Mostrando entradas con la etiqueta Predicción.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Predicción.. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de diciembre de 2014

Sondeemos.


Encuesta de Metroscopia para El País. He intentado encontrar otra de Sigma dos para El Mundo con ánimo comparativo, pero no lo he conseguido. Hablo de la Metroscopia.

Ascenso del PSOE, moderado descenso de Podemos en relación con el mes anterior y caída libre del PP. Todo bastante lógico, vistos los acontecimientos.
 
Lo extraño es que el PP aun tenga una expectativa de voto del 20%. Uno de cada cinco electores daría su voto al gobierno más incompetente, irresponsable y corrupto de la historia de la democracia. Algo incomprensible. Cerca del 80% de los ciudadanos desaprueba la gestión de Rajoy. Descontando votos en blanco y abstenciones, resulta que lo desaprueban hasta los que lo votan. Ya es milagroso. Pero no hace falta recurrir a sondeos. Basta con escuchar a la gente, ver la televisión, leer lo diarios. Ni Rajoy ni ninguno de sus ministros tienen crédito alguno; nadie cree lo que dicen y la gente no los respeta. Es más, los desprecia y se ríe de ellos. Hace falta ser una cínica rotunda como Cospedal para salir por la televisión relatando las mismas apolilladas mentiras de hace tres años, y es preciso vivir en la estratosfera para pensar que alguien la escucha si no es para burlarse de ella o insultarla. Y no se hable de los otros, González Pons, Floriano, Arenas, el mismo Rajoy: gentes sin autoridad, verdaderos payasos que nadie se toma en serio. Este sondeo anuncia que el PP, como presunta asociación de malhechores, con su presidente a la cabeza, también conocido como el sobresueldos, obtendrá un resultado electoral ridículo y perderá por goleada. Ayuda, y mucho, que, según el CIS, la preocupación popular por los casos de corrupción haya subido veinte puntos porcentuales. Y en España, decir corrupción es decir PP.
 
El primero y segundo puestos en porcentaje de votos son para el PSOE y Podemos, por este orden. En otros lugares quizá vaya Podemos por delante de los socialistas. Lo que está claro, hoy por hoy, es que la gente quiere quitarse de encima esta plaga del PP y por eso vota a las dos opciones de izquierda que, sumadas, pasan holgadamente la mayoría absoluta y seguramente, se convertiría en aplastante en escaños.
 
Estos datos debieran invitar a ambas fuerzas a reflexionar y adaptar sus estrategias a las condiciones reales. Por más que Podemos insista en identificar al PSOE con el PP, la gente no lo ve así y favorece al primero. Empeñarse en lo contrario es absurdo, cuando no directamente neurótico. E irresponsable porque si hay una posibilidad real de desalojar del poder a esta derecha inepta, autoritaria, ultramontana y corrupta, es mediando una conjunción de fuerzas de la izquierda, PSOE y Podemos. A su vez, los socialistas no pueden seguir ignorando a la otra fuerza de la izquierda, ninguneándola y pensando que su veteranía y tradición, al final contrarrestarán los votos que la innovación y la originalidad darán a Podemos.
 
Estos datos deberían ser suficientes para que las direcciones de ambos partidos se sentaran a hablar y a tantear las posibilidades de un programa común de la izquierda. Palinuro está convencido de que, si se pusiera en marcha un proceso de este tipo, a pesar de todas sus dificultades, las expectativas de voto del bloque de la izquierda aumentarían sensiblemente.
 
Es verdad que la derecha contraatacaría de inmediato agitando el espantajo de la coalición social-comunista, pero ¿quién escucha hoy a la derecha?