Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Andalucía.. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de abril de 2017

Zapatero en Cataluña

Mi artículo de hoy en elMón.cat, titulado: El PSOE/PSC y Cataluña. Me movieron a escribirlo las declaraciones de Rodríguez Zapatero sobre los supuestos prejuicios de los socialistas catalanes acerca de Susana Díaz por ser mujer y andaluza. Era inevitable que se jugara la baza de la condición femenina de Díaz y ya se ha hecho en positivo alguna vez, cosa muy legítima. Lo imprevisible es que se empleara de un modo tan inepto, tan negativo, utilizándola como un arma frente a unas presuntas mentalidades misóginas; o sea, una especie de chantaje ideológico: votas a Díaz o eres un machista.

¿Y lo del prejuicio por ser andaluza? Es muy injusto con los catalanes, que han tenido un presidente de la Generalitat andaluz y de su partido, Montilla. Ahora se entiende que este pusilánime pasara de prometer aceptar el Estatuto que saliera del Parlament a dejar que Guerra le diera una mano de garlopa y, convenientemente "cepillado" lo pactó con la CiU de entonces, dejando en la estacada al PSC.

¿De dónde saca Zapatero que los catalanes abrigan tales prejuicios? De los que él profesa sobre los catalanes.

Sigue el texto del artículo en castellano:

EL PSOE Y CATALUÑA

Al día siguiente de Sant Jordi, fiesta popular de respeto, cultura y tolerancia, Rodríguez Zapatero, de visita a su correligionario Iceta, afirma que en Cataluña hay prejuicios contra el proyecto político de Susana Díaz por ser mujer y andaluza. Algo parecido en su opinión a lo que sucedió con Carme Chacón en España por ser mujer y catalana.

Flaco favor hizo el expresidente al socialismo y a su país cuando gobernaba, pero peor lo está haciendo ahora en su condición de jubilado muñidor de la campaña de Díaz. Esta no ha tenido éxito en su intento de apoyarse en las viejas “glorias” socialistas que sacó en exposición en el Ifema en Madrid. Prácticamente ninguno de los asistentes se manifiesta partidario suyo, al quedar avergonzados por su intervención en aquel mitin de exaltación. Y el que lo hace, Zapatero, mejor sería que estuviera callado, en lugar de emitir juicios tan injustos, necios y agresivos como el reseñado.

Son injustos. No hay prueba alguna de prejuicios contra los andaluces en Cataluña, más allá de los que hay en todas partes del Estado español contra los de otros lugares. Y en política, menos aun. Cataluña ha tenido un presidente andaluz socialista, Montilla, Cordobés y, como recuerda Rufian, tiene hoy una líder de la oposición jerezana. Pero se puede devolver la pelota a Zapatero preguntándole cuántos presidentes no andaluces ha tenido Andalucía; cuantos no vascos Euskadi; cuántos no gallegos Galicia. Y así todas las CCAA. Tiene gracia que se acuse a Cataluña de lo que no hace, pero sí hacen los demás, excepto, salvo error, Valencia (Zaplana) y Madrid (Leguina). Y no hace falta recordar que la acusación de “prejuicios” es uno de los primeros pasos del camino que lleva a hablar de xenofobia, racismo y nazismo. Es in juicio injusto que sí denota un prejuicio anticatalán.

Son necios. La comparación con Carme Chacón es de una ineptitud casi celestial porque ataca no a Cataluña, sino a España que Zapatero dice llevar en el corazón. Admite que en España hay prejuicios anticatalanes. Lo cual es cierto y él es un buen ejemplo. Además de los prejuicios cruzados de todos contra todos en España, como en los demás países (escoceses/ingleses, bávaros/prusianos, flamencos/valones, etc.), en algo suelen coincidir los españoles al margen de sus procedencias: los prejuicios sobre los catalanes. Y esto lo reconoce uno de León, que no suele medir el alcance de sus palabras.

Son agresivos. Exactamente, ¿cuál es el “proyecto político” de Susana Díaz? Un conjunto de frases mitineras hechas de “ilusión”, “compañeros”, “ganas de ganar”, “cien por cien PSOE”, que no quieren decir nada, y un propósito concreto, reiteradamente formulado: parar los pies a los catalanes. Nada de derecho a decidir, ni derecho de autodeterminación y menos financiación a costa de Andalucía (como si esto último fuera un dato objetivo). En realidad, el “proyecto político” de Díaz es contrario a las aspiraciones nacionales de Cataluña. Como todo el mundo sabe, esta es la verdadera razón del apoyo de la vieja guardia del PSOE a la candidatura de la presidenta de Andalucía, a pesar de sus evidentes carencias. Contra Cataluña vale todo.

La otra objeción de Zapatero es que es un prejuicio catalán en el caso de Díaz y español en el de Chacón por ser mujeres. Téngase en cuenta que en ambos casos se trata de elecciones primarias, internas al PSOE. Aunque el expresidente se excusa diciendo que no habla del PSC, es evidente que el prejuicio se achaca al electorado socialista catalán. Igual que en el caso de Chacón se achaca al electorado socialista español. Es para preguntarse qué verá en el socialismo un dirigente que considera a los socialistas poco menos que xenófobos y machistas.

Y no es solo el caso de Zapatero y su proverbial impericia. Es el del PSOE y el PSC y su difícil posición que explica el descenso del último en las preferencias del electorado. En el PSOE predomina un espíritu de nacionalismo español excluyente contrario al referéndum. Trasmitido este al PSC en un país en el que el 80 por ciento de la población es favorable, lo condena a la irrelevancia. Su única esperanza es sobrevivir como socialismo catalán, esto es, independizarse del PSOE. Pero, si se independiza del PSOE, ¿por qué se opone a la independencia de Cataluña?

miércoles, 1 de marzo de 2017

La prensa y el poder

Una relación conflictiva, como debe ser. Cuando no lo es, algo falla. Es justamente célebre la contundente afirmación de Thomas Jefferson, "padre fundador" y redactor de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos hacia 1786 de que "si tuviera que elegir entre un gobierno sin prensa o una prensa sin gobierno, elegiría lo último sin dudarlo por un momento". El que llegara a tercer presidente de los EEUU tenía la peor opinión de los gobiernos (incluido el suyo), a los que consideraba compuestos por lobos prestos a devorar a los pueblos que eran como ovejas. Si alguien o algo podía evitarlo era una prensa libre. 216 años más tarde, el 45º presidente, Donald Trump, ha invertido los términos, pues considera que la prensa es la enemiga del pueblo. La "canallesca", que decían los franquistas. El sucesor de Jefferson, en su animadversión a los medios, se identifica a sí mismo con el pueblo. O al revés: al pueblo consigo mismo. Él es el pueblo y la prensa su enemiga y de ahí la siniestra expresión de "enemigo del pueblo", utilizada en todos los tiempos por las más diversas formas políticas revolucionarias con vocación de tiranías.

Pero eso es en los Estados Unidos. En España, la relación entre el poder político y los medios es, por lo general, idílica. Los medios públicos están íntegramente al servicio del partido gobernante en su ámbito territorial y lo mismo sucede con los privados, especialmente los periódicos de papel (y sus versiones digitales) que dependen en gran medida de la publicidad institucional y un régimen de subvenciones generoso que las autoridades políticas interpretan según criterios del más estricto clientelismo. Las televisiones privadas se salvan algo más porque diversifican sus fuentes de financiación, dado que su consumo es muy alto. 

Así resulta que en el mes en que nos enteramos de que El País sigue perdiendo lectores a granel (26,4% menos que en enero de 2016) y que está a punto de descender de la barrera de los 100.000 lectores, la Junta de Andalucía le otorga un galardón, la medalla de Andalucía 2017. No hay duda: cuando el poder político alaba, halaga, premia, condecora a un periódico es porque le interesa, porque le es cómodo, le canta las alabanzas o, cuando menos, no le saca a relucir sus vicios. El País ha tomado partido desde el principio en el conflicto del PSOE en contra de Sánchez como SG y en contra de Sánchez candidato a SG y a favor de la junta gestora y la candidatura de Díaz. Cuenta en su consejo editorial con Felipe González y Pérez Rubalcaba, lo cual explica algunos de los editoriales más venenosos contra Sánchez. El País se ha puesto al servicio de la junta gestora y de la candidatura de Díaz a la SG.

Esa decisión merece un premio: la medalla de Andalucía que va a costar más lectores de El País y más votantes de Díaz.  Para nada porque, por mucho que el diario editorialice, Díaz sigue saliendo la tercera en prácticamente todas las encuestas, sondeos y vaticinios.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Por Andalucía libre, España y la Humanidad

Allá va la nación andaluza a competir con las otras naciones españolas pero algo renegadas. Al impulso se ha sumado Teresa Rodríguez, la líder de Podemos, avisando de que Andalucía es de algún modo una nación. Como si no supiera en dónde está o en qué consiste. Y le interesa encontrarla pronto porque, para cuando lo haga, Díaz está ya en Bruselas, a hacerse ver en la Humanidad del himno de Blas Infante, el de "tierra y libertad".

El País, convertido en gaceta oficial de la campaña de Díaz por la SG, hace lo que puede por darle imagen Y para ello nada mejor que mostrarla sumergida en un mar de cámaras y micrófonos, como si fuera Clinton. No solo informa sobre el presente de su pupila sino también sobre el futuro, pues anuncia una viaje nada menos que a la UE que, como tal, carece de toda localización precisa por ser un ente de razón que habita en lugares tan distantes como Helsinki o Atenas. El problema de El País es que a la candidata a la SG no la votan los electores ni sus lectores, sino los militantes. Entre estos, Díaz tiene malísima prensa por el golpe de mano que lideró para deponer a Sánchez. Y eso no se arregla yendo a Bruselas, si es a Bruselas a donde va.

En todo caso, parece perfilarse, de momento, un duelo a dos por la SG. El otro, Sánchez, que se estrena el sábado, casi como si fuera un rally, el comienzo de una cruzada. Todavía puede añadirse alguien más a la contienda (y no es descartable la posibilidad de Pérez-Tapias, quien ya compitió contra Sánchez en otra ocasión) y hacerla más reñida.

