sábado, 2 de diciembre de 2017

El Estado de la nación

Todo el mundo sabe que El jueves es una revista de política ficción que nada tiene que ver con la realidad. Eso de que en España diluvie la mierda (otros, más finos, la llamamos ñorda) es una invención de jóvenes mentes calenturientas.

- "Hágame caso, don Harpagón, son mentes delirantes. El director de ese pasquín, Guillermo Martinez-Vela está imputado por injurías a la policía

- "Pues ¿qué ha dicho, don Sigfrido?

- "Que la presencia de la policía había acabado con las reservas de cocaína en Catalunya"

- "¡Qué barbaridad! Pero, ¿acabado a lo bestia, como el gobierno ha acabado con la hucha de las pensiones?"

- "Tal cual, amigo Harpagón. Acostumbran a hacer mofa de la pareja real. Los tribunales los condenan, como debe ser en todo Estado de derecho en que la ley te protege por igual, aunque seas el Rey."

- "Como debe ser. Por eso han condenado también a Urdangarin. Aquí no se hacen distingos ni se toleran provilegios, don Sigfrido."

- "Por supuesto. "El Jueves" solo trata de vender ejemplares a base de inventarse escándalos y mancillar la imagen de la patria."

- "Menos mal que esta nada tiene que ver con ello. España es un Estado de derecho ejemplar, en el que nadie está por encima ni fuera de la ley, donde el que la hace la paga, los gobernantes dan cuenta de sus actos, la democracia funciona, los derechos se respetan, la corrupción se combate, el gobierno y la oposición son tan ejemplares que el uno sirve de modelo a la otra y viceversa. En fin, qué voy a contarle, amigo Sieg Heil. La prueba, en los hechos: a ver, echemos una ojeada a un día cualquiera de la vida nacional, en la dulce gobernanza del imperio de la ley. Por ejemplo, ayer. Léame las noticias."

- "El PP será juzgado por borrar los ordenadores de Bárcenas para destruir pruebas de la caja B. No es mala noticia, ¿eh, don Harpa? El partido del gobierno será juzgado por lo penal. El partido cuyo presidente (y antes secretario general y antes tesorero y antes chico de los recados) es también el presidente del gobierno, a su vez acusado de cobrar sobresueldos de esa caja B que se juzga. Cualquiera diría que esto es insólito..."

- "¡Bah! No sea ingenuo, amigo Sigfrido, lo que eso prueba es la división de poderes en España. A rajatabla, le digo: los jueces cumplen con su función porque son independientes."

- "Bueno, parece que la sala de la Audiencia Nacional presidida por nuestra querida Concha ha dado boleto al juez que pidió la comparecencia del presidente."

- "Claro, hombre, lo cortés no quita lo valiente. Los jueces son independientes y agradecidos. Ande, pase a otra noticia cotidiana."

- "Una genial: Francisco Camps, imputado en el caso de la Fórmula 1. Este es el de los trajes a medida y las mayorías absolutas. El alter ego de Rita Barberá con la que se fotografiaba en descapotables al mejor y más moderno estilo de la jet set de los noventa del siglo pasado."

- "¿Lo ve? Políticos populares, conectados con el sentir de la gente sencilla. Esas imputaciones son maledicencias de quienes quieren conseguir en los tribunales lo que no obtienen en las urnas. Y no me entienda usted mal: hablo de nuestras urnas, las legales, no esas urnas satánicas que sumnistró la masonería el 1 de octubre. Los políticos del PP calan en las masas porque salen de ellas, amigo Frido.

- "Como estos dos: La fiscalía pide imputar a Aguirre y Gallardón en el caso Lezo. Otra pareja emblemática. Los Camps/Barberá de la capital. La sandunguera manola y el agrio castizo marcándose un agarrao mientras en torno suyo se producían los casos más alucinantes de corrupción y saqueo que han visto los siglos, en los que estos entran y salen como los villanos en los melodramas o melorrobos."

- "Nada, hombre, no exagere. Asuntos de familia. Verá: como Botella quería ser alcaldesa, pero sabía que no ganaría unas elecciones ni contra un ornitorrinco, se colocó de segunda, después de Gallardón que, a su vez, quería ser ministro. Cosas de todos los días. En el PP somos una familia. Es más, somos el partido que defiende la familia, por eso pusimos a Gallardón en esa trinchera y por eso lo quitamos, porque quería volver a la época más dura del derecho de familia romano. Y en el PP somos conservadores progresistas. Y respetuosos con la división de poderes. El fiscal, independientemente del gobierno, pide imputar a estos dos dirigentes que estarán sin duda encantados de colaborar con la justicia. Basta que lo diga un fiscal...

- "Que ya es valiente, ¿eh, don Harpagón? La profesión de fiscal parece ser tan de riesgo como la de periodista de guerra. Hombre, mire, hablando de guerra, aquí tiene usted otra también normal, cotidiana: Rajoy no sabe por qué quitaron el nombre de un almirante franquista de su calle". Y tan cotidiana. Normalmente, Rajoy no sabe de qué le hablan: no le consta que haya asesinados en las fosas de las cunetas, no sabe quién es Bárcenas, ignora por qué llueve."

- "Usted lo dice, don Coleóptero, business as usual".

- Vale. Ese almirante, Salvador Moreno, militar golpista y ministro de Franco fue el que, desde el Canarias bombardeó en febero de 1937 a la población civil aglomerada e indefensa en la carretera de Málaga a Almería. La desbandá, con 4.000 muertos, notable hazaña militar que Rajoy no puede desconocer siendo residente en esa misma calle, ahora nombrada como Rosalía de Castro. Ya se sabe, entre las armas y las letras, los grandes hombres de Estado eligen las armas, entre otras cosas porque no hace falta hablar.

-

Mi abuelo fue a Cuba

Mi amigo Marcel Vilarós ha publicado en forma de libro -y de libro en edición muy maja- su obra de teatro El meu avi va a anar a Cuba ("Mi abuelo fue a Cuba") de próximo estreno en Mataró. Es una pieza magnífica y sumamente actual, al tiempo que de mucho rigor histórico, sobre la guerra de Cuba, las circunstancias sociales de la isla y la peculiar relación de esta con Cataluña. Ya di razón de ella en un post de julio pasado, titulado, Palinuro debuta en el teatro, con motivo de un ensayo de la obra, también en Mataró en el que interpretaba el muy apropiado papel de Valeriano Weyler, el último gobernador militar de la isla. Es el papel que el desenfado de Marcel me ha reservado. Siempre que vaya por Catalunya y coincida con la representación, subiré al escenario a dar los gritos de rigor. El libro viene acompañado de un estudio del historiador Víctor Camprubí, pieza interesantísima que da las claves del contexto histórico en el que se libró aquella guerra y se desarrolla la preciosa historia que ha tejido Marcel. 

Por mi parte, púsele un pequeño prólogo por invitación del dramaturgo que el lector curioso encontrará en el libro en catalán. Se me ocurre que puedo incluir aquí la versión en castellano porque en ella se encuentra mi juicio sobre la obra, con un añadido que corresponde al tiempo pasado desde julio hasta ahora: me identifico con Lluís Claramunt i Rocafort que, habiendo ido a la isla como catalán/español, acabó sumándose a la rebelión cubana. 

El prólogo se títula Menos se perdió en Cuba y dice:

La obra teatral que tengo el honor de presentar no es producto de la casualidad. La casualidad no existe. Todo cuanto sucede, sucede por algo y, si no, hacemos que así sea a base de interpretarlo como nos parezca, pues lo que sucede tampoco sucede si no es a través de nuestra interpretación.

El título de la pieza hace referencia a una vieja habanera muy popular en Cataluña desde comienzos del siglo XX, El meu avi va anar a Cuba, cuya primera estrofa reza: “El meu avi va anar a Cuba/A bordo del Catalá/El millor barco de guerra/De la flota de ultramar.” La narradora de la historia (pues una historia es, narrada a la par que vivida) afirma que la canción está llena de mentiras ya que nada coincide con lo que pasó a su abuelo que sí, se embarcó para Cuba, pero el barco no se llamaba el Català, sino el Monserrat, y no era de guerra, sino un mercante, y otros gazapos. Sin embargo, en realidad, si la canción no fue verdad, se debió a la intervención inesperada del capitán del mercante quien entrega al protagonista los reales necesarios por entonces para librarse del servicio militar, que solo hacían los pringaos. El abuelo embarcó en el Monserrat y no fue a la guerra, pero sí a Cuba. En realidad, a hacer las Américas, afición a la que se entregaban muchos en otros lugares de la Península desde antes de perder el continente pero que había estado sustancialmente vedada a los catalanes desde el inicio de la llamada “aventura de América”.

