Mostrando entradas con la etiqueta Nacionalcat.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nacionalcat.. Mostrar todas las entradas

domingo, 29 de diciembre de 2013

Mi última pastoral.

Sí, hermanos, os esperamos hoy a todos en la eucaristía de la Plaza de Colón, en la misa de las familias. Me dicen hay medio millón de almas en camino, procedentes de todos los puntos de España. Y yo os bendigo y os digo: ¡sois la legión cristiana! ¡Los reevangelizadores del país! ¡Los apóstoles del retorno de España a su prístino ser nacional, la Iglesia católica, apostólica y romana! Mi corazón se conmueve. Ya puedo retirarme a una vida contemplativa, más acorde con mi ser.

Efectivamente, el sucesor de San Pedro, nuestro amantísimo padre Francisco, ha tenido a bien jubilarme, dando satisfacción a mis repetidas rogativas de nunc dimittis, Domine. Otro cualquiera quizá hubiese pedido más tiempo para llevar a cabo su labor. La mía está hecha, viéndoos hoy venir a cientos de miles, a recibir el espaldarazo de la misión divina.

El momento no puede ser más propicio. Como si quisiera hacerme un regalo de despedida, mi amado hijo, José María Ruiz-Gallardón, ha presentado ya el proyecto de ley de protección de los derechos del concebido. Nada podía serme más grato. Por fin se han escuchado nuestras plegarias y el poderoso brazo de la justicia secular ampara las inocentes vidas de los concebidos en cualesquiera circunstancias. Solo empaña el gozo que se tolere el aborto en los casos de violación, como si el hecho de que la madre sufriera un agravio fuera responsabilidad de esa alma inocente que lleva en su pecador seno.

No obstante, es un comienzo glorioso para la recuperación de esta sociedad materialista y consumista, solo dedicada al disfrute y el relativismo de los valores. Hoy acudís, amadísima grey, a participar en la comunión de los cristianos en pro de la familia y mañana saldréis a cumplir vuestra misión de llevar este mensaje a todos los rincones de España.

Familia solo hay una y solo puede haber una, la instituida por Dios como la unión de un hombre y una mujer con fines no concupiscentes sino reproductivos. Ella, sumisa; él, dispuesto a dar la vida por ella. Así camina la familia a los ojos del Señor. No os dejeís engañar por falsas tolerancias que son artimañas del maligno. Las demás uniones son contra natura, pecado, y deben volver a ser delito. Porque, por su mera existencia, atentan contra la familia de verdad.

El matrimonio homosexual no es matrimonio a los ojos de la Iglesia. Además, la homosexualidad quizá no sea una prueba de posesión demoniaca o una muestra de degeneración, pero sí de un comportamiento desviado que puede tener cura si se apela a la fe con la fuerza suficiente. Y, por supuesto, a menor homosexualidad, menor riesgo de pederastia, ese nefando crimen consistente en abusar de la inocencia de unos pequeñuelos que Cristo siempre quiso que se le acercaran.

Y, por supuesto, queridos hermanos, portad la espada flamígera de San Miguel en contra de todo atisbo de aborto. España vuelve a ser tierra de refugio para las hipotéticas víctimas de esa forma moderna de genocidio de la interrupción del embarazo. El ministro de Justicia, el hermano Ruiz-Gallardón, a quien esperamos ver hoy en la Santa Misa, dice que su ley es la más progresista del gobierno, que nos pone en vanguardia del siglo XXI. Desde luego, es una ley tan a favor de la persona que protege sus derechos incluso antes de serlo.

No os dejéis engañar por los sofismas del adversario, cuyo solo interés es la condenación de las almas. Vendrán a hablaros de los derechos de las mujeres, en especial del de la libre disposición del propio cuerpo. ¡El derecho a eliminar otra vida, concebida por decisión libre de la madre! ¡El derecho de borrar a capricho las consecuencias de nuestros actos! No existe ese derecho y, de existir, cedería ante el superior del inocente por nacer . Una vez concebida la nueva vida, el cuerpo de la mujer ya no le pertenece sino que pertenece por entero al concebido y, subsidiariamente a quienes lo representan, la Iglesia y los poderes públicos cuando están regidos por principios católicos como sucede con el Estado español que dice no profesar religión alguna, pero es fiel hijo de la Iglesia. La maternidad es un acto trascendental. Los derechos de las mujeres no lo alcanzan. Y sobre eso de los derechos de las mujeres habría mucho que hablar, pero no es el momento.

