Mostrando entradas con la etiqueta Sobresueldos.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Sobresueldos.. Mostrar todas las entradas

martes, 27 de enero de 2015

Nivelazo.

Segundos fuera. Esto va de primeros, de líderes. La hegemonía paulina se extiende por el coso como la gripe. Ya están todos rodando por los platós, explicándose. Hacen cola para que los entrevisten. No hay programa desdeñable. Las televisiones, exultantes. Todos a chupar cámara, al estilo Pablo Iglesias, aunque este les saca diez cuerpos con el añadido de un discurso educadamente abrasador y una telegenia nonchalante que los hace aparecer a todos como una mezcla de conserjes de casino y boy scouts. Por eso nadie acepta los retos que Iglesias lanza como pregón de justa medieval. A ver quién quiere medirse con él. Todos arrugados como lo que son: mindundis. Ninguno osa salir a defender la virtud de la doncella constitucional frente al coletas que viene dispuesto a romper el candado de su cinturón de castidad y provocar un "proceso constituyente", algo que suena a promiscuidad de rojos aficionados a jugar a la ruleta rusa.

Ayer estuvo Rajoy en la Cinco a colocar su monserga. Él, como su exministra Mato, la Infanta, el marido de esta, la esposa de aquel, el consejero, su primo, el de la lotería, el de los terrenos, los trajes , los balnearios o los viajes a las Islas Afortunadas, no sabe nada de nada, no recuerda nada, no ha visto nada. ¿Caja B? No ha visto nunca una caja B, por lo tanto la caja B no existe. Recuérdese, todo el PP sigue al pie de la letra la doctrina filosófica del idealismo subjetivo. Si no percibimos la caja B, la caja B no existe. ¿El juez, el fiscal, la abogacía del Estado dicen que la caja B existe? Los habrán educado en las perniciosas teorías del materialismo más grosero. Si usted, entrevistador, dice que existe, la llevaría ese señor Be a erre ce ene a ese en su faltriquera. ¿Que con esa inexistente caja B se pagó la reforma de las sedes del PP en Palma, Logroño o Madrid? Imposible. Luego, esas sedes no existen. La sede de Génova no existe. El despacho de Rajoy en la sede no existe. Rajoy tampoco. Ya tal.

El presidente piensa haber encontrado un subterfugio lingüístico: nunca ha cobrado, dice, en sobres. Pero en su comparecencia parlamentaria en 2013 reconoció que en el PP se habían pagado sueldos adicionales, pluses, sobresueldos, para entendernos. Y no excluyó haberlos cobrado. Que fueran en sobres o en carretas de bueyes es indiferente. La cúpula del PP parece llevar veinte años cobrando sobresueldos, hasta cuando eran ministros. Y eso es lo inadmisible.

En otra televisión, el innombrable llama presunta delincuente a doña Esperanza Aguirre, que viene de batallar contra las hordas bolcheviques. Esta, cuya elegancia natural brilla sobre todo en las reyertas callejeras, puede lucir su ingenio advirtiendo de lo mal que se curan hoy los chorizos.
 
Es un nivel, ¿eh?