Con ese ambiguo comienzo arranca la reconstrucción de una historia verdadera en un relato dramático tan sencillo de seguir como refinado y exquisito en su misma estructura. Entre bromas y veras asistimos a un encadenamiento de episodios tan variados en sus contornos que volverían loco a Aristóteles, pues vivimos un periplo, un estructura colonial con sus discriminaciones raciales, una economía sobresaltada por una guerra de liberación que una administración metropolitana tan inútil como inhumana no consigue sofocar y al final, pierde y un desenlace cuyo ingenio corona el acierto de la obra. Trae esta efluvios de la mejor tradición dramática, desde el ánimo burlón de la commedia dell’arte clásica, a la crítica social y pedagogía de las piezas de Brecht. Una obra sobre el pasado y el presente de tres sociedades, la catalana, la cubana y la española a través de las vicisitudes de las personas concretas, las que viven como individuos los afanes de los pueblos.

Fuera cierta o no la canción, la obra transmite un estado de ánimo. Un sentimiento que se ha perpetuado de generación en generación con esa habanera. El sentimiento de la especial relación de Cataluña con la isla que se había intensificado con la prosperidad de la industria textil, llamada a proveer de paño a las tropas que iban a la inacabable guerra de Cuba en sus tres periodos y que también había tenido que ver con la trata de esclavos. Una guerra cuyo remoto recuerdo hecho de nostalgia y algo de ridículo no puede ocultar su carácter cruel y sangriento. Que se lo pregunten a Ciges Aparicio que la sufrió directamente y la dejó reflejada en el cuarto de los terribles Cuatro libros de su vida, al que llamó De la crueldad.

Aquel sentimiento especial venía siendo, en cierto modo, un sentir vicario. Cataluña, integrada en una España que jamás la entendió, así como a ninguna de sus otras partes componentes más o menos forzadas, creía participar en la relación de la vieja metrópoli con la colonia de ultramar, la “perla del Caribe”. En realidad este vínculo venía a reflejar, aunque era distinto, el que unió a España con el conjunto de América y, desde la independencia del continente, concentradamente con Cuba y Puerto Rico.

Porque la verdadera metrópoli de Cuba era Madrid, en donde se tomaban, como siempre, las decisiones políticas que luego afectaban a Cataluña sin que esta pudiera hacer valer su criterio. Las erróneas y autoritarias decisiones. Los planes de autonomía de la isla del general reusense Prim terminaron con su nunca esclarecido asesinato; la relación de España con Cuba siguió siendo de intransigencia contra todo sentido común visto el contexto geopolítico de la isla y los dos capitanes generales que se sucedieron al mando, Martínez Campos y Valeriano Weyler no hicieron sino enconar más los ánimos y encender las batallas de una guerra que no podrían ganar. Así cuando, presionado por todas partes, especialmente los Estados Unidos, el gobierno español aceptó ofrecer un plan de autonomía a la isla con la propuesta de una alianza de cubanos y españoles para combatir a los estadounidenses, los cubanos lo rechazaron, prefiriendo la alianza con los gringos.

El autoritarismo español llevó a una sucesión de guerras: la guerra “de los diez años”, o “guerra grande”, de 1868 a 1878, finalizada precariamente con la paz de Zanjón que firmó un exhausto poder español, debilitado por la simultánea tercera guerra carlista en la Península; la breve posterior, llamada “guerra chiquita” (de 1879 a 1880) y, por fin, la última, la definitiva, de 1895 a 1898, que desemboca en la hispanonorteamericana de ese mismo año. La guerra de la que habla la habanera y la obra.

Esa es ya otra dimensión. Ahora se cierra una historia de ida y vuelta. Cuba como un espejo oscuro. El 98 es una fecha trágica en la historia de España. Da nombre amargo a una generación de la que se supone que surgieron profundas cavilaciones sobre el llamado “desastre” que no deben haber sido tales por cuanto ese momento del 98 abre una crisis de la conciencia nacional española que esta no ha conseguido superar. Y no lo ha hecho porque la magnitud de la derrota confundió de tal modo a los vencidos que no fueron entonces –ni parecen serlo ahora- capaces de aquilatar todo su alcance.

Se dio sin más por perdidos los restos del imperio, según reza la leyenda, en una alegre tarde de toros. Los madrileños fueron a la fiesta y aquí no había pasado nada. Pero sí había pasado y muy hondo. Los primeros treinta años posteriores a la derrota solo vivieron convulsiones: gran conflictividad laboral, una dictadura militar, un república, una guerra civil y otra dictadura militar, esta de 40 años, que puso al país en el último tercio del siglo XX convencido de poder mirar al futuro, pues los problemas del pasado ya se habían resuelto.

De nuevo una quimera. El imperio desmoronándose no podía resucitarse a sí mismo como una nación moderna porque no lo era. El franquismo hizo un uso casi patológico del simbolismo nacional español pero solo consiguió desprestigiarlo al identificarlo desde el principio con las viejas glorias imperiales, de cuya huera retórica estuvo viviendo en medio del hambre y la miseria la dictadura sus primeros 25 años. Posteriormente, cuando las contingencias del desarrollo económico permitieron la modernización del país y se trató de postular una nación avanzada en el espíritu del desarrollismo (el mismo Fraga teorizaba sobre la modernización y la extrema derecha se había hecho tecnocrática) ya era tarde.

Con el fin del imperio en la guerra de Cuba no solo se convulsionó el hasta entonces aletargado sistema de la IIª Restauración heredero del valleinclanesco reinado de Isabel II con sus espadones, sus escándalos, sus intrigas, sus guerras interiores y sus absurdas aventuras imperiales ultramarinas (en América y Asia) y africanas, sino que también se estremeció la estructura misma de España con la aceleración del nacionalismo catalán. Desde entonces, toda la historia del país aparece recorrida por un hilo de conflicto a veces manifiesto, a veces soterrado, entre la España centralista y la aspiración nacional del viejo principado. El meu avi va anar a Cuba es una reflexión y una metáfora de esa peripecia catalana en ritmo cubano. La narradora es la nieta cubana de aquel Lluís inmigrante en el Montserrat que tenía la costumbre de mantener un minucioso y sumamente realista diario gracias al cual la nieta reconstruye la historia del abuelo, que le da la clave de su propia vida, pues ella había sido educada como catalana en la isla independiente.

Ahí es donde está el bucle de la historia. La nieta que regresa a Cataluña con la vida del abuelo en forma de libro para descubrir aun otro dato biográfico que revela el ingenio de Vilarós, llega a una Cataluña como la que despidió a su abuelo, parte de un imperio en el que había flota de ultramar. Ahora ya no hay ultramar, palabra mágica. Ahora, aquella parte del imperio que llegó a sentirse en cierto modo metrópoli sin serlo, quiere serlo.

En España ha sido siempre popular el dicho de “más se perdió en Cuba”, cuando se trata de consolar a alguien por algún contratiempo o desgracia. Si, a ejemplo de la metáfora de la obra, Cataluña sigue el destino de Cuba, convendrá, a fuer de realistas, cambiar el signo del dicho y convertirlo en “menos se perdió en Cuba”.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Los augures

Desde el "giro lingüístico" se sabe que la relación entre el lenguaje y la realidad que denota las relaciones son complejas. Las palabras no reflejan una realidad que estuviera ahí independiente de ellas, sino que la construyen. La realidad es (también) construcción lingüística. Y si el lenguaje cambia, la realidad que describe, aun siendo la misma realidad, es otra. Entran aquí las interpretaciones.

Tomen el ejemplo del titular de Público: Puigdemont pincha y deja que un tripartito se sitúe solo a un escaño de la mayoría absoluta. A primera vista, es incomprensible. A segunda, trasluce una interpretación, que es una intención: Puigdemont pincha y deja un misterioso tripartito (obviamente independentista) a falta de un solo escaño. Pinchar cuando no ha comenzado la carrera y se le reconocen 22 escaños no tiene mucho sentido. Al mantener (la CUP) o, se supone, aumentar (ERC) sus resultados, el descenso del voto conjunto independentista se atribuye a Puigdemont que deja el tripartito a un solo escaño, etc. 

Cuestión de lenguaje. No hay referencia anterior. Quien pincha no puede ser Puigdemont sino el PDeCat o, incluso, la candidatura de JxC. Pero se responsabiliza a Puigdemont del pinchazo y de la merma de escaños de la coalición. Es lógico y es justo, pero quizá no sea realista. No valora (ni puede) la fuerza de atracción de la lista del presidente, que es grande, como se refleja en el hecho de que el titular le atribuya a él personalmente el pinchazo y la rsponsabilidad de dejar malparada la posible coalición indepe. Pero, por eso y con los mismos datos, un titular alternativo podría ser "Apenas presentada la lista del presidente tiene 22 escaños y acerca la coalición a la mayoría absoluta". 

Entre los espíritus que traducen ls dos interpretaciones, la gente decidirá el día 21D. Y en la decisión tendrá gran importancia el factor liderazgo.