También os atacarán en vuestra fe por el lado práctico, el material, el de los hechos y no los principios. Os dirán que la ley no frenará los abortos. Unas -quienes puedan permitírselo- irán a abortar a Inglaterra o Francia y otras habrán de hacerlo en condiciones de ilegalidad y clandestinidad y, dicen, riesgo de muerte. Es posible, aunque las cifras están por ver. En todo caso, posible y muy lamentable; pero menos que aceptar que el mal se generalice y corrompa la sociedad. Recuérdese que, cuando la colectividad está corrupta por entero, Dios no se molesta en hacer leyes, sino que la destruye por el fuego, como hizo con Sodoma y Gomorra. Allí tambén había promiscuidad, homosexualidad, sodomía, prostitución y muchos abortos. Y su destino fue terrible.

La imagen es una ilustración de Frantisek Kupka titulada El dinero, para la revista satírica anarquista francesa L'assiette au beurre, de dos de noviembre de 1901.

viernes, 27 de diciembre de 2013

El neoliberalismo totalitario.

En la memoria colectiva están las frecuentes andanadas, muchas sandungueras, de Esperanza Aguirre contra el Estado, la administración pública, los funcionarios a los que a veces califica de vagos, contra lo público en general. Están en la onda de las que, con mayor prosopopeya, larga Aznar en cuanto puede sobre la ineficiencia del sector público, el envidiable dinamismo del privado, etc. Suelen ir acompañadas de las resueltas recomendaciones de la FAES, el think tank dedicado a la muy lucrativa tarea de demoler el Estado del bienestar.

En conjunto, esos discursos se limitan a reproducir las simplezas y los sofismas de la revolución neoliberal de los 80s, acaudillada por Reagan y Thatcher, iconos de Aguirre. El galán de cine y la hija del tendero. Pura sociedad civil vigorosa en acción. La insurrección de la gente normal contra las demasías colectivistas. La elegancia manda pasar por alto la circunstancia de que quienes elaboran ese discurso antiestatal en España suelen ser funcionarios del Estado, inspectores de Hacienda, técnicas de Turismo, abogados del Estado, etc. Y se pasa por alto porque se trata de un argumento ad hominem, impropio del juego limpio discursivo. Pero no deja de tener gracia. Estos funcionarios neoliberales personifican la refutación de las teorías weberianas sobre la racionalidad de la burocracia. Y no digamos nada de la loca pretensión hegeliana de la eticidad del Estado. Vamos, hombre, el Estado es el problema, dejó dicho el ex-actor.

Ya casi nadie cuestiona la idea de que el triunfo de esa revolución, la desregulación de los mercados financieros, fue la causa del desbarajuste y la crisis actual. El "casi" hace referencia a los ideólogos neoliberales más empecinados, según los cuales la crisis se debe al exceso de regulación. Conflicto imposible de resolver porque es el problema de la relatividad del veneno. La convicción general es que, de una forma u otra, hay que regular los mercados. Porque, además, es lo que se hace, aun diciendo lo contrario. Desregular por ley es tan intervención como regular. Y legislar sobre contratos laborales, salarios mínimos, subsidios de desempleo, incentivos al empleo, acceso a la sanidad, a la educación, es regular, es intervenir; intervenir a favor de unos y en contra de otros, igual que la regulación es intervención a favor de los otros en contra de los unos. Por qué haya de ser mejor la desregulación que la regulación es algo que no cabe dirimir teóricamente; hay que remitirse a los hechos. Y los hechos cantan: es peor la desregulación.

