miércoles, 11 de octubre de 2017

El colapso del Estado

Apenas terminó Arrimadas (C's) su intervención negando la validez de la declaración de independencia (DI) y pidiendo elecciones autonómicas, intervino Iceta, del PSC. Político experimentado, ducho en lides parlamentarias, pensó derribar el andamiaje de la DI señalando su punto flaco: no había habido DI y, lógicamente, es imposible suspender lo que no se ha declarado. Un punto de vista que compartía mucha gente, tanto partidarios como enemigos de la DI. No había habido DI. La decepción de muchos indepes se mezclaba con las burlas de las redes, del tenor de "la independencia de Cataluña dura un minuto", que no carece de ingenio.

Momentos más tarde, la versión "negacionista" de la DI zozobraba ante una intervención de Anna Gabriel (CUP), perfectamente sintonizada con Puigdemont. Decía la cupaire que, aunque ellos iban a botar festivamente el buque de la República Catalana, comprendían la prudencia de la prórroga. Los radicales mostrando moderación. Un extraordinario ejemplo de aplicación de la Realpolitik a un objetivo revolucionario, cosa nueva. Admitían la DI diferida y, dado el tirón moral de la CUP, esa aceptación volvía a la DI al mundo de los vivos.

Para mayor desconsuelo de Iceta y los bromistas de Tuiter, la mayoría parlamentaria (CUP incluida) coronaba la "No-Declaración" firmando solemnemente una Declaración de los Representantes de Cataluña que es una una DI de hecho y de derecho y escrita. Es decir, sí puede suspenderse una DI que no solamente se ha proclamado, sino que se ha firmado en documento solemne con cierto garbo histórico, cuyo contenido se encuentra aquí y que, por cierto, no prevé plazo de carencia, de forma que este es una decisión del Govern.

Para acabar de zanjar este asunto de la dilación, considérense las posibles consecuencias de una DI sin suspensión. El Estado/gobierno, en su habitual simpleza, tenía preparados dos planes para la solución dicotómica que preveía: el Parlament proclama la DI o no lo hace. Si lo primero, se consideraría legitimado para aplicar el 155 e intensificar la represión. Si lo segundo, mantenimiento de la situación actual que, en definitiva es, como dice la DI escrita, un estado de excepción no declarado. 

Pero, ¿y si hay DI pero no hay DI porque queda aplazada a una mediación? Para algo tan complicado el gobierno no tenía plan, así que se reúne hoy a primera hora por si el Espíritu Santo, al que cree del PP, lo ilumina sobre qué hacer con estos escurridizos catalanes. Pero no hay Espiritu Santo que pueda aconsejar a gente tan obtusa. Rajoy se escondió tras la vicepresidenta que recitó la doctrina del jefe con tan impávido atrevimiento que solo puede provenir de una mente presa del delirio. Haciendo de menos a Iceta, Sáenz de Santamaría sostuvo que no había habido DI porque tampoco había habido Referéndum (recuérdese, "ese referéndum no va a celebrarse") como tampoco hubo 9N en 2014. Esto se llama contumacia en la negación de la realidad. Es tan penosa la situación que no da ánimos ni para bromear sobre qué decidirá el gobierno, reunido hoy de urgencia, sobre una DI que no se ha producido. Es un misterio. Como el del Espíritu Santo, por lo demás. 

Tan desesperado está Rajoy -a quien aún no se le ha ocurrido dimitir ante el desastre que ha organizado- que se ha reunido en conciliábulo con Sánchez, a quien a su vez ya no se le ocurre pedir la dimisión de Rajoy como antes, no sea que el otro se vaya y le toque a él gestionar un marrón del que tiene tan poca idea como su antecesor. Quizá decidan ambos formar un gobierno de concentración al que, sin duda, llamarán a Rivera y hasta es posible que a Iglesias aunque es poco probable porque todavía no se fían del todo de él. Y hacen mal. Está loco por ser parte de la solución, ya que no puede ser La Solución.

Un gobierno de salvación nacional frente al separatismo catalán tiene buena venta electoral, pero no ayuda nada a decidir la espinosa cuestión: ¿se aplica o no el 155? Los tres partidos dinásticos consideran esta posibilidad. ¿Y la legislación de excepción del 116? Lo mismo. El recurso a medios represivos extraordinarios tiene el inconveniente de que ya están aplicados de hecho y habría que intensificar la presión, quizá con detenciones y encarcelaciones que suscitarían más resistencia social y no serían presentables en el exterior.

De algo podría servir un gobierno de unión nacional que expresamente renunciara al 155, al 116 y restituyera a la Generalitat las competencias que se le han usurpado. Podría servir para materializar una de las partes en una hipotética negociación con la otra parte, la Generalitat, con mediación internacional. Porque, diga lo que diga Borrell, esta no solo es conveniente sino imprescindible y, sobre todo, me temo, inevitable, dada la debilidad de la posición española en lo internacional. La cuestión más espinosa es la exigencia catalana inicial de que la negociación sea de igual a igual. Y eso no es que rompa España, como vociferan los franquistas, sino que rompe la idea misma de España, de nación española. 

El Estado ha sido incapaz de resolver una crisis constitucional de esta envergadura debido a un gobierno cuya estulticia solo es comparable a su incompetencia y corrupción. Su colapso se produce con la aparición del último factor: la internacionalización del conflicto. Mil periodistas internacionales cubrieron ayer la sesión parlamentaria y los medios de todo el mundo llevaron la DI de un pequeño país que mucha gente no sabía en dónde estaba, a todas las portadas y todos los noticieros. El discurso de Puigdemont fue global, cosa que no ha sucedido jamás a Rajoy o al Rey quien, por cierto, está saboreando el levantisco resultado de su pasada y beligerante arenga.

Quienes vieron ayer la comparecencia de Puigdemont comprobaron cómo ascendía por la escalinata, solo, ante una auténtica muralla de flashes. Ahora, echen la moviola hacia atrás. Se trata de un hombre a quien en enero de 2016 apenas conocía nadie, salvo sus familiares, amigos, conmilitones políticos y... Mas. Este hombre casi anónimo se comprometió a cumplir una hoja de ruta que llevaría a Cataluña desde el resultado de las elecciones de diciembre de 2015 a una situación cap a la indèpendencia, mediante un referéndum que se celebraría en 18 meses hiciera el Estado lo que hiciera. Y así ha sido. Rajoy y sus monaguillos son hoy los únicos en el mundo que niegan la existencia del referéndum con la misma eficacia con que afirman que la DI no tendrá efectos jurídicos. En lugar de dimitir y tomarse unas vacaciones con terapia incluida. Aquel hombre anónimo hizo el referéndum en condiciones increíbles, ha proclamado la DI y ha derrotado al Estado sin perder la sonrisa y el buen humor. 

Porque no ha sido él. Ha sido el pueblo de Cataluña.