El cielo está en el centro

Ha sido necesario que Rufian resaltara que la constelación Podemos no se ha opuesto al 155 para que los morados se decidieran a dar el paso de presentar recurso de inconstitucionalidad. Un mes de retraso y a instancia de parte, por así decirlo, pero vale. Con su dejadez daban pábulo a la impresión de que quisieran no comprometerse en cuestion tan conflictiva. Porque, reconózcase, el 155 tiene mucho apoyo en España y rechazarlo quizá supongaga un coste electoral elevado.

No es cosa de dejarse llevar por el fariseísmo de la normalidad, según el cual un recurso de inconstitucionalidad podría prosperar dado que España es un Estado de derecho y el Tribunal Constitucional (TC), un órgano independiente. No hay caso. El TC no es un órgano independiente ya que está básicamente constituido por magistrados apoyados por uno u otro de los dos partidos dinásticos, ambos firmes defensores del 155 cuya constitucionalidad se cuestiona. Y España tampoco es un Estado de derecho desde el momento en que no hay división de poderes ni imperio de la ley, sino fusión de aquellos e imperio de la ley del embudo.

Quienes presentan el recurso saben que no prosperará en ningún caso, pues el TC no irá contra el bloque del 155 y, si va, será en el siglo XXII. La presentación no es pragmática sino simbólica. Y el símbolo puede salir electoralmente caro. La culpa es de Rufian, por obligar a Podemos a pronunciarse y abrir unn flanco peligroso de rechazo a un 155 que es popular en España.

Así que corresponde una contramedida, un contraataque que haga que, para los indepes, más dura sea la caída, como dijera con estro profético el difunto fiscal Maza. Y, en efecto, para señalar posición propia, independencia de criterio, autonomía de acción, originalidad de la opción, se ha instalado en un lugar que nunca falla: el centro, la equidistancia, el juste milieu, vous m'entendez. Ya sonaba la aristotélica virtud en la cantinela de "ni 155 ni independencia", sino todo lo contrario, vous m'entendez toujours Bueno, quizá no sea tan original y, para fortalecerlo, Podemos ha decidido matizar su criterio con un toque de nacionalismo español: avisan a PDeCat y ERC de que no los incluirán en el recurso porque son, atención, corresponsables de la situación. El mismo argumento de Rajoy y Sánchez, el del maltratador: la responsable de la agresión es la víctima. Estos creen actuar más sabiamente repartiendo la corresponsabilidad a partes iguales. Pero de sabiduría aquí no hay nada porque jamás será la víctima igual al victimario ni quien lo ignore, de izquierda.

jueves, 30 de noviembre de 2017

La dictadura española

Aquí mi artículo de hoy en elMón.cat de igual título. La aplicación del artículo 155, el art. de la dictadura "constitucional", en la forma desmesurada e ilegal en que se ha hecho, ha puesto todas las cartas boca arriba. Directamente responsables de la aplicacion de esta norma injusta, arbitraria e ilegal son el PP, PSOE y C's, como muy bien lo ha aseverado Joan Tardà en una intervención parlamentaria. Tres cuartas partes del Congreso, a favor del establecimiento de la dictadura de un gobierno corrupto en Cataluña. Si se añaden los 71 diputados de Podemos que, al parecer, no pueden (porque no quieren) presentar un recurso de inconstitucionalidad frente a la norma, lo cual los convierte en cómplices indirectos de este atropello, la proporción llega al 92 por ciento de los diputados. Prácticamente toda la cámara y todo el electorado.

Así que el que ejerce la dictadura en Cataluña, vulnera los derechos y libertades de los catalanes y actúa de modo tiránico no es solo el gobierno, sino todos los partidos españoles, a los que se añaden entusiastas, los jueces, los curas y los periodistas a mogollón. Todos rivalizando a ver quién miente más sobre Cataluña, quién provoca más, quién es más insultante y opresor. 

Los indepes no cuentan con apoyo alguno en España, ni en las instituciones, ni en los partidos ni en los medios, ni en la opinión. El solecismo "a por" ellos, aparte de demostrar la incultura de la gente revela que quienes se orientan contra los catalanes no son solamente el gobierno o los partidos, sino el conjunto del pueblo español. Es una dictadura de la mayoría española sobre la minoría estructural catalana.

Aquí, la versión castellana:

 La dictadura española
                                                                                              
254 diputados del Congreso, los del PP, PSOE y C’s, apoyan activamente el estado de excepción encubierto del 155 en Cataluña, esto es, una norma de plenos poderes que suspende de hecho la Constitución. Ya no es una dictadura del PP, sino de casi las tres cuartas partes de la cámara. Si añadimos los 71 diputados de Podemos que, sin formar parte del bloque del 155, lo toleran pues, pudiendo, no lo han recurrido ante el Tribunal Constitucional, llegamos a 325 escaños, el 92 por ciento de la cámara. Prácticamente todos los representantes españoles. Esto es ya una dictadura española a secas, una dictadura de la mayoría española sobre la minoría nacional catalana, sobre una minoría estructural. ´

Que se trata de una dictadura es evidente, por más que el gobierno y sus aliados españoles, así como su frente propagandístico mediático, hoy encabezado por El País, la SER y el grupo PRISA traten de embellecerla y disfrazarla de algo distinto. No hay duda viendo sus muestras: el vandalismo policial del pasado 1/10 (por el que, lejos de sancionar a los policías y guardias civiles, se los ha condecorado), la virtual ocupación de Catalunya por una fuerza policial/militar de más de 10.000 agentes, la intervención y asfixia económica de la Generalitat, la persecución y encarcelamiento de unos dirigentes y el exilio de otros, la aplicación del derecho penal del enemigo, el proceso inquisitorial de convicciones hecho a los acusados, la censura y manipulación de los medios públicos de comunicación, el hostigamiento permanente de los independentistas por medio de la Junta Electoral, utilizada como brazo ejecutor del gobierno, la posible persecución judicial a Marta Rovira.
Todo ello muestra un régimen de persecución ideológica y arbitrariedad administrativa y judicial que ignora la división de poderes y conculca los derechos y libertades de los ciudadanos. O sea, una dictadura civil apoyada en una norma de excepción, ella misma ilegal y con el apoyo directo o indirecto de todas las fuerzas políticas representativas de España.

Es una dictadura española sobre Catalunya, la manifestación permanente de la tiranía de la mayoría española sobre la minoría estructural catalana. Lo que siempre ha sido por debajo de la retórica unionista de la nación española el intento de asimilación cultural y aniquilación de la nación catalana que ha pasado de ser latente a ser manifiesto con el aplauso del conjunto del pueblo español, salvas insignificantes excepciones. Esta dictadura es la que impone a palos la oligarquía española, con la colaboración de la oposición parlamentaria, el recurso a la guerra sucia policial, el respaldo del ejército, presto a intervenir, el apoyo activo del capital del Ibex35, la bendición de la Iglesia católica y la justificación de los medios de comunicación.

O sea, lo de siempre. Pero ahora más evidente que nunca debido a la internacionalización del proceso, que obliga a tener en cuenta procedimientos y garantías nada habituales en España pero sí en el extranjero y, sobre todo, en Europa que, aunque a regañadientes, se ha visto obligada a prestar atención a este conflicto y a no ignorar las consecuencias del evidente rebrote del fascismo español. Y tendrá que ser beligerante cuando el 21D triunfe el independentismo y ese fascismo pretenda intensificar sus atropellos y prácticas dictatoriales contra una población pacífica e indefensa que pretende gobernarse a sí misma.

La dictadura española en Cataluña ya no es un “asunto interno” sino que involucra a la comunidad internacional y a la Unión Europea en concreto cuando el gobierno y sus aliados del PSOE y C’s ignoren el resultado de las elecciones y pretendan seguir reprimiendo mediante la arbitrariedad y la violencia. El derecho internacional llamado “humanitario” reconoce el deber de injerencia de la comunidad internacional en los casos en que un Estado proceda con represión e injusticia en contra de su propio pueblo o parte de él.

No se puede dejar la ciudadanía de un Estado al arbitrio de un gobierno tiránico. Los catalanes no pueden esperar apoyo del resto del Estado, ni de sus partidos y organizaciones ni de sus ciudadanos. Tienen que alcanzar sus objetivos con sus solas fuerzas, las de una sociedad movilizada y unas instituciones sociales y políticas dirigidas por quienes han demostrado voluntad de sacrificio por defenderlos.

Solo pueden –y deben-recurrir al amparo internacional, el único foro en el que encontrarán eco. Corresponde hacerlo en un sentido estricto y otro más amplio. En el sentido estricto, se debe exigir la presencia de observadores internacionales en las próximas elecciones que garanticen su limpieza e impedir que el gobierno encargue el recuento a una empresa corrupta a su servicio con la misión de manipular y falsificar dichos resultados.

