Mostrando entradas con la etiqueta República Catalana.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta República Catalana.. Mostrar todas las entradas

martes, 24 de octubre de 2017

De la tierra del sin fin

Hay algo épico en la posibilidad de que Puigdemont comparezca en el Senado. Si comisión o pleno es irrelevante porque lo darán todas las televisiones, salvo que se atengan al criterio de impacialidad y equilibrio del gobierno, en cuyo caso emitirán la final de Wimbledon de 1998.

La cuestión es la comparecencia en sí misma. Desde los tiempos de Yugurta hay algo extraño en la presencia de rebeldes ante un solemne cuerpo legislativo cuya autoridad aquellos niegan. Extraño y siniestro. Lutero, citado a la Dieta de Worms, fue provisto de un salvoconducto de su protector, Federico III, Elector de Sajonia. Aun así, hubo que salvarlo de las consecuencias del terrible Edicto de Worms por un episodio de capa y espada. No se está haciendo comparación alguna, que sería desmesurada. Aquí no hacen falta salvoconductos. Estamos en un Estado de derecho. Lo de la dieta de Worms fue durante las guerras de religión. En efecto, en donde chocaban pasiones muy profundas. Como ahora con las guerras nacionales o por la nación. Pasiones tan profundas como para obnubilar la razón.

Puigdemont vendría al Senado en Madrid en un clima de franca y generalizada hostilidad. Es verdad que se trata de una buena ocasión para explicarse ante el conjunto de la ciudadanía y al extranjero. Es de suponer que su declaración sea transmitida íntegra por las televisiones. Y también es de suponer que habrá voces pidiendo su detención. Ayer las redes discutían acaloradamente esta eventualidad y así seguramente lo hace el govern. El fiscal general, reprobado por el Parlamento, recuerda que, si se proclama la DI, Puigdemont puede darse por preso. Y dado que la cuestión de la proclamación de la DI es tan insegura como el santo grial, así como que el fiscal Maza gusta de ser expeditivo, bien pudiera pedirse la detención del presidente de la Generalitat al bajar del AVE en Madrid.

Es impensable, ¿verdad? Pero según lo impensable va haciéndose realidad se hace menos impensable.

El plan del gobierno no deja lugar a dudas: un 155 máximo, equivalente en realidad a un estado de exepción, con intervención política (la económica ya funciona hace semanas), en la seguridad y en los medios públicos de comunicación. Esto último ha provocado situaciones tan vergonzosas como ese comunicado del consejo de redacción de RTVE oponiéndose al 155 en los medios catalanes mientras el gobierno siga teniendo la RTVE a su servicio. Un gesto de profesionalidad que ayuda a los trabajadores de TV3 y CAT Radio a negar acatamiento a las directrices de intervención. La intervención de los mossos, que estos también rechazan, así como de las autoridades políticas catalanas (govern y Parlamento) que también anuncian desobediencia, configura una dictadura "constitucional" al estilo del artículo 48 de la Constitución de Weimar. Y más allá. La vicepresidenta del gobierno ya hace saber que la intervención (en realidad, ocupación) de Cataluña podrá prolongarse más de seis meses. Es decir, que se han saltado el último requisito que todavía quedaba en pie de la dictadura constitucional. Es la dictadura sin límite de tiempo, la de Mussolini, Stalin, Hitler y el discípulo de todos ellos y maestro de los actuales gobernantes, Franco.

Y roto el límite de tiempo, por el mismo precio, también se rompe el territorial y, sobrados de 155, los halcones del PP proponen aplicarlo asimismo en Castilla La Mancha, País Vasco y Navarra. Menudo éxito el de la Transición.

Con esta perspectiva de dinámica de fascistización, que trata de provocar conflictos sociales para justificar políticas represivas más intensas, la comparecencia de Puigdemont en el Senado es un gesto de enorme importancia. Por si hay alguna duda, invito a considerar lo que Puigdemont representa para las dos partes del conflicto. Para el gobierno y sus aliados, un obstinado rebelde contra la ley y la Constitución, un iluminado, un demagogo, en último término, un delincuente. En su animadversión incurren en el argumento típico de los matones de culpar a la víctima del maltrato: el responsable del 155 es Puigdemont, no quienes lo ponen en marcha. Un sujeto así, que pide que lo maltraten no merece respeto.

Para los independentistas y gran parte de los no independentistas es su presidente, el hombre que representa al pueblo catalán, cuyo ánimo de entendimiento pacífico y concordia está él encargado de exponer en el Senado. Se ha convertido en el símbolo de una lucha que se quiere secular de un pueblo masivamente alzado por su dignidad. Es un delirio, dicen los adversarios. Delirio, iluminación, pero es colectivo y, por cierto, republicano. Y lo representa este hombre.

Sea cual sea el resultado del evento, el nacionalismo español a la antigua usanza, representado en el triunvirato Rajoy, Sánchez, Rivera, tiene la batalla perdida porque carece de proyecto viable a medio y largo plazo. A corto es evidente puesto que anda a porrazos. Los de Podemos tratan de mantener la cabeza por encima del agua enunciando una tercera vía, consistente en el referéndum pactado que los indepes estuvieron proponiendo hasta que se hartaron. Como siempre, la tercera vía no existe. Es una de las otras dos más o menos vergonzante.

Porque, en efecto, cuanto más artificio represivo despliegue el Estado, más costará después desmontarlo cuando se compruebe que no ha servido para nada.

La llamada cuestión catalana que, sí, es en realidad cuestión española como se prueba hoy en Castilla La Mancha, País Vasco y Navarra, no es un problema de orden público, tampoco de legalidad; no es una cuestión jurídica siquiera. Es una cuestión de legitimidad, de principios que solo puede abordarse políticamente en una mesa de negociación, con un referéndum pactado por medio. Y lo sabemos todos.

Sustituir este escenario por otro de represión, censura, intervención, prohibiciones, detenciones, controles, multas, sanciones en una sociedad del siglo XXI, organizada en redes distribuidas es ridículo e inútil. Pero puede causar mucho daño y sufrimiento.

lunes, 23 de octubre de 2017

Entre Carl Schmitt y Lenin: Cataluña y el poder dual

La aplicación del 155 tiene un eco schmittiano que han señalado algunos analistas. Del Schmitt muy preocupado por la defensa de la Constitución y la figura del "defensor de la Constitución", que venía a ser una forma de dictadura legal, a imitación de la figura del derecho romano.

Efectivamente, el 155 es una traducción literal (con alguna variante garantista) del 37 de la vigente Constitución alemana; tan literal que reproduce los mismos dos apartados con idéntico contenido. Pero es que el 37.1 de la Ley Fundamental es, a su vez, reproducción literal, aunque dulcificada, del primer apartado del famoso art. 48 de la Constitución de Weimar. Así que el 155 español reproduce en lo esencial el 48 de la Constitución alemana de 1919, el nido de la dictadura constitucional que daba plenos poderes al Presidente, aunque controlado por el Parlamento, que podía revocar sus medidas. Friedrich Ebert recurrió a él en algunas ocasiones cuando juzgó que se daba una amenaza seria al Reich y, con ello, acabó configurando la imagen práctica de lo que luego Schmitt teorizaría en 1929 como El defensor de la Constitución. Hay discrepancias sobre si la aportación del ilustre jurista sirvió de modelo para que, en 1933, el entonces presidente del Reich, el mariscal Von Hindenburg, diera paso a la dictadura nazi o si el viejo soldado firmó lo que Hitler, presidente del gobierno, le puso ante las antiparras sin leerlo. El hecho fue que, invocando el artículo 48, von Hindenburg promulgó el Decreto Presidencial para la Protección del Pueblo y el Estado que, junto a la Ley de Plenos Poderes, abrió el camino a aquella dictadura, una de las épocas más siniestras de la historia de la humanidad. Y ha habido algunas.

Así que ya sabemos en dónde estamos. Rajoy, el presidente del partido de la Gürtel, se proclama defensor de la Constitución o dictador constitucional con el firme apoyo del PSOE y C's. No debe el presidente temer incordio alguno del lado parlamentario. Ya no lo temía antes de un parlamento que, en realidad solo existe como club de debate televisado. Y hay que reconocer que algunas sesiones son divertidas. Pero no existe como cámara de control. Ni siquiera como cámara legislativa. En un año de legislatura el Congreso ha aprobado dos (2) leyes, y una de ellas es la de Presupuestos, mientras que el gobierno ha bloqueado (vetado, de hecho) 43 proposiciones de ley. Los plenos poderes que le da el 155 ya los tenía de antes, pues gobierna de modo absoluto sin respeto alguno por el Estado de derecho que no se cansa de invocar. De cómo maneja el Poder Judicial y los medios de comunicación, con qué maestría, no hace falta ni hablar. El 155 viene a consagrar como constitucional una dictadura de hecho. 

Toda justificación de la dictadura constitucional insiste en su carácter provisional, transitorio, "hasta que se restablezca el orden constitucional" suele ser la fórmula. "Hasta que vuelva la normalidad", es la que se emplea la presentar el 155. Concepto vagaroso ese de "normalidad". La cuestión es: ¿y si la normalidad no se restablece o no se restablece a gusto del normalizador? ¿Se perpetúa la dictadura?

Que se vuelva o no a la normalidad, por desgracia para el triunvirato Rajoy-Sánchez-Rivera, no depende de su firme e indudable voluntad de que así sea. Depende de la capacidad de la otra parte, la Generalitat y el movimiento independe, de resistirse a la aplicación del 155 y sus medidas represivas. Algo así ni siquiera cabe en la triple testa de los triunviros. Es imposible. No se producirá. Rajoy piensa que si él prohibe algo, ese algo no se da y, si se da, no se ha dado. Esa forma mágica de enfrentarse a la realidad es contagiosa y ya ha inficionado a Sánchez y Rivera. Tan convencidos están de que aquí se hace lo que ellos dicen que calculan los tiempos de sus medidas 155 contando con los plazos que tendrá Puigdemont para convocar esas elecciones autonómicas que ellos le ordenan  so pena de males terribles. Elecciones ya expresamente rechazadas por los indepes. 

No lo oyen. No lo ven. No lo entienden. No les cabe en la cabeza. ¿Cómo que las órdenes, prohibiciones y medidas del gobierno central no se acatan? Bueno,  tampoco es nuevo. No se acataron el 9N, ni el 1/10, ni con motivo de la DI y cola epistolar. Pero ahora sí van a acatarse porque se va a emplear la coerción estatal con fuerza armada siempre para garantizar el retorno a la normalidad. ¿Y si no se consigue? Una hipótesis excluida en los planes del triunvirato por lo que no se formula un plan B: si no se consigue se intensifica el uso de la fuerza hasta conseguirlo. ¿Es esto posible? Seguramente, no.

