Mostrando entradas con la etiqueta Partdos.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Partdos.. Mostrar todas las entradas

lunes, 25 de abril de 2016

El día D

A Palinuro le parece de perlas que la gente negocie, pacte, acuerde, se comprometa. Es más fácil actuar cuando se va en grupo, en acción acompasada. Y también que se haga de forma discreta, aunque no tiene nada en contra de la diplomacia a bombo y platillo. Cada día lleva su afán y habrá momentos en que no se quiere avanzar y otros en que no se quiera parar. Todo eso da igual. Lo que carece de sentido es ponerse a lanzar luego trinos sobre las ventajas de la deliberación colectiva y el asamblearismo. Las decisiones tomadas en circunstancias jerárquicas jamás podrán pasar por decisiones espontáneas de asambleas de representación directa. 

Y eso es lo que ha pasado y está pasando en Podemos. Lo que ya preveía Rosa Luxemburg:  el consejo, la asamblea es controlada por el partido; el partido, controlado por el Comité Central y el Comité Central, por el secretario general, del que no cabe hablar salvo para escucharlo. Lo que se le ocurra. Los pactos, negociados y acordados de modo discreto se supone irán dirigidos a mejorar la vida de la gente no, por lo que parece, preguntándole, sino por especulación de lo que interesa. En este terreno de pactos inútiles, también puede haberlos secretos, ¿por qué no?

Todo esto, suena y huele a vieja política. Verdad es que, para evitar este juicio, Podemos lo remite todo a consulta de los círculos, generalmente en forma de referéndums o consultas plebiscitarias del tenor de "¿está usted de acuerdo en lo que ha acordado el amado líder o prefiere usted una segunda y profundamente errónea opción?" Pero estas consultas tienen el valor que tienen: ninguno. Lo que no quiere decir que los glosistas no lo saluden como algo milagroso.

 Las elecciones han comenzado en España. PP ha abierto cargando duramente contra C's por ver en él un sumidero de votos antaño fieles. Fuera de esto es poco lo que el Sobresueldos puede hacer excepto postular su desgastada presencia como centro de ilusión de su mensaje y esperar que los adversarios presenten figuras todavía más desprestigiadas.

A su vez, Podemos carga contra el PSOE. Ya se ha terminado la fábula de un gobierno de izquierda, incluidos lo socialistas, con los que nadie había contado. Lo que se quería era entretenerlos para acabar yendo a elecciones, echándoles la culpa. En el fondo, las nuevas elecciones son el último combate singular para decidir quién hegemoniza la izquierda. En principio, el acuerdo al que lleguen Podemos e IU quiere presentarse como una promesa de finiquito de los socialistas. Y, por supuesto, los emergentes escenifican mucho mejor esos eventos públicos multitudinarios, jugando algo con el recuerdo de Woodstock y los grandes happenings del pasado. Frente a ello da la impresión de que los socialistas solo pueden escenificar festivales de barrio con una rifa.

Y no se hable de los medios. Podemos ve muy mal que haya medios que le son contrarios. Pero mantiene silencio sobre aquellos otros tan favorables que más que medios son su aparato de propaganda, esto es, Público, la Cuatro, la Sexta. Además de estos, quiere que los demá medios también le sean sumisos y eso es difícil en condiciones de medios como empresas y de mercado relativamente libre.

Al margen de la demagogia algo está claro: así como la derecha tiene una bateria de medios impresos y audioviuales y la izquierda podémica hace lo mismo, conviene recordar que el PSOE no dispone de ningún medio favorable y mucho menos una batería de ellos.  Su voto solo puede depender de la movilización de su militancia y el ingenio de sus dirigentes, dos cosas muy problemáticas.