En un sentido más amplio, Catalunya debe acudir a todos los foros internacionales a hacer valer sus derechos y, si necesario es, por la inercia y los compromisos institucionales de los Estados, reclamar la constitución de un tribunal internacional para Cataluña, una especie de nuevo tribunal Russell, que haga justicia a las legítimas aspiraciones de un pueblo, aplastadas por el último Estado fascista en Europa.

Hoy, Palinuro en Bcn

En un lugar llamado Chroma, que resulta ser sede de una empresa de ingenieria y servicio y de restauración del patrimonio arquitectónico así como una fundación de igual nombre e idéntico objeto restaurador. Está en el carrer Esculleders blancs, bis, 08002 Bcn, a las 19:30.

Los catalanes tienen sentido del humor. Buscar una empresa de restauración del patrimonio arquitectónico para un acto de restauración del patrimonio jurídico-político tiene su punto. Y, como siempre, hay que ir a buscarlo en la imbricación de la sociedad civil en las reivindicaciones políticas catalanistas. Algo que da su marchamo a esta nación en el Estado. 

La trobada reunirá a Maria Rovira, concejala del Aytº de Bcn por la CUP y Àngels Martínez, de  Som Alternativa que, si no ando equivocado, se presenta a las elecciones en coalición con la CUP, aunque no estoy seguro. Las dos son fuertes personalidades y personas de convicciones. El infeliz de Palinuro, que va el porras en la lista de ERC por aquello de lo simbólico, está encantado de conversar en trío.

Sobre todo acerca de la cuestión candente: I ara què? Ara, el 21D. Más, exactamente, el 22D. 

Hemos llegado hasta aquí con una historia de escalada de acción-reacción hasta un punto de ruptura impuesta por la violencia del Estado en una situación de excepción, con medio govern en prisión y el otro medio en el exilio, aunque, según parece, no puede decirse que esté en el exilio sino que está en excedencia, supongo. Y con un 155 que es un paraguas dictatorial a cuya sombra pueden prohibirse lazos amarillos o zanjarse contenciosos del patrimonio artístico. A lo mejor por esto se hace la trobada en una empresa de restauración del patrimonio.

Pero, no, la sombra del 155 es tan desaforada, dictatorial y absurda que se salta el principio de territorialidad y las fronteras del Estado y así, el doblemente reprobado ministro Dastis se atreve a decir a Puigdemont, residente en otro país, que no haga más declaraciones. Además de prohibir la libertad de expresión en España, quieren prohibirla en el extranjero. 

Sabemos cómo hemos llegado hasta aquí. I ara què? Pues ara, a votar el 21D porque les jeux sont faits y, aunque no sea cierto que rige a continuación el rien ne va plus, pues una de las partes seguirá haciendo trampas, hay que votar.

Recordando un pequeño detalle. Estas elecciones son muchas cosas para mucha gente pero, sobre todo, son un referéndum entre dos opciones, con una intermedia. Lo que sucede es que ese referéndum no es una opción dicotómica a lo largo de un eje, sino de dos: el nacional/unionista y el izquierda/derecha en complejas relaciones entre ellos. La izquierda, hasta la no independentista, tiene la obligación de impedir el triunfo del 155.

Nos vemos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Miedo al amarillo

Me sumo a las críticas a la acción de la Junta Electoral Central claramente sesgada a favor de la opción unionista. Está claro que, por su composición, este órgano no puede garantizar juego limpio en la campaña, dado el carácter referendario de la consulta. La Junta está compuesta por miembros en representación de los partidos dinásticos, unionistas, sin duda mayoritarios en España; pero no en Cataluña, en donde son minoritarios. El órgano no es representativo y, en consecuencia, no puede ser imparcial, pues la parte mayoritaria no está representada.

Pero estos asuntos, siendo importantes, no son decisivos. Los decisivos son los que atañen a la eficacia de la Junta. La catarata de prohibiciones, interdicciones y supresiones que produce este órgano, poseído de un activismo casi frenético, quiere aquietar, sino aniquilar, el impulso y la movilización inependentistas. Seguramente todas las medidas adoptadas tienen apoyatura en algún texto legal. Es probable que haya alguna norma, decreto, orden, o providencia que declare inicuas y condenables expresiones como "presidente del gobierno en el exilio" o "presos políticos". También lo es que habrá reglas sobre lo que los interventores, apoderados, etc puedan llevar en el ojal de la americana. 

La acción de esta Junta, que es una correa de transmisión del gobierno, estará mejor o peor razonada en términos de legalidad, esos en los que se enreda Rajoy, pero tiene un efecto obviamente contraproducente. Tan obvio que es extraño que no lo vean. Meterse a dar órdenes en las formas de expresión y comunicación libres de la sociedad, que enseguida se hacen invisibles porque se asimilan, es garantizar que estas cobran nuevos bríos, nuevas fuerzas. La mejor manera de animar un movimiento de protesta es hostigarlo, reprimirlo cuando no es posible exterminarlo que es como la derecha entiende deben resolverse los conflictos políticos.

Los nazis obligaban a los judíos a llevar una estrella de David amarilla; estos obligan a los cargos de los partidos a quitarse el lazo amarillo, al Ayuntamiento de Barcelona a quitar también el amarillo. Barcelona va a llenarse de amarillo. Ya he visto digitales en amarillo, las redes vienen en groc. Querían apagar el amarillo, el color del escándalo, y lo han avivado. 

A eso me refería más arriba con lo de la eficacia. La imagen que el bloque del 155 está dando es escalofriante. Amparado en el 155, el ministro Méndez de Vigo ha zanjado por su buen criterio y capricho un contencioso entre Cataluña y Aragón por un patrimonio histórico, a favor de Aragón. Amparado también en el 155, el ministro Dastis, de Exteriores, decide extender la prohibición de libertad de expresión de España a Bélgica y tiene el aplomo de pedir a Puigdemont que no haga declaraciones, que no hable, que se calle. Justo lo que están haciendo en Cataluña.

Con un 155 verdadero paraguas de la arbitrariedad gubernativa, la única garantía que cabe el 21D es la presencia de observadores extranjeros. ¿O es que no ha demostrado ya suficientemente este gobierno en minoría parlamentaria que es capaz de todo? En el todo entra confiar el recuento a una empresa que garantice el pucherazo. 


Mañana, Palinuro en Barcelona

En un lugar llamado Chroma, que resulta ser sede de una empresa de ingenieria y servicio y de restauración del patrimonio arquitectónico así como una fundación de igual nombre e idéntico objeto restaurador. Está en el carrer Esculleders blancs, bis, 08002 Bcn, a las 19:30.

Los catalanes tienen sentido del humor. Buscar una empresa de restauración del patrimonio arquitectónico para un acto de restauración del patrimonio jurídico-político tiene su punto. Y, como siempre, hay que ir a buscarlo en la imbricación de la sociedad civil en las reivindicaciones políticas catalanistas. Algo que da su marchamo a esta nación en el Estado. 

La trobada reunirá a Maria Rovira, concejala del Aytº de Bcn por la CUP y Àngels Martínez, de  Som Alternativa que, si no ando equivocado, se presenta a las elecciones en coalición con la CUP, aunque no estoy seguro. Las dos son fuertes personalidades y personas de convicciones. El infeliz de Palinuro, que va el porras en la lista de ERC por aquello de lo simbólico, está encantado de conversar en trío.

Sobre todo acerca de la cuestión candente: I ara què? Ara, el 21D. Más, exactamente, el 22D. 

Hemos llegado hasta aquí con una historia de escalada de acción-reacción hasta un punto de ruptura impuesta por la violencia del Estado en una situación de excepción, con medio govern en prisión y el otro medio en el exilio, aunque, según parece, no puede decirse que esté en el exilio sino que está en excedencia, supongo. Y con un 155 que es un paraguas dictatorial a cuya sombra pueden prohibirse lazos amarillos o zanjarse contenciosos del patrimonio artístico. A lo mejor por esto se hace la trobada en una empresa de restauración del patrimonio.

Pero, no, la sombra del 155 es tan desaforada, dictatorial y absurda que se salta el principio de territorialidad y las fronteras del Estado y así, el doblemente reprobado ministro Dastis se atreve a decir a Puigdemont, residente en otro país, que no haga más declaraciones. Además de prohibir la libertad de expresión en España, quieren prohibirla en el extranjero. 

Sabemos cómo hemos llegado hasta aquí. I ara què? Pues ara, a votar el 21D porque les jeux sont faits y, aunque no sea cierto que rige a continuación el rien ne va plus, pues una de las partes seguirá haciendo trampas, hay que votar.

Recordando un pequeño detalle. Estas elecciones son muchas cosas para mucha gente pero, sobre todo, son un referéndum entre dos opciones, con una intermedia. Lo que sucede es que ese referéndum no es una opción dicotómica a lo largo de un eje, sino de dos: el nacional/unionista y el izquierda/derecha en complejas relaciones entre ellos. La izquierda, hasta la no independentista, tiene la obligación de impedir el triunfo del 155.