La candidatura de Sánchez parece tener el apoyo de las bases que no están con su adversaria. Pero solo lo parece. Ahora hay que materializar ese apoyo de algún modo, hacerlo visible durante cuatro o cinco o seis meses, hasta la convocatoria de las primarias. Es decir, Sánchez necesita nombres, símbolos, una identidad, un logo. No puede ser solamente "el hombre que devolverá el PSOE a los militantes". Porque, sobre no decir nada, no es lo que los militantes quieren; quieren elegir un SG del que no tengan que avergonzarse. Además de la identidad el llamado "proyecto" de Sánchez necesita un programa. Sucinto y claro: regeneración del Estado, fin de la corrupción y profundización democrática. Reforma constitucional que afecte a la Corona (con inclusión de un referéndum) y al status de la iglesia católica. Constitución económica en la que se establezca un sistema de protección de las nuevas capas de trabajadores en una etapa de intensificación de la explotación capitalista. En cuanto a Cataluña, apertura de una negociación para un referéndum pactado de autodeterminación de los catalanes.

Un programa de izquierda moderada, reformista, típicamente socialdemócrata.

martes, 29 de marzo de 2016

Plus ultra

Poca originalidad mostrará hoy quien se moleste en decir que los medios de comunicación mandan mucho en nuestra sociedad. Mandan tanto que no solamente dan cuenta de la realidad, sino que la adelantan; no solo narran lo que hay sino lo que vendrá. En este caso, los amigos íntimos de Susana Díaz deslizan en oídos sedientos de novedades la especie de que la presidenta de Andalucía ya tiene tomada la decisión de reñir la secretaría general del PSOE a Pedro Sánchez. No es una realidad sino una premonición, quizá un globo sonda, como suelen llamarlo los expertos en comunicación política. He aquí, quizá, el inicio del proceso (o su continuación, según se mire) de fabricación de una líder.

Casi simultáneamente a esta especie de vaticinio se produce la noticia de que el PSOE aplaza su congreso a después de las nuevas elecciones de junio que ya todo el mundo parece ver como inevitables. Al peón de blancas que avanza Díaz responde Sánchez avanzando el de negras. Pausa. Habrá que ver qué sucede ahora. La intención de ambos está clara y el resto de los medios deduce que, al aplazar el congreso, Sánchez aplaza el duelo. Entre tanto pueden pasar más cosas, por ejemplo, aunque maraville solo el pensarlo, que se constituya gobierno de aquí a unos días. ¿Quién sabe? Los designios del Señor son inescrutables y los de sus criaturas más inescrutables, hasta para su Creador.

En todo caso, si Díaz quiere "dar el salto", sus razones tendrá. Muchos objetan que lleva un año de presidenta en Andalucía y no ha hecho aún gran cosa. Pero eso no significa nada. Si quiere puede justificarse diciendo eso tan habitual de que ha hecho mucho pero ha comunicado poco. Yéndose de Andalucía a un nivel superior seguirá pudiendo hacer mucho por su tierra; quizá más que quedándose en ella. La angostura del mandato autonómico es una de las quejas más habituales de las CCAA que quieren ser Estados. Es una aplicación de un principio universal de la lógica según el cual "donde cabe lo más, cabe lo menos" y lo contrario no es necesariamente cierto.

Díaz está en su perfecto derecho de postularse y los observadores en su deber de no enjuiciarla más que en los términos pragmáticos de su racionalidad instrumental o adecuación de los medios a los fines. Palinuro confiesa tenerlo fácil porque carece de preferencias entre las dos posibles opciones, Sánchez/Díaz. Las dos a su juicio dejan mucho que desear. Díaz viene rodeada de una fama de folklórica andaluza que chirría al norte de Despeñaperros, cuando no levanta sarpullidos. Eso de los cirios en las procesiones, los pasos, los nazarenos, las vírgenes, el redoble del tambor y los caballeros legionarios pone los pelos de punta. Excusado decir el refuerzo esencialista y tradicional a la doctrina del PP y Wert en concreto de que las corridas de toros son patrimonio cultural subvencionable. Sus ideas sobre la organización territorial del Estado caben en un rebenque. Del resto, si hay resto, similares cuitas.

Pero, por otro lado, Sánchez, que se estrenó con una bandera rojigualda de aznarinas dimensiones, impuso como consigna de la campaña ¡Más España! y homenajeó a Lázaro Cárdenas en México D.F. con una ofrenda floral con los citados colores, parte de una concepción mononacional de España tan cerrada como la del PP. O más, quizá por necesidad de supuesto converso ya que, al fin y al cabo, estos socialistas tienen sus puntas de federalazos. Referéndum, no. Es ilegal. Si quieren ustedes, reformamos la Constitución (dentro de un orden) para que se sientan ustedes a gusto y no se aflijan porque no les dejamos ser lo que quieren ustedes ser. Así, me temo, no vamos a ir muy lejos.

Se entiende la indiferencia de Palinuro. Si hay pugna, que gane el/la mejor.  

--------------------------------------------------

Leo que el okupa de La Moncloa, gobernante en rebeldía, comparecerá en sede parlamentaria a informar sobre el Consejo europeo. Pues con lo soberbio que es este hombre, auguro una comparecencia sonada. Seguro que trata a Sánchez de Ruiz.

miércoles, 10 de junio de 2015

Geometría variable.

No son tiempos de ideologías. C's facilita en Andalucía la investidura de Díaz, con quien no pensaba tratar ni en pintura y en Madrid camina hacia la de Cifuentes de quien no quería saber nada por pertenecer a ese fementido nido de corruptos del PP. El cambio anunciado tiene poco que ver con las siglas de los partidos y mucho con los réditos de las respectivas jugadas. C's vende la responsable imagen de quien facilita la gobernabilidad sin comprometerse gran cosa, pues anuncia una posición vigilante sobre el gobierno de Díaz. Lo que no está clara es la ventaja obtenida por Podemos con la ruptura de las negociaciones. Protesta Rodríguez muy ofendida de que le hayan dado con la puerta en las narices y acusa al PSOE-A de la ruptura. Es muy posible. Díaz hizo saber en la campaña que en ningún caso pactaría con el PP y Podemos. Eso era algo más que un guiño a C's y tanto Podemos como el PP debieron haber reaccionado de forma distinta. Podemos, flexibilizando su posición para dificultar la ruptura a Díaz pues, como se ve en la alcaldía en Sevilla, son posibles acuerdos entre los dos partidos.

El del PP es un caso perdido. Bonilla pide ahora que el PSOE presente otr@ candidat@. Le ha llevado ochenta días darse cuenta de que, con Díaz, no había nada que hacer, como ella misma anunció dos meses atrás. Si aplica la misma celeridad a sus demás juicios, este presidirá Andalucía cuando Córdoba vuelva a ser califato y haya otro en Bagdad. Ahora que su predecesor en el empeño, Arenas, parece a punto de jubilación forzosa por las intrigas de la dueña del cigarral toledano, Bonilla puede acceder ya a la plenitud del cargo de sempiterno aspirante.

Díaz ha conseguido su propósito sin arriesgarse a unas imprevisibles elecciones anticipadas. El éxito tiene un valor simbólico: conserva el bastión andalusí y accede al cargo por mérito propio y no por nombramiento. Por mucha que sea su inquina a Sánchez, según afirman algunos medios, no puede evitar que su investidura sea el espaldarazo de este como candidato ya que la elimina a ella como contrincante. Queda por ver si a las primarias se presenta alguien con peso para ser un desafío a Sánchez. Chacón juega con la idea de encabezar la candidatura del PSC a la Generalitat. Solo queda Madina y no parece contar con mucho apoyo. Díaz, a su vez, tiene por delante una legislatura compleja. De un lado la lucha contra la corrupción, tan extendida en Andalucía después de treinta años de gobiernos socialistas que esa misma lucha puede traducirse en una merma de apoyo electoral. Además, su margen de actuación es limitado pues gobernará siempre en minoría y sólo podrá adoptar medidas con alianzas cambiantes o geometría variable, arriesgándose a que, en cualquier momento, una moción de censura la desplace.

Madrid es una zarzuela. Si Díaz preside en Andalucía una Junta muy tocada por la corrupción, Cifuentes, en la capital, cabalga sobre ella. La Comunidad de Madrid es, junto a la de Valencia, el epítome de la corrupción del PP. Se ha perdido la cuenta de l@s consejer@s y otros capitostes que andan por los juzgados imputados o acusados de tramas y delitos tan organizados durante años que harían las delicias de Alejandro Dumas. Parece, sin embargo, que C's está más comprometido en un pacto con el PP en Madrid que con el PSA en Andalucía. A cualquiera le resultaría difícil explicar esta diferencia, pero a Rivera, probablemente, no. Además, podrá aprovechar para romper la próxima oleada de imputados en las listas de Cifuentes por lo que los medios llaman "segunda parte de la Púnica". Podrían llamarla "segunda guerra púnica".

Si Madrid es una zarzuela, Valencia está en fallas. Los socialistas rompen las negociaciones porque se sienten insultados. Llegados aquí, ya cabe decir poco, salvo esperar más sosiego entre gentes que deben entenderse. Sobre todo si tienen en cuenta que la geometría variable valenciana muestra más complejidad y el rango de posibilidades se abre. Además de las dos habituales: a) lideras una coalición o b) te quedas fuera, se añaden otras tres: c) te quedas dentro de la coalición, pero en una posición subalterna; d) montas un gobierno de técnicos; e) vas a elecciones nuevas. Como las fallas. Es de esperar que, quemada toda la pólvora, los interesados se pongan de acuerdo en una solución de compromiso. Parecería obligado pues una de las fuerzas en pugna se llama Compromis, pero me temo que ese compromiso se entiende más en el sentido duro y militante que en el la solución pactada con concesiones mutuas. Mònica Oltra no tiene detrás una clara estructura de partido y tiende a ver el voto como algo a su persona, como una especie de plebiscito. Ximo Puig sí tiene un partido y parte del voto ha ido a él, o sea, su respaldo es menos plebiscitario. Esas cosas cuentan, pero lo que más cuenta es el temple de los actores.

domingo, 12 de abril de 2015

Asaltar los cielos... rasos.