¿Por qué? Porque, como se han desarrollado las cosas, la revolución catalana se encuentra ahora en un instante que los conocedores de los procesos revolucionarios llaman de poder dual o dualidad de poderes. Viene a considerarse el momento en el que el proceso revolucionario hace crisis en sentido médico y se decide la suerte de la revolución: triunfar o sucumbir. Es el punto álgido que en España se abre esta semana de prolegómenos tan teatrales. La Generalitat se alza como un poder por derecho propio en función de su propia legislación y, no reconociendo la autoridad del Estado y su gobierno, pretende hablarlos de igual a igual. 

¿Es esto verosímil? En la historia no hay criterio alguno de verosimilitud o inverosimilitud tratándose del futuro. Y no se olvide que el futuro empieza hoy, ahora mismo. Fue Lenin, autoridad universalmente reconocida en la teoría y práctica revolucionarias el que, a raíz de las Tesis de abril, desarrolló la teoría del poder dual. Luego de la revolución de febrero, el poder quedó dividido entre el gobierno provisional de Lvov y Kerenski después, y los soviets, sobre todo el de Petrogrado. Lenin sostuvo la dualidad mientras no tuvo otro remedio. Pero su fin era acabar con el gobierno de la burguesía, arrebatarle el mando. De ahí vino la consigna de "todo el poder a los soviets" que se materializó en la revolución de octubre, cuando el poder dual se convirtió en la monocracia bolchevique. Por supuesto, lo interesante aquí no son los hechos históricos que más disímiles de la situación actual no pueden ser. Cualquier parecido con lo de hoy solo puede ser producto de la fantasía. En La Moncloa no hay un Kerenski (¿o sí? Ay, la fantasía), ni en el Palau habita un Lenin. 

Lo que nos interesa es el principio mismo, la teoría del poder dual, que se ha dado en muchos otros casos con circunstancias distintas, en la Comuna de París, en la revolución china, etc. Allí en donde un poder se enfrenta a otro en un mismo territorio y no como invasor. El Estado contemporáneo está basado en el supuesto de la soberanía interna que es causa y efecto al mismo tiempo del monopolio legítimo de la violencia. El Estado no puede tolerar un par a él en su territorio porque entonces el monopolio sería un duopolio. La forma Estado es excluyente y está obligada a suprimir por la violencia cualquier otra rival, por razonables que sean sus pretensiones. Eso, aparte de cargar a sus promotores con los tipos más graves de delitos previstos en el Código Penal.

Lo segundo, tildar de delincuentes a los dirigentes del movimiento es fácil; lo primero, extirpar este, no tanto. Me atrevería a decir que imposible. El Estado español no puede tolerar dualidad de poderes alguna en su territorio. La Generalitat aspira a ella y hoy o mañana habrá dado el paso decisivo para convertirse en un poder por derecho propio.  Habiendo sido durante años la única oposición en España, Cataluña se erige ahora en contrapoder, según terminología ya clásica. La República Catalana, con lo que toma forma uno de los dos poderes, de la dualidad de hecho que hay en España. Uno que se presenta a sí mismo en resistencia y lucha pacíficas, sin violencia alguna, contra el otro en cumplimiento de un mandato de autodeterminación de una mayoría social y parlamentaria. Una mayoría social (si se descuentan los abstencionistas en el cálculo y se añaden los partidarios del referéndum de autodeterminación, aunque no de la independencia) que ha venido actuando en los últimos años como una especie de poder constituyente popular fraguado en las calles y las redes sociales.

Veremos si, metafóricamente hablando, Schmitt gana la batalla a Lenin o no.


domingo, 22 de octubre de 2017

Golpe de Estado en nombre de la ley

El gobierno más corrupto, sostenido por un partido al que los jueces consideran una presunta asociación de malhechores, anunció ayer un verdadero golpe de Estado, dice que para defender la legalidad, la Constitución y el Estado de derecho. Una legalidad arbitraria e injusta, una Constitución que el mismo PP ataca con tan pocos miramientos como cuando sus fundadores franquistas votaron en contra de ella, y un Estado de derecho sin separación de poderes pues es el mismo gobierno que ignora el Parlamento, tiene al poder judicial a su servicio y controla todos los medios de comunicación. O sea, un poder corrupto y dictatorial anuncia un golpe de Estado que perpetrará en cuanto el Senado (que también controla con mayoría absoluta) dé el visto bueno a una aplicación del 155 mucho más allá de sus previsiones, en realidad, un artículo 116, un estado de excepción no declarado.

Para esta nueva fechoría cuenta con el apoyo del Rey y de los otros dos partidos dinásticos, C’s y PSOE. El respaldo ya expreso y reiterado del Monarca ha convertido a la Corona en parte beligerante en el conflicto y liga su suerte al más que dudoso triunfo del golpe. Al igual que su bisabuelo, el Rey se ha aliado con la dictadura. Tendrá su mismo final.

En cuanto al respaldo de los otros dos partidos dinásticos, el de C’s se daba por descontado. Ahora también lo está el del PSOE que, en tres meses (de julio a octubre), ha pasado de rechazar el 155 a apoyar fervorosamente su aplicación, de pedir la dimisión del de los sobresueldos por la corrupción y la catastrófica gestión del conflicto catalán a convertirse en su más firme apoyo. Al extremo de que el PP se vale de Sánchez como su portavoz exterior. El PSOE justifica este disparate invocando la “razón de Estado”, como si el Estado cuya razón invoca no fuera el de la tradicional oligarquía parásita, nacional-católica y catalanófoba que está en el origen mismo del conflicto. Este servilismo le hará perder el escaso apoyo que tenía en Cataluña y mucho del que conservaba en el Estado. Es una de las facetas del desastre que el independentismo catalán ha ocasionado en la izquierda española, incapaz de articular alguna alternativa al uso de la fuerza bruta.

La intervención anunciada por el bloque nacional español, en realidad, sigue siendo una baladronada por ver si la Generalitat retrocede y no es necesario pasar a mayores. Entre otras cosas porque no sabe cómo hacerlo, no está claro si puede y menos aun si la UE lo va a permitir. El gobierno quiere cañonear la Generalitat, pero el pago de la deuda y la prima de riesgo le han mojado la pólvora.

Dicen los golpistas que no se suspende la autonomía catalana (en realidad, el 155 no lo permite) sino que se limitan a sustituir sus cargos por otros designados a dedo en Madrid. Es una mentira tanto más irrisoria cuanto que, siendo innecesaria, ha puesto de relieve la condición colonial de Cataluña que el nacionalismo español siempre ha negado. Al gobernar el Principado desde Madrid, lo tratan como una colonia y dan la razón al independentismo cuando reivindica el derecho de autodeterminación por considerar Cataluña una colonia. Y lo es. El bloque nacional así lo confirma.

Otras mentiras adornan esta decisión demencial (demencial en la actual situación de España), como la de que la intervención será mínima. Al contrario, quiere ser máxima, pues se propone destituir al govern en pleno, clausurar de hecho el Parlamento, controlar las fuerzas de seguridad y adueñarse de los medios de comunicación públicos para ponerlos a su servicio. De los jueces no hablan porque ya los tienen. Intervención máxima, un golpe de Estado civil en toda regla. Apoyado por el PSOE que ha pasado también de acusar a la Generalitat de golpista a serlo él mismo.

Dice el bloque que todo acabará en tres meses, cuando se haya restaurado la normalidad y se convoquen elecciones. Una normalidad que solo él rompió con el hostigamiento a los indepes antes del referéndum y la jornada de vandalismo policial durante la votación el 1/10.

Probablemente, además, esas elecciones no se celebrarán y mucho menos cuando los golpistas las prevén. Hasta es posible que haya elecciones generales antes en España que en Cataluña. Es una de las cartas de Rajoy para prolongar su mandato con un posible triunfo electoral por mayoría guerrera y abrumadora. Desde luego,las autonómicas no se celebrarán o no lo harán en la fecha prevista porque, como ya suponía ayer Palinuro, la Generalitat no va a ceder.

Después de la cavernosa amenaza de Rajoy, aplaudida por sus palmeros, el gobierno recibió una múltiple respuesta desde Cataluña que apunta a la confrontación, unida en la consigna que se coreaba ayer en la enorme manifestación en Barcelona contra el encarcelamiento de los dos Jordis: No pasarán. A más de algún socialista le estarán zumbando los oídos de vergüenza. No pasarán.

Después de la manifestación, las distintas instituciones hicieron pública su posición:

Los mossos d’esquadra no aceptarán ser dirigidos por otros mandos que los de la Generalitat.

La mesa del Parlamento no aceptará ninguna merma en sus funciones ni dará un paso atrás.

El govern tampoco aceptará su destitución ni ninguna medida que recorte sus competencias.

TV3 no aceptará ser intervenida por dirección alguna que no sea la de la Generalitat.

La CCMA (la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales) tampoco aceptará la intervención.

Este frente institucional está respaldado por una movilización masiva de la sociedad catalana en defensa de sus representantes y actitud de desobediencia generalizada, desde los ayuntamientos a las escuelas, pasando por los servicios públicos, con un horizonte de huelga general. Para controlar eso sería necesaria una verdadera ocupación militar, cosa que el bloque español no puede permitirse.

No saben en dónde se han metido. En un escenario de uso de la fuerza y la represión violenta contra una sociedad que ejerce la desobediencia y la resistencia pacífica en defensa de sus representantes a los que quizá haya que encarcelar, como ya se ha hecho con los dos Jordis. Ello provocará más reacción social y más violencia de parte del Estado que puede acabar teniendo que decretar el toque de queda en las calles, para silenciarlas. Una perspectiva sin salida que obligará a la UE a intervenir forzando una negociación que ya solo puede hacerse en torno a dos posibilidades, las únicas viables: un referéndum de autodeterminación pactado o la independencia de Cataluña sin más, también negociada, por supuesto.

En su comparecencia, el MH hizo ver que el lunes o el martes se procederá a votar en el Parlamento la DI hasta ahora en suspenso. Obsérvese que el relato independentista sigue siendo ganador: se declara la independencia después de que el bloque nacional haya activado el golpe de Estado vía artículo 155, puesto que este se ha anunciado sin esperar a diálogo alguno, para lo que aún disponía de dos meses.