Nos vemos.

martes, 28 de noviembre de 2017

Hostigamiento

Rajoy considera el art. 155 muy democrático, básicamente porque le permite hacer lo que le da la gana que, para él, es lo más democrático. Se permite el lujo de aleccionar a Puigdemont desde su autoinvestidura de guardián del Estado de derecho y la ley, afirmando que es ridículo contraponer ley y democracia pues, en su opinión, son sinónimos, como si las dictaduras no tuvieran leyes. La suya, por ejemplo, esta llena de ellas y se aplican según le parece a él.

A muchos otros, el 155 nos parece antidemocrático porque es una norma de excepción que, de hecho, suspende la Constitución y, por tanto, la vigencia de la ley que se dice querer proteger. Es la fórmula misma de la dictadura desde los tiempos de los romanos: gobierno de excepción en tanto se restaura la legalidad alterada. Sobre la primera parte, la coincidencia es absoluta: gobierno de excepción y no democrático. Sobre la segunda la discrepancia es radical porque hay un cuestionamiento de la legalidad, de la ley. Y por mucho que el señor de los sobresueldos la invoque como dogma inamovible, la ley puede ser injusta. Hay leyes injustas a porrillo. Las ha habido, las hay y las habrá. Ir contra la ley injusta no es ir contra la democracia. Al contrario, la democracia se defiende luchando contra las leyes injustas.

Aclarada la mota negra de principios, vienen las objeciones de intendencia, sobre todo de parte de la izquierda. Cierto, puede haber leyes injustas pero la forma de cambiarlas no es quebrantarlas, sino reformarlas. Una minoría nacional, siendo estructural, nunca podrá reformar las leyes de la mayoría en un sentido que le sea favorable si la mayoría se opone. Es la dictadura de la mayoría. Formalmente democrática. Materialmente, no. 

Añádase otra consideración. El 155 es una norma de plenos poderes, prácticamente ilimitados, ya que se invoca el superior interés de la nación en peligro porque una parte no se reconoce miembro de ella y quiere separarse. Es una pendiente sin fondo que lleva a una situación de dictadura de hecho en la que todos los poderes públicos están sometidos a la voluntad del gobernante y aplican sus políticas. La posible imputación de Marta Rovira por el Tribunal Supremo evidencia que está jugando el derecho penal del enemigo a tumba abierta y con claros fines de hostigamiento e intimidación por razones ideológicas. Si la DI es un delito, bien puede encausarse a los cómplices, encubridores y hasta simpatizantes. Es lo que tienen los delitos de opinión. En una posibilidad no muy disparatada podría pensarse en una causa general al independentismo que permitiría procesar a los tres millones de votantes del 1/10. Más o menos, lo que hizo Franco.

En esa política de hostigamiento, que sigue típicos parámetros franquistas, el gobierno se vale de la Junta Electoral para intervenir y censurar TV3. La prohibición de que este canal público llame "presidente en el exilio" al presidente en el exilio y "consellers en prisión" a los consellers en prisión retrotrae el país a la época de la censura de prensa a cargo del ministro de Información y Turismo, por aquel entonces, Fraga Iribarne, defensor de la democracia "orgánica". Se trata de controlar los medios de comunicación como sea.

Que esto es puro franquismo se echa de ver en el cumplimiento del fenómeno que los psicólogos llaman proyección, y desconcierta a mucha gente. La derecha proyecta en los demás sus propias trapacerías, sus propios desaguisados y hasta delitos. Ahí estaba Albiol en la tele el otro día, diciendo barbaridades sobre TV3 y acusándola de ser lo que hace años es TVE.

Lo curioso de esta situación de acoso y hostigamiento al independentismo (que solo consigue ampliarlo y fortalecerlo) es el silencio de la izquierda. De la una, de la otra y de la mediopensionista. Compiten en unas elecciones en las que no hay juego limpio con una de las opciones a la que se hostiga hasta el punto de que sus candidatos están en la cárcel o en el exilio y no tiene nada que decir. Es el PSC el que ha presentado la denuncia para que la Junta Electoral prohíba los lazos amarillos por los presos políticos.  

Cuando se decide reavivar el concepto de guerra total al adversario porque lo que se busca es su exterminio no hay más límite que la propia conveniencia del atacante. De censurar la expresión en TV3 a substituirla por un canal adicto al 155, que es lo democrático, no hay más que un paso. De prohibir las "manifestaciones partidistas" de los interventores, apoderados y agentes de cambio y bolsa a prohibir los partidos mismos solo hay otro. 

Las elecciones deben tener todas las garantías y el evidente sesgo de la Junta Electoral contra una de las partes hacen temer lo peor en cuanto al desarrollo de la campaña y, por supuesto, el escrutinio. Ahí es donde está claro que, dadas las circunstancias, con un 155 a plena marcha, la única garantía aceptable es la presencia de observadores extranjeros. 

Realmente quien no vea que esta es una crisis de régimen muy grave es un irresponsable. Lo malo es que la irresponsabilidad está arraigada en la clase política española. 

lunes, 27 de noviembre de 2017

La voz del exilio

En su exilio en Bruselas, Puigdemont, digno sucesor de Marx, que se pasó allí unos años hasta que lo expulsaron, tiene un enorme impacto en España. Si hubiera que buscarle un simil histórico más ajustado sería el del general De Gaulle quien, desde su exilio londinense, encabezó la recuperación de la France Libre, entendiéndose con sus seguidores a través de la radio y la resistencia. Puigdemont lo hace a través de la televisión, los vídeos, las redes, en las que es muy activo, y personalmente. 

Su eficacia está fuera de duda. Acaba también de presentar la lista del presidente con el nombre de Junts per Catalunya, que apunta a lista de país con un fuerte liderazgo personal. Se lo explica a Ricard Ustrell en la interesante entrevista que este le hace en Bruselas. No es una lista del PDeCat, sino una del presidente, transversal, insiste, en que entran el PDeCat e independientes. Mutatis mutandis, un toque gaullista, destinado a animar a unas clases medias que pueden querer la independencia, pero no de un determinado color.

El entrevistado es claro al sostener su condición de  presidente legítimo de la Generalitat, no de ex-presidente, como le plantea Ustrell y, de hecho, este se dirige a él siempre como "president". La entrevista está llena de aclaraciones muy necesarias en asuntos en los que reinan las brumas de las tertulias. 

El presidente no acata el 155, entre otras cosas porque se aplicó unilateralmente. La cuestión de la unilateralidad consumió un tiempo precioso siendo irrelevante. Una vez estuvo claro que el 155 no se retiraría aunque Puigdemont convocara elecciones, la unilateralidad era cosa del Gobierno.

La amenaza de los muertos. Reducirla al puro nominalismo es un modo de esquivar la cuestión. Hubo amenazas de responsabilidad por consecuencias impresivibles y una de ellas, obviamente es la posibilidad de muertes.

La presidencia de la Generalitat. Dependerá del resultado de las elecciones y el acuerdo de coalición que se establezca. Puigdemont encabeza una candidatura con ánimo de ganar, con el mismo derecho que los demás. 

La renuncia a la violencia. Expresa por parte de la Generalitat, de Puigdemont, de Junqueras, del independentismo al completo. La cuestión aquí es por qué no hay también una renuncia expresa a la violencia por parte del Estado, ya que se trata de un conflicto político que debe resolverse negociando y pactando. No reprimiendo.

La aceptación de los resultados. El verdadero caballo de batalla. Nadie tiene claro que el bloque nacional español respete los resultados del 21D si no le gustan. Para ello tiene ya preparada una justificación: sean cuales sean aquellos, el gobierno catalán tendrá que acatar la legalidad. La legalidad como la entiende el bloque nacional español. 

Y eso es justamente lo que está por ver.

Además de la entrevista a Preguntes Freqüents Puigdemont concedió otra a un canal público de la TV israelí, Canal1 Kan en la que abordaba asuntos de política exterior europea, que no abordó en la otra conversación. Lo que allí fue teoría: "soy el presidente legítimo de la Generalitat", aquí es práctica: este presidente legítimo plantea una consulta en Cataluña sobre la pertenencia a la UE. Otro toque gaullista que, curiosamente, refuerza su imagen de lider nacional catalán nada fácil de contentar. Europa no puede contar con una aceptación acrítica de su fuerza de atracción.

Igualmente es fácil imaginar cómo suena en Israel la pregunta de Puigdemont en la tele ¿quién me garantiza un trato justo en un contexto en el que hay vídeos de dirigentes políticos reclamando mi encarcelamiento y participando en manifestaciones con grupos neonazis?.