Todo esto es música celestial para los neoliberales españoles que van de catecismo. Su desregulación es una especie de frenesí intervencionista que los lleva a legislar sobre todo, no solo sobre lo anterior, sino sobre el orden público y hasta los ámbitos privados de los ciudadanos, el terreno de su libre decisión. El ministro de Justicia afirma que él sí tendría un hijo con malformaciones graves como una convicción personal. Y ni se le pasa por la cabeza que quizá no tenga derecho a imponer sus convicciones personales a los demás por ley. ¿O cree que sus convicciones personales son superiores a las de los demás? Legislan sobre la intimidad de las personas. Para ser neoliberales parecen totalitarios. Porque lo son. Todo el nacionalcatolicismo español se ha hecho neoliberal y, al tiempo que se vale del Estado para bajar los sueldos, se mete en las relaciones entre privados y en sus alcobas. El Estado es el problema, pero ellos quieren regularlo todo desde el Estado, oída, desde luego, la iglesia, madre veneranda. No se olvide, es neoliberalismo nacionalcatólico, de peineta, rosario y via crucis.

Convierten en públicos por mandato cuerpos privados de seguridad. Son neoliberales pero abusan del Estado al tiempo que lo desmantelan. O lo uno por lo otro. La política de su partido es la típica captura de rentas en y a través de la administración pública, cosa que también sucede con el PSOE en Andalucía. Pero el PSOE dice no ser neoliberal. Los neoliberales de casta, al estilo nacionalespañol, no solo capturan rentas sino que han patrimonializado la administarción pública, gestionada en muchos casos con criterios de expolio y saqueo. Estos neoliberales han creado una amalgama confusa entre lo público y lo privado, borrando una distinción de siglos, que ya se daba en el Imperio romano.

En manos de los neoliberales hispánicos el Estado vuelve a ser el comité que gestiona los asuntos de la clase dominante, según el criterio marxista clásico. En los 70s se dio una controversia típica de la época entre quienes hablaban del Estado capitalista y quienes lo hacían del Estado en la sociedad capitalista o Poulantzas vs. Miliband. Entre tanto llegaron los galgos y los podencos y se los comieron. La polémica se resuelve en su panza. El Estado se gestiona como una empresa privada, pero como una empresa en y de liquidación.

Como buenos totalitarios los neoliberales españoles tienen un formidable aparato de propaganda en el que interviene activamente la iglesia con abundante munición ideológica y sin abstenerse de ir a la calle en defensa de sus creencias, consistentes en imponerse a todos los demás. Además del mencionado think tank, cuenta con emisoras de radio y TV, algunas directamente gestionadas por la iglesia, periódicos, editoriales, universidades y todo tipo de centros de agitación y propaganda. Junto a ellos, una tropa de ideólogos, intelectuales, periodistas, que van de tertulia en tertulia, defendiendo denodadamente a sus empleadores. Y no suelen ser baratos los mozos, no, aunque tampoco vuelen muy alto.

En su discurso el Rey aludió a los intelectuales. Si no me equivoco es la primera vez que este estamento de licenciosas costumbres es tocado por la real palabra. Supongo que el buen hombre ve el problema de España (o sea, Cataluña) tan complicado que, a la desesperada, invoca las fuerzas del averno, los brujos, los adivinos o los payasos que de todo suele haber en las relaciones entre el poder y los intelectuales. A ver, muchachos, se necesita una nueva interpretación, una definición nueva de España, cosa de ideólogos. La última, la de la unidad de destino en lo universal, parece no funcionar. Hay algunos empeñados en tener otro destino.

Por cierto, los vascos están preparando otra movida de revisión del estatuto. Un nuevo frente para un gobierno desbordado que no sabe ya a cuál atender.

Un par más de dosis de este neoliberalismo nacionalcatólico, carcunda, totalitario y acabamos todos marcando el paso haciendo sonar marciales unas botas que, por supuesto, habremos pagado de nuestro bolsillo.

(La imagen de Aguirre es una foto de Wikimedia Commons, con licencia Creative Commons. La de Thatcher es una foto de Vectorportal, aquí reproducida con mención de la fuente, que es la condición exigida en su página.)

jueves, 5 de diciembre de 2013

La ideología de los nuestros.

