Mostrando entradas con la etiqueta Polonia.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Polonia.. Mostrar todas las entradas

lunes, 22 de octubre de 2007

Polonia: un Ubu se va; queda el otro.

En las elecciones anticipadas de ayer, los polacos terminaron con el Gobierno minoritario del Partido del Derecho y la Justicia, de los hermanos gemelos Kazynski. La vencedora Plataforma Ciudadana, de Donald Tusk alcanza el 43,7% del voto, lo que, con el apoyo del Partido de los Campesinos, le garantizará una cómoda mayoría parlamentaria.

El gobierno anterior de Jaroslav Kazynski era de coalición con el partido de Autodefensa y la Liga de Familias Polacas, una amalgama muy reaccionaria en política interior y muy errática en política exterior que deja detrás dos años de legislatura de sobresaltos con propuestas sobre depuración política de los funcionarios según su pasado comunista o restricción de derechos de los homosexuales, todo lo cual ha levantado preocupación en la Unión Europea sobre los derechos humanos en Polonia. La victoria del liberal Tusk viene con una alta participación electoral (alta para lo habitual en Polonia) de más del 55,% quince puntos por encima de la de las últimas elecciones de 2005, cuando ganaron los Kazynski.

La Plataforma Ciudadana apenas se diferencia del Partido de los Kazynski, es conservadora y muy nacionalista. Es de desear, aunque quizá no de esperar, que su actitud en la UE sea menos de boicot, una actitud que acompasa muy mal con el hecho de que Polonia sea el país que más se beneficia al día de hoy de las subvenciones con cargo a los fondos europeos. También parece que Tusk pretende traer a casa al contingente polaco en la aventura iraquí y dstanciarse de los EEUU, al menos en la cuestión del famoso "escudo antimisiles", que es un plan de ataque a Rusia al estilo de los de la pasada "Guerra fría". Todo ello haría del Gobierno polaco algo más en línea con los demás Estados de la Unión.

Pero queda el segundo Kazynski, encaramado en la Presidencia de la República y con cuerda para bloquear la acción de Gobierno. Al fin y al cabo, su partido ha obtenido más de un treinta por ciento del voto, más del doble del resultado de Izquierda y Democracia, del expresidente Kwasnieski, que algunos quieren que sea el primer Presidente de la nueva Unión Europea. El Kazynski que queda conserva amplias facultades, incluido el veto de la legislación que lo incomode. Acerca de si Lech, el Presidente, cumplirá la amenazada lanzada por Jaroslav, el ya exprimer ministro, de dificultar el Gobierno desde la Presidencia de la República sólo cabe hacer conjeturas. Puede que aquel crea que hay que mantener los principios de forma numantina. O puede pensar que se arriesga a perder él también las elecciones presidenciales dentro de dos años y medio pudiendo tener un segundo mandato.

Quizá con un solo Ubu al mando resulte Polonia menos extravagante pero nunca se sabe, dado que el catolicismo es una fuerza política real e impredecible en el país.

martes, 14 de agosto de 2007

Elecciones anticipadas en la República monozigótica.

Como es habitual en un país de tanta volatilidad partidista y electoral e inestabilidad parlamentaria como Polonia, el gobierno de coalición de tres partidos de derechas (más bien de extrema derecha o "ultraconservadores", como se los llama en finolis) dirigido por Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del Presidente de la República, Lech Kaczynski, ha terminado como el rosario de la aurora. Ayer, los pintorescos gemelos (ambos del partido hoy mayoritario en la cámara baja, Sejm, "Derecho y Justicia") comparecieron en público para anunciar que se había terminado la coalición, echar a los cinco ministros de los otros dos partidos de gobierno ("Liga de las familias polacas" y "Autodefensa") y anunciar elecciones anticipadas, probablemente para el 21 de octubre. Para ello, el Sejm tendrá que votar su autodisolución por dos tercios y es posible que no se consiga porque los dos partidos despedidos, junto con los postcomunistas, pueden votar en contra de la medida, muy enfadados por no conseguir una comisión de investigación para aclarar algunos presuntos escándalos. Claro que, si eso se produce, el gemelo Jaroslaw siempre puede dimitir y forzar la disolución.

Es mal momento para convocar elecciones, queda alguna ley importante por aprobar y la popularidad de los dichosos hermanitos está por los suelos, lo que no es de extrañar si se repasan los dos años de legislatura, repletos de medidas disparatadas, de persecución de antiguos comunistas y homosexuales, reaccionarias en lo social y económico, oscurantistas en lo educativo, de sumisión a la política imperial de los EEUU (hasta el extremo de colaborar en los secuestros de la CIA) y de incordios en la Unión Europea. Si no recuerdo mal, el señor Rajoy dijo en alguna ocasión que Polonia era una referencia para España. Que se la quede entera. Nadie en su sano juicio puede querer para su país un gobierno compuesto por meapilas, homófobos, inquisidores, siervos del Imperio y corruptos.

Para las elecciones el partido monozigótico (PiS), con 150 diputados en el Sejm (de un total de 460) aparece por detrás del Partido liberal (liberal de verdad, no en el sentido español de ahora) "Plataforma cívica" (PO). Nada nuevo bajo el sol. Lo asombroso fue que el tal PiS obtuviera esos 150 diputados con el 27% del voto en las elecciones de 2005 cuando en las de 2001 (primera vez que se presentaba) obtuvo el 9,5% del voto y 44 diputados, por debajo de los resultados del siniestro "Autodefensa" (Samoobrona), dirigido por el presuntamente corrupto Andrzej Lepper, cuya destitución como ministro ha originado la crisis actual.