Las elecciones son parecidas a las guerras: se sabe cómo se entra en ellas, pero no cómo se sale.

domingo, 26 de noviembre de 2017

El referéndum pactado es este

Vamos a ahorrarnos las habituales observaciones sobre los sondeos, la oportunidad de su publicación, su posible intencionalidad. Sobre eso está ya todo dicho. Vamos, incluso, a dar por buenos los resultados de Metroscopia para El País. Lo que nos interesa es el carácter de estas elecciones y sus consecuencias.

Fueron convocadas vía artículo 155 por el presidente del gobierno, al tiempo que suspendía la autonomía catalana y destituía a sus gobernantes, la mitad de los cuales está en la cárcel y la otra mitad en el exilio. Lo fueron como elecciones autonómicas y debidas a la presión de la Unión Europea. Es obvio que la consulta no favorece al bloque nacional español. Lo cual no obsta para que la vicepresidenta se la atribuya, haciendo de necesidad virtud y pensando que la gente es tonta y no se entera.

Desde el primer momento, aun considerando las elecciones ilegales e ilegítimas en la perspectiva de la legalidad catalana, los indepes decidieron participar en ellas. Y desde el primer momento también se entendieron como un referéndum en torno a la cuestión en debate, independencia sí o no y, más en concreto, consolidación de la República Catalana ya efímeramente proclamada o renuncia a la independencia. Es decir, la consulta formalmente autonómica entre diversas opciones políticas, dadas las circunstancias, se convertía en una elección dicotómica, un referéndum de hecho.

Cierto que los indepes han decidido ir por separado, en contradicción con su idea de la consulta como referéndum, pero se han apresurado a explicar que se trata de una opción táctica (determinar el apoyo real de cada partido) que no empece la unidad estratégica. Es decir, las elecciones del 21D son un referéndum desde el punto de vista de los indepes. República Catalana sí o no.

Ahora también lo es para el bloque nacional español, según se desprende del lenguaje de El País. Para este, el "bloque constitucionalista" empata con el independentista. Semántica. Otros lo llaman "bloque del 155" y otros "bloque nacional español" y hasta "triunvirato" (Rajoy, Sánchez, Rivera). El nombre da igual. Lo importante es que todos hablan de "bloque". Un "bloque" contra otro bloque. Una opción dicotómica. Un referéndum, se le ponga el nombre que se le ponga. 

Si los dos bloques empatan o uno de ellos gana al otro se verá el 21D y por cuánto.

Hay en esta situación una enseñanza que serviría para algo si quienes han protagonizado esta historia en los últimos años tuvieran una capacidad mínima de autocrítica. 

¿Acaso no es evidente que todo el desbarajuste organizado para evitar un referéndum de autodeterminación pactado no ha servido para nada? ¿No lo es que las represiones, los apaleamientos, las intervenciones, los procesos, las algaradas, las agresiones, los encarcelamientos, el exilio, la parálisis de las administraciones, etc., nos han llevado precisamente el punto que pretendían evitar, la celebración de un referéndum de autodeterminación?

¿No lo es que quien se ha visto obligado a convocar un referéndum que trató de suprimir a toda costa, incluida la violencia, debiera dimitir? Como debiera haberlo hecho mucho antes a cuenta de los sobresueldos.

Pero la política de la derecha consiste en enfrentarse a los hechos cambiándoles el nombre. Se trata de unas elecciones autonómicas, no de un referéndum. Para ella, este empecinamiento es base suficiente para justificar su actitud según sea el resultado. Dicho de otro modo, si el resultado es favorable a la República Catalana, el bloque nacional español querrá no aceptarlo y, para ello, habrá de prorrogar ya sine die el artículo 155, lo cual llevará al país a un conflicto con Europa.

sábado, 25 de noviembre de 2017

El Estado de derecho dictatorial

El gobierno había excluido expresamente la radiotelevisión publica catalana del alcance del 155 para no dar la deplorable impresión de que entraba a "liberar" este medio como ya lo había hecho con los estatales, convirtiéndolos en centros de agitprop del PP y la Gürtel. Pero ya ha encontrado el medio de meterle mano ocultando esta, a base de encargar a la Junta Electoral la fea tarea de la censura. TV3 no puede llamar "gobierno en el exilio" al gobierno en el exilio. Claro. ¿Qué sentido tiene que un medio del gobierno llame por su nombre al adversario del gobierno? Es mucho más lógico -y así serán las órdenes- que lo llame "banda de ratas y forajidos" o "Cipollinos". También es lógico, en ese ánimo, obligar a los medios públicos catalanes a cuestionar que hubiera heridos en el referéndum del 1/10; incluso a negar que hubiera referéndum. Y también, ¿por qué no? animarlos a interpretar creativamente la realidad, como hacen los del Estado, que dan una arenga de la vicepresidenta del gobierno contestando a otra previa de Puigdemont que ni siquiera han mencionado.

Al llegar aquí estamos ya en plena dictadura de hecho. De la mano del 155, a su vez ya adelantado por la vigente ley mordaza que viene a ser una especie de 155 avant la lettre, una norma de plenos poderes e impunidad para que la policía reprima y castigue lo que le parezca bien, incluso, por supuesto, imaginarios delitos de opinión, disfrazados bajo otras denominaciones o sin disfraz alguno. El 155 eleva de rango la represión. Y es acicate para que los jueces sigan persiguiendo tuiteros, raza maldita empeñada en tomarse a chirigota los sacrosantos lo que sea.

Esto de las redes e internet los trae locos porque, tras haber comprado a las tripulaciones de los barcos periodísticos, se encuentran con que todos hacen agua por las innumerables vías por las que la verdad sale a flote en el ciberespacio. Por eso vino el Rey el otro día a avisarnos del "peligro de los canales de desinformación". En román paladino, que están preparando la censura en la red y viene este real mozo a salvarnos de nosotros mismos. Así lo anunció Sáenz de Santamaría hace unas fechas, hablando de un propósito de "regular la libertad de expresión en las redes". O sea, ley mordaza en internet, para entendernos.

El consuelo es que, como se ha demostrado en la comisión del Congreso para tratar el divertido asunto del amigo ruso del procés que hasta El País tacha de "esperpento", no solo no tienen prueba alguna de la conjura; tampoco tienen idea de lo que hablan. Escuchar a la diputada hablar de los "sofpapers", así, como suena, es tan hilarante como comprobar que Cospedal, ministra de Defensa del Reino de España, se traga que Puigdemont es un agente ruso con el nombre de guerra de Cipollino, popular personaje en Rusia.

Pero estamos en plena censura en la vida real. La prisión de Alcalá Meco ha devuelto como no autorizada, una Revista de Catalunya dedicada a Prat de la Riba. O sea, la ha censurado. ¿Desde cuándo tiene la destinataria, Meritxell Borràs, mermados o recortados otros derechos que no sean la libertad de circulación? El reglamento penitenciario no permite, entiendo, declarar "no autorizados" más objetos que los que expresamente prevé. Y no están las publicaciones legales y mucho menos por razón de su contenido. 

El 155, que el PSOE apoya junto a C's) es un estado de excepción encubierto que amplía la persecución y censura por razones ideológicas al ámbito judicial. La justicia que está aplicándose es la justicia del enemigo. Obligar a la gente a acatar una constitución so pena de cárcel, algo que ni la propia Constitución puede admitir, lleva la justicia al terreno inquisitorial y, además, no sirve para nada. Carece de legitimidad, aunque amontone toda la legalidad que quiera. 

Y, puestos, ya también se aplica el derecho del enemigo no solo según ideologías nacionales sino también intereses de clase. Esa legalidad que Rajoy y su gobierno abanderan en Cataluña tiene un vicio de raíz que la convierte en legalidad de la Gürtel. En todo caso, el discurso tiene dos afirmaciones: nadie está por encima de la ley y esta, la ley, es igual para todos. La primera es falsa. La segunda, también.

La primera ignora la figura del Rey de derecho y los cercanos a él, de hecho. Ignora, además que los muchos fuera de la ley del partido del gobierno también, en realidad, están por encima de la ley.

La segunda, la de la igualdad, es la manifestación más descarada del dominio de la derecha. España es, por varios conceptos, el país con más desigualdades de Europa, excluidos los antiguos socialistas. Esto es acorde con la doctrina de Rajoy que, en sus años mozos, alcanzó a escribir un artículo afirmando que los seres humanos no pueden ser iguales pues así lo demuestra la ciencia. Es mucha filosofía para Palinuro. Los seres humanos, lo ignoro; pero de que no lo sean los españoles se ha encargado Rajoy y la oligarquía nacional católica para la que gobierna. Una desigualdad lacerante, humillante, impuesta por la prepotencia de quien gobierna de modo tiránico: Urdangarin, Rato, Matas, etc.,  todos en libertad, son un polo de la igualdad española; el otro, Junqueras, Borràs, Romeva, etc., todos en prisión. Si eso no es desigualdad, la palabra no significa nada.