Por si no había quedado claro ya desde sus primeras intervenciones y se sublimó bajo la forma de una relaxing cup of coffee en Sao Paulo, la alcaldesa de Madrid lo ha expuesto con toda autoridad y contundencia: la ideología que ha traído más progreso a la humanidad ha sido la de los que estamos sentados aquí. No es muy preciso teóricamente hablando, pero se entiende, es la ideología de la nostridad, la de los "nuestros". Quiere decir, el liberalismo, pero no se atreve a pronunciar la palabra que durante muchos años estuvo proscrita por la iglesia católica.

Pero, ¿de verdad se trata de la ideología liberal o de la versión retro-neo-liberal que por aquí se estila, esto es una amalgama de nacionalcatolicismo de peineta y liberalismo del Tea Party? Porque las personas que estaban sentadas cabe Ana Botella son concejales y cargos del PP, el abanderado de esa versión cañí del liberalismo. No podía ser distinto. Prácticamente todos los altos dirigentes del PP son funcionarios públicos (inspectores de Hacienda, de Trabajo, registradores, abogados del Estado) cuyo discurso es radicalmente contrario a la función pública; servidores del Estado que abogan por desmantelarlo, trocearlo y vendérselo a los amigos.

Esta práctica, al liberalismo, al de verdad, le parece siempre muy mal. Lo que más odia, precisamente, son las relaciones fraudulentas de los cargos públicos con intereses empresariales concretos porque eso, por lo bajo, le parece competencia desleal y por lo alto, lo que de hecho es, pura delincuencia. O todos los empresarios capturamos el Estado y lo ponemos a nuestro servicio por medio de estos burócratas felones, o rompemos la baraja. Privilegios en la corrupción, no.

Doña Esperanza Aguirre, funcionaria pública, principal teórica del neoliberalismo hacía sus campañas de todo tipo, incluida la electoral del famoso "Tamayazo", organizadas por la Gürtel, la trama de presuntos delincuentes que inflaban las facturas y se enriquecían de modo alucinante. Y no una vez o dos, sino por sistema, con inercia burocrática, muy poco propia del alegre neoliberalismo, ese que iba a acabar con las mamandurrias. Un supuesto fraude que duró años y que se cargó al erario público en forma de expolio. La verdad, como ideología, esto no hay quien lo trague.

El retro-neoliberalismo es, en lo esencial, una forma de administrar los recursos públicos a base de patrimonializarlos, quedárselos o ponerlos a su servicio. Eso en el seno de los nuestros. La famosa boda de la hija de Aznar tiene el privilegio de mostrar la mayor densidad de supuestos granujas, delincuentes y estafadores por metro cuadrado del mundo. Ahí, entre la comitiva, iba el gran Correa, artífice de la mayor red de corrupción político-empresarial de este país y su mujer llevaba un vestido de tul y gasa que valía una fortuna. Pura exhibición de poder, de seguridad, de impunidad: "aquí mandan los nuestros". Los de la ideología del progreso, vaya.

La ideología del desfalco, la malversación, el cohecho, el despilfarro, la prevaricación. La de los palacetes, la caja B, los sobresueldos, los áticos, los aeropuertos sin aviones, los 300 millones de la Fómula 1, las comisiones de Urdangarin, los trajes del otro, el jaguar y los confettis de la otra, el "cobro ficticio" de sus viajes, las recalificaciones, las contratas mafiosas, los safaris de lujo de Bárcenas por Sudáfrica, las Fundaciones dudosas, el trinque general, los tropecientos asesores, los parientes enchufados, las mil mamandurrias todo a costa del erario público. Yo a eso no lo llamaría ideología, sino latrocinio frénetico. O, en todo caso, la ideología de la banda de ladrones. Precisar luego si están sentados o de pie, es solo la habitual estulticia de Botella.

Se comprende por qué sacan la Ley Mordaza. Por si la gente algún día se cabrea.


(La imagen es una foto del Grupo Popular, con licencia Creative Commons).

martes, 5 de noviembre de 2013

Erasmo de Rotterdam.