Todo va cumpliéndose según viejas reglas acuñadas en el refranero. Vender la piel del oso antes de cazarlo; dime de qué presumes; perro ladrador; el que mucho abarca; no por mucho madrugar. Que cada cual aplique el que quiera: en las elecciones primarias de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez "arrasa" con el 85% de los votos, mientras que su rival, Rocío Filpo, se queda en un 10,6%. Aplastante victoria, desde luego. Claro que solo votó el 11% del censo. Algo más de 6.000 de los 60.000 afiliados de Andalucía. Se ve que el interés de la militancia por "asaltar los cielos" es mínimo. Y mira que lo tenían al alcance de la mano porque se podía votar desde casa, por internet, metiéndose en la página web de Podemos.
 
Ha sido como una tormenta de verano. Podemos no interesa ya ni a los inscritos. Lo siento por los conversos. Van a tener que volver a IU... si queda algo de ella. Y todo esto se lo han labrado ell@s sol@s, a base de decir tonterías con mucho engolamiento, mucho meterse con todo quisque y acusar a los críticos de todo tipo de perversidades, cuando eran los únicos que decían la verdad.
 
Surgieron contra el PPPSOE o sea, para qué engañarnos, contra el PSOE. Se han cargado IU y tienen toda la pinta de propiciar la victoria socialista. Bingo.

domingo, 5 de abril de 2015

Ruedan cabezas... de turco.

La derrota. Qué amarga es la derrota. Se pierde aquello por lo que se luchaba y empieza la bronca en casa. Hay que conformarse con menos y se inicia la búsqueda de culpables del desastre. Mal asunto, porque es fuerza encontrarlos dentro. Hacerlo fuera es absurdo. Desde luego, el culpable externo de la derrota propia es siempre el adversario, pero carece de sentido condenarlo por ello. Al contrario, lo elegante es felicitarlo, pues ha triunfado. Los culpables se buscan en el interior, en los traidores, quintacolumnistas, derrotistas y hasta tibios. Suelen ser cabezas de turco. En los partidos este comportamiento es tan seguro que parece un guión.

El mayor derrotado en Andalucía, el PP, vive horas convulsas. En su interior se cruzan propósitos avinagrados. 17 escaños y medio millón de votos perdidos son una bofetada al candidato y a Mariano Rajoy y su gobierno, que lo apoyaron y hasta hicieron la campaña para y por él. Eso los resultados. Tomadas como sondeo, con una muestra de cuatro millones de votantes, las elecciones andaluzas auguran un mayo aciago. Una derrota sin paliativos. Y, no pudiendo admitir que los culpables sean Rajoy y su gobierno, pues no podrían sustituirlos en menos de dos meses, se buscan cabezas de turco. Cospedal, Aguirre, cabezas de turca. Pero de turca belicosa. Aguirre quiere ser califa en lugar del califa y Cospedal ya está señalando la puerta de salida al pobre Bonilla. Habra que darse por contentos con este turquillo. La derecha aborrece la desunión y la fragmentación. Rajoy lo entiende muy bien. Para resolver un problema lo mejor es dejarlo pudrirse. Según saber convencional, el modo más seguro de que un problema se pudra es nombrar una comisión para resolverlo. Ni corto ni perezoso, Rajoy ha convocado a la Junta Directiva Nacional del PP para el martes, un órgano compuesto por 600 miembros; una macrocomisión. Su voluntad de pudrimiento es incuestionable. Como siempre. No resolverán nada y seguirán buscando cabezas de turco o de turca.

En UPyD han perdido hasta la camisa y la bronca interna es fenomenal. Entre renuncias y expulsiones, no tienen gente para completar sus candidaturas y los augurios en Madrid los sitúan fuera del Parlamento. Rosa Díez quiere aplazar la catarsis hasta pasadas las elecciones, pero quizá no pueda. Voluntad parece tener y también afán de seguir. Recuerda los últimos de Filipinas o al general Custer en la batalla de Little Bighorn.

En Podemos las fricciones parecen ser menores porque al fin al cabo, 15 diputados de cero antes no es una derrota. Pero tampoco es una victoria. El enfrentamiento entre la baronía andalusí, del sector crítico, y la dirección suprema no es buena señal. Y menos que, en lugar de reconocerlo abiertamente, se haya desmentido, confirmado, vuelto a desmentir y reconfirmado media docena de veces. Catastrófico desde la perspectiva de la comunicación y con los círculos en estado casi tumultuoso, la eficacia de Podemos en Andalucía puede aproximarse a cero. En cuanto a las elecciones de mayo, según parece, en varios lugares hay candidaturas de convergencia de IU y Podemos como "partido instrumental". Eso no va a ayudar a que el electorado se aclare de a quién está votando y, teniendo en cuenta que la participación en las primarias de Podemos ha estado ligeramente por encima del 20%, tampoco aquí los augurios son saneados.

En cuanto a IU, los desastrosos resultados andaluces, atizan mucho más la discordia interna. Unos atribuyen la pérdida de siete diputados a la alianza con el gobierno de Díaz y otros a la existencia de Podemos. El enfrentamiento no se resolverá porque, a escala del Estado, la situación es peor. Precisamente esas candidaturas unitarias de IU con Podemos en unos sitios y en otros no pueden acabar reventando la federación que morirá entonando como Dido el lamento por la convergencia y el amor que no pudo ser.

Ciudadanos y el PSOE no han perdido. Al contrario, C's se ha encontrado nueve diputados salidos como el conejo de la chistera de que tanto habla Rajoy. El PSOE ha salvado los muebles dignamente. Incluso más que los muebles porque el hundimento de su directo competidor lo fortalece.

Por ese motivo no hay tensiones especialmente fuertes en ninguna de las dos organizaciones. Y eso será a su vez un aval para el resultado que esperan conseguir en mayo y que en ambos casos supondrá un espaldarazo para las direcciones de las dos, aunque por razones distintas. 

lunes, 23 de marzo de 2015

Podemos... pifiarla.

Palinuro prometió ayer elaborar algo más el análisis de urgencia a las tres horas del cierre de los colegios y así lo hará. Pero sin mayor demora porque, por un lado, lo expuesto se tiene de pie y, por otro, en este mundo a toda velocidad, las elecciones son ya pasado y ahora encaramos otros asuntos pues cada día tiene su afán.

Hay interpretaciones según las cuales Podemos triunfó en Andalucía; pocas, pero las hay, pues toda colectividad tiene sus incondicionales, esos que los ingleses llaman die hards. Pero hablan de triunfo en tono menor. Nada de arrollador. Y el término "terremoto" ha desaparecido. Para la mayoría, lo de ayer fue una derrota de Podemos. La primera. No en términos absolutos (15 nada desdeñables escaños) sino relativos a las pretensiones de ser el partido más votado. Esas pretensiones venían dictadas por la embriaguez del resultado de las elecciones europeas. Los estrategas olvidaron que los resultados electorales nunca son extrapolables a nada de antemano y menos los de unas elecciones europeas que el electorado apenas se toma en serio.

Podemos arrancó con una promesa muy atractiva en tiempos de crisis económica y política: constituir una izquierda radical y democrática, algo entre la socialdemocracia y el comunismo. El sempiterno sueño de la Nueva izquierda. Su oposición al PSOE fue clara desde el principio; sus relaciones con IU, en cambio, o sea con el comunismo, no lo fueron en absoluto. Absorbió su base electoral pero no pudo mantener a distancia el aparato que se obstinaba converger. Acabó en una forma confusa en que hay pero no hay convergencia. E identidad de discursos en el ataque común al PSOE. Es decir, como siempre, no hay terceras partes. Nada entre el PSOE e IU, sobre todo cuando esta saca a Anguita en la campaña poco menos que pidiendo el voto para Podemos con el único fin que siempre persigue, hundir el PSOE y el único que realmente consigue, hundir su propia opción. Y eso es lo que Podemos ha cosechado: rota su imagen de nueva izquierda aparece la realidad de la vieja izquierda neocomunista, anguitiana, del sorpasso. Lo que importa es que no gobierne el PSOE. Lo he leído por ahí. Lo que quiere la derecha. En su origen y primeros recorridos, Podemos traía una promesa interesante de nueva política. Al situarse en el territorio de la vieja izquierda antisocialista asegurando al tiempo no ser de derechas ni izquierdas, se ha convertido en un bluff. Y en Andalucía se lo han visto

Son cosas elementales. El PSOE tiene 140 años, se confunde con la historia de este país, cuenta con una memoria de generaciones y voto de tradición familiar. No es un chiringuito como el PP, armado para ganar elecciones y vivir del erario a base de corrupción, aunque no deje de haber habido casos. Pero nadie se atreve a decir que el PSOE sea un partido corrupto. Eso es lo que busca la frecuente equiparación entre el PP y el PSOE que el PP no acepta y el PSOE tampoco (y con bastante sentido ambos, por cierto) y solo convence a los que la acuñan, cuyo ánimo es más bien como de brocha gorda. El PSOE no es el PASOK, otro chiringuito fundado por la familia Papandreu en los años 70 del siglo XX, y no va a venirse abajo como un castillo de naipes por mucha ilusión que le echen quienes soplan.

¿Los otros contendientes? El PP, batacazo, ha perdido 17 escaños. ¿Pocos? ¿Muchos? Nada extraño. El PP no está para elecciones en Andalucía o en la ínsula Barataria. Más duros tienen pinta de ser los resultados de las municipales y autonómicas de mayo. Y de las catalanas de septiembre ja en parlarem, pues prometen ser suculentas. Ciudadanos sí que ha tenido un exitazo con sus nueve diputados. Seguramente vienen todos del PP y, de ser así, C's se configura como verdadera amenaza de sifón de la derecha. Cunden los nervios en el PP porque su marca blanca es demasiado blanca y puede aventajarlo en votos. Pero a quien más daño hace Ciudadanos es a Podemos. Esos 9 escaños valen por los 15 de los otros. Cuando Podemos quiere justificar sus pobres resultados señalando falta de medios y de visibilidad mediática, Ciudadanos presenta unas cuentas mucho más pobres; rayanas en cero: cero medios, cero visibilidad, los andaluces no conocen ni las caras de los candidatos y menos sus nombres. Y nueve diputados. 
 