Las encuestas dan ganadora a la Plataforma Cívica (Platforma Obywatelska), dirigida por Donald Tusk, que cuenta hoy con 133 diputados y el 24% del voto. Pero es demasiado pronto para pronunciarse. También se perfila una coalición de izquierda, compuesta por al menos tres partidos, una Alianza Democrática de Izquierda, el Partido Socialdemócrata y los postcomunistas, cuyo principal atractivo sería el nombre de su candidato a Primer Ministro, Aleksander Kwasniewski, el anterior Presidente de la República. No estaría nada mal que saliera esta fórmula (aunque, de momento, tiene pocas esperanzas) porque obligaría a una convivencia entre un Primer Ministro de izquierdas y el otro gemelo univitelino, el Presidente Lech Kaczynsky, al que aún quedan tres años de mandato. Quizá de esa forma se resolverían algunos de los más enojosos problemas del sistema político polaco, que no está claro si es más parlamentario que presidencialista y presidencialista al estilo de Francia, país que siempre ha ejercido una gran influencia constitucional sobre Polonia. Basta recordar el ensayo de Rousseau (si bien éste era ginebrino) sobre la Constitución de Polonia y una de mis obras preferidas de teatro, Ubu, Roi de Pologne, de Alfred Jarry.

En realidad, estos dos Kaczynski siempre me han parecido como Tweedledum y Tweedledee pero en Ubu.

Enviar este post a Menéame

sábado, 28 de abril de 2007

Pues, sí, todos somos Geremek.

Leo en El País un buen artículo de don Carlos Carnero, eurodiputado socialista, titulado Todos somos Bronislaw Geremek que denuncia la situación del también eurodiputado polaco, al que su país ha despojado de su acta en el Europarlamento por haberse negado a firmar la declaración que exige la ignominiosa ley de depuración que ha aprobado hace poco el parlamento (Sejm) polaco de mayoría conservadora. La ley exige de todos los funcionarios públicos, cargos electos, etc una declaración jurada de no haber colaborado en el pasado con los servicios secretos del régimen comunista.

Geremek, que fue miembro del Partido Obrero Unificado Polaco (o sea, comunista) hasta 1968 y tuvo luego el buen gusto y la honradez de abandonarlo para pasar a la oposición y contribuir a la creación del sindicato Solidaridad, ha tenido hoy otro gesto de honradez y gallardía, rechazando firmar esa infamia que se han sacado de la minerva los dos gemelos que desgobiernan a la infeliz Polonia.

El caso Geremek clama al cielo. Espero que haya movimientos de solidaridad, que firmemos cartas y protestas y, de momento, se me ocurre que el PSOE lleve a Geremek en sus listas en las próximas elecciones al Europarlamento.

Dicho lo cual, añado un asunto de matiz que he visto ya muchas veces. El señor Carnero termina su interesante artículo diciendo:

"Tenemos que ser una piña en defensa de Bronislaw. Si no, nos veremos obligados a recitar en silencio los tristes versos de Bertold Brecht en vez de tararear -aún desafinando- el Himno a la Alegría de Beethoven.
Sin duda se refiere a los versos siguientes:

Primero se llevaron a los negros,
pero a mi no me importó, porque yo no lo era.

Enseguida se llevaron a los judíos,
pero a mí no me importó, porque yo tampoco lo era.

Después detuvieron a los sacerdotes,
pero como yo no soy religioso,
tampoco me importó.

Luego apresaron a unos comunistas,
pero como yo no soy comunista,
tampoco me importó.

Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.
Sin duda. Se citan mucho. Y siempre se atribuyen a Bertolt Brecht. Pero no son de él. Son de otro resistente antinazi alemán, el cura Martin Niemöller; aunque hay quien se los atribuye a su vez a otro resistente también alemán, ejecutado por lo nazis en 1943, el teólogo Dietrich Bonhöffer. Aún no he salido de dudas. Estoy en ello. Lo que parece claro es que no son de Brecht. Ni tampoco dicen lo que el poema más arriba, sino:
"Sie kamen zuerst und holten die Kommunisten, und ich sagte
nichts, weil ich kein Kommunist war.
Dann kamen sie und holten die Sozialisten, und ich sagte nichts,
weil ich kein Sozialist war.
Dann holten sie die Gewerkschafter, und ich sagte nichts, weil ich
kein Gewerkschafter war.
Dann holten sie die Juden, und ich sagte nichts, weil ich kein Jude
war.
Dann holten sie mich, und es war keiner mehr da, um etwas zu
sagen."
Que traducido suena así: "Primero se llevaron a los comunistas y no dije nada porque no era comunista./Luego se llevaron a los socialistas y no dije nada porque no era socialista./Después se llevaron a los sindicalistas y no dije nada porque no era sindicalista./Después se llevaron a los judíos y no dije nada porque no era judío./Después me llevaron a mí y ya no quedaba nadie que dijera algo."
Desde luego, por la estructura y la versificación, parece de Brecht, pero no es de Brecht.