Hay algo simbólico muy profundo en el nuevo latrocinio del ministerio de Educación de privar a los alumnos Erasmus de esos míseros 100 o 180 euros mensuales, con el curso comenzado. El significado obvio está rebotando por las redes y movilizando afectados y simpatizantes en el rechazo al nuevo tajo a la educación, perpetrado, además, con la felonía habitual en este gobierno, es decir, con retroactividad. Los alumnos ya habían incurrido en gastos que, si los dioses no lo remedian, ahora serán de su exclusiva cuenta. Y lo más obvio de todo: el gobierno, el ministerio, el ministro que ahorra en esto una cantidad x es el mismo que subvenciona las corridas de toros, obviamente más necesarias al progreso de la sociedad que el saber de las nuevas generaciones. No hay dinero para becas Erasmus pero sí lo hay para restaurar el Francoleo del Escorial o dárselo a manos llenas a la iglesia. Algún cínico llega a decir que para qué quieren los jóvenes ir a Alemania; ya irán a buscar trabajo cuando se licencien.

Son las críticas al uso. Pero el significado del nuevo tijeretazo va más allá. Más allá, incluso de otra crítica que denuncia la política del ministerio como clasista y contraria al acceso a la educación de las clases menos pudientes. Por ello se inventa requisitos caprichosos, disfrazados de eso que llaman "exigencia" como que solo obtendrán beca Erasmus los que tengan otra previa del ministerio. O algo así. Pura arbitrariedad.

Pero el significado profundo radica en otra parte. En el sempiterno odio de la derecha española a Europa y todo lo que Europa significa: tolerancia, convivencia, moderación, respeto, libertad de juicio, honradez en los tratos y sinceridad en los discursos. Todo lo cual está estupendamente representado en la figura que da nombre a las becas: Desiderio Erasmo de Rotterdam (1466-1536). Sin duda, Europa, que es bastante versátil, se identifica también con otras figuras y símbolos y les atribuye funciones ceremoniales de diferentes aires: Carlomagno, la coral de la IXª sinfonía. Pero Erasmo tiene un peso especialísimo porque es un simbolismo filosófico, teológico, literario y político.

Este monje agustino que jamás ejerció y vivió toda su vida como lo que hoy llamaríamos un "intelectual free lance" puede considerarse en gran medida el padre de la Europa contemporánea. Su traducción de la Biblia, rivalizando con la Vulgata, fue la base de las versiones de Lutero y del Rey Jacobo I; es decir, está en en el origen de la Reforma. Lutero lo consideraba su inspirador y él se llevaba a partir un piñón con el fiero monje de las tesis de Wittenberg, con el que se carteó largos años, hasta que al, final rompieron porque Erasmo se negaba a tomar partido entre católicos y protestantes. "O sea, un equidistante", rezonga el integrista español con la mosca detrás de la oreja. Si a eso se añade que Erasmo atacaba la autoridad de la iglesia, su corrupción, sostenía todo tipo de herejías (siempre intermedias) sobre el libre albedrío y otras complejidades, sin contar con su manía de glosar los textos santos y hacer que las gentes los leyeran o de andar burlándose de la necedad empingorotada del clero o su sinvergonzonería, se entiende que el bueno de Desiderio Erasmo no sea personaje grato al recio nacionalcatolicismo español.

¿Y qué? ¿Acaso no estuvo este agente del diablo a punto de pervertir la patria cuando el país se llenó de erasmistas, que vinieron con la corte de Carlos I o florecieron aquí alimentados por el espíritu humanista y renacentista de los flamencos? ¡Los erasmistas españoles! Tenebrosa secta simpatizante de las ideas de aquel extraño holandés enemigo de Roma, pero amigo de Tomás Moro. ¡Ah! Pero la Inquisición actuó a tiempo y, aprovechando una ausencia de Carlos en Italia que se llevó a los cabezas de fila, despachó la secta entera, repartiendo torturas, penas, multas, condenaciones, abjuraciones, encierros y destierros, hasta que el país quedó, como siempre, limpio cual patena. Y yermo.