Breve flexión sobre la gran ausente en este conflicto: la otra izquierda no independentista pero con visos revolucionarios, la española de Podemos y la catalana de los Comunes. Sus angustias y ambigüedades teóricas y su evidente irrelevancia práctica la han dejado al margen de la historia, empujada hacia delante con la mirada vuelta hacia atrás, como el ángel de Klee/Benjamin. La prevalencia del eje nacional sobre el social en el que cifraba todas sus esperanzas la ha aplastado y ha sido incapaz de tomar ejemplo de la CUP (de cuya vitola izquierdista nadie duda) que ha entendido perfectamente el sentido de esa historia: la emancipación nacional como requisito para la social en un marco republicano.

Eso, en España, hoy, es una revolución.La única que hay.

jueves, 19 de octubre de 2017

A las puertas de la República Catalana

Cataluña y solo Cataluña ha puesto en un brete a la Monarquía, su miserable restauración, la falsa democracia y la careta tras la que se ocultaban los viejos fascistas de siempre. Cataluña y solo Cataluña proporciona la conmoción que necesita España si quiere salir de ese sopor y esa resignación mecidas por la injusticia, el saqueo, la mentira, el abuso de poder, la corrupción, el autoritarismo y la estupidez franquista más densa a las que se ha sumado el PSOE de Sánchez. La proporciona, pero no garantiza que España la aproveche. Desde luego, Cataluña lo hará porque para eso ha llegado hasta aquí. Los españoles... ese es otro cantar.

Se ve difícil -en realidad, imposible- que el esquilmado pueblo español sea capaz de rebelarse contra estos gobiernos depredadores de presuntos delincuentes que enarbolan un patriotismo de pandereta mientras se forran robándolo todo. Dudo de que haya un pueblo más sumiso en Europa y más capaz de seguir votando a quien lo desprecia, saquea y explota. Y peor estará a raíz de la cuestión catalana, que ha sacado al aire todas las vergüenzas del franquismo, entre ellas, revelar el verdadero fondo la seudoizquierda de Sánchez quien ha pasado de ganar unas primarias prometiendo que pediría la dimisión de Rajoy a ponerse a su servicio incondicional e incluso superarlo en infamia y autoritarismo. Cree que imitándolo en su política anticatalana, conseguirá restarle votos, siendo así que solo conseguirá regalar el "Sorpasso" a Podemos y hundir el PSOE.

Sánchez ha ido a Bruselas a trasladar allí su apoyo al gobierno más ladrón, corrupto, franquista y peligroso de toda la transición. Y lo ha hecho mostrando la fibra moral de un auténtico granuja, al negar que los dos Jordis sean presos políticos, sino "políticos presos", comparándolos con Ignacio González y digo que es un granuja porque este mismo tipo visitó hace un tiempo la celda en la que estuvo 18 años recluido Nelson Mandela, otro preso político al que los sáncheces racistas sudafricanos consideraban también un "político preso". Y entre Mandela e Ignacio González hay cierta distancia. La suficiente, al menos, como para que un dirigente "socialista" no resultara tan repugnante.

Y todo para nada. Reunidos los dos genios que los dioses han deparado a España en su peor hora, Rajoy el Sobresueldos y Sánchez su correveidile, no saben ni qué hacer con el 155 y, juzgando a los demás tan lerdos como ellos, dan en una última "astuta" propuesta: dejarán caer el 155 y darán una amnistía (es decir, soltarán a los dos rehenes que tienen) si Puigdemont convoca elecciones. Una trampa infantil porque, justamente, solo consideran el 155 para convocar elecciones pero que, al mismo tiempo, demuestra el miedo que tienen ya en el cuerpo con gente en la cárcel por sus ideas, gente procesada, multada, perseguida y las calles llenas de manifestantes y la sociedad ya en franco estado de desobediencia permanente.

No es solamente que las provocaciones, amenazas, hostigamientos del gobierno y su perro faldero socialista no consigan el efecto intimidatorio que persiguen, sino que justamente obtienen el contrario: la sociedad más movilizada, más cohesionada, más rebelde. A las estructuras de la ANC y Ómnium (que los franquistas del PP sueñan con ilegalizar) se unen otras, como en peu de pau, una red social para promover la resistencia civil pacífica y no violenta, que es justamente el punto fuerte del independentismo. O los Comités de Defensa del Referéndum de la CUP, que han seguido activos después del 1/10, cambiando el nombree por el de Comités de Defensa de la República.

Los dos lumbreras no saben que hacer y hoy, que vence su ridículo ultimatum, lo alargarán con el cuento de que tienen que informar al Senado, mientras buscan alguna fórmula que les permita salir del atolladero en que se han metido sin quedar como lo que son. Cosa inútil: la DI ya se declaró y la suspensión se levantará en cuanto haya un atisbo de aplicación del 155. Algunos, bienintencionados, creen que el 155 puede llevar a una ocupación y hablan de un gobierno títere. En realidad, sería "retítere" porque para títeres ya estan Génova/La Moncloa y Ferraz.

Pero no haya cuidado. La banda de malhechores (dicen los jueces)  que ha conducido al país a esta situación explosiva por su arrogancia, su ignorancia, su corrupción y su ejemplar incompetencia no conseguirá ni siquiera el lamentable objetivo de incendiar Cataluña para tapar sus latrocinios. Ayer mismo los tribunales imputaban a la tesorera del PP de Valencia, Carmen Navarro, por financiación ilegal, otra más en la historia del partido de los ladrones por antonomasia, el que habla de legalidad y tiene 700 imputados en procesos penales, entre ellos ministros, presidentes autonómicos y altos cargos. Por mucha que sea la indignación que los procedimientos de la troika nacionalespañola (PP, PSOE y C'S) producen en Cataluña, estos asuntos de la corrupción y el latrocinio no deben pasarse por alto. Como tampoco la necesidad de exigir responsabilidades por el también presuntamente mafioso incendio de Galicia.

Comparado con lo anterior, paradójicamente, lo de Cataluña tranquiliza porque se le ve un final feliz. No gracias a la habilidad del gobierno, sino a la del govern. Casi inadvertida ha pasado una decisión de Puigdemont en las últimas horas: ha trasladado su residencia de su domicilio al Palau de la Generalitat (Canonges), en donde tendrá protección especial las 24 horas del Grupo Especial de Intervención de los Mossos d'Esquadra. ¿Se entiende o hay que explicarlo? El presidente se prepara para lo peor. También para defenderse frente a un ataque imprevisto, ilegal e ilegítimo que los dos estrategas de Génova/Ferraz puedan haber ideado con su habitual falta de esscrúpulos. 

Con el masivo apoyo organizado de la calle, el respaldo de las instituciones y partidos y la decisión del presidente de mantenerse al timón, la República Catalana está en puertas. Habrá unos días, quizá semanas, malas, pero la intervención de la EU resultará inevitable y de lo que sea después de España los españoles habrán de exigir responsabilidades a Rajoy y Sánchez. Ojalá sean capaces de hacerlo.

miércoles, 18 de octubre de 2017

En nombre de los presos

No era precisa particular agudeza para darse cuenta de lo que iba a pasar. Acción/reacción/más acción. Hasta El País lo ha visto: la prisión de Sánchez y Cuixart da oxígeno al independentismo y así ha sido. Una reacción espontánea, inmediata, masiva de la gente. Aunque El País, siempre servicial con el gobierno, la reduce a unos "miles", ha sido muy considerable y muy, muy generalizada.

La decisión de la jueza,  cuestionada jurídicamente a fondo, es un disparate político mayúsculo, sobre todo por su sublime inutilidad. Ahora hay dos presos políticos, pero el movimiento que lideran sigue intacto, ha generado ya su nueva dirección provisional y mantiene su estructura en red operativa, ahora fogueada con un nuevo objetivo que la ineptitud del gobierno (pues la decisión, en el fondo, es política, como todos sabemos) le ha entregado en bandeja.

Ahora hay cientos de miles de gentes en las calles y la actitud de desobediencia (las institucioness catalanas paran dos días en protesta por el encarcelamiento) se extiende por la sociedad. El punto siguiente de más acción/más reacción pinta oscuro. De un lado tenemos una sociedad muy movilizada en paralelo con un duelo institucional entre el govern y el gobierno de consecuencias imprevisibles, y de otro 10.000 efectivos de antidisturbios acantonados en Cataluña. En cualquier momento puede saltar una chispa y producirse un desastre de esos que los burócratas de la UE llaman irreparables.

Preparándose para la eventualidad, el discurso del gobierno, con el firme apoyo del PSOE, culpa de antemano a Puigdemont (la derecha suele personalizar sus ataques) de las consecuencias de la aplicación del 155. El razonamiento, en efecto, es el del maltratador, el de culpar a la víctima. Esta tiene que encontrar el recto camino incluso en contra de sus intereses. En el ínterin de la tensa espera se disparan los rumores. Los "duros" del PP quieren ilegalizar los partidos independentistas. ¿Y por qué no las organizaciones sociales como la ANC y Ómnium? ¿Por qué no a la sociedad catalana? ¿Por qué no a Cataluña? No se rían. La aplicación del 155 y el estado de excepción de hecho que ya existen y quieren ser ampliados e intensificados, ¿que es sino la ilegalización de la Generalitat y, por ende, de Cataluña?

Por lo demás, el papel más desgraciado en este drama, que tiene algo de tragedia y algo de comedia bufa, corresponde al PSOE. Su apoyo sin reservas a la política represiva del PP, que se presenta como una muestra de alto sentido del Estado, pone de relieve que carece de un proyecto propio que pueda medirse en tirón electoral con el del PP. Se trata, pues, de un cálculo electoral. Y un cálculo electoral erróneo porque, puestos a votar la unidad de la Patria, la gente va al de la Patria de toda la vida.

Esta lamentable subalternidad de los socialistas (como la de toda la izquierda española en el banco de pruebas de Cataluña) desciende a niveles de auténtica sumisión. Sánchez ha pasado de anunciar que pediría inmisericorde la dimisión de Rajoy a retirar a escondidas, en la noche y la niebla, la petición de reprobación de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría a raíz del vandalismo policial en Cataluña que él mismo había ordenado presentar. Después de esto, pensar que el PSOE pueda suponer algún tipo de contrapeso a los seguros excesos del PP en el Principado es estar en Babia.

Es más, los socialistas, movidos por un renacido espíritu nacional español viajan a Bruselas a modo de embajadores del gobierno. ¿No quedábamos en que el conflicto catalán era un asunto interno español? ¿Qué pinta Sánchez en Bruselas desactivando el mensaje de la "represión" en Cataluña? Puestos ya a hacerle el trabajo sucio al gobierno, el SG puede aprovechar para negar que hubiera vandalismo policial el 1/10 y mucho menos 900 heridos. Al fin y al cabo, es lo que sostiene el señor Hernando, del partido al que el señor Sánchez apoya, el mismo señor Sánchez que el día 2 de octubre felicitaba a los cuerpos de seguridad del Estado por su actuación en Cataluña, pero no tenía ni una palabra para lamentar las víctimas. 

