Mostrando entradas con la etiqueta Robo.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Robo.. Mostrar todas las entradas

domingo, 2 de julio de 2017

Una historia de ladrones

En 2011, este sinvergüenza decía esto:




y en 2017, el fondo de las pensiones, saqueado por la banda de presuntos delincuentes estaba así




No ha "congelado" las pensiones.

Las ha saqueado en su propio beneficio y el de sus cómplices. Este año no había dinero para pagar la extraordinaria de julio y en un par más de meses no habrá dinero para las ordinarias.

Lo han robado todo y lo llaman crisis.

Ahora van ustedes, sobre todo los jubilados, y vuelven a votar a estos mangantes.

viernes, 1 de abril de 2016

La herencia de la banda de granujas

Durante todo su mandato, el presidente de los sobresueldos estuvo quejándose de la herencia recibida de Rodríguez Zapatero. Luego, en la campaña electoral advirtió muy serio y repetidas veces que votar por el PSOE o por Podemos o por cualquiera que no fuera él y la partida de presuntos malhechores que encabeza sería "poner en peligro lo conseguido", dando por supuesto que se había conseguido algo.

Y, en efecto, algo se ha conseguido. 

Esto:

Un déficit del 5% que obligará al siguiente gobierno a un recorte de 24.000 millones de €.

Una deuda pública del 100% del PIB que los españoles tardarán más de veinte años en pagar.

Un fondo de reserva de la seguridad social vacío, esquilmado en 40.000 millones de €.

Un paro de más del 25%, como cuando este pájaro entró a destrozarlo todo apoyado en los once millones de votos más estúpidos de la historia del mundo.

Más de dos millones de emigrantes que han tenido que marcharse del país en busca de trabajo.

Entre otras muestras de su absoluta incompetencia y su infinita capacidad para el robo y el trinque. Ya que este resultado alucinante no es solo producto de la inepcia y la estupidez. Su política ha sido de rapiña y saqueo de todos los caudales públicos en todos los niveles de gobierno, municipal, provincial, autonómico y central aplicada por un partido que es más partida de presuntos ladrones que otra cosa. Una banda de auténticos sinvergüenzas que han estado llevándoselo crudo en estafas, desfalcos, malversaciones, contrataciones indebidas, financiaciones ilegales, tarjetas black, comisiones tramposas, subvenciones a los amigos, enchufes y mamandurrias de todas clases. Unos tipos que han arruinado el país con sus latrocinios sistemáticos. 

Y esta gentuza tiene el morro de presentarse de nuevo a las elecciones porque todavía habrá imbéciles que los voten para que sigan robando.

Las dos preguntas inmediatas son: 

1ª) ¿qué estaban haciendo los medios en estos años? La vista gorda más descarada y los ditirambos más vergonzosos porque en su inmensa mayoría estaban comprados por la partida de facinerosos con dineros públicos .

2ª) ¿y la oposición? Aun menos. Y, encima, no era necesario comprarla dada su evidente inutilidad. Le bastaba con cobrar su sueldo y pillar alguna tarjeta black de vez en cuando.

jueves, 15 de octubre de 2015

La basura moral que gobierna España.


Exclusiva de eldiario.es: Mariano Rajoy carga al presupuesto de La Moncloa el cuidado de su padre. Un buen hijo, dirán ustedes, que se porta como tal pues debe mucho a su progenitor. Sí, en efecto, tanto él como sus tres hermanos (uno desgraciadamente fallecido) le deben mucho. No solo el ser. Le deben asimismo sus carreras y, según parece, también sus altos cargos en la administración del Estado, tres registradores de la propiedad y un notario. Quien quiera conocer los detalles de este sórdido asuntillo, que acuda al documentado artículo de Eusebio Lucía Olmos en Publicoscopia, Los éxitos de los Rajoy y el aceite de Redondela. Allí leerá cómo el padre de Rajoy, Rajoy Sobredo,  presidió a comienzos de los setenta el tribunal que juzgó el escándalo del aceite de Redondela en el que estaban implicadas personalidades del franquismo, incluido el hermano del General Franco, Nicolás Franco, y en el  curso del cual se produjeron hasta siete muertes sospechosas sin que se aclarase ninguna; cómo la sentencia fue benigna, no determinó qué sucedió con los millones de litros de aceite desaparecidos y a Nicolás Franco ni se lo mencionó.