Estas elecciones, en el fondo, eran una pugna dentro de la izquierda: la socialdemocracia frente al neocomunismo de fuerte componente carismático. Una lucha por la hegemonía. Podemos la teorizaba con propuestas miríficas, de esas de empoderar a la gente, recuperar la dignidad, asaltar los cielos, la soberanía, la patria y Simón Bolívar. Pero la practicaba a la más tradicional usanza de la vieja política: con un acto de masas, un mitin multitudinario en el velódromo de Dos Hermanas, ante 14.000 seguidores, cuando los socialistas solo congregaron 5.000, los del PP otros tantos, los de Ciudadanos se reunieron en la lonja del pescado y los de UPyD, tomando el té de las cinco. 14.000 enfervorizados seguidores del sí se puede en un espacio público. Para un partido que presume de ser en parte mediático y en parte un ciberpartido, ese acto recuerda mucho los mítines de la República en alguna plaza de toros con un político declamando ante un micrófono de RKO. Resumo con el colofón de ayer: o se es más listo y menos engreído; o se estudia algo más el terreno que se pisa, se conoce al enemigo y, sobre todo y en este caso especialmente, al amigo; o se buscan asesores más competentes.
 
Tocan ahora las coaliciones y, por supuesto, también la posibilidad de gobierno minoritario con apoyos ocasionales que quizá sea lo más conveniente mientras el personal se aclara. Y un dato sobresale ya: el eje de todas ellas es el PSOE. Los de Podemos, en su inimitable jerigonza, lo llaman la centralidad del tablero, pero quienes la ostentan son los socialistas. Díaz dijo que no pactaría con el PP ni con Podemos. Pero no hay nada escrito. Su obligación es formar el mejor gobierno posible para Andalucía. Si es en solitario, en solitario. Si es en coalición, en coalición y ninguna es descartable. Palinuro, ya se sabe, propugna la alianza con Podemos. También estos tendrán que comerse sus palabras de aliarse con el PSOE solo si cambia de rumbo 180º. A lo mejor lo más adecuado es que ellos cambien 120º y el PSOE 60º. Eso ya se verá. Sin concesiones no hay coaliciones. Pero Podemos no puede olvidar, aunque no le interese decirlo, que el PSOE no los necesita para gobernar. Centralidad.

domingo, 22 de marzo de 2015

Elecciones andaluzas. Apuntes de urgencia.

Mañana, Palinuro subirá un post con más detalles. De momento, estas son sus conclusiones a las 23:00 del día de las elecciones:

Unas elecciones europeas, que a todo el mundo importan un pepino, las gana hasta el Pato Donald.

Podemos no era un bluff al principio, pero se convirtió en un bluff cuando se echó en brazos de Anguita. Y, si sigue con él, puede que no llegue ni a las elecciones de mayo.

El PSOE tiene 140 años. No es el PASOK y ningún advenedizo va a borrarlo del mapa.

La estúpida fórmula PP=PSOE es más negativa que positiva para quienes la emplean.

Después de 30 años en el poder, en el PSOE hay corrupción, pero no es un partido corrupto, como el PP. Hacer amalgama y no diferenciar es propio de gente con pocas luces.

Ni en Andalucía ni en la Patagonia es buena fórmula descolgarte despreciando a quienes quieres que te voten. Los de Podemos han conseguido que los andaluces les tomen la medida y vean que ellos sí son casta. De verdadera risa.

Tener mal perder cuando se pierde es penoso; pero tener mal perder cuando has ganado algo es literalmente de orates.

Porque estas elecciones fueron una confrontación entre PSOE/Podemos. Los demás no contaban.

Una de tres: o se es un poco más listo y menos engreído; o se estudia algo más; o se buscan asesores más competentes.

Y ojo a la falta de respeto al electorado andaluz. A ver si va a resultar que hay más señoritos de los que creíamos.

sábado, 21 de marzo de 2015

Día de reflexión.

La verdad, esto del día de reflexión siempre me ha parecido absurdo. No porque esté en contra del hecho de reflexionar sino porque es obligatorio. Se reflexiona o nada. Es una especie de sábado mosaico aligerado. Pero igualmente insoportable. Hay que respetar el derecho de quienes no quieran reflexionar, bien porque no acostumbren o porque se nieguen a hacerlo a toque de cornetín. También y por mayor motivo, porque la prohibición muestra un pobrísimo concepto del debate ciudadano y presume que las gentes no somos capaces de hacer dos cosas al mismo tiempo, seguir recibiendo información y reflexionar. O, lo que es peor, que no somos capaces de reflexionar mientras nos informamos. Es un absurdo parecido al de la prohibición de publicar encuestas a menos de siete días, con lo cual siguen operando las de más de una semana, que quizá no reflejen los nuevos estados de ánimo.

Bueno, en general, prohibir sin necesidad es absurdo. Y, además, inútil. Los candidatos se toman el día de asueto, que falta suele hacerles, pues llevan diez o quince con la lengua fuera. Se reúnen con la familia, con los amigos, van de cañas o a rezar a San Judas Tadeo, patrón de los imposibles. Pero largan a los medios que los buscan precisamente para eso, para que larguen. Los periodistas, gente avezada, saben que hoy, con todas las luces apagadas, los escenarios vacíos, las cortinas echadas, los altavoces mudos, el aforo desierto, es cuando se puede recoger algo sensacional, producido por el famoso complejo de l'esprit de l'escalier, el "espíritu de la escalera", lo que el candidato pudo haber dicho en el escenario en un momento álgido pero no lo hizo porque se le ocurrió después. Puede hacerlo en el día de la reflexión y alterar esta. La prohibición no sirve para nada. Vamos, que inspira el mismo respeto que el día de la marmota.

Pero aquí estamos todos, reflexionando como locos en una jornada vacía por orden de la autoridad, entre el ayer, la campaña pasada y el mañana, las elecciones y su resultado. El pasado y el futuro. Los reinos del diablo y de Dios según se simboliza en la leyenda de Merlín, hijo a medias de Dios, quien le enseñó a ver el futuro y el diablo, quien le enseñó a interpretar el pasado. Por eso nadie se aclara si Merlín era bueno o malo.

La campaña ha sido bastante temperamental. Ha respirado cierto orgullo de la tierra, sobre todo del lado de la izquierda, PSOE, Podemos, IU. Mucho menos del de la derecha, PP y Ciudadanos. Visualmente se ha impuesto la imagen de Susana Díaz, a un pelo de indentificarse místicamente con la patria andaluza pues, a su condición de mujer, añade la de grávida. Ha hecho muy bien en dosificar la presencia de Sánchez y este ha sabido estar. No ha eclipsado a la candidata, pero se le ha reconocido el cierre de la campaña como momento solemne.

En cambio, el candidato del PP parece haber sido Rajoy quien mostraba al de verdad como José Luis Moreno a su muñeco. Hablamos siempre de memoria visual. Los contenidos, después. Algo parecido ha pasado con el candidato de IU, Maíllo, cuyo momento estelar fue ocupado por la resurrección de Anguita, interpretando el canto del cisne de la federación con reminiscencias de ave Fénix: que perezca IU para que florezca Podemos.

La candidata de Podemos adquirió desde el comienzo repentina notoriedad por la muy esperable vía de un desnudo fake que ha corrido como la pólvora por las redes, como era de suponer. Y no por tratarse de Andalucía. Hubiera pasado lo mismo en Finlandia. Sin embargo, no le hacía falta a Rodríguez, que ha impuesto una imagen de joven guardia, de fuerza y determinación que despierta muchas simpatías. La campaña de Podemos ha sido suya y el mitín de cierre, también. Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han sido teloneros. Eso ha estado muy bien.

Los candidatos de Ciudadanos y UPyD no parecen haber pasado la barrera de la velocidad del sonido ni el umbral del conocimiento público que va a la de la luz. Los sondeos pintan negro para UPyD y rosa para Ciudadanos. Probablemente sea esta la incógnita más interesante: el porcentaje de votos a Ciudadanos y su procedencia.

Los contenidos han sido parcos en general. Muy declamativos, poco propositivos: acabar con la corrupción, el paro juvenil escandaloso, los EREs, el PER, el bipartidismo y poco más. De política española, cero. De cuestiones autonómicas, fuera de una histórica deuda que sigue sin pagarse, nada. Desde el principio ha preocupado más el futuro, las coaliciones. Si no he entendido mal, Díaz ha cerrado la campaña pidiendo una mayoría suficiente. Lo ha dejado para el final. Un poco más y pasa al "espíritu de la escalera".

A Palinuro las coaliciones le parecen la sal de la tierra. Si alguien lo duda, que contemple, si puede, esta X legislatura con gobierno monopartidista de mayoría absoluta, y actúe en consecuencia. O mejor, quizá no. Keep calm and carry on.
 
Las coaliciones exigen flexibilidad, tacto, capacidad de maniobra, habilidad, voluntad, audacia, en fin, cosas buenas. Díaz descartó al comienzo de la campaña toda coalición con el PP o Podemos. Hay un venerable debate en la ciencia política sobre qué efecto tienen las campañas electorales y para qué sirven. Una hipótesis plausible es para que algunos cambien de opinión. Por ejemplo, la señora Díaz que excluyó precipitadamente dos alianzas perfectamente verosímiles según queden los resultados. Para Palinuro, a fecha de hoy, la mejor coalición sería PSOE-Podemos. Veo además a Díaz y Rodríguez trabajando juntas perfectamente y entendiéndose. Las demás son todas posibles, sin duda, según resultados y preferencias. Sin excluir ninguna a priori. Ya se sabe que la que se produzca será acerbamente criticada por quienes se queden fuera.

Dice Rajoy que no cabe extrapolar el resultado de las elecciones andaluzas de mañana al resto de España. O sea, aquí les presento un candidato, pero lo que le pase no es ejemplo de nada. Eso es dar ánimos al muñeco. Claro, quien se presenta en España es él y quiere salir. Él solo se abraza y quiere proyectar en España a candidatos triunfadores, como Matas, Camps o Fabra.

jueves, 19 de marzo de 2015

El odio al PSOE, II.


A fines de febrero, Palinuro publicaba un post titulado El odio al PSOE, sosteniendo que la animadversión de cierta izquierda a los socialistas no solo es un error sino una desgracia, algo que el conjunto de la izquierda paga en parte con el triunfo de la derecha. Y algo que no es enteramente explicable en términos racionales.