Pero, ténganse los chistes. Si el PSOE se encuentra en este calamitoso estado, Podemos ni estado tiene. El conflicto España/Cataluña lo ha pulverizado y hecho enmudecer. Su ideología de izquierda lo lleva a simpatizar con la causa catalana (sin entender gran cosa de ella), pero su pragmatismo le aconseja no contradecir el espíritu nacional-español tan presente entre su electorado como en el del PSOE o los otros partidos dinásticos. Así que ahí se ha quedado, aferrado a su fórmula ideal de un referéndum pactado legal que los otros partidos españoles no aceptan. Una jaculatoria hueca. Un "Virgen, que me quede como estoy" mientras pasa esta tormenta.

Podemos vino a revolucionar España sin pensar en Cataluña y Cataluña ha revolucionado España sin pensar en Podemos.

martes, 17 de octubre de 2017

Paso a paso, la libertad


Uno de los rasgos de la acción política que los buenos gobernantes conocen es que todo conflicto en un estado de acción/reacción/más acción tiende a acelerarse e intensificarse a extremos que no puedan controlarse. Lo mejor es interrumpir el ciclo buscando una solución negociada. Los malos gobernantes, en cambio, lo ignoran o dicen ignorarlo por creer que cabe resolver el conflicto por aplastamiento del adversario.


Encarcelar a los dos dirigentes sociales es proveer al movimiento independentista de una razón más de movilización. Ese mismo movimiento independentista que, con la complejidad del intercambio epistolar entre el govern y el gobierno, pudo sentirse decepcionado y defraudado, aunque por poco tiempo porque el objetivo estratégico así lo impone. Ahora, otra inyección de moral: el independentismo no se resignará a ver a sus dirigentes en prisión e intensificará su reacción. Ya deben de tener a los dos sucesores de los encarcelados en posesión de sus cargos.

Aquí es donde se ventila el sentido de la política represiva del gobierno. Su apuesta es por el estilo clásico: se descabeza el movimiento y se acaba con él. No hay que temer mayores repercusiones sociales. El ejemplo que aducen es el del País Vasco. La equiparación demuestra una ignorancia alarmante sobre la naturaleza del movimiento catalán: masivo, democrático, pacífico, organizado, permanente. Por de pronto, la situación ya se ha convertido en un relato sobre prisioneros políticos, prisioneros de conciencia, en España cosa que, después de las imágenes de brutalidad policial, dejará al país los suelos, especialmente ahora que acaba de ingresar en el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Un país que tiene prisioneros políticos y rehenes y al que alguien pedirá, en consecueencia, que abandone un lugar que no le corresponde.

Desde luego, el encarcelamiento de los dirigentes sociales del independentismo es un dislate mayúsculo y una injusticia sangrante cuando andan en libertad Urdangarin, su señora, Rato y no sigo por no hacer interminable la lista. Y sobre todo cuando se recuerda aquella jaculatoria que se repetía en tiempos del terrorismo etarra: callen las armas y se podrá hablar de todo. Porque España es una democracia. Era mentira. No se puede hablar de todo. Por ejemplo, de referéndum no se puede hablar y tampoco de autodeterminación y mucho menos de independencia. Y no se puede hablar porque España no es una democracia.

Al igual que no es un Estado de derecho. Y no solamente porque él mismo no se somete a la ley que, por supuesto, no es igual para todos sino porque carece de independencia judicial como viene a demostrarse una y otra vez por la particular sumisión de los jueces al poder político. En este caso concreto, la jueza que ha decretado la prisión incondicional para los dos Jordis ha sido recientemente condecorada por el ministro Zoido con la medalla de la policía y también por la Guardia Civil. La justicia del príncipe jamás será justicia.

Los dos Jordis deben quedar en libertad sin cargos cuanto antes, ugentemente; no vaya a realizarse la célebre admonición de H. D. Thoreau: "con un gobierno que encarcela injustamente, el verdadero lugar para una persona decente también está en la cárcel." 

Y vayan a faltarles cárceles.

lunes, 16 de octubre de 2017

Los caballeros que dicen "ni"

Galicia arde por los cuatro costados. Imágenes tremendas. Tres muertos por ahora. Dos desaparecidos. La gente haciendo cadenas humanas con cubos de agua para atajar las llamas que todo lo devoran y llenan de humo y hacen irrespirable hasta el aire dentro de las casas, en Vigo, por ejemplo. Una tragedia impresionante. Se habla de cien focos vivos y, al parecer, intencionados. De momento no cabe si no pensar en cómo acometer esta gigantesca desgracia, cómo evitar males mayores y remediar los acaecidos, auxiliar, ayudar. Y, ya se sabe, o pobo na rúa, trabajando sin medios y a la desesperada.

Es la Galicia de Rajoy, del Prestige, de Fraga y Feijóo, la Galicia del PP, de los caciques y la corrupción. Pasado el primer momento del desastre hay que exigir responsabilidades a unos gobernantes que no merecen nombre de tales.

En cuanto al tema del día, Cataluña, el otro incendio del gobierno en la otra punta, Rajoy debería estar mosca. Por mucho que se sulfure y emita requisitorias con exigencia de respuesta breve y en plazo, da la impresión de que en la otra parte no lo toman muy en serio. Y nada hay que enfurezca más a un matachín que se lo tomen a guasa. Irá a más la fumarola jupiterina y a más también la ironía en la respuesta hasta llegar al sarcasmo. ¿"Sí" o "no"? inquiere olímpico y amenazador el señor de La Moncloa y manda a alguno de sus correveidiles a precisar en los medios que solo se espera eso, un "sí" o un "no" escuetos, y que cualquier otra forma no se aceptará. O sea, facilitando las cosas.

Harto está uno de señalar la inepitud de esta fórmula. Y como los que la emplean no atienden a la razón lógica de que, siendo el "sí" y el "no" iguales en cuanto a los efectos, no hay dos opciones sino una sola, "sí", echamos mano a los Monty Python y sus caballeros que dicen "ní". Lo único que estos caballeros no pueden escuchar es "no". El "no" no es una opción, por mucho que el PSOE tenga preparada una ilusoria comisión de reforma constitucional en un incierto futuro y a la que ERC ya ha anunciado su inasistencia.

¿Lo entiende la alianza patriótica española? La respuesta al ultimátum del gobierno solo puede ser un "sí" lacónico o conceptista o un "sí" historiado y culterano. Tras el primer "sí", el conciso, hay otros tres días de espera en tanto el govern explica qué medidas piensa tomar para retornar a la legalidad. Son ganas de esperar pues es obvio que la Generalitat no tomará ninguna medida dado que es ella misma la supuesta rompedora de esa legalidad.

En el caso de que la respuesta sea el segundo "sí", pero con una nueva suspensión con oferta de diálogo, el gobierno puede hacer dos cosas: tomarla como un "sí" lacónico ignorando la oferta, en cuyo caso volvemos al primer supuesto, o bien seguir haciendo el ridículo. Al no ajustarse la respuesta al nudo "sí" y no aceptarla el gobierno este la dará por no formulada, según inveterada costumbre de no dar por real lo que no le gusta. Este conflicto está lleno de no-realidades; es el conflicto del no-referéndum, la no-DI y ahora, la no-respuesta. Ya puede Puigdemont mandar su oferta de nueva suspensión y diálogo por burofax. La Moncloa la dará por no recibida. "Esa respuesta de la que usted me habla no se ha dado y por tanto, yo lo que no puedo hacer es tomar medidas sobre algo que no se ha producido. El señor Puigdemont no ha contestado a la requisitoria en forma de ultimátum que nos vimos obligados a enviarle. A partir de ahí, ya tal."

He aquí lo que los linces del gobierno no habían previsto: ¿qué sucede si le Generalitat no contesta o contesta de forma inaceptable? Habrá que aplicar sin más espera el 155, cosa que nadie quiere salvo Rivera, según dice Sánchez. Quizá a algún cerebro de La Moncloa se le ocurra aprovechar los tres días inútiles de plazo que hay renovando la requisitoria: "La respuesta no vale. Envíenla de nuevo". Claro que ahí pueden encontrarse como los caballeros de Arturo, cuando llevaron el acuerdo del primer "ní" y se encontraron que ahora los del "ní" decían "Ekke, Ekke, Ekke, Ptang, Zoo-Boing", algo que los de Arturo ya no podían soportar.

La revolución catalana está en plena creatividad. A la sobrada que ha demostrado la gente durante la hoja de ruta y las organizaciones políticas y sociales trabajando al unísono, se une una habilidad política casi florentina en unos dirigentes que los nacional-españoles tienden a menospreciar con un orgullo nacido en la ignorancia. El govern es mucho govern para el gobierno, acostumbrado al ordeno y mando y aquí no hay nada que negociar. Sea lo que sea lo que el govern responda hoy, la decisión -y la responsabilidad- de iniciar la represión será del gobierno de España. 

Y con toda Europa mirando, cosa que saca de quicio a Rajoy quien se queja de que la prensa internacional refleja el conflicto con visión pro-catalana y sostiene que quien quiera estar bien informado lea prensa española, esa que, según el estudio Reuter de la Universidad de Oxford, es la menos creíble de Europa. Igualito que su ejemplo y referente Franco: menos viajar y más leer el Informaciones.




sábado, 14 de octubre de 2017

Otra vez el juego del gallina

El consabido juego del gallina: el primero que se aparta, pierde. Es un juego a vida o muerte de uno o los dos jugadores. Llevar el conflicto a este extremo revela otra vez la incompetencia del gobierno, aferrado de modo rígido al dogma de la obediencia a la ley. Ese dogmatismo de la ley carece de toda autoridad porque se trata de la más palmaria ley del embudo. El gobierno se salta la ley de modo sistemático y carece de autoridad para exigir a otros su cumplimiento.

Eso es de dominio común, así que tras hablar de pasada de la ley, el bloque tripartito nacional-español apoya como un solo hombre una medida política autoritaria, un ultimátum que no solamente ignora la oferta de diálogo de la Generalitat sino que conmina a esta a deponer su actitud y sus pretensiones de grado o por la fuerza. Esa fuerza que quienes están dispuestos a pasar por encima de la voluntad de la mayoría social catalana llaman “violencia legítima” del Estado. 

Incidentalmente, la autoridad ya ha hecho un ensayo general de aplicación de la violencia “legítima” en la brutalidad de las cargas policiales del 1/10. Esas cargas han sido inhumanas y, por tales, solo cabe condenarlas. No hacerlo equivale a darlas por buenas, siendo así que dejan reducida la autoridad moral del gobierno a cero y la de la oposición a menos de cero.

