miércoles, 6 de diciembre de 2017

Sigue el viaje

Seguimos camino de Bruselas. Viaja con nosotros mi amigo Paco, colega desde los lejanísimos tiempos del colegio y otro irreductible. Nos prestó su casa para pasar la noche un amigo suyo, catalán/francés que, por cierto, es contrario a la independencia de Cataluña. Hijo de un anarquista aragonés que hubo de cruzar los Pirineos en 1939, tras el hundimiento del Norte en la guerra de las guerras que ha hecho y deshecho la España contemporánea, se siente muy catalán y también muy español. Pero nos dio alojamiento de mil amores.  Un gran y genial hombre. La carretera Burdeos-París en la niebla más densa. Los elementos no nos son favorables, pero tendrán el mismo efecto que las tarascadas judiciales de la bestia fascista española, tratando de impedir el nacimiento de la República catalana.

En España, según parece, besamanos parlamentario para celebrar la Constitución hablando de reformarla. El Sobresueldos dice que piensa presentarse en las próximas elecciones porque "no ha hecho nada malo" y nadie, nadie, nadie, ni allí ni en los medidos ni en parte alguna en este país de siervos se atreve a decirle que un tipo que estuvo cobrando sobresueldos en B durante años, producto de la corrupción, que ha amparado a todos los delincuentes y presuntos delincuentes peperos que obligan a los jueces a hacer horas extraordinarias es un sinvergüenza que debiera estar inhabilitado para todo cargo público. No ya presidente; ni sereno de noche debiera ser este pájaro.

El resto de los políticos palaciegos, celebrando la efeméride con gazmoñerías de sacristía política. Ayer abrieron generosos las puertas de esa casa de infamias a la humilde plebe y hoy se reúnen ellos, la élite (incrementada con la juvenil sangre de los de Podemos), a felicitarse por seguir cobrando una pastuqui por no hacer literalmente nada. 

En Bélgica ha quedado ya claro el cachondeo del maridaje español entre unos gobernantes franquistas y unos jueces sumisos. Estos han tenido que tragarse la euroorden porque la respuesta iba a ser negativa, quedando el Estado español como lo que es: una farsa de Estado, regido por un partido de delincuentes que la prensa, empezando por el grupo Prisa, llama Estado de derecho contra toda evidencia. Ahora dice que la retirada de la petición es estrategia judicial para juzgar luego a los prófugos (así los llama el portavoz de discoteca del PP, Hernando) como si el público fuera idiota: si retirar la euroorden era el paso necesario para "juzgar" a Puigdemont en España, ¿por qué se presentó en primer lugar? ¿Para no juzgarlo? Hasta para engañar y mentir es preciso disponer de alguna neurona, aunque sea de alquiler.

Mañana Bruselas, Bélgica, Europa serán el centro de la atención mundial, cuando una marea humana exija el respeto a los derechos civiles y políticos democráticos que la banda de ladrones en el gobierno de España, con sus siervos de la oposición, PSOE y Podemos no respeta. De Podemos y, según mis noticias, de boca de Monedero, ha salido otra vez la infamia de hacer paralelismos entre ETA y el independnetismo que es esencial, radical, inherentemente no violento y pacifista. Según el plantel del teóricos teóricos tan abundantes en España, los independentistas son fascistas, catetos, palurdos, nazis, hdlgp, taridores, terroristas, etc. Y ladinamente etarras, según parece.

Cruzando el Loire tengo claro ya que la independencia de Cataluña será el fin de este Estado franquista corrupto y fallido, de su gobierno de presuntos delincuentes y de su oposición servil.