Ahora viene el señor Anguita y avisa a los suyos de que no se les ocurra pactar nada con el PSOE para después de las elecciones en Andalucía, pues "los nuestros", son otros. Parece una obsesión personal al estilo de después de mí, el diluvio. Vamos a hacerle el favor de entender que, si no excluye también todo contacto con el PP, es porque tal exclusión va de suyo. Aun así, ¿cabe explicar racionalmente por qué es hoy rotundamente inadmisible relacionarse con quienes se gobernaba en coalición hace dos meses?

Si se puede, hágase. Si no se puede, explíquese el sentido de esta prohibición con forma y fondo de anatema, fulminado por quien tiene una intención de voto de un ocho por ciento pero dice ser mayoría.

lunes, 16 de marzo de 2015

El laboratorio andaluz.

La lluvia de encuestas -de cinco da aquí cuenta "El País"- ha mojado todos los vaticinios que, como la pólvora, pierden efecto si están húmedos. Porque esos cinco sondeos reflejan un parlamento fragmentado, más al estilo catalán o vasco. Además, los vaticinios ya no afectan a los porcentajes, pues son bastante coincidentes en considerar representación de cinco partidos: PSOE-A, PP-A, Podemos, C's e IU y por este orden. UPyD no parece poner la nota alegre de su color. Por supuesto, a reserva de que el resultado pueda variar y mucho, pues nunca se sabe, los vaticinios han de versar sobre coaliciones, tema mucho más resbaladizo.

Por hecha se da la muerte del bipartidismo imperfecto. Buena ocasión para experimentar si el multipartidismo es mejor para los andaluces y para España. Salvas excepciones, el multipartidismo requiere coaliciones y alianzas. Cuantos más partidos haya y mayor sea la fragmentación de la cámara, más difíciles son de forjar y más lentas. En algunos países de sempiternas coaliciones, Bélgica, por ejemplo, no es raro nombrar facilitadores o medidadores que hagan posible la formación de gobiernos. Esto de las alianzas es un mundo.

Lo primero que debe recordarse es que a las coaliciones se va siempre con dos criterios: a) el numérico de escaños y b) el político de la ideología. Conjugarlos puede ser difícil. Pero siempre mandan los números. La coalición tiene que ser mayoría absoluta. No es impensable un gobierno de minoría e, incluso, uno de coalición en minoría, pero primero suelen examinarse las posibilidades de coalición.

El PP baja a segunda fuerza. Moreno Bonilla toma la alternativa de Arenas Bocanegra como candidato de la Virgen del Perpetuo Socorro. Estas son las segundas autonómicas andaluces con Rajoy en La Moncloa. Para ganar las primeras de marzo de 2012, hizo de todo; incluso retrasó los presupuestos para que las medidas restrictivas no afectaran al voto del PP. En estas segundas ha llegado a prometer un millón de puestos de trabajo como el César mandaba que se distribuyera grano entre la población. Solo que este no tiene nada, ni grano, ni paja. Y, además, le auguran un batacazo. 

Los de Podemos vienen detrás, pero dispuestos a ganar como sea, como repiten siempre como un sonsonete que empieza a desafinar y aburrir. Han metido en la campaña a la Guardia Civil, el ejército y la policía, con lo que continúan por el sendero del patriotismo, hasta este momento definido en términos tributarios y ahora ampliados al Todo por la Patria. Y aun así, están muy peocupados porque las masas juveniles que se emocionaron al principio, volubles como son, empiezan a virar hacia su verdadero peligro: Ciudadanos. 

Ciudadanos llega al Jordán, a bautizarse. Lo llaman "el Podemos del PP", con razón, pero no con toda la razón. Tiene mucho peligro para el PP, desde luego, porque es como él, pero sin la corrupción. Pero su efecto no se agota en el PP; va más allá. Ciudadanos es una reedición de aquel Partido Reformista Democrático que fundó en 1984 Miquel Roca i Junyent bajo órdenes de Pujol y se presentó a las elecciones de 1986 bajo la candidatura de Antonio Garrigues. Consiguió el 0,96% del voto y fue un rotundo fracaso porque los españoles no parecían dispuestos a votar un partido "catalán". A la vista de las intenciones de voto de Ciudadanos, esa motivación no acaba de encajar. A lo mejor es que, siendo Pujol nacionalista, los españoles no querían votar a los "malos catalanes" pero sí estan dispuestos a votar a los "buenos".

La quinta posición de IULV-CA amenaza con condenarla a la irrelevancia parlamentaria. LLevarse a Anguita a los mítines quizá no sea lo más acertado electoralmente, aunque lo sea sentimentalmente. Anguita es una imagen camp, pero tiene un fulgor crepuscular que todavía puede difuminar más la del ya muy difuminado candidato, Maíllo.

El PSOE aparece como el eje de todas las combinaciones. Me extraña que quienes llaman "régimen" a la segunda Restauración no hayan hablado todavía del PRI, incluso del partido único o dominante. Susana Díaz mantiene el control, décimas arriba o abajo. Tiene buena estrella y parece ir en ascenso. Su tarea, por lo que se ve, será forjar una coalición. Y aquí es en donde arrancan las cábalas. Recuérdese, lo importante son los números, teñidos de ideología. Cualquier coalición de mayoría absoluta es buena. Los políticos la festejarán o rechazarán aduciendo razones ideológicas. Los analistas no pueden.

Si por números va la cosa, la primera coalición es la gran coalición, PSOE/PP. Pero Díaz ya ha dicho que no pactará con el PP ni con Podemos. Esa coalición, además, cargaría de razón a las izquierdas críticas que igualan PP y PSOE. La gran coalición tiene mala fama en España, pero no es infrecuente en Europa, especialmente en los países germánicos. Ahora mismo hay una en Alemania. El otro rechazo expreso de Díaz excluye a Podemos. Vistos los resultados, razona "El País", solo es posible la coalición PSOE-Ciudadanos. En términos numéricos, claro, no porque sea lo que quiera el periódico, como acusan los críticos.

Las palabras de Díaz tendrán que ajustarse a los resultados electorales. Porque algo está incómodamente claro: de esas elecciones tiene que salir un gobierno.

sábado, 14 de marzo de 2015

The Real Thing.

Ya están todos subidos a los estrados a grito pelado, pidiendo el voto de la gente. Todos. No falta ni uno/una. Y todos dicen lo mismo. De los demás, hablan en presente y pasado. De sí mismos, en futuro. Los demás no tienen nombre concreto: suelen ser "algunos", "otros", "el bipartidismo", "los adanes",  "los corruptos", "los radicales", "ese hombre", "esa persona". Su misma presencia es indigna y responsable de la inmundicia y la desgracia actuales; sus intenciones, protervas: más miseria, caos, pobreza, ignorancia, paro, crisis. España no se los merece. Los españoles, menos. Los españoles se merecen algo distinto: nos merecen a "Nosotros". "Ellos" son el pasado; "Nosotros", el futuro. La pareja de bueyes por el sendero de siempre.

"Nosotros" brillamos como la luz del sol, no nos ocultamos, aquí estamos, a la vista: el PP, el PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU, UPyD, etc. Con ideas, con proyectos, con la mano tendida, con afán e ilusión, para no perder lo conseguido, para conseguir lo perdido, para restablecer la justicia, recuperar la dignidad pisoteada, continuar con el trabajo bien hecho, consolidar conquistas, no dejarse engañar con cantos de sirenas, no dejarse robar, proteger a los más débiles, generar confianza en los mercados, brotes verdes por doquier, rendición de cuentas, fin de la corrupción y longanizas para todos los perros. Puede que el resultado de estas y sucesivas elecciones altere el sistema de partidos y que en el 2016 se vean algunas caras nuevas por los viejos mentideros. Lo que no cambia un ápice es el modo de llegar a él: pura vieja política de mítines, promesas, retórica barata, golpes bajos, letanías, topicazos, mentiras, manipulaciones, chulerías, plagios, hipérboles, necedades, frases manidas, engaños. Lo de siempre.

¡Ah, españoles! "Yugos os quieren poner gentes de la hierba mala, yugos que habéis de dejar rotos sobre sus espaldas". Y para eso, lo mejor es votar  PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU, UPyD o los partidos soberanistas de las nacionalidades históricas. Nada de abstenerse. La abstención favorece al adversario. Es un error garrafal. No votar equivale a votar a otros, a quienes no somos nosotros. Y en eso están todos de acuerdo. PP=PSOE=Podemos=Ciudadanos=IU=UPyD. Es en lo único en que están de acuerdo. Quieren tu voto, si no directamente para ellos, para algún otro porque, en el fondo, es una necesidad del sistema al que todos pertenecen. Todos. Incluso lo que dicen estar fuera de él.
 
Los ejemplos más claros, las dos presuntas innovaciones, Podemos y Ciudadanos, las dos opciones que vienen vendiendo originalidad, ruptura, innovacion. Nada de caminos trillados. En su lugar, novedades, juventud, autenticidad, sinceridad. Recuerdan mucho el argumento del fabuloso relato de Henry James, The Real Thing. Al igual que en esta historia de modelos, Podemos, que traía la promesa de innovación, ruptura, transgresión, nueva frente a vieja política, ha resultado una copia desvaída de lo preexistente, con sus mismos usos y costumbres, sus anfibologías, su ambigüedades y confusiones. Y más que copia, plagio literal de todo lo que se mueve, desde el nombre de la organización a sus aportaciones "teóricas", sus consignas, sus promesas, sus comportamientos y reacciones. En Podemos no hay nada original. Ni el nombre de su dirigente. De sus prácticas no es posible ni hablar. Ya no dejan. Su comunicación está tan plagada de manipulación, engaño, censura, denuncia de malévolas conjuras, interpretación de contextos y similares trolas, como de intentos de silenciar a los críticos y reservar la voz a los palmeros.