La izquierda apoya este dislate sin pararse por un momento a pensar si calibra bien el respaldo social al independentismo y el atractivo de su oferta alternativa. Esperar que los indepes renuncien a Itaca en mientras llega una reforma constitucional que los medios pregonan como la panacea, muy sabedores de que es un enunciado vacío, es esperar el Santo Advenimiento. Es lo que hacen muchos socialistas. En sentido literal. 

Habiendo llegado hasta aquí y habiéndose demostrado fehacientemente que el gobierno no está interesado en diálogo alguno si no es previa rendición incondicional de la Generalitat, esta no tiene otra salida airosa que reafirmar la DI y proclamar la República Catalana. La alternativa es la renuncia y, aunque el gobierno y sus aliados PSOE y C’s lo ignoren, sería mucho peor acogida por la ciudadanía que la afirmación de la independencia.

Esto abre una etapa de incertidumbre sobre si el Estado consigue disciplinar a Cataluña, cosa harto improbable y si la sociedad catalana articula una política de resistencia cosa más verosímil. La  incertidumbre alimentará ataques especulativos España y obligará a la UE a mediar antes de que estalle una deuda ya impagable. La razón aconsejaría que el Parlamento solicitase una moratoria en tanto se procede a licenciar al presidente de los sobresueldos y se arma un gobierno capaz de negociar. Yo no confiaría en el otorgamiento de esa moratoria e iría concienciando al gobierno de que la negociación habrá de ser de igual a igual. 

A la fuerza tendrán que acabar entrando en el siglo XXI los políticos españoles.

jueves, 12 de octubre de 2017

La libertad catalana

La velocidad de la revolución catalana es tal que apenas hay tiempo de valorar los resultados de una decisión cuando se imponen otros nuevos. He aquí un artículo de Palinuro publicado el martes, 10 de octubre en el diario vasco Berria. Se escribió el 9, o sea, hace tres días y se titula España sin salida. Es, pues, un día anterior al climax de la DI catalana del martes y dos al del anticlimax del cierre parlamentario del bloque dinástico PP-PSOE-C's. Esperanza/ilusión y desesperanza/frustración en veinticuatro horas. El ánimo humano es así. Pero no cabe desfallecer. Nadie dijo que una revolución de nuevo tipo fuera fácil frente a esta Bastilla de la oligarquía dinástica tradicional a la que se ha cooptado al PSOE, beneficiario asimismo de esta ridícula restauración nacionalcatólica que tiene parasitado y paralizado al país.

La mayoría parlamentaria franquista (PP, PSOE y C's) cree haber conjurado el peligro de la secesión catalana con el típico (y único) argumento español: por c.... Sintiendo algún lejano escrúpulo de su olvidado pasado de izquierda, el PSOE cree acallarlo por boca de su SG recurriendo al repugnante pretexto machista de culpar a la víctima con el "no me obligues a matarte". Quizá algún día esta gente llegue a ver qué bajo ha caído en punto a moral y respeto por los derechos humanos, pero no es asunto nuestro. Ellos verán hasta dónde alcanzan en su complicidad con el fascismo.

La revolución sigue y, llegados a este momento, merece la pena recordar las razones por las que, según Heródoto, los atenienses se enfrentarán al poderoso ejército de Jerjes, rey de reyes, en defensa de la libertad:  "no retroceder nunca en la batalla, sean cuales sean las circunstancias, permanecer siempre en su puesto y vencer o morir". 

Sigue el texto del artículo :

ESPAÑA, SIN SALIDA.
                                                                                                         
El 1-0 abrió una cuenta nueva en el contencioso Cataluña-España. A pesar de la brutalidad de la policía y del cuerpo paramilitar de la Guardia Civil, más de dos millones doscientos mil electores votaron, en condiciones muy difíciles, arrostrando con valentía todo tipo de amenazas, violencia y represión. Esta circunstancia da al referéndum catalán un valor moral y una importancia política que nadie se atreve a ignorar, tanto en el Estado español como en el extranjero.

Excepto Rajoy y sus ministros, que se obstinan en negar, no ya la validez del referéndum, sino su mera existencia material. Una actitud tan absurda parece difícil de entender salvo si se recuerda que les va en ella la continuidad en el cargo. Si reconocieran que el referéndum se celebró, a pesar de haber asegurado rotundamente que no tendría lugar y que lo impedirían a toda costa, alguno de ellos, con algún tipo de escrúpulo, se consideraría obligado a dimitir. No así Rajoy o Sáiz de Santmaria, que solo dimitirán cuando los encierren en Soto del Real.

No obstante, temeroso el gobierno de que la mera negativa del referéndum no fuera suficiente para ocultarlo y engañar a los medios internacionales al tiempo que se manipula a los españoles, decidió sacar al Rey a hacerle parte del trabajo sucio. Ningún gobierno de España se había atrevido a escudarse detrás del Monarca para blanquear sus fechorías (las del gobierno). La comparecencia de Juan Carlos I a raíz del golpe de Estado de 1981 fue decisión personal suya pues las autoridades y parlamentarios estaban todos secuestrados. Lo mismo, en el fondo, ha sucedido ahora ya que, a pesar de todo, Felipe VI pudo haberse negado a secundar la política del gobierno más corrupto, incompetente y franquista de la historia de la transición.

Pero no lo hizo. Al contrario, con gesto hosco y amenazador, suscribió el planteamiento ultraderechista del gobierno, sirvió de pobre mensajero de las hipócritas ofertas de entendimiento de los franquistas, ignoró por entero la violencia infligida en Cataluña por su policía y su guardia civil, no se interesó por las víctimas y vino a dar luz verde para la intensificación de la represión en el Principado. Todo un programa de dislates que deslegitiman la pretensión del Rey de hacerse pasar por un monarca parlamentario y democrático en lugar de un guiñol franquista de tercera generación.

La III Restauración borbónica se cierra sobre sí misma y, al hacer frente al independentismo catalán muestra la verdadera naturaleza del sistema político de la Constitución de 1978. El crescendo fascista de las declaraciones nacionalespañolas de los dirigentes del PSOE (González pide aplicar el art. 155; Guerra, enviar el ejército; Mª Antonia Trujillo, ser ella misma tropa invasora; Ibarra, formar piña con el PP, Rubalcaba aplicar la Ley de Seguridad Nacional) no deja lugar a dudas del apoyo socialista a la involución del PP. Se añade la virulencia de Ciudadanos en el Santiago y cierra España y la ambigüedad de Podemos y confluencias, que apoyan un referéndum pactado sabiendo de sobra que el nacionalismo español jamás lo aceptará, pero negando respaldo a un referéndum no pactado, pues su apoyo al derecho de autodeterminación acaba en el umbral de la vigente Constitución española. Todo lo cual permite hablar de un proceso acelerado de fascistización del Estado al enfrentarse con el independentismo catalán. El PP gobierna por decreto, ignora el Parlamento, tiene a los jueces y los medios de comunicación a su servicio y, si convocara elecciones generales, como le piden muchos, seguramente arrasaría porque ha conseguido ocultar su carácter franquista, ladrón y corrupto bajo la bandera monárquica.

En vista de las circunstancias, no basta con las víctimas del 1 de octubre. El Estado juega con la idea de incrementar la represión con motivo de la DUI. Pero seguramente no podrá emplearla a causa de las presiones europeas. España está a un paso de que alguien invoque la doctrina del derecho de injerencia humanitaria en protección de los ciudadanos frente a la barbarie de un gobierno tiránico.
Para evitar esta negra perspectiva, el mismo Estado que negó y niega que hubiera un referéndum el 1-0 está ahora empeñado en negar que vaya a haber una DUI. Como es poco probable que, para impedirla, vuelva a enviar a los paramilitares de la Guardia Civil y los antidisturbios, tendrá que encajar su proclamación pero, como suele hacer, negará que tenga efecto jurídico alguno y, entre tanto, seguirá intensificando la represión, hasta el punto, probable, de encarcelar al gobierno de la Generalitat.

En ese momento, la comunidad internacional impondrá una mediación por las urgencias de la estabilidad económica del reino. La mediación obligará a un referéndum pactado. Y el referéndum pactado (y vinculante) arrojará un sí a la independencia, producido por la manifiesta incompetencia del gobierno y la catalanofobia de su partido y los medios de comunicación.


Y, cuando los nacionalistas españoles que acuden a manifestaciones convocadas por asociaciones neofranquistas como DENAES o VOX o la Societat Civil Catalana quieran darse cuenta, los catalanes serán independientes.

Morir matando

El enfrentamiento se agudiza e intensifica. El PSOE ha sido engullido en la espiral patriótica de la derecha. A extremos vergonzosos, como ese alcalde de Valladolid que ha dejado sin calle a Rigoberta Menchú por tres tuits criticando la represión en Cataluña. Estos socialistas son muy modernos, están en internet, pero su mentalidad sigue anclada en algún tiempo anterior. Seguramente el del juez que procesó a unos titiriteros.

Se ha formado un gobierno de unión nacional, un tripartito con una "derecha" jingoista en C's, una "izquierda" chauvinista en el PSOE y un PP oligárquico de ordeno y mando que aprovecha para presentarse como "centrista". Los tres blanden el 155 como un ultimátum en dos tiempos: el lunes, cuando la Generalitat ha de aclarar si se ha proclamado o no una DI y el jueves siguiente en caso de "sí", para rectificar, esto es, retirar la DI so pena de aplicación del 155. Obsérvese que es un ultimátum sin alternativa porque tanto el "sí" como el "no" tienen el mismo efecto: la derrota. La diferencia aparente es que un caso lleva directo al 155 y el otro, no. Pero eso es falso porque el gobierno ya procede con un 155 no declarado: la presencia del contingente armado, su desaforada actuación, los buques atracados en puerto, la intervención de las cuentas de la Generalitat entran perfectamente en el elástico concepto de "medidas necesarias" que prevé dicho artículo. Así que la amenaza del ultimátum reside en la legalización de la arbitrariedad gubernativa, porque, obviamente, cada cual interpreta las "medidas necesarias" como le da la gana.

Esa es la respuesta del gobierno y la oposición en el tripartito del "¡a por ellos!" a la DI del Parlament y su periodo de carencia en demanda de diálogo y negociación de igual a igual. A los efectos mediáticos, esto se concreta en la banda de los tres contra el MH. Los aficionados al cine recordarán la escena cumbre de Solo ante el peligro. El resultado solo puede ser uno: responder "sí". Esto deja tres días para proclamar la DI de modo definitivo, sin plazo de espera ya que la otra parte lo ha rechazado.  

