son y se le pronostica poco menos que el hundimiento. Parece como si se diera una polarización social, bloque catalanista contra bloque españolista. A esta situación de enfrentamiento se llega gracias a las actitudes intransigentes de la derecha española que suele llevar en el furgón de cola al PSOE, temeroso de enemistarse al electorado españolista. Esta hostilidad provoca la natural reacción defensiva de cerrar filas en torno al portaseñera. Si se quiere un ejemplo de lo mal que se pueden hacer las cosas, tómese el reciente propósito del ministro de Cultura de españolizar a los niños catalanes y mírese con ojos catalanes leales a España: Ostis, tú, que dice el ministro que no somos españoles. ¿Pues qué somos?

domingo, 11 de noviembre de 2012

De un lado, El País; de otro, los desahucios.

La dirección de El País publica su versión de los hechos en un editorial pro domo sua, como es natural, titulado A nuestros lectores. Está llena de consideraciones mercantiles y bursátiles que apuntan a gestiones empresariales de los responsables. Otra porción importante del escrito se la lleva diversas consideraciones acerca de la muy democrática organización interna del periódico. La tercera exculpación consiste en invocar la similarmente penosa situación de otros afamados medios y sus medidas de supervivencia no menos dolorosas que las de El País. El resto son suposiciones acerca de las razones, más o menos inconfesables, que tengan quienes critican y hasta atacan las decisiones de la empresa en este conflicto. Aparecen la demagogia, la envidia, la vanidad, la frustración y hasta el libertarismo, ignoro si el antiguo o el moderno.
La explicación es muy insatisfactoria por razones obvias. Nadie duda de que, para sobrevivir, las empresas deban tomar a veces decisiones que implican sacrificios. Pero esas decisiones deben explicarse y acordarse; no imponerse. Recordar a continuación la estructura democrática de la adopción de decisiones en El País es mentar la soga en casa del ahorcado porque, además de que esa democracia interna es precisamente la seña de identidad del diario desde siempre, la invocación es para justicar un acto autoritario, un trágala. Y un trágala expuesto de muy malos modos, llamando viejuna a parte de la redacción y calificándola de dispendio. La referencia a la crisis general de los medios impresos es sumamente oportuna. ¿En cuántos de esos medios cobra el jefe un millón de euros al mes?
El escrito dice que las retribuciones del personal directivo pueden consultarse en internet. No se entiende, entonces, por qué no las comunican a la asamblea de la redacción. Este es el punto en cuestión: no que deban o no tomarse medidas sino qué medidas se toman y cómo y qué ejemplo dan quienes las toman. El País vivirá; al menos de momento. Es su espíritu el que ha muerto. Será un El País zombie, según la idea del propio Cebrián. Todos zombies, es verdad; pero unos zombies son ricos y otros, pobres.

Y de los desahucios, ¿qué? El suicidio de Amaia ha electrizado el país. Han sido necesarios 400.000 desalojos y un par de suicidios para que los políticos que votaron en contra de la dación en pago se hayan convertido en reformistas de urgencia a fin de poner coto a esta catástrofe. Pero han sido necesarios 400.000 casos y dos suicidios. El primero, al parecer, no fue suficiente. El segundo marca tendencia y, por fin, los legisladores se aprestan a la acción. Con mucho temor. Con muchísima prudencia. Ya ha dicho un banquero que cuidado con premiar el impago. Y otro colega suyo, más científico, ha recordado que, si se tolera el impago, se pone en peligro la recuperación económica. A alguien puede sonarle esto a amenaza, pero debe de ser una fantasía. ¿Cómo van a amenazar los bancos si el Estado los ha sacado de la ruina y del impago con el dinero de todos?  Pues así es.
No es preciso cavilar mucho para dar con una fórmula sencilla: renegociación en donde se pueda; en donde no, periodo de carencia de dos años, en tanto se recupera la economía. Leo que el sindicato mayoritario de la policía se declara en rebeldía ante los desahucios y que una caja anuncia un cese temporal de los desahucios. Son movimientos en la buena dfirección. Ahora tiene que seguir la ley.
Hoy se habla poco ya de la burbuja inmobiliaria, que suena algo antiguo. Sin embargo es claro que estos 400.000 desahucios y los dos suicidios son las consecuencias hasta ahora de esa burbuja. De forma que quienes la inflaron en un primer momento y quienes no la desinflaron en uno segundo ya saben de lo que son responsables.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Fracaso colectivo.