De forma parecida al relato de Henry James, resulta que los contratados como the real thing eran una impostura y la real thing auténtica vendría de la mano de Ciudadanos, un partido verdadero "vertebrado gaseoso" (que diría Ramiro Rico) que es pro y antisistema al mismo tiempo; que no se contradice, porque no dice nada; que, al igual que Podemos, solo se rige por el principio de ganar las elecciones, pero suelta menos doctrina, es menos pesado, anda liviano de teoría, las mentiras se le notan menos, no necesita ser ambiguo porque no precisa aparentar lo que no es. Un magma histriónico con muchas más posibilidades de sacar votos que los pedantes de Podemos porque ha conseguido lo que estos buscaron y no encontraron: la forma de ser prosistema pareciendo antisistema.

Con razón los de Podemos, al principio tan saladamente mediáticos, ahora vigilan, controlan y tratan de rentabilizar con sumo cuidado las apariciones de sus líderes. Con razón, también,  rechazan toda confrontación  con Ciudadanos. Tampoco quieren medirse con nadie que los critique con fundamento. Solo con los palmeros, haciendo honor al espíritu de las bochornosas tertulias de las televisiones comerciales en las que se forjaron. La comunicación se ha hecho propaganda. Como siempre.


(La imagen es grafiti de Bansky, que circula por la red).

 

martes, 27 de enero de 2015

El Sur como Norte.

El bastión andaluz del PSOE va a ser la primera escaramuza de este año erizado de elecciones. Los presidentes anteriores eran gentes tranquilas, dadas a la rutina, seguras de su peso en el partido y el Estado. Sus elecciones autonómicas solían coincidir con las generales (salvo el astuto desplazamiento de Griñán en las últimas) porque Andalucía era el Estado y el Estado, Andalucía. Cuando se acusa a Susana Díaz, la primera presidenta de esta especie de sultanato socialista del Sur, de ser ambiciosa y de proyectarse como figura central del partido y del Estado, se olvida que sigue la práctica anterior.

La convocatoria de elecciones anticipadas es consecuencia de una crisis del gobierno andaluz que, según Díaz, se produce por la "radicalización" de su socio de IU. No es muy feliz el término pero se entiende. Quiere decir que sus aliados se han puesto imposibles. Ellos afirman lo contrario y acusan de oportunismo o algo así a la presidenta. También puede ser, pero se reconocerá que convocar a la militancia a un referéndum en el verano sobre la continuidad de la coalición de gobierno no es la forma más convincente de mostrar preocupación por la estabilidad de ese gobierno.

En cualquier caso, carece de sentido embarrancarse en una discusión interminable sobre quién empezó. Toda coalición es un contrato y todo contrato está sometido al principio de rebus sic stantibus, esto es, los pactos se mantienen mientras a ninguna de la partes le interese romperlo; si a alguna le interesa, lo romperá. Otra cosa es que le salga bien pues toda decisión humana está sometida a otro principio aun más poderoso que el del interés propio: el de la incertidumbre.

La señora Díaz obviamente piensa que le trae cuenta romper el acuerdo y convocar. Y rompe. Se le recriminará por todos los conceptos y ella responderá por otros tantos. Pero no hay nada que hacer entre otras cosas porque quienes la acusan procederían igual si pudieran.

Lo interesante aquí es la incertidumbre, es decir, el resultado del 22 de marzo. Las perspectivas del PP son tenebrosas. Así como al partido lo conoce todo el mundo por la corrupción, a su candidato, Juan Manuel Moreno Bonilla, no lo conoce nadie. El apellido trae a la memoria la novela Nadie conoce a nadie del gran Juan Bonilla. Y cuando la gente no te conoce es difícil ganar elecciones.

En realidad, la incertidumbre está en el reparto del voto entre las tres fuerzas de izquierda y, sobre todo, el porcentaje que alcance Podemos. Sobre esto van las apuestas. La candidata, de la corriente anticapitalista, tiene el respaldo de Iglesias. No ocurre como en Madrid, en donde los seguidores del Príncipe de Coyoacán, han armado una candidatura alternativa que riñe el triunfo a la que el mando ampara. Pero la política es un oficio de confusión. Precisamente aquel respaldo puede ser una pepla: Andalucía es una plaza de segunda porque la dirección no propone su candidatura. La gente es muy susceptible y la de izquierda, enfermiza.

La convocatoria anticipada, es de suponer, trata de pillar a Podemos logísticamente en cueros. Pero este es un partido con mucho dominio de las redes y una agilidad y flexibilidad de las que las organizaciones tradicionales carecen. No fíen los socialistas su éxito a esa flaqueza por si no es tal y no carguen retóricamente contra Podemos llamándolos cosas feas porque se los pueden encontrar al lado y necesitarlos. Curándose en salud, Díaz propone que gobierne el partido más votado. Es un mensaje al PP, inconveniente por innecesario porque o ese acuerdo tiene fuerza de obligar o a ver cómo se impone..

El zafarrancho se lo ha organizado a IU. Ahí está, hecha unos zorros, con el tizne de Extremadura, el pedrisco de Madrid y la reciente escisión de los profetas de la tierra de la CUT, que se llevan sus carromatos a asaltar los cielos con los de Podemos.

Quede ya para otro post la interesante especulación que produce la siguiente hipótesis : Díaz gana en Andalucía y Sánchez se la pega en el conjunto del país y en concreto en Madrid, rompeolas de las Españas. Las primarias quedarían abiertas, no a los electores, que eso ya se vería, sino a los elegibles. Y a cinco meses de las generales. 

lunes, 26 de enero de 2015

Syriza ha ganado las elecciones en España.

Los españoles solemos llegar a los acontecimientos y dramas europeos en el segundo acto. Nos pasó con la transición, que empezó un año después de la caída de las dictaduras portuguesa y griega (mira tú...); nos pasó también con la victoria socialista de 1982, un año después de la del Partido Socialista en Francia y el PASOK en Grecia (mira tú...). Ahora, en el nuevo drama de la rebelión contra la dictadura de hecho de la troika, después del primer acto con la victoria de Syriza, viene uno segundo con las elecciones españolas, dividido a su vez en cuatro cuadros: las andaluzas de marzo, las municipales de mayo, las catalanas de septiembre y las generales de noviembre si llegamos a ellas.

No se nos dirá que no practicamos el vivere pericolosamente de los futuristas. Cuatro elecciones en un año con un gobierno pendiente de la crónica de tribunales por si lo llaman a declarar; una economía que no levanta cabeza; un sistema de partidos con uno de derechas anegado por la corrupción y tres de izquierdas, mal avenidos entre sí y no muy unidos internamente; una Constitución cuestionada por amplios sectores sociales; y una posibilidad de secesión de una parte nada desdeñable del territorio del Estado. Cada una de estas elecciones será un fin en sí mismo y, al mismo tiempo, un modo de calibrar fuerzas y adoptar tácticas para las siguientes de forma que, cuando llegue la última, en noviembre, es probable que nada se parezca a lo que ahora vemos.

En nuestra época, la de la información en llamado tiempo real, las reacciones a los acontecimientos se producen antes de que estos concluyan. Son instantáneas y, claro, bastante bobas. Dice el portavoz del PP, Hernando, que los resultados griegos no son extrapolables a España. ¿Por qué no? Básicamente porque no le gustan. Si le gustaran lo serían y en ambos casos él hubiera parecido más inteligente de haberse callado.

El PP abrió su convención con un remake del parque jurásico, de la mano de Aznar y su recio estilo falangista. La vieja guardia de la orden de los sobresueldos cerró filas en torno al hombre previsible, el del sentido común que, francamente asustado, dedicó su intervención a amenazar con el sacamantecas de Podemos, advirtiéndonos del peligro de jugar a la ruleta rusa. Oído a la imagen que es tremenda y revela verdadero pánico.

En Valencia, grandioso recibimiento de Pablo Iglesias al grito de "¡Presidente! ¡Presidente!". El mismo Pablo Iglesias que venía de refutar en la televisión a cuatro o cinco periodistas dialécticamente armados hasta los dientes, con la misma serenidad con que el mozo Jesús confundió a los doctores en el templo y que ambos me perdonen la comparación. Con Grecia, dijo, comienza el tic tac del reloj que marcará el paso de Rajoy a la historia, en donde le está esperando la crisis. Otra imagen curiosa. Quizá proceda del tic tac del cocodrilo en Peter Pan. Y, bien mirado, si Inda es don Pantuflo, Rajoy tiene algo de capitán Garfio.

La intención inmediata de Podemos es convertir esa apoteosis valenciana en una gran marcha-marea el 31 para que el tic tac se haga atronador. Por cierto, igual que en Valencia ha sonado Al vent, de Raimon, sugiero que en la marcha del 31 pongan un tema de Mikis Theodorakis, por ejemplo, Un mundo libre de la banda sonora de Z. Así suena Grecia. Más.

En el PSOE, en donde han decidido echar a suertes los primeros en Andalucía, cunde el desconcierto. Con un PP casi fuera de juego, como si en vez de ser Andalucía fuera Cataluña, las elecciones se van a reñir entre las tres fuerzas de la izquierda, las dos institucionales y la emergente. Ojalá no se pongan muy agrias porque, conocida es la opinión de Palinuro, tendrán que entenderse después. Pero la procesión socialista va por dentro. Susana Díaz entretenida primero en las elecciones y luego en su maternidad, no considera de momento la posibilidad de optar a la secretaría general de su partido.

Pedro Sánchez tiene expedito el camino. Lo malo es que no hay camino. Haber estado ausente en Grecia es mal comienzo. El PP fue a apoyar al perdedor, Nueva Democracia. Por eso el resultado no es extrapolable, claro. Syriza contó con el apoyo entusiasta de Podemos y en la sombra y como de tapadillo, el de IU. Pero el PSOE no tenía a quién apoyar, después de la escisión del PASOK del movimiento de Papandreu que, por cierto, no ha conseguido escaño. Debe de ser la primera vez que no hay un Papandreu en el Parlamento griego desde las guerras del Peloponeso. Para compensar Pedro Sánchez ha decidido adherirse a la doctrina Hernando, sentenciando la melonada de que Grecia no es España. No, ni Arabia Saudí. Y el PSOE tampoco es el PASOK, con su 4,6% del voto. Pero, si se esfuerza, puede llegar a serlo. También el PASOK alcanzó el 48% del voto en 1981. La fortuna es una diosa cruel. Grecia no es España pero muchísimos españoles, quizá millones, están entusiasmados con ella. Y Grecia ha votado a una izquierda nueva, que no es la comunista tradicional -a la que el electorado considera anquilosada- ni la socialdemócrata, impregnada de neoliberalismo. Ha ocupado el lugar de la auténtica socialdemocracia y por eso dicen los de Podemos que su programa es el de la socialdemocracia.