Con el ultimátum, el gobiernoposición exige una rendición sin condiciones, algo que el campo independentista no va a aceptar. El gobierno lo sabe y sigue pues su propósito es el de vencer con escarmiento. Para enmascarar o endulzar la amargura que muchos socialistas sentirán respaldando una decisión tan injusta como inútil, hablan de una reforma de la Constitución a la que se ha sumado el PP, como si eso tuviera el más mínimo valor. Realmente, para la izquierda española, Cataluña ha sido una apisonadora. ERC ya ha hecho saber que no participará en ninguna reforma un texto al que no otorga otro valor que el de ser un cerrojo para las aspiraciones del pueblo catalán y, en realidad, de todos los pueblos de España, si las tuvieran.

Esta negativa cerrada a todo diálogo tiene un vicio de salida y otro de llegada. El de salida: al bendecir la aplicación del 155, el PSOE está legalizando la dictadura. La citada provisión de las "medidas necesarias" obviamente dejan al arbitrio del gobierno cuáles puedan ser. De este gobierno, el de la Ley Mordaza y la de Seguridad Nacional. El artículo 155 configura una especie de dictadura constitucional schmittiana. El de llegada: aun suponiendo que la gestión del 155 no genere crisis y tumultos de variado orden, el final parece ser la convocatoria de elecciones autonómicas. No es de esperar que se preste atención al portavoz Casado y se prohíban los partidos independentistas, aunque, con esta tropa, nunca se sabe. Y, de darse las elecciones y repetir mayoría absoluta independentista en el Parlament, ¿qué proponen los del tripartito patriótico? ¿Repetir este proceso?

¿A qué puede deberse esta obstinación en ir contra una práctica -el referéndum- que tarde o temprano acabará dándose? ¿Por qué empeñarse tan tozudamente en que los catalanes no decidan por sí mismos? Sin duda por adhesión rígida a cuestiones de principios del tipo de "la soberanía no se negocia" dicho por un gobierno que negocia con todo, la salud, la educación, la seguridad, las pensiones, el paro, todo.  

Pero, más importante que eso y algo que determinará la evolución de este conflicto entre la salida y la entrada, es el punto de vista, la convicción con que el gobierno y sus aliados abordan la llamada "cuestión catalana". A la idea de que la política del garrote convence a la gente, los más entendidos cuentan con el efecto de la puta i la Ramoneta y dan por cierto que el movimiento independentista remitirá, que habrá una desmovilización general. Un momento especialmente crítico se avecina también el lunes, cuando están citados en la Audiencia Nacional el Mayor de los Mossos, Trapero y los líderes de Ómnium Cultural (Cuixart) y de la ANC (Sánchez). Habrá que ver si los interesados abordan la situación en términos estrictamente procesales o si le dan un giro político y cuál sea la actitud del juez. De la que dependerá también la reacción de la calle, pues la ANC y Ómnium son la columna vertebral social del independentismo catalán. Será en esta ocasión o en la siguiente cuando el tripartito vea que está en una vorágine de acción/reacción social muy peligrosa.

La petición de Unidos Podemos de que se renuncie al 155 y el gobierno se vaya si no dialoga es muy sensata pero inviable. Los que incendiaron la pradera en 2006 y 2010 vienen hoy a apagar el fuego con gasolina, apaleando físicamente y humillando moralmente.

¿Qué creen que va a quedar de este sistema cuando comprueben que ya no pueden sojuzgar a Cataluña?

miércoles, 11 de octubre de 2017

Pensad antes de seguir haciendo el ridículo

No es costumbre de Palinuro dirigirse a los jefes de los dos partidos dinásticos por considerarlo inútil. Su arrogancia, tan densa como su ignorancia, lo hacen ocioso. Ninguno de los dos escucha nada ni a nadie que no les diga lo que quieren oír. Y, así, de dislate en dislate, han traído al país a una situación francamente hilarante. Reunidos ayer los dos cerebros decidieron pedir aclaraciones al presidente de la Generalitat antes de activar -dicen- el 155. Una copia servil de la jugada de Puigdemont: me declaro dispuesto a aplicar el 155, pero lo aplazo hasta ver qué es lo que tú has declarado. Puigdemont haría muy bien demorando la respuesta un par de días y remitiendo a los dos lumbreras al diario de sesiones del Parlament. 

La independencia está declarada con un periodo de carencia para ver cuál es la reacción del gobierno y de su trasportín del PSOE. Y vista está: no hay reacción sino nueva amenaza. Amenaza ¿de qué? De aplicar el 155. Por partes: el 155 está ya aplicado sin decirlo; igual que el estado de excepción. Solo les falta también recurrir a ese adefesio que cocinaron a la par Rubalcaba y su cuate Rajoy pomposamente llamado Ley de Seguridad Nacional. 

El gobierno mantiene un contingente de fuerzas de ocupación (llamadas de seguridad, pero dedicadas básicamente a generar inseguridad, tratar de atropellar ciudadanos en las calles como si fueran terroristas y a hacer pintadas en contra de los indepes), tiene intervenida la Hacienda catalana con ese prodigio de la contabilidad que es Montoro, suspendidos o recurridos todos los actos de la Generalitat ante ese Tribunal Constitucional o lo que de él quede, está cerrando todas las páginas web de las organizaciones independentistas y censurando internet como si esto fuera la China. ¿Qué añade a todo esto la declaración formal del 155? Por supuesto, más control, más prohibición, más censura frente a un gobierno que ha mostrado al mundo su voluntad de diálogo y conseguido que el mundo tome nota y observe lo que está pasando en España. 

Para distraer al personal, los dos políticos han decidido "abrir la reforma de la Constitución", como si eso, aparte de ser la habitual mentira dicha ex abundatia cordis, tuviera hoy el menor interés. Una Constitución que está muerta y empieza ya a oler, desde el momento en que su columna vertebral, el Estado autonómico, ha saltado por los aires.

¿El 155? ¿El 116? Apliquen ustedes lo que quieran. Hasta el Fuero Juzgo. Cataluña está fuera de su jurisdicción, off limits y mucho más allá de su capacidad de comprensión. Cataluña no reconoce ni la legitimidad ni la legalidad de sus aspavientos de matachín sin empleo. ¿Pasar el control de los mossos al ministerio del Interior, en donde un rociero ha sustituido a dos psicópatas? Inténtenlo y se llevarán un disgusto. ¿Mandar la Policía Nacional y la paramilitar Guardia Civil a reducir los cuerpos catalanes díscolos? Vean si pueden. ¿Encarcelar a Puigdemont y el govern en pleno? Y ¿cómo lo justifican a los ojos del mundo? Exactamente, ¿cómo explican que detienen ustedes a líderes democráticos, representativos, pacíficos, que ofrecen diálogo y dejan que en las calles campen libremente bandas de criminales fascistas entre los cuales andan de paisano muchos de los suyos?

¿Creen ustedes que el público europeo es tan bobo y fácilmente manipulable como las tribus españolas del "a por ellos"? ¿Que les van a permitir seguir masacrando a la población pacífica, violando sus derechos fundamentales sin intervenir por razones ya claramente humanitarias? ¿Que van a tolerar que vuelvan ustedes a emplear unos militares que llevan más 300 años sin ganar una sola guerra en contra de su propio pueblo?

De la vergüenza que debiera sentir un dirigente de la izquierda apoyando la represión de un gobierno franquista ya no hablamos. Toda la izquierda española ha demostrado lo que es ante la revolución catalana: exactamente, nada. De la que debieran tener los medios supuestamente progres que colaboran al trabajo de mixtificación para seguir sometiendo a un pueblo rebelde, tampoco. 

Pero tengan presente que se trata de eso: de un pueblo rebelde, movilizado, a una con sus instituciones, concienciado y combativo. Después del 1 de octubre vino el 3, con un paro general en Cataluña. Si rechazan ustedes la posibilidad abierta de dialogar y negociar porque, en realidad, viven ustedes en un marasmo de prepotencia e ignorancia e incrementan ustedes el nivel de la represión se encontrarán ustedes con una población unida en la desobediencia y con una huelga general. 

Y todo eso bajo el intenso escrutinio de la comunidad internacional. 

Por una vez en la vida, piensen con la cabeza, si la tienen, en vez de con el intestino grueso.

El colapso del Estado

Apenas terminó Arrimadas (C's) su intervención negando la validez de la declaración de independencia (DI) y pidiendo elecciones autonómicas, intervino Iceta, del PSC. Político experimentado, ducho en lides parlamentarias, pensó derribar el andamiaje de la DI señalando su punto flaco: no había habido DI y, lógicamente, es imposible suspender lo que no se ha declarado. Un punto de vista que compartía mucha gente, tanto partidarios como enemigos de la DI. No había habido DI. La decepción de muchos indepes se mezclaba con las burlas de las redes, del tenor de "la independencia de Cataluña dura un minuto", que no carece de ingenio.

Momentos más tarde, la versión "negacionista" de la DI zozobraba ante una intervención de Anna Gabriel (CUP), perfectamente sintonizada con Puigdemont. Decía la cupaire que, aunque ellos iban a botar festivamente el buque de la República Catalana, comprendían la prudencia de la prórroga. Los radicales mostrando moderación. Un extraordinario ejemplo de aplicación de la Realpolitik a un objetivo revolucionario, cosa nueva. Admitían la DI diferida y, dado el tirón moral de la CUP, esa aceptación volvía a la DI al mundo de los vivos.

Para mayor desconsuelo de Iceta y los bromistas de Tuiter, la mayoría parlamentaria (CUP incluida) coronaba la "No-Declaración" firmando solemnemente una Declaración de los Representantes de Cataluña que es una una DI de hecho y de derecho y escrita. Es decir, sí puede suspenderse una DI que no solamente se ha proclamado, sino que se ha firmado en documento solemne con cierto garbo histórico, cuyo contenido se encuentra aquí y que, por cierto, no prevé plazo de carencia, de forma que este es una decisión del Govern.

Para acabar de zanjar este asunto de la dilación, considérense las posibles consecuencias de una DI sin suspensión. El Estado/gobierno, en su habitual simpleza, tenía preparados dos planes para la solución dicotómica que preveía: el Parlament proclama la DI o no lo hace. Si lo primero, se consideraría legitimado para aplicar el 155 e intensificar la represión. Si lo segundo, mantenimiento de la situación actual que, en definitiva es, como dice la DI escrita, un estado de excepción no declarado. 