Poco después, unos jovencísimos hermanos Rajoy Brey ganaban a la primera, recién terminados sus estudios, las oposiciones más duras de la administración española. En efecto, todos los hermanos Rajoy Brey deben mucho a su padre y, dada su boyante situación, bien podrían costear de su bolsillo los cuidados que requiere como anciano de 95 años con un ictus.

Pero resulta que el señor Rajoy Sobredo reside en el complejo de La Moncloa y la factura de las atenciones que precisa como dependiente se paga con cargo al erario, es decir a todos los contribuyentes. Muchos de estos contribuyentes tienen, a su vez, personas dependientes que han visto cómo las ayudas a la dependencia han disminuido desde que gobierna el señor Rajoy Brey si es que no han desaparecido del todo. Muchos, muchísimos dependientes, han fallecido sin recibir la ayuda a la que tenían derecho.

Ahora, pongan ustedes nombre a esta situación. Yo la llamo basurero moral.

Basura sobre basura. El mismo pájaro que carga a nuestros bolsillos la atención a la dependencia de su padre es el que mentía bellacamente en público hace unos años a una persona que le preguntaba cuánto ganaba sin darle la cifra pero asegurándole que tenía problemas a fin de mes "como cualquier ciudadano". Por entonces entre su sueldo y el sobresueldo que cobraba de fondos más bien dudosos procedentes del supuesto delincuente Bárcenas, estaba en más de 200.000 euros al año, pero, según parece, tampoco le daba para pagarse las corbatas y los ternos y estos corrían presuntamente a cargo de la trama de delincuentes de la Gürtel.

El mismo pájaro que no ha tenido inconveniente en rebajar las pensiones de los jubilados y saquear el fondo de reserva de estas, que es su única defensa frente a las contingencias de la vida.

Nunca se había visto tanta basura moral en el gobierno de este desgraciado país.

jueves, 13 de agosto de 2015

La estructura del saqueo.


España es un verdadero lodazal de corrupción, robo, saqueo, estafa. Lo sabe todo el mundo. Los comentaristas subrayan una y otra vez que la corrupción ha pasado a ser la segunda preocupación de los españoles, pueblo acostumbrado a que los gobernantes le roben. El hecho de que estos, encabezados por un presidente acusado de haber cobrado sobresueldos de procedencia dudosa, no se den por enterados y no expliquen nada no quiere decir que la conciencia ciudadana no hierva de indignación. Si ahora se sabe que la señora Cifuentes, desenvuelta motera. también tenía relaciones con la trama Púnica a saber de qué tipo ello puede indignar algo más a la opinión pública pero, desde luego, nadie que no viva en Babia podrá decir que no se lo esperaba, tratándose de una gobernante del PP. Forma parte del gran fresco español de la corrupción más descarada que se ha manifestado durante esta legislatura. Es una realidad tan fabulosa por lo compleja, abigarrada y general que resulta difícil de entender a simple vista. Se hace pues necesaria una pequeña guía que exponga los tres niveles en que se mueve la gran mole del latrocinio español.


Los gobernantes en todos los órdenes de la administración del Estado y salvas las consabidas excepciones, han montado una verdadera industria de saqueo y expolio del erario. Hay cientos, quizá miles de ministros, presidentes, consejeros, diputados, concejales y cargos públicos, investigados, imputados, acusados, procesados y hasta condenados. Y muy pocos, poquísimos, en las cárceles, que siguen llenas de rateros e inmigrantes porque la clase política cleptocrática no quiere competencia ni siquiera de baja monta. Para organizar esa actividad industrial, esos cientos, miles de políticos y cargos se han valido de tramas como la Gürtel o la Púnica (que también trabajaban al alimón) repletas de delincuentes empresarios o empresarios delincuentes, dedicados todos a saquear el país haciendo como que lo gobiernan, con contrataciones fraudulentas y trucadas, cohechos, sobornos, recalificaciones delictivas.

