domingo, 25 de marzo de 2018

Causa general contra el independentismo

El alineamiento dels Comuns/Podem con el frente propuesto por Torrent abre alguna escasa perspectiva que conviene explorar. En la medida en que no sea una mera pulsión ex abundantia cordis ante la brutalidad carcelaria del Estado que puede amainar tan presto como se ha producido, será preciso calibrar su alcance político. ¿Sería posible una alianza en la que els comuns firmaran la estrategia indepe o solo a condición de que los indepes renuncien a aquella a cambio de un régimen más o menos rebozado de autonomía? 

Comenzamos rechazando la segunda opción (alianza con rebaja del objetivo republicano a autonómico) no solo porque no sea grata a los ojos de Palinuro, sino porque no es probable, pues las elecciones a dos meses son una opción atractiva. Se pueden perder o ganar pero, si no se hacen, el gobierno de marco autonómico está ya perdido. El argumento de que perder significa también perder lo que ya tenemos, invita a la pregunta de ¿qué tenemos? Suena la respuesta del abate Sièyes: "nada". ¿Qué tenemos? Nada si lo que tenemos nos puede ser arrebatado de un plumazo del 155.

Más verosímil es la primera opción (comuns con indepes con programa indepe) que tiene varias ventajas: garantiza estabilidad legislativa, aleja el fantasma de nuevas elecciones que muchos miran con pavor (no así Palinuro) y consolidan la mayoría indepe hasta los 78 diputados. Libera al bloque JxC/ERC de la dependencia de los votos de la CUP, aunque esté por demostrar que esto sea una ventaja y no un inconveniente. Es un típico asunto de tiempo. Si esa alianza se da, la obtención del objetivo rupturista de la CUP se acerca. Pero solo se acerca. Al margen de si la alianza con los Comuns aguantaría un aumento de la tensión con el Estado, está por ver hasta dónde puede llevar su programa el frente democrático en la consolidación de la República y en el susodicho marco estatutario. 

Al margen de estas consideraciones, queda por conocer la reacción de los otros dos palos del trípode indepe ante el encarcelamiento en serie: los partidos y la gente, incluyendo en "la gente" sus formas de articulación, ANC, Ómnium y los CDRs. Los dirigentes vuelven a estar acosados por la persecución de los tribunales; Puigdemont ha abandonado Finlandia y ha retornado a santuario belga. Los demás exiliados en similar situación de busca y captura estarán tomando sus medidas. La valiente Marta Rovira estará ahora seguramente recibiendo un briefing de Anna Gabriel sobre los primeros pasos del refugiado. En un par de días a lo sumo, podrán celebrar un consejo en la cumbre para adoptar medidas y difundirlas. La intensificación de la guerra del Estado contra el independentismo catalán requiere una respuesta articulada con el máximo apoyo posible, desde luego, pero sin ceder en la justicia de sus pretensiones. Los partidos están obligados a mantener la unidad para impulsar nuevas medidas de acción colectiva en el marco de la resistencia pacífica y cívica en defensa del derecho a tener derechos. 

Sin duda, mientras los indepes reorganizan sus melladas filas y determinan una línea común de acción, el gobierno y sus tribunales procederán a inhabilitar a todos los procesados para que no puedan formar parte de lista electoral alguna en el Estado español. Incluso las listas al Parlamento europeo. Lo cual es absurdo porque si Puigdemont no puede ir en una lista europea en el Estado español puede ir en una de Flandes o de Bélgica o de Italia. 

La inhabilitación, asimismo muestra el corto alcance de las medidas represivas que solo pueden ser personales. La inhabilitación es otro de esos laberintos en que los jueces españoles muestran la tosquedad de su concepto. Habrá que ver cómo inhabilita Llarena a Puigdemont para el ejercicio de presidencia simbólica de la República Catalana, basado en un acuerdo tácito de la mayoría parlamentaria. Entre tanto, los dirigentes de los partidos indepes tienen que explicar lo que en los tiempos del octubre rojo se llamaba "la línea general".

Están obligados a mostrar el camino y graduar la intensidad de la respuesta. Y ello no solo porque sea la única forma de sacar a los presos políticos y hacer retornar a los exiliados sino porque el movimiento en su conjunto, sintiendo los encarcelamientos como humillaciones más allá de límite, está conteniendo la presión precisamente en espera de las orientaciones tácticas. Y no hay camino atrás; solo delante.

Los dirigentes no sacaron el movimiento de la nada, como dice creer el nacionalismo español, sino que fue el movimiento el que los puso a ellos al frente. Y seguirá sacando dirigentes de su seno porque es el propio movimiento el que dirige; adelante.