Pero, ¿y si hay DI pero no hay DI porque queda aplazada a una mediación? Para algo tan complicado el gobierno no tenía plan, así que se reúne hoy a primera hora por si el Espíritu Santo, al que cree del PP, lo ilumina sobre qué hacer con estos escurridizos catalanes. Pero no hay Espiritu Santo que pueda aconsejar a gente tan obtusa. Rajoy se escondió tras la vicepresidenta que recitó la doctrina del jefe con tan impávido atrevimiento que solo puede provenir de una mente presa del delirio. Haciendo de menos a Iceta, Sáenz de Santamaría sostuvo que no había habido DI porque tampoco había habido Referéndum (recuérdese, "ese referéndum no va a celebrarse") como tampoco hubo 9N en 2014. Esto se llama contumacia en la negación de la realidad. Es tan penosa la situación que no da ánimos ni para bromear sobre qué decidirá el gobierno, reunido hoy de urgencia, sobre una DI que no se ha producido. Es un misterio. Como el del Espíritu Santo, por lo demás. 

Tan desesperado está Rajoy -a quien aún no se le ha ocurrido dimitir ante el desastre que ha organizado- que se ha reunido en conciliábulo con Sánchez, a quien a su vez ya no se le ocurre pedir la dimisión de Rajoy como antes, no sea que el otro se vaya y le toque a él gestionar un marrón del que tiene tan poca idea como su antecesor. Quizá decidan ambos formar un gobierno de concentración al que, sin duda, llamarán a Rivera y hasta es posible que a Iglesias aunque es poco probable porque todavía no se fían del todo de él. Y hacen mal. Está loco por ser parte de la solución, ya que no puede ser La Solución.

Un gobierno de salvación nacional frente al separatismo catalán tiene buena venta electoral, pero no ayuda nada a decidir la espinosa cuestión: ¿se aplica o no el 155? Los tres partidos dinásticos consideran esta posibilidad. ¿Y la legislación de excepción del 116? Lo mismo. El recurso a medios represivos extraordinarios tiene el inconveniente de que ya están aplicados de hecho y habría que intensificar la presión, quizá con detenciones y encarcelaciones que suscitarían más resistencia social y no serían presentables en el exterior.

De algo podría servir un gobierno de unión nacional que expresamente renunciara al 155, al 116 y restituyera a la Generalitat las competencias que se le han usurpado. Podría servir para materializar una de las partes en una hipotética negociación con la otra parte, la Generalitat, con mediación internacional. Porque, diga lo que diga Borrell, esta no solo es conveniente sino imprescindible y, sobre todo, me temo, inevitable, dada la debilidad de la posición española en lo internacional. La cuestión más espinosa es la exigencia catalana inicial de que la negociación sea de igual a igual. Y eso no es que rompa España, como vociferan los franquistas, sino que rompe la idea misma de España, de nación española. 

El Estado ha sido incapaz de resolver una crisis constitucional de esta envergadura debido a un gobierno cuya estulticia solo es comparable a su incompetencia y corrupción. Su colapso se produce con la aparición del último factor: la internacionalización del conflicto. Mil periodistas internacionales cubrieron ayer la sesión parlamentaria y los medios de todo el mundo llevaron la DI de un pequeño país que mucha gente no sabía en dónde estaba, a todas las portadas y todos los noticieros. El discurso de Puigdemont fue global, cosa que no ha sucedido jamás a Rajoy o al Rey quien, por cierto, está saboreando el levantisco resultado de su pasada y beligerante arenga.

Quienes vieron ayer la comparecencia de Puigdemont comprobaron cómo ascendía por la escalinata, solo, ante una auténtica muralla de flashes. Ahora, echen la moviola hacia atrás. Se trata de un hombre a quien en enero de 2016 apenas conocía nadie, salvo sus familiares, amigos, conmilitones políticos y... Mas. Este hombre casi anónimo se comprometió a cumplir una hoja de ruta que llevaría a Cataluña desde el resultado de las elecciones de diciembre de 2015 a una situación cap a la indèpendencia, mediante un referéndum que se celebraría en 18 meses hiciera el Estado lo que hiciera. Y así ha sido. Rajoy y sus monaguillos son hoy los únicos en el mundo que niegan la existencia del referéndum con la misma eficacia con que afirman que la DI no tendrá efectos jurídicos. En lugar de dimitir y tomarse unas vacaciones con terapia incluida. Aquel hombre anónimo hizo el referéndum en condiciones increíbles, ha proclamado la DI y ha derrotado al Estado sin perder la sonrisa y el buen humor. 

Porque no ha sido él. Ha sido el pueblo de Cataluña.

martes, 10 de octubre de 2017

El nacimiento de la República Catalana

Mi artículo en elMón.cat de hoy y mañana. Bueno, pues ya está. Tenemos República Catalana. La comparecencia de Puigdemont (quien, por cierto, descarga sus nervios con tuits modernistas, al estilo de Rubén Darío) fue clara y catalana. Asume el mandato del referéndum del 1 de octubre y proclama la independencia de Cataluña en forma de República. Acto seguido, en "un solo acto", como dicen los administrativistas, in ictu oculi, como dicen los latinistas, suspende su eficacia por un breve plazo en procura de una mediación internacional. De inmediato se ha generado la polémica. Los puristas, decepcionados, hablan de traición. Siempre hay algún "izquierdista" a quien le parece que no inmolarse en nombre de la revolución es un pecado. Y gente malévola, escépticos revenidos para quienes estaba claro desde el principio que los independentistas se achantarían. No merece la pena discutir con estos caballeros. La prueba del nueve del movimiento de Puigdemont y su validez es la aceptación de la CUP que explícitamente han dado su apoyo, aunque les duele. Pero más les dolería una intervención militar (o sea, de la Guardia Civil) que echara todo por tierra y que aún no está descartada del todo. En cualquier caso, los tres partidos independentistas, esos que el zangolotino Casado quiere ilegalizar, han firmado la Declaración de Independencia. Por cierto, esta declaración no habla de aplazar nada.

Cataluña es ya republicana.

El texto en versión castellana.

El nacimiento de la República Catalana


Llegar hasta aquí, hasta el momento en que Cataluña declara su independencia ha costado mucho trabajo, mucha voluntad, mucho tesón de muchos durante muchas generaciones. La marcha de Cataluña hacia la República arrancó hace años, siglos, a partir de la frustrada de Pau Claris en el siglo XVII. Desde entonces el país ha sobrevivido arrinconado en un ángulo de España, menospreciado, sometido y humillado a partir de su conquista por las tropas borbónicas en 1714 y la supresión de sus instituciones de autogobierno, su cultura y su lengua.

Sin embargo, el intento de homologación y asimilación a Castilla a partir de aquella derrota, que ha servido para simbolizar la idea nacional catalana, fracasó repetidamente ante la resistencia callada pero profunda de una sociedad que se negaba a desaparecer. Lo que mantuvo viva la llama de la conciencia nacional catalana a través de los siglos fue la voluntad de su pueblo, la firme determinación de sus habitantes de conservar su identidad generación tras generación. Por tenebrosos que llegaran a ser los tiempos, siempre, en todo momento, se ha mantenido viva la vieja aspiración de volver a ser lo que fue y la han mantenido sus hijos e hijas.

A partir del siglo XIX, una conciencia europea segura de sí misma y de los cambios que la modernidad había traído a las anquilosadas sociedades del continente, se permitió el lujo de alimentar el nacionalismo con el fin de acomodar las estructuras políticas estatales a la cultura y los pueblos que las componían. Surgió así un nacionalismo que en España permitió a los catalanes fundamentar sólidamente sus raíces, sus tradiciones culturales y su identidad, siempre que lo hicieran en términos meramente simbólicos e inocuos. EL principal valedor del catalanismo cultural en España fue el ultrarreaccionario Menéndez Pelayo, discípulo de Milà i Fontanals, uno de los padres de la Renaixença.

La conciencia de que las vías meramente culturales eran insuficientes para garantizar una unidad nacional perpetuamente amenazada por un Estado español arbitrario y confuso en decadencia espasmódica desde hacía siglos, llevó a los nacionalistas catalanes a preferir las vías políticas. Y aquí, la respuesta del Estado dejó de ser amistosa y se tornó inamistosa y hostil en un primer momento (la Ley de Jurisdicciones y la dictadura de Primo de Rivera, que suprimió la Mancomunidad), provocando la primera reacción claramente independentista del Estat Catalá.

El independentismo catalán durante la II República fue una de las dos motivaciones de la sublevación de los militares facciosos en contra del gobierno y con ayuda de las fuerzas monárquicas y fascistas que dieron lugar al “nacional-catolicismo”. La otra fue la República misma como forma de gobierno y la llamada “cuestión social”. Fue por tanto una rebelión militar con un objetivo colonial-territorial (sojuzgar Cataluña) y social-clasista (quebrar el espinazo a la clase trabajadora) y ambos se consiguieron plenamente y abrieron un largo y oscuro periodo en la historia de España, al final del cual se trató de contener la esperable explosión independentista catalana, con unas concesiones territoriales en una Constitución que no llegaba ni de lejos a satisfacer las aspiraciones de Cataluña.

Otros cuarenta años más tarde el último fracaso de la transición, coincidente con una crisis financiera en lo exterior y un gobierno típicamente franquista, nacional-católico y de extrema derecha, ha dado paso, por fin a una declaración de independencia. El objetivo que empezaban a vislumbrar los alzados contra Castilla en el siglo XVII.

El relato que resta es el que resumió Puigdemont en su comparecencia de ayer. El recorte de contenido del Estatuto reformado de 2006 y su posterior vaciamiento a manos del Tribunal Constitucional, a pesar de haber sido refrendado por la mayoría de los catalanes fue vivido por Cataluña como un humillación. La última.

A raíz de aquella se abrió paso la exigencia referendaria que se inició en Arenys de Munt en 2009, siguió en otros lugares, se concentró el 9N de 2014 y se coronó finalmente en el referéndum del 1 de octubre pasado. En un clima de represión, coacción y violencia brutal del Estado, votaron más de 2.200.000 personas, el 90% a favor de la independencia.

Del 1 de octubre salió un claro mandato en favor de una República Catalana independiente que el Parlament aceptó ayer. En el mismo acto, sin embargo, la declaración de independencia quedó en suspenso en un plazo indeterminado (aunque breve) en procura de la necesaria mediación internacional que impida la reacción represiva y violenta del Estado español y garantice una transición ordenada y pactada con este hacia la independencia, en aplicación de la Ley de Transitoriedad.

Se trata de un movimiento táctico que no por esperado ha resultado menos desconcertante para muchos. Los más cerriles opositores a la independencia (PP y C’s) han entendido claramente el mensaje: queda proclamada la República Catalana y neutralizada la capacidad de reacción del Estado español que, una vez más, vuelve a hacer el ridículo ante este movimiento, sin poder emplearse a fondo en la represión, con sus fuerzas de ocupación, sus tanques de agua, sus barcos militares en los puertos y las bandas de criminales nazis que lanza a las calles a apalear demócratas.