La correa que mantiene en funcionamiento esta industria del expolio es el partido político, el Partido Popular, que no es un verdadero partido político sino una especie de asociación para medrar. El PP es el que proporciona los cuadros y mandos que posibilitan la operación de saqueo porque es el que conecta las tramas delictivas o empresariales con los órdenes políticos y administrativos en donde se toman las decisiones que les llenan a todos los bolsillos. Eso es lo que explica que el PP tenga 800.000 afiliados mientras que el PSOE, partido más que centenario, solo tiene 200.000. Ser del PP es un negocio, casi una lotería y probable garantía de un puesto para toda la vida. Dentro de la burocracia del partido (en donde se cobran sueldos y jugosos sobresueldos) y, con un poco de suerte en la burocracia del Estado, ese que quieren desmantelar, con el correspondiente enchufe. Para verlo basta considerar la carrera de casi todos los dirigentes del PP, tengan o no títulos superiores o incluso aunque no tengan título educativo alguno: pueden pasar años a sueldo del partido y/o de las administraciones públicas, sin haber ejercido su profesión jamás (si es que la tienen) ni trabajado en nada fuera de la política: el mismo Rajoy, Báñez, Arenas, Ruiz-Gallardón, Aguirre, etc., todos miembros de la Nomenklatura pepera que, diga lo que diga Aguirre, se parece más a la práctica soviética que los círculos de podemos. Tod@s llevan decenas de años de políticos profesionales al servicio del PP con dineros públicos y tod@s proclamando por orden de los empresarios que hay que desmantelar lo público. Que los dioses se apiaden de ellos. Ser del PP es garantizarse el robo permanente, el puesto de por vida, de esos que quieren negar a todos los demás, siempre por orden de los empresarios

Esto lleva al tercer nivel, allí donde la ideología y el discurso se convierten en políticas prácticas. El nivel político por excelencia. Provisto de equipaje ideológico somero que exponen sus ideólogos con su habitual primitivismo conceptual (el libre mercado, la desregulación y, por supuesto, el cuento de que la privatización de lo público redunda en beneficio general), el gobierno, la banda del partido, que es una recomposición del Movimiento Nacional, otra organización para robar, aplica su programa máximo, consistente en enriquecer a los ricos y empobrecer a los pobres y, en tiempos de crisis, hacer que sean estos quienes paguen la recuperación de aquellos, incluso quienes les faciliten una acumulación ampliada de capital. Los 40.000 millones que ha recortado a las políticas de empleo y atención a los desempleados, más los 40.000 que ha hurtado del fondo de pensiones (ese que no iban a tocar porque los pensionistas no pueden defenderse) más lo que han sisado y sustraído en dependencia, educación, sanidad, atención a la infancia, defensa de género, dependientes, es con lo que han pagado los 40.000 millones de la banca, los 11.000 millones de la Iglesia, los 4.000 de las autopistas más todos los agujeros de su desastrosa gestión. Se añade la necesidad de tapar sus casi infinitos pufos bien en concepto de fondos apropiados, de inversiones fraudulentas o malversaciones.

Esta claro que esta banda está dispuesta a hacer lo que sea para no perder su situación. Lo que sea.

miércoles, 27 de mayo de 2015

¡Que vienen los rojos!

Están frenétic@s. Desde la más empingorotada rabanera "neoliberal" hasta el último de los cientos, miles, de mamandurrios que tienen enchufados en las administraciones públicas; desde el jefe de una patronal de apandadadores y granujas que viven de esquilmar el erario hasta el último tertuliano pagado con dinero de los contribuyentes para lamer el trasero de los señoritos y calumniar a la izquierda. Graznan su espanto:
¡Que vienen los rojos!