Convertir a Erasmo en símbolo de Europa es una provocación al recio tradicionalismo de la carcunda hispana así que, en cuanto han podido, se lo han cargado. "Becas Erasmus, becas Erasmus... Lo que hacen falta son becas Torquemada", razona la fe de Trento. Esas podrían otorgarlas las señoras Sáez de Santamaría y Cospedal, tocadas con peineta y mantilla, prueba del gran papel que la iglesia otorga a las mujeres. 

Parece como si un ministro de Educación y Cultura debiera tener alguna sensibilidad para estas cuestiones. Prever, por ejemplo, la repercusión de sus decisiones que, si no están dictadas por un resentimiento primitivo contra los estudiantes, rebeldes por condición, lo están por los intereses más mezquinos y la más correosa indiferencia ante las cuestiones de justicia social o del significado de los símbolos que constituyen Europa.

Pero no hay cuidado. Dios protege a los suyos aunque no tengan ni idea de lo que dicen o hacen. A ver, ¿acaso no es Erasmo hijo natural de un cura católico y, al parecer, su ama de llaves? Sin duda, tuvo una educación privilegiada en colegios de élite, de los que gusta la derecha española. Pero no por eso dejaba de ser ilegítimo, imposible de ajustar al elevado concepto de estirpe que maneja Rajoy  con su profundidad de pensamiento. El tal Erasmo no era de los de toda la vida. ¿Y no protagonizó asimismo unos amoríos homosexuales, más o menos realizados en su juventud? Tenía que ser: hereje, luego gay.

Así que fíjese el lector cuántos bienes se derivan de una medida que la chusma considera inicua:

1.- Nos ahorramos unos dineros que podemos invertir en subvencionar las corridas de toros.
2.- Alejamos a nuestros jóvenes de los núcleos europeos de pensamiento peligroso.
3.- Eliminamos el riesgo de un renacimiento del abominable erasmismo español.
4.- Garantizamos que todos los hijos de españoles sean legítimos, habidos en católico matrimonio.
5.- Salvamos a los jóvenes del riesgo de infección de esa enfermedad del homosexualismo.

Supongo que es a esto a lo que se refiere la izquierda cuando acusa al gobierno de pretextar la crisis para imponer sus más reaccionarios criterios ideológicos.

(La imagen es un famoso cuadro de Hans Holbein "el joven", pintado en 1523, que se encuentra en el Museo del Louvre. Holbein, que adoraba a Erasmo, al que trató mucho tiempo en Basilea, pintó varios cuadros del humanista, todos de 1523, un par de años antes de marcharse a Londres. Tenemos la seguridad de que clavó al personaje porque estuvo años estudiándolo. Se conservan bocetos, dibujos, de las manos de Erasmo hechos por el pintor. Esas manos que aparecen en el cuadro. Se supone que Erasmo redactaba los comentarios al Evangelio según Lucas, patrón por cierto del gremio de Holbein). 

martes, 15 de octubre de 2013

El Estado dentro del Estado.


Aproximadamente cada cien años el Estado español firma un concordato con la Santa Sede, en 1753 con Fernando VI, en 1851 con Isabel II y en 1953 con el caudillo Francisco Franco que casi por ello consigue que lo hagan cardenal. Hubiera estado bien, ¿eh? Una dictadura regida con mano de hierro en lo secular y lo espiritual por el sublime ideal español del monje guerrero. El caso es que este año es el sexagésimo del Concordato de 1953, por el cual el Vaticano contribuyó, junto con los gringos a sacar a España del aislamiento internacional en que estaba por ser un Estado fascista según la ONU. A cambio, el Vaticano se quedó con el alma (y el dinero) de los españoles y los estadounidenses con pedazos de territorio en Torrejón, Rota, Morón, para sus bases. La cuestión es averiguar si ese Concordato de 1953 sigue o no en vigor, pues su artículo 1º reproduce, dulcificada, la vieja fórmula de la Constitución de 1812: "La Religión Católica, Apostólica, Romana sigue siendo la única de la Nación española y gozará de los derechos y de las prerrogativas que le corresponden en conformidad con la Ley Divina y el Derecho Canónico". Aparentemente eso no está en vigor. Pero, si se leen los acuerdos de 1979 y el de 1976, la cosa no es tan clara.