Los de Podemos y el PSC tratan de mantener la ambigüedad y sostienen que no ha habido DI y, por lo tanto, ellos tenían razón y debe seguirse con su propuesta de etéreas mesas de diálogo entre fuerzas españolas en las que nadie cree; en el fondo, ni ellos, a quienes todo este proceso ha pillado con el paso cambiado.

La prueba del nueve de la eficacia de este giro táctico es la actitud de la CUP. Alegremente mohínos, subrayando la importancia de sus concesiones, los de la CUP dan su respaldo a esta vía táctica de hacer posible en un plazo breve y con garantías el objetivo estratégico que aprobó el Parlament por mayoría absoluta: la independencia de Cataluña en forma de República.

Pau Claris, Macià y Companys estaban ayer presentes en el Parlament de Cataluña.


jueves, 5 de octubre de 2017

La conmoción del referéndum

El referéndum que no iba a realizarse se realizó. Dan fe todos los medios internacionales, los políticos, las cancillerías y la UE, cuyo Parlamento lo debate. Los dos equipos de observadores internacionales, si bien dejaron claro que, dadas las adversas circunstancias, el referéndum no reunió los requisitos internacionalmente admitidos, hicieron una labor meticulosa que los llevó a concluir la validez del procedimiento frente a la acción represiva de las fuerzas de seguridad en una operación de estilo militar. A pesar del hostigamiento previo (intervenciones, registros, confiscaciones, detenciones) y la brutalidad policial del domingo, se votó correctamente en el 98% de los colegios gracias a la disciplina y el civismo de la gente que, en ocasiones, tenía que esconder las urnas porque llegaba la policía a requisarlas. Requisas, por cierto, por la violencia (sin resistencia) y sin fundamentación legal alguna. Si de cultura cívica democrática se trata, la ciudadanía catalana es un ejemplo.

La clandestinidad. Pero a esto no se llegó de repente o por inspiración divina. "Esto" es organizar un referéndum para más de cinco millones de votantes, en miles de colegios electorales, con sus mesas, sus urnas, sus censos, sus papeletas, sus apoderados y presidentes. Y hacerlo en silencio, a ocultas, en secreto. Un trabajo de meses en la clandestinidad (pues todo lo relativo al referéndum estaba prohibido y muy perseguido) en el que participaron miles de personas en toda Cataluña, ciudadanos a quienes se instruyó en sus respectivas tareas y que colaboraron en la logística de la operación. Por ejemplo, ¿en dónde estaban aquellos miles de malditas urnas que toda la policía del Estado de uniforme y de paisano buscaba frenéticamente? En las casas de la gente, en los sitios más inverosímiles, en los huertos, en los árboles. Y, de pronto, aparecieron todas como por ensalmo a las 07:00 del día D. Contra eso no se puede luchar. No se puede registrar las casas de siete millones de personas. El fulgor del referéndum realizado, al estilo de la Kermesse heróica (los españoles no aprenden), podría obscurecer el mérito de ese otro trabajo callado, intenso, con activistas y voluntarios de la ANC y Ómnium, que forman redes para organización de todo tipo de actos. ¿Puedo llamarlo la resistencia de un pueblo?

Resistencia en la que cristaliza la conciencia de nación. El Estado lanzó sus fuerzas de represión, despedidas con vergonzosos gritos de "a por ellos" en otras partes de esa unida España contra una población pacífica en una jornada electoral. Previamente las había enfurecido de innoble modo, manteniéndolas en condiciones infrahumanas en los barcos atracados en el puerto. Parece que fue una operación de estilo militar orquestada de forma centralizada y cuidadosamente planificada.Y, si no estoy errado, comandada por Diego Pérez de los Cobos, quien no había podido acceder al mando de los mossos por negativa expresa de la Generalitat, un hombre de pasado azul tenebroso. En todo caso queda claro que todo el crédito moral y el respeto que perdió el gobierno con las brutalidad policial, lo ganó la Generalitat gracias al trabajo de la ciudadanía catalana.

El mundo de la negación. Queda un enclave de denodados guerreros del "no". Rajoy sigue diciendo impertérrito que "desconozco ese señor referéndum del que me habla". Sus acólitos o ministros niegan la celebración del reférendum. Ni sus periódicos les siguen. Hasta el fiel El País titula "Referéndum de independencia en Cataluña, últimas noticias en directo". Sí le sigue (o le precede) en el negacionismo el Rey. Mejor dicho, el Rey no niega el referéndum; simplemente lo ignora, como ignora la brutalidad policial, los cerca de novecientos heridos y los millones de ciudadanos que fueron a votar en contra de su regia voluntad. Lo ignora todo.

Sobre el alegato real, el post el discurso de la amenaza, el odio y el miedo. Aquí merece la pena subrayar que, entre las infinitas meteduras de pata del Monarca, no fue la menor dar pie a Puigdemont a contraprogramarlo 24 horas después en una comparecencia ensombrecía la del Rey por la forma y por el fondo. Frente a la crispación, el "no" rotundo, el menosprecio y la arrogancia, un talante afable, dialogante, de concordia y... de firmeza. Siempre abierto al diálogo, Puigdemont advierte de que el lunes dará cumplimiento al mandato del referéndum. Sí, el referéndum que no se iba a celebrar y va a dar a luz una DUI con toda probabilidad. Y no solo una DUI, sino una DUI republicana.

Nada de extrañar que Sáenz de Santamaría responda a Puigdemont con más crispación aun que el Rey, casi furiosa, afirmando que el catalán está fuera de la ley y de la realidad. Porque para ella, la ley, su ley, es la única realidad. Los demás somos una mezcla de delincuentes y lunáticos. Un ánimo adecuado para ser gobernante de nada. De todos modos, la rabia de la vicepresidenta tiene otro origen: comprobar que no es posible emplear medios militares de verdad para zanjar la cuestión al hispánico modo. Han mandado un par de buques nodriza o algo así para el catering de la guardia, pero no pueden enviar un portaaviones, mucho más lucido. Es más, como se le ocurra a Pérez de los Cobos montar otra operación estilo saco de Barcelona, nos interviene la UE directamente en aplicación del derecho de injerencia humanitaria.

Todos con el vencedor. La prueba más contundente del triunfo del referéndum es que, de pronto, el país ha amanecido en una aurora de diálogo. Todo el mundo quiere dialogar. Por supuesto, todos lo venían pidiendo de antes, aunque no se les oía. Iceta quiere dialogar, los empresarios quieren que haya diálogo y los curas, cómo no, se declaran prestos a organizar diálogos. El referéndum que según no sé qué tribunal, no surtirá efectos jurídicos, está moviendo las baldosas de todos los pactos posibles.

Podemos, nada partidario de perder cuota de pantalla, apadrina una propuesta de mesa de diálogo para encontrar alguna forma de mediación. Más prudente, imposible. Los contertulios a la mesa, las afinidades electorales, los del PNV y la minoría catalana con estatus de "observadora". El PSOE, con el morro fruncido porque Iglesias lo puentea hablando directamente con Rajoy y Puigdemont. Es verdad que ninguno de los dos le ha dado su apoyo, pero al intermediario le basta con que no lo echen con cajas destempladas. La iniciativa morada persigue dos fines: el primero hacer olvidar el ridículo de haber asistido como espectadores no participantes a un referéndum que ha sido un éxito. El segundo, y dado que mediación tendrá que haber, reservarse una parte de la dicha cuota de pantalla.

Vuelve el "no". No ha terminado Podemos de subir a las redes su proyecto de mesa de diálogo y ya tiene un "no" rotundo de Rajoy. ¿Por qué? Porque Rajoy es un hombre de principios y no puede sentarse a dialogar si previamente no se retira la DUI. Antes decía que no dialogaba mientras no se retirara la exigencia del referéndum. Obviamente esa exigencia se ha retirado puesto que, según él, el referéndum no ha existido. Y, sin embargo, sigue sin querer dialogar.

Este nuevo "no" tiene la ventaja de que ahorra a los independentistas la tarea de razonar por qué están también en contra. No es complicado: porque no van a renunciar a la DUI y no tienen confianza en mediación alguna organizada por españoles o bajo auspicios españoles. El conflicto se ha internacionalizado, una vez más, gracias a la fabulosa incompetencia de los gobernantes. En este foro comparece todo el mundo a opinar, desde el Parlamento Europeo hasta un ministerio holandés o una ONG o un comité de la ONU. Como dijo Puigdemot, se han ganado el derecho a ser tratados como un Estado independiente y por ello pide que la mediación sea internacional.

La mediación. E internacional habrá de ser. Y con capacidad para paralizar todos los procedimientos sancionadores españoles en la causa catalana. No hay otra salida. El Rey se ha desautorizado él solito al tomar claramente parte en el conflicto, subrayando una vez más el trato colonial que los Borbones han dado siempre a Cataluña. Lo divertido es que cualquier mediación internacional imaginable deberá comenzar con la celebración de un referéndum pactado de autodeterminación que clarifique cómo está la opinión y cuál es el mandato del electorado.

Predecir una victoria del "sí" es hoy mucho menos arriesgado que al comienzo del mandato de Rajoy, abrigo y amparo de independentistas. Pero ese "sí" trae un estrambote republicano que tortura los oídos reales. Cataluña se independiza como República. Y, a continuación, ¿qué hace la izquierda española? ¿Plantea un referéndum Monarquía-República en rump Spain? ¿Y si las próximas elecciones las gana el PP? Cosa nada extraña pues es probable que la bandera ultrajada tape la basura de la corrupción. Suele pasar.

Menos mal que "lo" de Cataluña era un soufflé que see desinflaría por sí solo. Dice Pérez Royo que el conflicto con Catalunya ya no tiene una solución jurídica ordenada. El punto debe de estar en lo de "ordenada" porque en esta vida todo tiene solución jurídica. Basta con que haya voluntad política que proponga un criterio de equidad.


(Mil disculpas por la extensión pero es que tengo este asunto catalán por una revolución. Su éxito radica en que, siendo nueva y no ajustándose a los criterios al uso en la calificación de estos fenómenos, nadie está preparado para hacer frente a sus movimientos. Y menos que nadie el Estado contra el que se produce esa revolución. Por supuesto, puede fracasar. Muchas revoluciones lo han hecho. Pero el eventual fracaso, que ya se vería, no resta un ápice a la fascinación de presenciar y compartir un fenómeno que tiene desconcertado al Estado español y despierta al mismo tiempo un gran interés y mucha simpatía en el extranjero. Un pueblo digno. Una nación en marcha que quiere emerger como República. Es extraño que casi nadie repare en que, en realidad, son dos revoluciones en una.)