Unos chicos llevan un año en prisión por una pelea en un bar de Alsasua; a otros, que asaltaron la librería Blanquerna, el Tribunal Constitucional los deja en libertad provisional porque encarcelarlos podría provocar "consecuencias irreparables". Que uno de los asaltantes sea pariente de un ministro del gobierno es lo más normal del mundo. Cuando se trata de la justicia del enemigo. 

La defensa del Estado español como un Estado de derecho oculta que este no respeta los dos principios que invoca. Tampoco actúa en el marco de la división de poderes pues el legislativo es irrelevante y el judicial, correa de transmisión del ejecutivo que, a su vez gobierna de forma irresponsable y sin control, valiéndose de una norma de plenos poderes. Y con una creciente injerencia del Monarca en la vida política, pues no podía faltar el toque borbónico. 

Y todo ello sin autoridad alguna ya que la corrupción estructural del sistema lo priva de todo crédito y legitimidad.


viernes, 24 de noviembre de 2017

Los vivos y los muertos

Este asunto de los muertos está saliéndose de lo normal, desembocando en un puro nominalismo de si alguien y quién amenazó con "muertos". Y es asunto absurdo porque lo importante no es el sustantivo "muertos", sino el verbo "amenazar". Es obvio que, aunque solo Puigdemont hubiera pronunciado la fatídica palabra, en su boca no supone una amenaza sino, al contrario, la constatación de sufrirla. ¿Del otro lado nadie ha pronunciado la palabra expresamente? Es posible. Pero sí han amenazado y mucho. La insistencia en responsabilizar a Puigdemont de las consecuencias del 155, obviamente lleva implícita la posibilidad de violencia con resultado de muertes. Tampoco habría sido tan extraño que se hubiera producido algún caso durante la brutal actuación policial del 1/10. Todo cuanto han hecho los independentistas tanto en el govern como fuera de él, ha sido evitar a toda costa toda forma de violencia.

La expresión "los muertos encima de la mesa", si está literalmente recogida, no es muy afortunada. Trae a la memoria expresiones similares de los tiempos de ETA y eso es un verdadero desatino sobre todo porque es interpretativo e innecesario. No sé si alguien habló de "muertos" específicamente pero es harto improbable que los pusiera "encima de la mesa".

Ya decíamos ayer que el camino a Ítaca es largo y lleno de aventuras. Por eso conviene mucho vigilar el comportamiento durante la travesía para no añadir dificultades internas a las ya abundantes externas. Que las incomprensiones internas no se sumen a los lestrigones, lotófagos, cíclopes y otros peligros. Los planteamientos de Marta Rovira, al menos los recogidos por la prensa, pueden parecer desconcertantes; no por erróneos o impropios, sino por razonables. Por eso es importante hacer lo que se llama "pedagogía democrática".

La falta de lista única ya fue un primer contratiempo. Si esta ausencia se combina con la impresión de que tampoco hay unidad de acción, la cosa se complica y esa pedagogía se hace urgente. La idea de Rovira es que todos están trabajando por la restauración del gobierno legítimo de Cataluña. Lógicamente, cuando eso suceda, su composición concreta dependerá del resultado que cada cual de sus componentes haya obtenido en las elecciones. Así, si los números dan, es perfectamente posible que el presidente sea Junqueras y perfectamente legítimo y es de esperar la aquiescencia de las otras dos fuerzas políticas inependentistas. Pero, si los números dan otra posibilidad, también es perfectamente posible y legítimo que lo sea otro, Puigdemont, por ejemplo. Y bastante probable, dado que la lista del presidente se acerca más al modelo ideal de la lista de país que la de ERC. La cuestión es que, si tal es la opción que se impone, también de esperar es la aquiescencia de las otras dos fuerzas independentistas. 

Y a eso es a lo que ha de hacer referencia el discurso. Cuando Rovira dice que están coordinados conviene recalcarlo pedagógicamente, para dejar claro que el objetivo final es el mismo.

jueves, 23 de noviembre de 2017

De Icaria a Ítaca

Pensando ayer en el cuadro de Breughel, paisaje con la caída de Ícaro, caí a mi vez en la cuenta de que el mito, aquí tan indiferentemente tratado, había tenido una curiosa prolongación que afectaba a Cataluña. Y no crea el lector que la omnipresencia de la cuestión catalana ciegue a Palinuro. Es que es así.

En 1840, Étienne Cabet, revolucionario francés, publicaba el Viaje a Icaria, una utopía al estilo de Moro que relataba la vida de una sociedad comunista ideal en una isla, hasta entonces desconocida, llamada Icaria. Icaria, Ikaria, es el nombre de una isla griega real en el Egeo, cercana a Samos, en la que según la tradición, cayó Ícaro. El paisaje del cuadro de Breughel no parece evocar la isla. En todo caso, tampoco parece que Cabet la tuviera en cuenta, porque su viajero, Lord Carisdall, cuyo diario reproduce, da precisiones geográficas parecidas a las del Señor de los Anillos. Un viaje de cuatro meses lo lleva desde Londres al puerto de Camiris, en el país de los Marvols, separado de Icaria por un brazo de mar.

La utopía de Cabet, sin embargo, no era contemplativa, como la de Moro, sino una especie de guía de acción revolucionaria, de alegato en pro de una sociedad comunista, comunitaria. Una idea que bullía en muchos corazones europeos en los años cuarenta del siglo XIX y acabó fraguando en la revolución de 1848, que fue la primera revolución a escala europea porque se hizo sentir en casi todos los países del continente; la segunda, la feminista todavía dura y la de 1968, a su modo, fue mundial. La de 1848 fue la del Manifiesto Comunista. El fracaso de la revolución y el tesón de Cabet propiciaron una expedición (a la que habrían de seguir otras) de expedicionarios y colonos por entonces llamados icarianos a las tierras del Nuevo Mundo, a fundar sociedades nuevas sobre la base del comunismo y la fraternidad. Pasaron mil penalidades y, como al héroe del viaje, los estafaron, los robaron y los desperdigaron, aunque muchas de aquellas comunidades utópicas aisladas resistieron hasta fin de siglo.

Pero esa es la historia de los icarianos. La conexión catalana viene por el hecho de que ese movimiento prendió en Cataluña, siendo su inspirador y uno de los más activos propagadores del ideal comunista, Narcís Monturiol. Un discípulo de este, el médico de Poble Nou Joan Rovira, figura entre los primeros expedicionarios a la Icaria americana con Cabet. En Poble Nou se fundó una comunidad icariana que luego adoptó una visión ácrata, sin duda más acorde con los tiempos. Y de ello queda testimonio en una via icaria que, al parecer, es el camino viejo del cementerio. Todo esto pasaba mucho antes de que, por las ironías de la historia, la isla real de Ikaria, habiendo expulsado a la guarnición turca a principios de 1912, se declaró república independiente. Durante cinco meses, hasta su anexión por Grecia, fue un Estado soberano, tuvo gobierno y ejército propio, acuñó moneda y sellos, tuvo su bandera e himno nacional. Luego, volvió a desaparecer. Como Ícaro.

Y como los icarianos. Hay algo de icariano en el hecho de que la Diada celebre una derrota, un hundimiento.

Los icarianos han desaparecido. Ahora llegan los itaquianos, los que van a Ítaca. Nada de viajar a islas desconocidas, ni cruzar océanos, ni comprar tierras o colonizar lugares remotos. Simplemente, volver a casa después de un largo viaje. Feliz quien, como Ulises, ha hecho un viaje hermoso ("Heureux qui, comme Ulysse, a fait un beau voyage"). Este viaje es la vida, su vida, la de estos itaquianos que la viven con entrega y sacrificio personales, lo cual tiene un efecto movilizador tremendo. 

Porque el aparato de propaganda nacional español podrá tachar a Puigdemont de cobarde, de rata que abandona el barco y hasta de Cipolino, según atestigua la ministra de Defensa, pero nada de esto empaña el hecho de que goza de un prestigio y consideración generalizados. Ambos se acrecientan con estos gestos de prescindir del devengo de cantidades que no le corresponden por cuanto considera ser el presidente legítimo de la Generalitat, no el expresidente. Eso se llama actitud de principios y en política no es nada habitual. Como tampoco lo es que unas personas estén dispuestas a ir a la cárcel por defender sus ideas.

Esa actitud de principios es la que emerge en esa curiosa cuestión del acatamiento que se ha convertido en el objeto de la disputa. Puigdemont debería acatar el 155 si quería cobrar la indemnización como expresidente; no acata y, en consecuencia, no cobra. Los otros no se juegan un devengo sino la cárcel y, si París bien vale una misa, la libertad bien vale un triduo, eppur' si mouve. Acatar lo que no cabe evitar es sentido común pero, si se pretende llevar el acatamiento a la zona de íntima de la conciencia, como hacen las inquisiciones y está haciéndose en este caso, el fracaso está asegurado. El acatamiento no es arrepentimiento, como sostienen los medios. Ignoran que el arrepentimiento no es una virtud, según establece Espinoza, porque no procede de la razón.