El triunfo de Carmena puede ser el fin de la democracia "tal como la conocemos", dice Aguirre. Un barbarismo típico de pedante ignara. Estaría bueno que Carmena fuera el fin de la democracia "tal como no la conocemos".Quizá hasta fuera más correcto porque la democracia y Aguirre tienen tanto que ver como el culo y las témporas. La carcunda franquista, hecha de meapilas, fascistas, ladrones sin adscripción política clara, sinvergüenzas cara al sol que más calienta, clérigos parásitos y pura imbecilidad carpetovetónica tradicional da el grito de alarma de ¡que viene el Frente Popular! ¡Que vienen los rojos! Iglesias quemadas, monjas violadas, curas asesinados, ancianos maltratados, propiedades confiscadas, el orden y la ley pisoteados... Echan mano de las mentiras y la propaganda de los delincuentes que gobernaron España de 1936 a 1975 y que sus herederos ideológicos y biológicos, hoy en el gobierno, han creído siempre con los ojos cerrados.

Y hoy es tan mentira como entonces. A lo que tienen miedo estos sinvergüenzas es a que la izquierda en los ayuntamientos y Comunidades Autónomas alce las alfombras, haga auditorías públicas de las cuentas, como viene pidiendo Palinuro hace días, y se descubra cuánto han robado. A que se conozcan los desfalcos, las mamandurrias, los enchufes, las pastuqui que se han llevado todos, absolutamente todos, desde los asistentes a la boda de la hija de Aznar, de los que, asombrosamente, todavía quedan algunos en libertad, hasta la espantosa Barberá y su vidorro a cuerpo de cachalote, pagado por los contribuyentes.

¡Que vienen los rojos!
 No son un partido político normal, sino una asociación de malhechores formada a fin de expoliar los caudales públicos con la excusa de ser un partido político. La política no les interesa ni les importa. De democracia saben tanto como de suahili. En los ayuntamientos y comunidades es en donde estos facinerosos han estado haciendo maravillas, robando, trampeando, estafando al erario, forrándose ellos y sus compadres y beneficiando a una recua de ladrones llamados empresarios, que vivían de los favores de sus compadres peperos, a los que pagaban cientos de miles de euros por sus asesorías verbales. Llevan veinte años robando en la administración local. Se han hecho de oro ellos, los Correas, los Bigotes, los Bárcenas, los Matas, los Matos, los Fabras, los Sepúlvedas, los Ortegas, los Granados, los Curitas, los Albondiguillas, una manga de ladrones, de esos que predicaban la mayor eficiencia de las privatizaciones. Claro, eficiencia para sus bolsillos.
¡Que vienen los rojos!
Y a seis meses, quizá menos, de las generales que también perderán y asimismo estrepitosamente. Y ahí, la auditoría será aun más escandalosa. Porque en la administración local han robado lo que han podido pero en la central han robado hasta lo que no han podido. Aparte de los sobres que llevan veinte años repartiéndose producto de los latrocinios administrados en la caja B y que se han embolsado de nuevo todos, Aznar, Rajoy, Cospedal, Santamaría, Arenas, todos; aparte, digo, está la cuestión de con qué dinero se ha rescatado a los bancos y todas las empresas privadas que montaron como tapaderas de chanchullo en sus anteriores gobiernos y hoy tienen que liquidar, estilo autopistas radiales y otras mamandurrias milmillonarias. Qué han hecho con el dinero del fondo de reserva de las pensiones, que han esquilmado. En fin, en qué han empleado todo el dinero que han quitado a los colegios públicos, a la sanidad, a la investigación, a las universidades, a los parados, a los dependientes, a todos menos a los militares, los policías y los curas.
¡Que vienen los rojos! 
Están tan histéric@s que va a darles un ataque.