¿Y cómo ve esto Sánchez? Mal, supuesto que lo vea. Tiene por delante dos tareas muy difíciles: de un lado, recapitular la ejecutoria de gobierno del PSOE, reconocer los errores y presentar propuestas factibles de corrección. De otro, articular un discurso reformista que converja con las otras izquierdas y resulte creíble. Y no ayuda nada a ello sino todo lo contrario, que prosiga su política de colaboración con el gobierno hasta en sus aventuras más autoritarias y antidemocráticas, como en el caso de la reimplantación de la cadena perpetua con otro nombre.

Carece de sentido que el PSOE pretenda encabezar una política de ruptura como la que reclama una gran cantidad de gente, entre ella muchos de sus votantes, porque no puede y, en el fondo, no quiere. Pero cuanto más claramente de izquierda sea el discurso socialista más se aproximará a una acción común de las tres fuerzas que Palinuro considera inevitable. Entre otras cosas porque tanto IU como el PSOE disponen de aparatos de partido sólidos de los que carece Podemos. Y son imprescindibles para administrar en todos los niveles un país que se quiere gobernar.

Quedan las elecciones catalanas de septiembre. Están presididas por un conflicto nacional que los partidos nacionalistas españoles se niegan a admitir. Serán plebiscitarias, diga Rajoy lo que diga con esa fantástica habilidad de no decir jamás nada con algún contacto con la realidad. La única incógnita será qué porcentaje de votos conseguirá Podemos y exactamente qué posición representarán en la cuestión de la independencia. Dicho en román paladino: si, al día siguiente de las elecciones plebiscitarias, y según sea su resultado, los soberanistas hacen una declaración unilateral de independencia, ¿qué votarán los diputados de Podemos?

En noviembre volvemos a hablar.

miércoles, 21 de enero de 2015

Si se miente a 4.000 personas, ¿por qué no a 47 millones?

La mentira es uno de los recursos habituales de los politicastros de la vieja y corrupta escuela. En el PP mienten hasta los notarios y nadie cree una sola palabra de lo que dice Rajoy o cualquiera de los cobradores de sobresueldos a sus órdenes.

En el mitin en Sevilla, Pablo Iglesias acusó ante 4.000 personas a Susana Díaz de haber prohibido que la TVA lo entrevistara. Poco después, la directora del programa desmentía en directo la acusación afirmando no solamente que la censura o prohibición no se había producido sino que, al contrario, la cadena lleva meses solicitando una entrevista con el dirigente de Podemos sin conseguirla hasta la fecha.

La acusación de censura a un medio de comunicación es muy grave. Ataca la dignidad de los profesionales. Al comentar el asunto Palinuro sostuvo que ese incidente no puede quedar así: o Iglesias demuestra su acusación o se retracta. Después de las explicaciones de los periodistas,  si no hay prueba ni retractacion, hay mentira. Y, si alguien es capaz de mentir a 4.000 personas en su cara, ¿por qué no va a mentir a 47 millones?

Palinuro añadía que, si se probaba que Díaz había dado orden de que en su televisión no se entrevistaba al coletas, debía dimitir. Y lo mantiene. Pero ahora añade que si, por el contrario, resulta que el que ha mentido es Iglesias, es él quien debe dimitir e irse a su casa.

¡Qué tontería! Pero hombre, Palinuro, dice la sabiduría convencional, esto es España, lugar en el que miente todo el mundo, empezando por el gobierno. Y no dimite nadie, nunca, por nada.

Verdad es, pero estos de Podemos, ¿no venían a desterrar tan malos hábitos y regenerar el país?

----------------------------------------------------------
Actualización: leo que Podemos ha divulgado un comunicado según el cual la entrevista estaba acordada pero TVA la canceló sin previo aviso ni explicación. Aportan un whatsup con TVA que parece probarlo, aunque de una forma imprecisa porque puede referirse a la entrevista de Iglesias o a cualquier otra. Y hubo otra. Eso vuelve a poner la pelota, al menos en parte, en el tejado del canal público. ¿Son suficientes las explicaciones de la directora del programa? ¿Estaba o no acordada la entrevista? Y, si lo estaba, ¿quién la canceló, por qué y por qué no se explicó? Eso en cuanto a la cadena. En cuanto a Podemos, el whatsup obliga a parar un instante; pero solo un instante. Para que lo que dicen sea creíble, han de probar que esa entrevista concreta estaba apalabrada. De no hacerlo la mentira quedará como mentira.

Y en cualquier país del mundo con el que Podemos quiere equipararnos, mentir en público, mentir a la gente, a los electores, es el fin de la carrera política del mentiroso.

domingo, 18 de enero de 2015

El Sur.

Vientos de diversas frondas baten las tierras hispanas, desde los páramos castellanos a los olivares andaluces, pasando por los viñedos catalanes. Es el rebufo que producen las siempre agitadas manifestaciones de Podemos que levanta polvaredas y solivianta los ánimos hasta ese momento sometidos a apacibles rutinas. Con Podemos llega el escándalo, la tribulación, el barullo y, pasado el ciclón, los autóctonos ven que las cosas ya no serán como antes.

La primera experiencia de este tipo se hizo en Cataluña en donde Podemos puso rostro multitudinario a una opinión que no encajaba en los dos bandos enfrentados, independentistas/unionistas. Hubo hasta piques personales y, al final, ha quedado sembrada la duda de qué posición final adoptarán los novísimos de la izquierda española en el contencioso catalán.

Después, los hijos de Marx y el 15M pusieron rumbo al Sur, al mezzogiorno gramsciano. Como el de un repentino pedrisco de verano, el impacto ha sido considerable, entre otras cosas porque Andalucía es España, es decir, no hay más nacionalismo que el español y en ese se entienden todos, a diferencia de Cataluña.

El primer resultado del impacto ha sido la enésima fragmentacion de IU. Las gentes de la CUT, de Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, se han pasado a Podemos que ya les ha reservado cinco puestos de un total de 35, creo, en el órgano directivo. Dos observaciones:

Primera: repartirse los puestos de los órganos en negociaciones de las cúpulas no parece algo enteramente concorde con la filosofía de Podemos. Supongo que habrá protestas. El discurso de la organización, todavía en ascendencia lúdico-vital, tropieza una y otra vez con el principio de la realidad. Y la realidad parece decir que las asambleas sirven para todo lo que se quiera pero que las decisiones las toman las elites.

Segunda: prosigue el triste desmigajamiento de IU. A este paso va a llegar a las elecciones de mayo en estado terminal. La batalla que se vive en la organización de Madrid a cuenta del enfrentamiento en Rivas forma parte del mismo escenario, aunque sin respetar la regla de la unidad de acción porque los conflictos en Madrid y Andalucía son muy distintos.

Pero eso es lo de menos. Lo de más es la audacia de la ocasión. Está perfectamente expresado en ese lema de "el momento es ahora". Una trivialidad, pero poderosamente movilizadora. Si en Cataluña Podemos no consiguió perfilarse del todo entre el independentismo y el unionismo, en Andalucía aspira a hacerlo porque el momento es ahora en que, como claramente expuso Iglesias -que es siempre meridiano-, Sánchez, el dirigente socialista, está desnortado, entre Atenas, a donde no va porque nadie lo llama y Washington, en donde lo llaman pero se pierde por el camino. Es el momento. Hay que aprovecharlo.

La audacia del ahora consiste en ir a reñir al PSOE su baluarte andaluz en su propio territorio. El lider hizo acto de seduccion, pero no está claro qué efecto tenga ese andalucismo impostado del que los andaluces suelen desconfiar. Tuvo además una referencia denigratoria para la presidenta que requiere verificación y actuación en consecuencia. Si es cierto que Susana Díaz hizo la llamada a la televisión andaluza y prohibió la entrevista al coletas debiera dimitir. Si no lo es, Iglesias debiera disculparse precisamente porque es cierto que los medios públicos no pueden ser cortijo de nadie. De no ser así se generalizará la impresión, ya muy presente en las redes, de que Iglesias ha ido al Sur a ofender a los andaluces. Y eso no es un acierto.

De todas formas está bien que Andalucía haya sido el punto en que se ha lanzado la convocatoria de la manifa del 31 que, en forma de marcha sobre Madrid, promete ser también uno de esos episodios que mueven masas, entusiasmos, pasiones.

La verdad es que, en comparación con este empuje movilizador, los demás partidos parecen negociados tranquilos de la administración pública.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Buscando a Susana desesperadamente.

Palinuro, siempre comedido, ha dejado pasar unos días desde el congreso extraordinario de Sevilla, para pulsar reacciones. Ha habido pocas, la mayoría de círculos del PSOE y la mayoría de la mayoría reticentes cuando no abiertamente hostiles. Excepto en Andalucía, en donde Díaz alcanzó una cantidad de votos de las llamadas búlgaras, el 98,7%, todos los emitidos, pues no hubo votos en contra ni constan en blanco. El 1,3% restante estaría en el excusado. Rubalcaba, casi en éxtasis, hablaba del poderío de Susana Díaz. Curiosa palabra, aunque entendible en alguien que entre los suyos gana con un cincuenta y algo por ciento raspado. Claro que en su elección había contrincante y Díaz competía con el tiempo. No sé si es poderío o adocenamiento. Al fin y al cabo, Díaz es la candidata de Griñán, como Griñán lo fue de Chaves. Es una forma de transmisión del mando de carácter típicamente cesarista. Es verdad que Díaz se había impuesto en unas primarias pero, probablemente, porque era la candidata oficial. Tanto es así que los mismos vencedores acordaron rebajar a partir de entonces la cantidad de avales exigida para que pudiera presentarse alguien más, aparte del tapadx.