Para aclararlo celebramos la mesa redonda del anuncio en la Facultad de Políticas y Sociología de la Complutense, el próximo jueves, 17, a las 12:00. Participan François Coll, Juan José Tamayo, Beatriz Jimeno, Palmira Chavero, Jaime Ferri y un servidor. Entrada libre.

sábado, 8 de enero de 2011

Las fosas, la Iglesia, la Cruzada.

La Asociación pola recuperacion da memoria histórica de A Coruña ha pedido a monseñor Rouco Varela que visite las fosas comunes donde yacen los republicanos asesinados por los franquistas. Es un buen paso. Denota coraje cívico. Ha puesto a la jerarquía en un compromiso. Si el interpelado no va, falta a su deber no ya solo como jerarquía sino como cristiano a secas. Si va se arma una buena porque, entonces, será inevitable una concatenación de hechos posteriores: tendrá que ir a las demás fosas; además de ir, tendrá que bendecirlas; la Iglesia tendrá que revisar su relación con la guerra civil, con la Cruzada como tuvo la desfachatez de llamarla; tendrá que revisar el hecho de que sólo honre a los "mártires" de un bando y no de los dos; tendrá que pedir perdón por haber amparado, ayudado y justificado una dictadura criminal que provocó una verdadera matanza de españoles en tiempos de guerra y de paz con una política de exterminio que hoy cabe razonablemente suponer pueda calificarse de genocidio o, cuando menos, delito de lesa humanidad.

¿Pedir perdón por haber coadyuvado a la comisión de un crimen de lesa humanidad? Creo que no va a pasar. Monseñor no irá a las fosas. Quizá pida perdón la Iglesia, sí, dentro de 400 años.

Ahora no lo hará. La Cruzada está muy cerca y la Iglesia española es, más o menos, la misma que la que la proclamó. La transición para ella se acabó en 1979, con los Acuerdos de España con la Santa Sede. Desde entonces hasta ahora se ha tratado de volver al antiguo régimen y se ha conseguido en tan gran medida que algunas de las estipulaciones de los Acuerdos son más progresistas y laicas de lo que es la situación actual. Por ejemplo, en materia material o sea de financiación de culto y clero que es lo que de verdad importa a la Iglesia. Y todo eso lo ha conseguido sin mover un dedo y sin decir ni pío sobre la vesania fascista, los asesinatos de civiles, las fosas comunes y el carácter nacionalcatólico de aquel régimen. No es verosímil que la jerarquía cambie de actitud. La guerra civil sigue siendo una Cruzada, una cruzada en la que muchos moros pelearon al lado de unos cristianos contra otros cristianos, que tiene bemoles.

El problema es que la recuperación de la memoria histórica no hay ya quien la pare. Se ha hecho todo tipo de trampas y demagogias, se ha puesto todo tipo de trabas e inconvenientes, se ha mareado a la gente, se ha elaborado todo tipo de falacias para descreditar el empeño, desde la de las "heridas reabiertas" a la de "todos hicieron fechorías", pasando por el inevitable "mejor es no meneallo". Pero los asesinados siguen emergiendo de las fosas, recuperan nombres, apellidos, rostros, vuelven a ser ciudadanos y tienen derechos que ahora ejercen sus sucesores, los que han estado esperando setenta años a que se les hiciera justicia. Así las cosas, esto no se para. Al contrario, se acelera con hechos como la entrada en vigor de la nueva Convención sobre Desaparición Forzada que, a juicio de Palinuro, viene a dar la razón (más de lo que ya la tenía) al juez Garzón en su interpretación de los supuestos crimenes del franquismo como delitos continuados porque aún no se ha dado cuenta ni razón de las personas desaparecidas, que son las que salen hoy de las fosas. La Iglesia no podrá evitar pronunciarse sobre un asunto que ya tiene las proporciones que tiene. Y más vale que lo haga pronto, antes de que los de la recuperación de la memoria histórica pasen al segundo y mucho más vergonzoso capítulo del furor nacionalcatólico: el robo de niños, como han empezado a hacerlo. Y antes de que alguien se ponga a investigar qué funciones cumplió el clero en aquellos robos de niños del franquismo.