Ya se sabe que el camino a Ítaca es largo y está lleno de peligros y aventuras. 


miércoles, 22 de noviembre de 2017

La intervención exterior, clave para la independencia

Mi artículo de hoy en elMón.cat, titulado Nosaltres i ells, en el que se hace hincapié en la importancia de los dos factores que, estando entrelazados, contribuirán decisivamente a la independencia de Cataluña: el carácter pacífico y no violento de la República Catalana y la internacionalización del conflicto. Esta última era el paso imprescindible para adquirir la relevancia que permita confiar en una intervención exterior. Sé que mucha gente ve con escepticismo dicha intervención no solamente por la inercia institucional de la comunidad internacional sino también a raíz de las repugnantes declaraciones de algunos dirigentes de la UE, singularmente su actual presidente, Juncker. A cambio del oropel de una sobornos de tercera (lo han hecho premio Princesa de Asturias y doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca) este payo se ha permitido decir que algunas de las imágenes del vandalismo policial del 1/10 son un montaje. Faltan reflejos en la izquierda de dicha UE (si es que queda alguna) puesto que, si no fuera así, hubieran debido emplazar hic et nunc a Juncker a que, sin dilación, demuestre cuáles imágenes están trucadas y, si no aporta ninguna, a dimitir e irse a su casa.

Al margen de las maniobras de estos políticos reaccionarios de pacotilla, la lucha por el reconocimiento exterior de la República Catalana, la ayuda al independentismo catalán, llegará del exterior, cuando España haya demostrado suficientemente ser un fallido Estado fascista, gobernado por una cáfila de ladrones y sinvergüenzas que han tenido la feliz idea de montar una asociación para delinquir y la han llamado "partido político". Una vez corroborado el mayoritario apoyo a la independencia el 21D, solo quedan dos vías: a) España y Cataluña pactan una vía pacífica a la independencia mediada por la UE o 2) la UE impone a España una secesión pacífica de Cataluña en función del principio de injerencia del derecho internacional humanitario que hoy reconocen los Estados democráticos y civilizados del mundo.

Aquí, la versión castellana:

Nosotros y ellos

Si el actual conflicto entre Catalunya y España se diera en condiciones de vacío absoluto o, por lo menos político, el resultado sería ya un éxito catalán sin duda. La armas, los medios de que ambas partes se valen, siendo opuestas en significado, son tan superiores en un caso frente al otro que la cuestión debería estar zanjada ya.

Frente a las razones del independentismo, basadas en los derechos de los pueblos, las sinrazones del centralismo, basadas en la servidumbre de esos mismos pueblos.

Frente al espíritu y la práctica de la democracia y el pluralismo, los del autoritarismo homogeneizador que reputa peligrosa toda diversidad y una amenaza para la perpetuación del poder tiránico.

Frente a la cultura, el cultivo del patrimonio artístico e intelectual, la incultura del desprecio por la memoria y por las tradiciones y costumbres que contribuyen a forjar el espíritu del pueblo.

Frente a la tolerancia entre las diversas creencias y visiones del mundo, la intolerancia e intransigencia de un credo dogmático que pretende imponerse en el ámbito externo del comportamiento y el interno de la conciencia.

Frente al respeto, la falta de respeto; frente a la comprensión, la incomprensión, frente al espíritu crítico, la fe del fanático.

En efecto, si el conflicto entre Catalunya y España se diera en el vacío, en condiciones artificiales del debate entre las opciones y los objetivos, la victoria del independentismo sería clara y se habría producido hace tiempo, por lo que cada una de las partes representa y ha representado en el pasado.

Pero el conflicto se da en un contexto histórico concreto, con una correlación de fuerzas específica y que condiciona las posibilidades de cada una de las partes, sobre todo de la independentista. El independentismo carece de aliados fuera de Catalunya en el conjunto del Estado. Los electores españoles en su abrumadora mayoría, casi la unanimidad, son contrarios al independentismo catalán y no hacen ascos a la idea de que sus partidos y su gobierno recurran a medios no ortodoxos para abordar la cuestión catalana. Por el contrario, la mayor fuerza del unionismo catalán se da en España, fuera de las fronteras catalanas. Hasta el extremo de que, bien sabido es, como tal unionismo, sería invisible e irrelevante en Catalunya si sus actos no se nutrieran de levas en España a base de autobuses y bocadillos.

La fuerza del independentismo catalán reside en su propio pueblo, en su ciudadanía, que no debe ni puede esperar apoyo o solidaridad dentro de la península, salvo casos específicos y nada seguros.

De ahí que esta fuerza, que crece a medida que se acercan las elecciones del 21D tiene que mantener celosamente y sin desfallecimiento alguno su carácter de revolución pacífica y no violenta. Porque solo el escrupuloso respeto a los principios de la desobediencia civil, continuará funcionando como el elemento decisivo del independentismo, su fuente de legitimación y su lazo de unión.

Pero sobre todo será la base desde la que pueda articularse la única ayuda que el pueblo catalán va a recibir y la única que garantizará su triunfo definitivo, que es la intervención exterior. Esta ha comenzado ya a articularse gracias a la internacionalización del problema propiciado por el exilio de Puigdemont en Bruselas y es la verdadera garantía que acabará obligando al Estado a una negociación a partir del 21D y según como sean los resultados.

Por eso, dichos resultados deben ser en la medida de lo posible, superiores a los anteriores pero no debe olvidarse que, por muy superiores que sean, no servirán de nada si el movimiento cae en alguna provocación del Estado y rompe su comportamiento pacífico.

Únicamente esta firme acción no violenta garantiza el imprescindible apoyo exterior, ya que el independentismo nunca tendrá fuerza suficiente para enfrentarse en este terreno con el Estado. Su fuerza será siempre moral pero, siéndolo, dará pie a la invocación del derecho de injerencia en función del derecho internacional humanitario en el caso de que el independentismo no reciba el trato democrático y respetuoso que el Estado está obligado a dispensarle.

Los símbolos y la moral

Los independentistas presos se apuntan ya todos (y todas, supongo) a la vía del reconocimiento "político" de la famosa DI que los medios siguen traduciendo como si se tratara de arameo por "simbólico". Un acto político es un acto simbólico. Extraordinaria idea de la política. Y, no contentos con esto, interpretan ya una actitud de arrepentimiento de los procesados. Pelillos a la mar. Vamos que hasta se podrían solicitar medidas de gracia para estas ovejas descarriadas que vuelven al redil.

Vale. Aquí lo que parece haber es que unas gentes, con pleno conocimiento de causa y sentido de la responsabailidad, han adoptado una actitud política que podía llevarlos a la cárcel, de hecho los llevó y ahora los libera de ella sin que el calificativo de "política" de la actitud haya cambiado salvo en el traducción de los medios a "simbólica".

Igualmente tenemos que esas mismas gentes han descubierto que insistir en el carácter "político" de su actitud, que los llevó a la cárcel, ahora, por un extraño giro del entendimiento judicial, los libra de ella. Y lo hacen.

¿En dónde está el arrepentimiento teniendo en cuenta que todos ellos van en listas de partidos independentistas? El acatamiento al 155 no tiene ningún valor porque no lo tiene pedir acatamiento a lo que se impone por la fuerza. 

Esa es la realidad del símbolo. La independencia tiene valor político. El que tenía cuando se proclamó. Ahora vamos a ver el respaldo que tiene el 21D. En una entrevista a La Repubblica
que reproduce El País, Rajoy va de profeta y prevé el retorno a la "normalidad" después de las elecciones porque confía en que las ganen los partidos unionistas. Por si acaso, pues no las tiene todas consigo, ya avisa de que, gane quien gane, tendrá que actuar en el marco de la legalidad constitucional.

Es decir, el resultado está abierto. Y muy abierto.

La revolución pacífica catalana

Toda insistencia en el carácter no violento, pacífico del independentismo catalán es bienvenida. Pero es un pacifismo tan transversal en lo ideológico como lo es en lo cultural, social o económico. A Junqueras, su fe lo lleva al pacifismo. Pero no todas las fes llevan al pacifismo ni todos los pacifismos nacen de la fe. Hay muchas fes que predican la guerra. La del propio Junqueras, profesada por otros, así lo hace. Y hay pacifismos que nacen de la mera razón. Lo cual tampoco es definitivo porque muchos de los que predican la violencia dicen hacerlo en nombre de la razón.

Para entendernos todos, el pacifismo de la revolución catalana arranca de ella misma en cuanto acto dee autoconciencia de un pueblo que pugna por serlo con todas sus consecuencias y variantes. Un derecho que nadie puede negarle porque asiste a todos los pueblos, incluido aquel que se lo niega a los demás.