¿En dónde reside el poderío? ¿En el discurso? El de Susana Díaz es muy voluntarista, rotundo, determinado; en el tono, pero no en el contenido. Invoca fines generales sin tasa, algunos excesivos para sus competencias (y son muchas, pues viene investida del máximo poder en Andalucía), como la unidad de España, los pactos con el gobierno, con la vista puesta en el Estado, la inaplicación de los recortes en Andalucía. Ahora hay que ir a la letra menuda. A cómo se conviertan en realidad los decididos propósitos de la recién elegida. En eso no hay muchas indicaciones. Casi ninguna. Y la situación es especialmente peliaguda. Díaz hereda una comunidad que siempre ha estado gobernada por el PSOE, lo cual, aparte de muchas ventajas, ha terminado cristalizando en un anquilosamiento de las estructuras del partido y las instituciones, pobladas de intereses creados, muy reacias a renovaciones y cambios que supone un tremendo peso muerto de inercia. Tiene un trabajo por delante.

Pero el poderío puede venir también del hecho de que el PSOE de Andalucía es decisivo en el calendario que se ha marcado Rubalcaba. Las primarías serán cuando diga el comité federal y este dirá lo que digan los andaluces. Y lo que van diciendo ya, al menos Griñán, es que toca retirada a la generación mayor, los restos del felipismo, rescatados por Rubalcaba tras el paréntesis arco iris de Zapatero. Aquí el poderío es el de la guadaña, que no deja mies sin segar.

Díaz se ve mandataria andaluza y se excluye de la carrera a la dirección española. Ahí siguen postulándose prudentemente, en fintas y escarceos algunos nombres.  Cuando las primarias se convoquen puede haber un alud de candidatos. Lo cual está bien, es más democrático que las elecciones con uno solo. Pero puede sembrar el desconcierto. Eso si no se lanza algún espontáneo como en su día lo fue Rosa Díez.

La cuestión es que, si aparece media docena de candidatos es porque ninguno destaca lo suficiente puesto que todos están a lo que mande la dirección. Pero a la gente le interesa saber qué piensa cada uno de ellos de cuestiones substantivas que ya tendrán reflexionadas, salvo que se presenten candidatos con ánimo de tener las ideas después. Y eso es lo alarmante. Ninguno dice nada; ninguno matiza la política oficial del partido, ni discrepa de ella. 

No se explica por qué son media docena. O sí.

(La imagen es una foto de Sevilla Report, con licencia Creative Commons).

sábado, 7 de julio de 2012

Andalucía. Qué hubiera pasado si...

¿Qué hubiera pasado si, en lugar de resistirse a las presiones generalizadas dentro y fuera de su partido, Griñán hubiera convocado las elecciones autonómicas como solía ser el caso conjuntamente con las legislativas el 20-N de 2011? Que hubiera sido barrido como lo fue el PSOE en el conjunto de España. Que Andalucía hubiera caído en las ávidas manos de Javier Arenas quien aguardaba ansioso su desquite tras tres derrotas electorales. Que Andalucía dejaría de ser lo que es hoy: el único obstáculo real al ejercicio desmesurado del poder del PP apoyado en su mayoría absoluta.
Palinuro no se cansará de repetirlo. De todos los errores cometidos por Zapatero el más grave fue adelantar las elecciones de marzo de 2012 a noviembre de 2011 cuando nada se lo exigía salvo los deseos de sus enemigos de que las perdiera. El PP llevaba pidiendo ese adelantto, como tiene por costumbre, desde el día siguiente a aquel en que perdió las de 2008. Nunca acepta el resultado electoral si no le favorece y lo impugna de inmediato, sembrando dudas sobre su limpieza, apuntando a la teoría de la conspiración o a lo que haga falta: el caso es repetir las elecciones hasta que sea él quien las gane. Pero en 2011 se sumó a la petición Cebrián con un artículo el 18 de julio en El Pais que quedará como un ejemplo de arrogancia, altanería, injusticia y absoluta falta de visión respecto a los intereses generales del país, aunque pudiera estar inspirado, como parece, en la exclusiva atención a los intereses propios que tampoco resultaron beneficiados.
A menos de veinticuatro horas después de las elecciones del 20-N ya estaba claro que estas habían sido un error descomunal y causa del desastre que vive hoy el país, entregado entonces a un grupo de irresponsables sin escrúpulos, dirigido por un demagogo de campanario que carecía de política económica, de todo plan, de toda idea, de toda posibilidad de resolver la situación y únicamente estaba animado por el deseo insaciable de desplazar a los socialistas, aniquilar su obra en materia de derechos y libertades, devolviendo el país al nacionalcatolicismo más cavernícola y ejercer el poder de forma arbitraria.
Griñán no cometió ese error garrafal y las circunstancias le han dado la razón. Es verdad que no es lo mismo Andalucía que España, pero eso no resta mérito a la perspicacia y la determinación del andaluz. Y si los socialistas de la actual dirección tienen todavía un lugar en España en el que pueden hablar porque están en el poder se lo deben a que Griñán no les hizo caso cuando lo presionaban para que convocara elecciones con las generales.
Ahora se lo pagan montándole una disidencia del treinta por ciento en sus filas. Es algo tan estúpido como haber tratado de que hiciera las elecciones el 20-N. Rubalcaba, que no tiene buena sintonía con Griñán, no ha ido al congreso andaluz, no ha querido ir a hacerse la foto del perdedor junto al ganador y ha enviado a Valenciano a hacer una forzada faena de aliño. Es evidente que el PSOE nacional está a disgusto con la figura rutilante de un Griñán que, junto a lo que suceda en Asturias, acapara toda la atención de la izquierda española. Es la apelmazada mentalidad de los viejos burócratas: tratan de afearle el triunfo y restarle ese treinta por ciento de apoyo sin darse cuenta de que es precisamente ese factor crítico el que fortalece al nuevo secretario general.
Es un momento muy interesante pues es claro que la esperanza de recuperación de la socialdemocracia española está en Andalucía, que el PSOE hoy es el PSA y su alianza con IU en la que se contiene el germen de otra mayor a escala nacional mucho más acorde con los tiempos y las circunstancias de España que ese intento oscuro y ambiguo de la dirección nacional de convertirse en el auxiliar del PP bajo la excusa de la necesidad de un pacto de Estado que el PP es el primero en ridiculizar,
(La imagen es una foto de My Web Page, bajo licencia Creative Commons).

miércoles, 18 de abril de 2012

Bono opina.

Habla Bono y suelen moverse las entretelas de políticos, periodistas, clérigos, militares. Es un cañón giratorio. Toca todos los temas, civiles, militares, religiosos, territoriales. Y siempre genera escándalo, cuando no indignación, a pesar de que sus observaciones suelen ser reciamente conservadoras o quizá precisamente por esto. Donde más inquina despierta Bono es en su partido. Eso parece incluso divertirle y a veces suscita la idea de que se pronuncia solo para fastidiar. Y ¡hay que ver cómo lo consigue! ¿Por qué será?

En lo esencial porque es personalmente inatacable. El hombre tiene convicciones, tiene criterio, tiene personalidad; es demócrata y, además, honrado. Lo dicho, inatacable personalmente. En él no prenden los argumentos ad hominem. Hay que responder a los razonamientos, las teorías, las propuestas de Bono y ahí no andan tan fuertes quienes lo critican.

Verdad es, Bono es muy católico, muy devoto y no le parece que la separación entre la iglesia y el Estado deba ir mucho más allá de donde ya está. Tuvo un momento de lucha de conciencia cuando el aborto pero, al final, sabiamente, la conciencia obedeció al partido antes que a la iglesia. Sus convicciones laicas son también muy conservadoras. Aquella carta que dirigió a Fraga cuando este anunció en septiembre de 2011 que se retiraba de la política y a la que Fraga contestó a través de Palinuro, en realidad sitúa a Bono en algún impreciso lugar ente el PP y el PSOE. Lo cual es muy legítimo pero quizá no sea lo más inteligente para el PSOE, partido al que, en principio, pertenece nuestro hombre.

Su áspero enjuiciamiento de un posible pacto PSOE-IU en Andalucía, la truculencia de su lenguaje, no facilitan los entendimientos (aunque quizá sirvan para que el PSOE fortalezca su posición negociadora frente a IU) y dibujan un clima de enfrentamiento ("odio social", "estalinismo", "lucha de clases") poco recomendable. A Sánchez Gordillo, objeto de los exabruptos de Bono, le ha faltado tiempo para llamarlo "franquista". Es la forma hispánica del meme de la Ley de Godwin: estalinista/franquista son los equivalentes del "nazi" global.

Sánchez Gordillo no es aquí decisivo y lo dejamos al margen. Al hablar de "lucha de clases", como si fuera mentar la bicha, Bono recordará, supongo, que es uno de los principios sobre los que se edificó su partido, un partido de clase, como lo prueba la oronda "O" de "Obrero" de las siglas. Bono seguramente piensa que el partido debe actualizarse, olvidarse de la lucha de clases y postular, quizá, el amor entre ellas, pero no le extrañará si, por ahora, muchos, incluso en su partido, piensan que la lucha de clases es tan actual como en tiempos del abuelo Iglesias.

Pero Bono va más allá del mero improperio. Es proactivo, se mueve, sugiere. Sugiere, propugna, una coalición PP-PSOE en Andalucía, una grosse Koalition a la andaluza, antes de caer en el pozo de una alianza con los estalinistas. Es más o menos el espíritu del tamayazo aunque aquí el juego es limpio. Que sea limpio, sin embargo, no quiere decir que sea sensato. Toda grosse Koalition falsea las instituciones porque plantea un parlamento sin oposición de forma que esta solo puede ser "extraparlamentaria". En todo caso, Bono ve de verdad la alianza PP-PSOE como la mejor solución.

Pero ¿lo es? Para el PP, desde luego: pasa gratis et amore de la sempiterna oposición a un flamante gobierno y legitimado además con la alianza socialista. Sentido de Estado. En las próximas elecciones puede conseguir la mayoría absoluta que se le ha escapado en las últimas. Y gracias a Bono. ¿Y para el PSOE? La catástrofe sin paliativos. Un PSOE andaluz a remolque de un gobierno de la derecha empujaría a muchos electores socialistas a mudar su voto a IU. La distancia entre los dos disminuiría pero dividirían más a la izquierda con lo que garantizarían la mayoría absoluta del PP. Y no creo que sea esa la intención de Bono. Al menos por ahora.

(La imagen es una foto de U.S.Federal Fovernment, en el dominio público).