No se trata de repartir alegremente responsabilidades entre toda la cofradía, de diluirlas en una acción colectiva acéfala, de la que nadie se responsabiliza. Ni hablar.
La mujer de Barakaldo que ayer cometió suicidio por el desahucio ha conmovido la conciencia nacional, ha provocado una oleada de indignación, ha echado a la calle a miles de ciudadanos en esa ciudad. El hecho se conoce el mismo día en que se hacen públicos los datos del último barómetro que reflejan la pobrísima opinión que los ciudadanos tienen de los políticos. Solo para comprender que, aun siendo baja, es demasiado alta, como se comprueba con el asunto de los desahucios. No, no es cosa de repartir alegremente las responsabilidades. Un@s son más responsables que otr@s.
Los primeros de todos, desde luego, los mismos bancos. Los principales responsables de este espantoso drama de los desahucios son los bancos, los que los mueven. 500 ejecuciones diarias; quince mil al mes. 400.000 en los últimos años. En ese aluvión de injusticia, de iniquidad, muchas voces han señalado la crueldad de que los bancos rescatados con dineros públicos sigan ejecutando los desahucios de aquellos de cuyos dineros se benefician. Muchos lanzamientos no son solamente injusticias; son verdaderos crímenes.
El segundo orden de responsabilidad lo comparten los cómplices, esto es, quienes por acción u omisión permiten que se cometan estas tropelías y hasta las amparan. Los políticos. Es sabido que el PP y el PSOE votaron en 2011 en contra de la dación en pago. Todavía en marzo de este año, el PP convalidó en el Congreso un decreto de dación en pago tremendamente restrictivo y el PSOE se abstuvo en la votación. Es verdadera complicidad que probablemente se explique por razones inconfesables que apunten a las condonaciones de créditos de los bancos/cajas a los partidos. En una palabra: estos no quieren incomodar a los acreedores. Y las consecuencias las pagan las gentes corrientes y molientes a las que antes se ha dejado sin trabajo, sin ingresos, sin prestaciones, ni ayudas, ni subvenciones, ni servicios. Nada. Y, después de nada, a la calle.
Traten de conciliar esta actuación o falta de actuación con los bonitos discursos sobre el humanismo por el que se desviven los dos principales partidos, el cristiano del PP y el racional, kantiano, del PSOE. El hecho es que no casan.
El tercer orden de responsabilidad recae sobre tod@s nosotr@s, el conjunto de l@s ciudadan@s a quienes nos es perfectamente aplicable el conocidísimo poema de Martin Niemöller, cambiando algunos conceptos: primero fueron por los trabajadores, luego por los dependientes, después por los jubilados, más tarde por los desahuciados. Somos el conjunto de los ciudadanos que, por no confiar en nuestras fuerzas o por no molestarnos, hemos permitido que las cosas lleguen a estos dramáticos extremos de suicidios y huelgas de hambre que son suicidios a término. Solo quedan excluidos, para honra propia y bochorno de los demás, los que han dedicado su tiempo y su trabajo a las plataformas contra los desahucios, quienes se han implicado personalmente y han conseguido, no solamente parar muchas ejecuciones sino, en último término, obligar a los políticos a que fuercen a los bancos a frenar los desahucios. Estos ciudadanos de las PAHs merecen el aplauso y el apoyo de tod@s.
Dos colectividades más merecen mención en este asunto: los jueces y la iglesia. Los jueces han tardado en tomar partido y lo han hecho hace poco por boca de sus principales asociaciones, pero lo han hecho. Han dicho de forma muy gráfica que los han convertido en agencias de cobros, en los hombres del frac de los bancos y que urge cambiar la ley no solo para librarlos de tan impropia posición sino para remediar una injusticia sangrante.
De cambiar la ley hablan también los obispos, pero no para poner coto a los atropellos con la vivienda sino para terminar con el matrimonio gay que debe de parecerles más peligroso que dejar a las familias sin techo. Lo importante no es que las familias se queden en la calle sino que estén compuestas por un hombre y una mujer, como dicen los curas que manda Dios. En cuanto a los desahucios, los obispos recomiendan rezar.
Los desahucios son un fracaso colectivo con distintos niveles de responsabilidad. Y hay que ponerle remedio porque las familias son más importantes que los bancos. Estén compuestas como estén compuestas.

miércoles, 31 de octubre de 2012

¿Estúpida o sinvergüenza?

La opinión pública está dividida. Hay quien dice que esta mujer es una estúpida redomada y hay quien cree que es una sinvergüenza sin parangón. Los sintéticos dicen que ambas cosas. Palinuro no se pronuncia y remite al juicio de cada cual.


La ley está para cumplirla.

Salvo que no les guste a los suyos, en cuyo caso, se cambia sin más. Así cambiaron la ley de la RTVE para poder nombrar solo con sus votos a los dos comisarios políticos que vienen destrozando la RTVE. Así se disponen a cambiar de un plumazo todas las leyes que no les gustan: ley del aborto, del matrimonio homosexual, de seguridad ciudadana, de tasas de la justicia, de educación, etc. Es decir:


La ley está para cumplirla

...salvo que seas del PP, en cuyo caso, si no quieres cumplir la ley lo que haces es cambiarla por la que te gusta y, así, obligas a los demás a cumplir no la ley, sino tu ley. En resumen, que los demás cumplen la ley pero tú, no si no quieres. Sostener así como así que


La ley está para cumplirla

cuando la ley dice lo que te te da a ti la gana que diga es una evidente muestra de chulería propia de la derecha más obtusa, más odiosa, antigua y franquista. Porque bastaría con hacer con la Ley Hipotecaria lo que los peperos han hecho a toda pastilla con la Ley de RTVE (esto es, reformarla) para que no hubiera más desahucios y no más situaciones "tristes y lamentables" como dice esta hipócrita de arrogante belfo.
En el caso de Ana Botella, al juicio que su universal y presunta idiocia merece, se añade la enésima muestra de sensibilidad de paquidermo de esta derecha clasista y cuartelaria que jamás se vio en la angustia del desahucio que empuja a la gente al sucidio.
No señalaré que parezca mentira que alguien capaz de decir estas cosas se proclame católica porque mi opinión del catolicismo es exactamente esa: una secta de seres crueles, inhumanos, carentes de todo noble sentimiento. Solo diré que esta gente increíble está donde está por el voto de los ciudadanos, incluidos sin duda muchos que ahora se encuentran en la calle.

En el fondo, amig@s, es el país.